Ir al contenido

Historia del Partido Comunista Paraguayo (1928-1990)/Era Moriniguista/Mariano Roque Alonso

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.

MUERTE EN TORTURA DE MARIANO ROQUE ALONSO[editar]

Ya se dijo en otra parte de estas notas que el partido había denunciado que el Gobierno Chávez aplicaba la misma política de su antecesor, morínigo-guionista, en cuanto a falta de medidas políticas democratizadoras. Sus comienzos fueron auspiciosos cuando se decretó la libertad de la totalidad de presos políticos aún aherrojados en la vieja Cárcel Pública. Pero a esta justa medida ya no siguió ninguna. Los partidos políticos siguieron proscriptos, los comunistas perseguidos, los exiliados sin poder regresar y los derechos humanos prácticamente desconocidos, a pesar de que el 10 de diciembre de 1948, las Naciones Unidas habían aprobado la Declaración Universal de los Derechos Humanos, también suscrita por el Gobierno paraguayo.

El aparato policial chavista -igual que hoy sucede- estaba infestado de elementos torturadores del régimen anterior, especialmente en el Departamento de Investigaciones. Se seguía torturando sin piedad. Es así como en la noche del 19 de octubre de 1949, es secuestrado el joven estudiante Mariano Roque Alonso, en el momento en que distribuía a los respectivos destinatarios paquetes de una edición de «Adelante», en cuya impresión trabajaba bajo la dirección de su primo, el camarada Antonio Alonso Ramírez. Días después, se descubre en el anfiteatro el cadáver de Mariano Roque (a: Toti) horriblemente estigmatizado por rastros de torturas. La policía no pudo ocultar que la muerte había ocurrido en dependencias de Investigaciones atribuyendo el hecho a causas «naturales». Hasta se llegó a averiguar que el autor material de la tortura y muerte fue un oficial de apellido Rodríguez. El entierro en el cementerio de la Recoleta del joven camarada Mariano Roque Alonso (veinte años) recuerda al de Félix H. Agüero doce años antes. Fue una jornada memorable de enérgica e indignada denuncia callejera


anterior: El secuestro de Obdulio Barthe y su entrega al Gobierno de Chávez | Indice de Contenido | siguiente: Gana posiciones el morinigo-guionismo. El punto cuarto yanqui