Guía Joven/El equipamiento juvenil

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda


¿Qué podemos hacer con el equipamiento juvenil?
Sant Feliu Laurea Miro 118, casal de Joves, façana.jpg


¿Te encuentras en alguna de estas situaciones?

  • Hace poco que dispones de un equipamiento dirigido a la gente joven.
  • Eres concejal o la concejala y tienes que estar seguro de que tienes que abrir un equipamiento juvenil.
  • Hace tiempo que dispones de un equipamiento.

Descripción[editar]

Cuando se plantea la necesidad de abrir o dinamizar un equipamiento juvenil, hay que hacer unas preguntas básicas: ¿por qué y para qué se quiere un equipamiento juvenil? A menudo la respuesta que se obtiene es un largo silencio, pero no os desaniméis. Las ideas que incluye esta ficha aportan las herramientas para decidir si es necesario un equipamiento o si se quiere crear una red de espacios adaptados a la juventud con los equipamientos que ya existen. Si en caso de que se disponga de un equipamiento, ver cómo se dinamiza, qué funciones debe cumplir y por qué mínimos se debe luchar cuando el concejal o la concejala se ha comprometido a abrirlo.

Los equipamientos y los proyectos de dinamización pueden ser espacios de oportunidad para el empoderamiento y la participación de la juventud, así como de aprendizaje de competencias y habilidades de vida; pueden ser espacios que favorezcan que la gente joven, con menos igualdad de oportunidades, pueda construir y desarrollar su propia identidad, lo que ayuda a romper los prejuicios fomentados de la sociedad. Así pues, hay que dibujar nuestro equipamiento. ¿Cómo se puede hacer? Fijando, ante todo, unos objetivos y unas condiciones mínimas y haciéndolo, sobretodo, a través de la implicación de la gente joven y del consenso.

Hay que tener claro el punto de partida: ¿se tiene un espacio propio o no? ¿Es un espacio compartido o es exclusivo de jóvenes? ¿Si se dispone de un espacio, en qué lugar se encuentra? ¿Quién lo gestiona ? Todos estos factores condicionan las funciones que se le pueden otorgar, el tipo de destinatarios a los que puede ir dirigido y el trabajo que se puede hacer o no con la gente joven. Es decir, estos factores determinan el tipo de equipamiento que se abrirá.

El manual Atalaya de apoyo para la Gestión Cultural aporta una referencia para iniciar la gestión de un equipamiento juvenil «Gestión de Equipamientos Polivalentes o de Proximidad», donde su enfasis está puesto en la gestión del diseño previo a la apertura de los equipamientos.

Desarrollo[editar]

Los equipamientos o espacios juveniles suponen un valor añadido importante a la implementación adecuada de las políticas de juventud ya que, si se hacen pensando en las necesidades y las demandas de las personas jóvenes, son los instrumentos que más ayudan a potenciar la experimentación y la su capacidad creativa.

Las oficinas jóvenes, los espacios de dinamización, los espacios mixtos y los centros de jóvenes de gestión cívica son diversas modalidades de equipamiento. Cada uno tiene unas funciones determinadas y unos pros y contras en función de los objetivos que se marcan y se quieren alcanzar.

La Guía «Gestión de Entidades Juveniles» del Consejo de la Juventud de España, pretende ser una herramienta que te puede dar algunas pautas sobre qué se debe tener en cuenta a la hora de impulsar un equipamiento, o a reflexionar sobre el momento vital en que se encuentra tu organización, de forma que puedas dar respuesta a sus necesidades de cambio y crecimiento.

Una idea para empezar es indagar sobre el territorio y tener un gran conocimiento. Se puede elaborar, por ejemplo, un mapa de recursos los espacios existentes y ver cuál es la cobertura que dan. También se pueden visitar equipamientos de municipios de características similares al propio para coger ideas. A modo de ejemplo, se puede visualizar la «Guía de los Locales de Ocio y Reunión de Jóvenes de San Sebastián» como una orientación de ayuda para que vuestro local cumpla con los mínimos de seguridad e higiene necesarios.

La composición o las características del equipamiento no son tan relevantes. La importancia radica en la voluntad política de cómo se quiere gestionar el equipamiento y de la demanda de los y las jóvenes. Hay que decidir si se quiere fomentar la implicación si es así, definir los límites de la participación e intervenir para favorecerla. En definitiva, cada espacio responde, o debería responder, a unas necesidades concretas y en una voluntad política. Lo pensamos y diseñamos a partir de estas necesidades.

Las funciones clave que debe tener cualquier equipamiento juvenil son las siguientes:

  • Espacio de relación: el equipamiento pretende convertirse en el espacio de referencia de la juventud, ser un punto de encuentro natural y generar un espacio de relación y cohesión social. En el espacio de relación se engloban todas aquellas acciones que tienen que ver con el desarrollo comunitario y local de todo el municipio y con la propia dinamización juvenil.
  • Espacio de recursos: el equipamiento debe disponer de herramientas y recursos que contribuyan a dar oportunidades a toda la juventud. Así se pretende garantizar, mediante la información, la orientación y la mediación, el fomento de la emancipación juvenil.
  • Espacio de participación: el espacio de participación juega un papel relevante y hace referencia a la metodología de trabajo que se debe usar. Se debe promover una cultura participativa y una educación para el diálogo y la transformación social. En el equipamiento juvenil se deben llevar a cabo las acciones dirigidas a fomentar el asociacionismo juvenil, a promover la participación juvenil en todo aquello que les afecta, así como canalizar las iniciativas juveniles y apoyarlo. Por otro lado, el equipamiento debe funcionar como espacio de relación entre la Administración y la juventud, donde se creen canales estables y sólidos que garanticen la interlocución entre ambas partes. Si es posible, hay que generar espacios de toma de decisiones y un grupo motor o una comisión de seguimiento integrada por la mismo juventud.

