Euskera/Introducción

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esaidazu euskaraz!

Curso de Lengua Vasca

Lección 1 Flag of the Basque Country.svg Esaidazu euskaraz!
> Siguiente
Indice ¡Dímelo en euskera!

Ongi etorri! (¡Bienvenido!)[editar]

La ikurriña o bandera de Euskadi

Esadazu euskaraz! ("¡Dímelo en euskera!"), uno de los cursos de idiomas de Wikilibros, va a ser una iniciación a las bases de la lengua vasca, o euskera, la lengua primaria del País Vasco.

En el momento actual este curso sólo está en fase de proyecto. Para una explicación del objetivo de este proyecto y cómo se propone plantear su ejecución, véase Objetivos y metas.

Gero arte!


Los vascos y el euskera[editar]

Ubicación de Euskal Herria en Europa

A los vascos se les llama a veces "el pueblo más antiguo de Europa" ya que su presencia en su territorio actual (genuinamente denominado Euskal Herria) precedió a cualquier movimiento de población históricamente documentado como es la llegada a la zona de los hablantes de lenguas indoeuropeas (a cuya familia el vasco no pertenece, ni a ninguna otra familia lingüística reconocida).

Los vascos llaman su lengua euskara (o euskera) y a sí mismos euskaldunak, palabra derivada de euskara que significa realmente "los que hablan euskera". Asimismo, Euskal Herria originalmente quiere decir "pueblo del euskera", por lo que se ve claramente que tradicionalmente los vascos se han autodefinido con referencia a su idioma.

Etxe bat

Hoy día Euskal Herria (el País Vasco) "no existe" como estado político independiente, sino que forma parte de los territorios "nacionales" de España y Francia. Sin embargo, algunos vascos se ven a sí mismos como una nación con derecho al autogobierno y al reconocimiento internacional. De ahí se deriva un conflicto de perspectivas y de discursos que es muy sentido por el pueblo vasco y cuyas manifestaciones y consecuencias incluso lo ha hecho tristemente famoso. Es una historia con hondas raíces en el tiempo y demasiado compleja para abarcar aquí. Todos los territorios vascos rara vez han sido englobados en un solo ente político, y la idea de una nación vasca moderna data de finales del siglo XIX, después de una serie de vicisitudes en las que las diferentes regiones o provincias sufrieron la pérdida progresiva de sus derechos y su autonomía.

Fue entonces cuando se fundó el Partido Nacionalista Vasco, se inventó la ikurriña o bandera vasca, e incluso se acuñó un nuevo nombre para un proyecto de estado moderno, Euzkadi o Euskadi, aunque éste no ha llegado a desplazar la designación popular y tradicional para el país, Euskal Herria. Por unos meses en medio de la Guerra Civil Española (1936-1939), un Euzkadi aliado con las legítimas fuerzas de la República Española, pero que solo incluía dos de las siete provincias vascas, llegó a tener su propio gobierno e incluso moneda propia. Poco duró, porque el levantamiento militar bajo el general Francisco Franco acabó por apoderarse de todo el territorio nacional (de España), aplastó la resistencia vasca (fue la época del infame bombardeo de Gernika) y castigó a las "provincias traidoras" durante los casi cuarenta años que duró la dictadura franquista (1939-1975).

Durante el período del franquismo las provincias de Bizkaia y Gipuzkoa, en fuerte desarrollo industrial dentro de un estado español mayoritariamente pobre, tuvo que abrir las puertas a la masiva inmigración de obreros y sus familias de todos los rincones de España, lo cual, junto con las prohibiciones y políticas represivas del régimen, aceleró el abandono o sustitución de la lengua vasca por la española en algunos entornos. Mientras tanto, en las tres provincias vascas en territorio francés la lengua también fue perdiendo presencia a causa de la oficialidad del francés, la exclusión del euskera de los usos públicos y las escuelas, y una creciente ruptura de la cadena de transmisión del idioma nativo a las nuevas generaciones.

