Ir al contenido

Historia de Europa/La época de las revoluciones

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.

Tensiones sociales y políticas[editar]

Revoluciones de 1848 en Europa

Los principios del siglo XIX estuvieron dominados por las consecuencias de la Revolución Francesa y las guerras napoleónicas. A pesar de que Napoleón fue derrotado en 1815 y la monarquía borbónica fue restaurada en Francia, muchos países europeos habían sido transformados por 25 años de conflicto.

Estados como Prusia, Austria y los Países Bajos habían ampliado sus territorios por el Acuerdo de Paz de 1815, por el contrario, Polonia se disolvió en este proceso de consolidación de los países.

Los levantamientos nacionales estuvieron acompañados por un fuerte sentido de nacionalismo en muchas naciones, que se avivó por las ideas de la Ilustración repartidas por toda Europa con las conquistas de Napoleón.

En las décadas que siguieron a la Paz de 1815, muchos países europeos fueron sacudidos por conflictos sociales, ya que la población trató de hacer valer sus derechos contra los gobernantes autocráticos en general en sus países. Eso produjo lo que el historiador Eric Hobsbawm llamó la Era de las Revoluciones, es decir, las tensiones entre las naciones entraron en erupción con frecuencia, eran convulsiones políticas a gran escala, como las revoluciones en Francia en 1830 y 1848.

Europa en la era de las revoluciones[editar]

Europa era un continente turbulento en el período que siguió a las guerras napoleónicas. A pesar de que el Congreso de Viena buscó devolver a muchas naciones europeas al estatus en que se encontraban antes de la guerra, la influencia de los años de la guerra fue significativa, sobre todo por el hecho de que las ideas de la Ilustración se extendieron por toda Europa llevadas por los ejércitos de Napoleón Bonaparte.

El resultado fue una era de las revoluciones. Un hecho destacable fue la forma en que las olas revolucionarias barrieron Europa, especialmente en 1830 y 1848, cuando las revueltas populares en Francia incitaron a los pueblos de otros países a rebelarse contra sus gobernantes.

Localización de Bélgica en Europa

Bélgica[editar]

Antes del siglo XIX, la parte sur de los Países Bajos había estado dominada por potencias extranjeras, especialmente por los Estados de los Habsburgo de España y Austria. Sin embargo, la posición geográfica crítica de la zona llevó a los gobiernos más poderosos de Europa, en el Congreso de Viena, a ceder territorio para formar el Reino de los Países Bajos, estando Bélgica sometida a Holanda.

Esto causó resentimiento en la región; a los liberales locales no les gustaba la naturaleza autocrática del rey de Holanda, mientras que a los católicos conservadores no les gustaba el predominio del protestantismo holandés. Estas tensiones llevaron al estallido de la revolución de 1830, cuando la región declaró su independencia, tomando el nombre de Bélgica, en referencia a las tribus celtas que habían vivido en la zona en la antigüedad.

La respuesta del gobierno holandés llegó en agosto de 1831, cuando el ejército holandés emprendió la llamada Campaña de los Diez Días. Fue una acción muy exitosa, el ejército holandés entró en el corazón de Bélgica en unos pocos días, capturando de la ciudad clave de Amberes.

Sin embargo, después de que Bélgica pidiera desesperadamente ayuda a Francia, las tropas francesas cruzaron la frontera de Bélgica. Rusia estaba demasiado ocupada para apoyar a Holanda, y ambas partes acordaron un alto el fuego. El 20 de diciembre 1830, las naciones europeas reconocieron la independencia de Bélgica del Reino de los Países Bajos. Pero sólo con el Tratado de Londres el 19 de abril de 1839, firmado por los grandes países de Europa (incluidos los Países Bajos) se reconoció a Bélgica como un país independiente y neutral.

Francia[editar]

El Congreso de Viena restauró la monarquía borbónica en el país. A pesar de que el primer rey después de la restauración fue querido por el país, su sucesor, Carlos X resultó impopular.

Gobernante autocrático, Carlos adoptó una serie de actos que quitaban al pueblo el poder prometido por Luís. Esto culminó en las Ordenanzas de julio, que disolvieron el Parlamento. El resultado fue la revuelta del pueblo que se conoció como la Revolución de julio, sustituyendo a Carlos X por Luis Felipe Orleans en el movimiento llamado la Monarquía de Julio.

Carlos X

En febrero de 1848, los ciudadanos se amotinaron nuevamente, esta vez se formó de un gobierno interino dirigido por dos hombres: Lamartine, un político republicano que defendía el libre mercado y Louis Blanc un republicano que defendía el socialismo social. Blanc creó un sistema conocido como asociaciones profesionales, que crearon puestos de trabajo para el pueblo e Francia.