Las características del espacio deben garantizar unos mínimos para conseguir un buen funcionamiento. El equipamiento debería disponer, como mínimo, de más de una sala, de un espacio de trabajo interno y de un punto TIC o zona Wi-Fi, entre otros. El manual «Políticas Locales de Juventud, Criterios, herramientas Recursos» en su apartado de Recursos, Infraestructuras y Equipamientos de la Diputación de Barcelona reflexiona y describe de manera detallada los posibles espacios que pueden haber en un equipamiento y las funciones que deben tener.

Otro aspecto a decidir es hacia qué tipo de modelo de equipamiento se quiere avanzar. Este equipamiento se ajustará a las necesidades de las personas jóvenes, teniendo en cuenta el tipo de municipio (grande o pequeño, concentrado o disperso...) y la realidad juvenil existente (juventud organizada, participativa...). Puedes revisar el folleto «Espacios Jóvenes para la Participación, la Cultura y la Formación», donde se muestra dos tipos de equipamientos juveniles, por un lado los espacios jóvenes, y por otro lado, los centros-locales juveniles en barrios.

Pero, atención, porque se han dado casos en que el equipamiento ha acabado siendo lo que no debería ser. ¿Qué ha pasado? En algunos municipios se ha abandonado la intención original con la que se había planificado el equipamiento, y se han acabado ofreciendo únicamente servicios de ocio o formativos. Quizás el proyecto de dinamización inicial se ha descartado por el poco éxito inicial, por la falta de demanda de gente o por la poca convicción. Por eso es muy importante que, antes de ejecutar la obra del espacio, se tengan bien definidas la planificación, la intervención socioeducativa y la gestión que se quieren llevar a cabo. Es como si se quisiera hacer una escuela de cocina creativa, se construyera el edificio y, por falta de público, acabara siendo un restaurante económico, con la idea de que al menos se puede disfrutar de buena comida.

Para no caer en este desencanto, antes de abrir el equipamiento se pueden tener presente algunos elementos:

  • Una buena estrategia basada en dar oportunidades y ofrecer recursos funcionales (arte, música...) porque esto atrae la juventud.
  • La definición de un marco normativo del equipamiento, el consenso de unos derechos, de unos deberes y de unos límites con la juventud, así como el establecimiento de unos mínimos de respeto y cohesión (por ejemplo, que sea un espacio libre de racismo y machismo). Algunos ejemplos prácticos de esto son: «El Reglamento del Espacio Joven» del ayuntamiento de Burgos, «El Reglamiento del Funcionamiento de la Casa de Juventud de la Orotava», y también, la publicación «Didáctica del espacio en los equipamientos de Ocio Educativo para adolescentes en la Red Municipal de Donostia».
  • Una planificación con una finalidad educativa. El Blog Trabajar con Jóvenes en su artículo «Funcionamiento participativo de espacios jóvenes» puede servir como referencia de un proyecto que incorporó en su diseño una perspectiva socio-educativa antes de abrir el equipamiento.
  • Los protocolos de acogida a los servicios y los equipamientos juveniles: hay que hacer actuaciones para que los equipamientos y los servicios juveniles se conviertan en espacios de acogida para jóvenes recién llegados, para que ofrezcan espacios de conocimiento entre autóctonos y recién llegados, espacios formativos (lengua, medio...).
  • El trabajo con los chicos para garantizar actitudes y conductas no sexistas que faciliten la participación de las chicas y se eviten relaciones de poder entre ellos. Hay que visibilizar las chicas, porque sus actitudes, normalmente, pasan más desapercibidas y llaman menos la atención que las de los chicos. En esta línea, el Consejo de la Juventud de Euskadi presenta el vídeo «Protocolo contra la Violencia Machista», es una herramienta que quiere difundir y facilitar la labor en la lucha contra la violencia machista, y tiene la voluntad de establecer unas pautas de actuación comunes para los y las profesionales de juventud, en concordancia con los protocolos y circuitos de actuación locales y departamentales ya existentes. También puedes revisar el artículo: "Prevenir la violencia de género desde la escuela", "La equidad y la educación intercultural" y la "Guía de actuación contra el ciberacoso".

Estos son algunos elementos clave a tener presente en el momento de abrir el equipamiento. Pero, sobre todo, un equipamiento juvenil debe convertirse en un espacio de inclusión, de participación, de intencionalidad educativa y de proximidad a la realidad de los jóvenes a la que se está abriendo.

PALABRAS CLAVE:
Modelo de equipamiento, funciones de un equipamiento, servicios que presta un equipamiento, usuarios, dinamización, espacios..


Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

• Cal Jove de Torrefarrera. Ayuntamiento de Torrefarrera. (catalán) [Fecha de consulta: 23 enero 2016]

• Casal de joves el Kaliu. (catalán) [Fecha de consulta: 23 enero 2016]

• Els límits del model d’equipaments juvenils de Barcelona. Diari Ara. (catalán) [Fecha de consulta: 15 diciembre 2015

• Entrevista a la dinamitzadora del nou espai juvenil a Vallromanes. Youtube; Dirección General de Juventud. (catalán) [Fecha de consulta: 23 enero 2016]

• Espai Jove Boca Nord. BOCA Ràdio. (catalán) [Fecha de consulta: 23 enero 2016]

• Visita a l'equipament juvenil del Kaliu de Lliçà de Vall. Youtube; Dirección General de Juventud. (catalán) [Fecha de consulta: 23 enero 2016]

← La comunicación El equipamiento juvenil La gestión del equipamiento →
Guía Joven