Gamificación en la educación/Fundamentos teóricos de la gamificación en la educación/Teoría de la motivación

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Grado de desarrollo: 75% (a fecha de 08/4/2018) Preparado inicialmente por Francisco Roca

Teoría de la motivación[editar]

Se entiende por motivación al estado mental o emocional que provoca un cambio psicológico o de comportamiento en las personas.

La motivación es uno de los principales factores que influencian el éxito de la gamificación en la educación. Existen dos tipos de motivaciónes:

  • Motivación intrínseca

Es la motivación que se genera por factores personales, tales como la satisfacción, la curiosidad o el interés. Es decir, cuando hacemos algo por deseo propio, sin estar condicionados por recompensas ni castigos. Ryan y Deci consideran que se trata del tipo de motivación más importante en relación con el éxito académico.

El modelo RAMP (Relatedness, Autonomy, Mastery y Purpose) de motivación intrínseca es el resultado de la combinación de las propuestas de Ryan, Deci y Pink. Sus cuatro drivers son: la vinculación, uno de los más importantes en gamificación, entendido como el deseo de estar con otros; la autonomía, es decir, la capacidad de organizarse y decidir por uno mismo y que proporciona la sensación de control al usuario; la competencia, que se refiere al desarrollo de habilidades para conquistar retos concretos; y la finalidad, que refleja la importancia de sentir que la actividad que se realiza tiene transcendencia y significado con independencia del beneficio directo.

  • Motivación extrinseca

Es la motivación que está influenciada por factores externos y del entorno, tales como la presión, los premios o los castigos. Dado que no todos los alumnos responden a la motivación intrínseca en determinadas situaciones de aprendizaje, los educadores deben también considerar estrategias intrínsecas de motivación. Sin embargo, hay que prestar atención a los posibles efectos secundarios que pueden llevar a la disminución de la motivación cuando desaparecen los factores externos y el hecho de que la motivación extrínseca puede disminuir la intrínseca (Deci, Koestner, Ryan, Cameron, Kohn). Por ello, los educadores deben usar con prudencia los premios y los castigos a la hora de motivar sus alumnos.

La efectividad de la motivación depende de muchos factores, como por ejemplo las características personales de los alumnos, el contexto o los objetivos de la actividad de gamificación concreta. Es por ello difícil establecer cual de los dos tipos de motivación es más importante. Sin ser por si misma negativa, a la motivación extrínseca se le ha criticado (Kapp) que las estrategias de recompensas (medallas o puntos) pueden acabar desviando la atención de los alumnos del objetivo primario de la gamificación que es el aprendizaje.