Moneda de Euzkadi acuñada en 1937

Desde alrededor de 1980 hasta el momento actual, tres provincias vascas (Araba, Bizkaia y Gipuzkoa) están unidas en la Comunidad Autónoma Vasca (también llamada "C.A. de Euskadi") con cierto nivel de autogobierno dentro del Estado español. Las tres provincias vascas (Lapurdi, Baja Navarra y Zuberoa) en territorio francés, que constituyen el País Vasco Norte (en euskera, Iparralde), todavía no han logrado ningún reconocimiento como tal por parte del Estado francés.

La Academia de la Lengua Vasca (Euskaltzaindia) se fundó a principios del siglo XX, pero toda actividad a favor del euskera se interrumpió, pasó a la clandestinidad o se limitó al exilio durante los duros años del Franquismo, a pesar del cual florecieron a partir de los años sesenta un gran movimiento nacional vasco y una importante recuperación de la lengua, impulsados ambos por un amplio abanico de iniciativas, primero populares y después también políticas y administrativas, que aún hoy día siguen en marcha. El estatus legal de dichos procesos y el apoyo oficial que reciben varían en la actualidad de un territorio a otro dentro de la heterogénea situación política de Euskal Herria, desde el respaldo importante hasta el rechazo institucional más absoluto.

¿Euskera o euskara?

Como cualquier otra lengua viva, en todos los lugares donde el euskera se habla tradicionalmente existe un "acento" local, palabras particulares, giros y estructuras peculiares, maneras de pronunciar, cierto canturreo diferente..., es decir, conjuntos de características locales que llamamos dialectos. El estudiante del euskera no necesita tenerles miedo a las diferencias dialectales sino que debe disfrutar de ellas como un detalle pintoresco que le presta más "color".

Una palabra cuya forma varía ligeramente de un dialecto a otro es el nombre de la lengua: mientras que para unos es euskara, para otros es euskera... o bien puede ser eskuara, o üskara...

Ha habido un proceso de elaboración y consolidación de una lengua común escrita, que hoy día está bien establecida y ampliamente conocida: el euskara batua. Pero ese proceso ha tomado su tiempo. Así es que en la primera mitad del siglo XX se tendía a escribir el nombre de la lengua como euskera. Como algunos autores vascos no sabían o no querían escribir en lengua vasca, también trasladaron la palabra euskera al castellano, donde se ha fijado como una manera de llamar la lengua de los vascos. Sin embargo, en el vasco literario actual se prefiere por lo general la ortografía euskara. De ahí que aunque ambas formas son "correctas", hoy en día se usa más euskara cuando se escribe en vasco, pero generalmente euskera en castellano.

Hace un cuarto de siglo, al término de la época franquista, el porcentaje de la población de toda Euskal Herria (de tres millones) que sabía hablar euskera había caído hasta alrededor del 25%. Eso no significa que necesariamente todos ellos lo hablaran habitualmente, dadas la represión y marginación a las que habían estado sometidos durante décadas, la dominación generalizada del castellano, las actitudes oficiales adversas, la falta de costumbre en muchas partes de la sociedad, su ausencia y prohibición en la enseñanza por mucho tiempo, la carencia de prensa y medios audiovisuales en euskera, etc.

Desde entonces, el premio por el enorme esfuerzo social y apoyo oficial (aunque no sin sus excepciones) a favor del euskera ha sido que la proporción y el número absoluto de hablantes se ha mantenido o incluso ha aumentado algunos puntos: se ha parado, por ahora, el descenso en picado que venía sufriendo la lengua durante largos años. Además, el uso de la lengua, tanto en público como en privado, ha aumentado enormemente; no sólo está presente el euskera sino que se siente su presencia con mucho más fuerza. Hay multitud de libros, revistas, periódicos, medios electrónicos, televisión y radio, música... en euskera. Los políticos se debaten en euskera en el parlamento; los niños se educan en euskera en las escuelas; los amigos se hablan en euskera en la calle. Por fin el euskera ha salido de su escondite y se pasea sin vergüenza por los pueblos del país, cumpliendo el deseo expresado en el siglo XVI por Bernard Etxepare, el primer poeta que publicó un libro en lengua vasca, quien cantaba: Euskara, jalgi hadi mundura! ("Euskera, ¡sal al mundo!").

