Gamificación en la educación/Fundamentos teóricos de la gamificación en la educación/Teoría de la consecución de objetivos

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Grado de desarrollo: 75% (a fecha de 08/4/2018) Preparado inicialmente por Francisco Roca

Teoría de la consecución de objetivos[editar]

Dweck, Legget y Elliot defienden que las personas pueden ser motivadas por su convencimiento o por su deseo de conseguir objetivos específicos.

Esta teoría establece dos tipos fundamentales de objetivos:

  • Objetivos relacionados con las competencias y capacidades

Se basan en el deseo de las personas de adquirir las habilidades necesarias para concluir tareas o comprender conceptos (Hamstra, Yperen, Wisse y Sassenberg, Cusack, entre otros), o en el deseo de demostrar la consecución de mejores resultados que los demás (Seifert). Las personas en las que predominan este tipo de objetivos tienden a mostrar mucho autocontrol y acostumbrar a obtener buenos resultados académicos.

Los educadores deben ser prudentes en el uso de objetivos relacionados con las competencias y capacidades en la enseñanza ya que pueden condicionar la motivación dependiendo del tipo de alumno. Por ejemplo, en situaciones de aprendizaje muy competitivos estos objetivos son mas efectivos en chicos y alumnos de más edad que en chichas y alumnos más jovenes (Midgley y Kaplan).

  • Objetivos relacionados con tareas específicas

Estos objetivos están más directamente relacionados con procesos de evaluación del desempeño. Dependiendo de las necesidades de cada proceso de evaluación se deberán escoger los tipos de test o pruebas más adecuados.

Según Loke y Latham los objetivos difíciles pero específicos conducen a mejores resultados que aquellos que son más fáciles e imprecisos. Para que los objetivos sean motivadores definen los siguientes principios: claridad, reto, implicación, feedback y complejidad de la tarea.

No se puede establecer un criterio de superioridad de uno tipo de objetivo sobre el otro, dado que depende de los propositos educativos, el contexto en el que se imparten y las características personales de los alumnos (Linnenbrink).