La Asamblea Nacional de 1848 estableció el sufragio universal masculino y el pueblo no eligió a un socialista en las elecciones de ese año. El nuevo gobierno abandonó las asociaciones profesionales, dando como resultado el levantamiento popular. El pueblo, buscando la vieja gloria de Francia, instaló a Luis Napoleón Bonaparte en el gobierno, un pariente de Napoleón Bonaparte.

Napoleón III

Como presidente, reconstruyó el centro de París, mandó construir nuevos edificios, abrió calles rectas, largas y anchas, alcantarillado y saneamiento. También amplió las calles de París, en un intento de subvertir las futuras revoluciones, una vez que en el pasado, los revolucionarios utilizaban las calles para hacer barricadas y protegerse.

Elegido por votación como presidente, dio un golpe de estado en 1851 que permitió la restauración imperial a su favor.

El emperador Napoleón III fue llamado el emperador socialista, porque creó muchos programas sociales para los ciudadanos. Construyó hospitales, y una medicina socializada, el derecho de sindicación y de huelga, menos horas de trabajo, viviendas para los trabajadores con discapacidad, rediseño el sistema penitenciario y mucho más.

Sin embargo, Napoleón III no era un buen militar. Eligió participar en guerras que no debía, tratando de revivir las glorias de Napoleón I. Fue derrotado en su participación en la unificación de Italia, cuando envió tropas a Roma para proteger al Papa. Fue nuevamente derrotado en su implicación con el Imperio mexicano de 1862-1867, y también en la guerra franco-prusiana de 1870-1871, durante la cual fue capturado por los ejércitos prusianos y murió en el exilio.

Reino Unido[editar]

Primer Ministro Robert Peel

Si bien la reforma en muchos estados europeos solo se logró con la ayuda de una revolución sangrienta, la democracia parlamentaria británica significó que Gran Bretaña logró reformarse y modernizarse de manera relativamente pacífica. El ejemplo más notable de esto es la Ley de Reforma de 1832, que reasignó escaños en la Cámara de los Comunes para abordar las nuevas ciudades industriales de Gran Bretaña y aumentó el sufragio de 500.000 hombres a 800.000 hombres. Esto sería seguido treinta años más tarde por la Ley de Reforma de 1867 que otorgó el sufragio a 1/3 de los hombres británicos.

Gran Bretaña vio otras reformas, como la Ley de fábricas de 1833, que prohibió el empleo de niños menores de 9 años y limitó la jornada laboral de todos los niños o la Ley de Minas de 1842, una legislación reformista similar, que prohibía formalmente a mujeres y niños trabajar bajo tierra.

Una de las reformas políticas más entretenidas durante esta era no estaba relacionada con la vida laboral, sino con la gestión económica de Gran Bretaña. Las Leyes del Maíz eran impuestos que se aplicaban a los bienes importados para proteger los propios bienes de Gran Bretaña. Obligando a los británicos a comprar el grano británico más caro y de menor calidad aplicando un arancel al grano francés, que tendía a ser menos costoso y de mayor calidad.

En 1819, 80.000 personas se reunieron en Manchester para exigir la derogación de las Leyes del Maíz. Los soldados británicos abrieron fuego, matando a 11 manifestantes, en lo que se conoció como la Masacre de Peterloo. Como resultado, la Liga Anti-Corn Law se estableció en Manchester y utilizó panfletos, manifestaciones masivas y desfiles con antorchas para protestar contra las leyes del maíz.

En 1846, las leyes del maíz fueron derogadas bajo el mandato del primer ministro Robert Peel. El gobierno todavía estaba dirigido por Tories, pero la hambruna irlandesa de la papa llevó a la derogación, demostrando el nuevo poder de los trabajadores industriales.

España[editar]

El reinado de Fernando en España incluyó la pérdida de las colonias españolas en el Nuevo Mundo, a excepción de Cuba y Puerto Rico, en las décadas de 1810 y 1820, estallando una serie de guerras civiles en España entre diferentes facciones. El punto culminante se produjo con las "Guerras Carlistas" entre la moderada reina Isabel y su tío, el reaccionario absolutista infante Carlos.

Resto de Europa[editar]

En Italia, el desempleo, las demandas de tierras y los salarios más altos provocaron revueltas. El rey Carlos Alberto dirigió una campaña militar contra Austria, mientras Mazzini intentaba organizar una república en Roma. Sin embargo, el movimiento fracasó en gran medida porque los diferentes grupos de nacionalistas no pudieron ponerse de acuerdo sobre los objetivos. Austria derrotó en campaña y Napoleón Bonaparte envió sus tropas a Roma.