Cómo utilizar este curso[editar]

Navegación[editar]

Básicamente hay dos maneras de moverse de página en página dentro de este curso: (1) por medio del Indice, o (2) utilizando los enlaces de navegación entre páginas.

El índice[editar]

Puedes entrar en el índice desde la portada del libro. También puedes entrar desde cualquier otra página del curso por medio de su enlace de navegación, como luego veremos. Si quieres ver el índice ahora mismo haz clic aquí.

Todas las páginas del curso están en el índice. Fijémonos en su organización. A la derecha, hay una lista con el fondo más oscuro: los enlaces para "El proyecto". Aquí hay páginas que tienen que ver con el proceso de elaboración del curso, que tal vez no sean de interés para los que sólo quieren usar el curso para aprender el idioma. Dentro de este apartado hay una sección aún más técnica, indicada como "Taller de autores". Ya no hablaremos más de esta parte del índice, sino que nos centraremos en el resto.

Vemos que también está dividido en varias secciones. Primero tenemos la sección "Para empezar", que es donde está esta introducción, así como una guía de pronunciación. Después ya llegamos a "Las lecciones". Cuando haya más de diez, los demás estarán más abajo en la página. Si vas bajando por la página verás también la sección de "Referencia" (donde están los vocabularios, índices de temas etc.) y "Acerca del euskera".

De página a página[editar]

Ahora fíjate como al principio de todas las páginas (¡esta también!) se encuentra una bandera que sirve como logo del curso. A la derecha del logo se encuentra el título de la página en cuestión. A la izquierda del mismo logo, hay tres pequeños enlaces de navegación, que normalmente son los siguientes:

  • el primero lleva hacia "atrás" a la que probablemente era la última página donde estuviste, bajo el supuesto de que estés siguiendo el curso en orden;
  • el segundo dice "Siguiente" y te lleva a la próxima página en orden;
  • el tercero siempre lleva al índice del curso.

Por otra parte, cada lección tiene un vocabulario (cerca del final de la página) y cada vocabulario está encabezado por una barra donde se encuentran enlaces directos para los vocabularios generales, la lista de abreviaturas y el índice temático.

Estructura del curso[editar]

Si acabas de empezar, ahora sería un buen momento para abrir la primera lección (¡o cualquier otra si no te gusta empezar con la primera!) en otra ventana, para poder examinarla mientras lees la siguiente descripción.

Cada lección está compuesta de varios puntos didácticos. Al final de la lección habrá una lista de palabras nuevas que aparecen en la lección, y normalemente una actividad para practicar todo lo aprendido. La lección comienza con una "tabla de contenidos" donde se ve la lista de puntos didácticos.

Cada punto didáctico contiene tres tipos de componente: (1) frases para leer, (2) comentarios y explicaciones y (3) ejercicios. La decisión sobre cómo usar estos materiales depende de cada persona, pero entre ellos dan la información, los ejemplos ya la práctica necesarios para ir asimilando los puntos de gramática programados y avanzar en el curso.

Fíjate en como las frases iniciales vienen equipadas con una ventanita (a la derecha) que puedes abrir o cerrar con un clic del ratón; contiene las traducciones de las frases. Intenta leerlas y entenderlas con la ventanita cerrada. Luego abre para comprobar. Inventa tu manera preferida de "jugar" con este recurso. También los ejercicios traen otra ventanita con las respuestas, esta vez debajo de las preguntas. Una vez más, busca la manera más inteligente de explotar sus posibilidades.

Para cuando llegues a la lista de vocabulario, probablemente todas o la mayoría de las palabras ya te serán conocidas porque han salido en los puntos didácticos precedentes, pero si no, ahí se pueden consultar. Una vez más está el sistema de la ventanita, pero aquí hay una para cada palabra. Con la ventanita cerrada, sólo se ve la palabra pero no su traducción al español. Deja cerradas las de las palabras que recuerdas, hazte una prueba a ver si las sabes todas, abre las que no recuerdas para ver sus significados, apréndetelas... ¡tú mismo te las puedes ingeniar!

¿Y ahora?[editar]