En Alemania comenzaron las revueltas para lograr derechos más liberales, pero los objetivos pronto fueron reemplazados por sentimientos nacionalistas. La Asamblea Constituyente, bajo la dirección de 800 delegados de los estados alemanes, ofreció a Federico Guillermo IV, rey de Prusia, la corona de una Alemania unificada. Sin embargo, este movimiento también fracasó, ya que la Asamblea Constituyente no tenía poder real y Federico no aceptó. Las tropas prusianas sofocaron las revueltas en Berlín y otras revueltas en toda Alemania.

En Austria, las demandas de reforma política y el nacionalismo crearon demandas de autonomía. Metternich huyó a Inglaterra y el emperador Fernando abdicó a favor de Francisco José. Se produjeron varias revueltas en Viena, Praga y Budapest. Se organizó un congreso eslavo en Praga y los húngaros exigieron un gobierno autónomo. Finalmente, con la ayuda de Rusia, Austria pudo reprimir las revoluciones.

En 1848, Suiza se convirtió en un estado federal tras la guerra de Sonderbund.

Impacto de la Revolución Industrial[editar]

El cambio que precipitó muchos de los conflictos de principios del siglo XIX fue la revolución industrial. La creciente base industrial de muchos países europeos iba a fomentar la urbanización, a menudo a expensas de las condiciones de vida de los trabajadores. A esto se sumó nuevas tecnologías agrarias que requerían que menos personas trabajaran la tierra y al mismo tiempo producían mayores rendimientos agrícolas.

En algunos países esto precipitó una revolución industrial, donde la industria urbana jugó un papel cada vez más dominante en la economía. Este proceso se observó por primera vez en Gran Bretaña, Prusia y los Países Bajos a finales del siglo XVIII y principios del XIX, mientras que otros países, como Francia, Italia y los Estados Unidos de América, se industrializaron a finales del siglo XIX. Algunos estados, como Rusia y Austria, no lograron industrializarse significativamente en este período, un factor que conduciría a dificultades posteriores durante la Primera Guerra Mundial.

Tren sobre Londres Gustave Doré c 1870.

La Revolución Industrial resultó en malas condiciones de vida urbana sin saneamiento. El crecimiento urbano e industrial quedó fuera del control del Estado. La embriaguez pública como reacción al deprimente estilo de vida se hizo prominente, y las ciudades estaban sucias y las condiciones de vida eran difíciles. La esperanza de vida era muy corta y las enfermedades proliferaban. También surgieron nuevas clases sociales, en particular la clase media industrial y los trabajadores urbanos. El nivel de vida de muchos disminuyó, con salarios bajos y precios altos, así como condiciones laborales horribles y el empleo de niños.

Dentro de sus principales movimientos obreros surgen:

Los luditas: eran un grupo de trabajadores que se oponían a los efectos de la mecanización de la industria, particularmente en el sector textil. La llegada de las máquinas de hilar y tejer a gran escala significó que se podían producir textiles a costos más bajos que antes, subcotizando los precios de la industria artesanal tradicional de tejedores manuales.

Los ataques de los luditas comenzaron en 1811 y tenían como objetivo la maquinaria de los propietarios de fábricas y talleres. Las campañas de los luditas a menudo estaban dirigidas estrechamente a formas específicas de maquinaria y, a pesar de las connotaciones modernas del nombre, el grupo no se oponía al progreso en un principio.

El cartismo: fue el primer movimiento político de la clase trabajadora a gran escala.

La Asociación de Trabajadores de Londres redactó objetivos de reforma en un estatuto, con seis puntos:

  1. Sufragio universal masculino
  2. Elección anual de la Cámara de los Comunes
  3. Votos secretos
  4. Distritos electorales iguales
  5. Abolición de los requisitos de propiedad para la Cámara de los Comunes
  6. Salarios de los miembros de la Cámara de los Comunes

Aunque el movimiento cartista no vio un éxito inmediato en sus objetivos, todos los puntos principales de la carta, con excepción de las elecciones anuales, fueron adoptados a principios del siglo XX.

Movimiento Romántico[editar]

El movimiento romántico duró desde la década de 1790 hasta la primera mitad del siglo XIX. En respuesta al movimiento barroco decadente y religioso, los románticos se centraron en obras de arte emocionales e imaginativas y en una experiencia personal del mundo. Los románticos resistieron el racionalismo de la Revolución Científica y la Ilustración; en cambio, idealizaron la naturaleza y lo fantástico.

El arte romántico también pretendía mostrar respuestas emocionales innatas al mundo como en El caminante sobre un mar de nubes de Caspar David Friedrich que representaban paisajes rurales o naturales y personas observando la naturaleza.

← Napoleón Bonaparte y los nacionalismos La época de las revoluciones El imperialismo →