Chile y Latinoamérica en el siglo XX/Carlos Ibáñez del Campo: polémica y figura

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
← Ley de Defensa Permanente de la Democracia: la "Ley Maldita" Carlos Ibáñez del Campo: polémica y figura El proceso de reforma agraria en Chile durante el siglo XX →
Chile y Latinoamérica en el siglo XX


En el siguiente ensayo se dará a conocer los periodos gubernamentales de Carlos Ibáñez del campo (polémica y figura), los cuales se desarrollaron entre 1927 y 1930, el segundo entre 1952 a 1958. Para abordar esta temática nos guiaremos por una pregunta directriz, ¿qué beneficios trajo para chile los gobiernos de Ibáñez? Esta pregunta será respondida a través de la Descripción, análisis y cuestionamiento de estos gobiernos, el primero una dictadura militar, el segundo un gobierno legítimo, es decir elegido por electores. Me basare específicamente en la figura de Ibáñez y la imagen que refleja en la sociedad chilena, los cambios que produjo en su primer gobierno, los impactos que proyecto en la ciudadanía gracias a la “modernidad” que según autores Ibáñez logro en el país.


En el año 1924 Carlos Ibáñez representa la personificación del movimiento militar. En esa época era teniente coronel y por lo tanto un oficial joven todavía, que participo en un periodo turbulento en que el poder político pasó de los civiles a los militares.

Ibáñez participo en los acontecimientos políticos a partir del golpe del 23 de enero de 1925. Destituyo la junta de gobierno y participo como ministro de guerra en la nueva junta, con el grado de coronel. Desde este cargo Ibáñez pasó a convertirse en el hombre fuerte, quien se involucraría en los próximos seis años de la política chilena.

En el año 1925, fue clave en la carrera política de Ibáñez. Continúo como ministro de guerra en la última fase del gobierno de alessandri. Después de agitados seis días se acordó por parte Ibáñez y los jefes de la armada en presentar candidatos a la presidencia de la república. La armada presiono por nominar a Emiliano Figueroa larrain, el cual Ibáñez consideraba demasiado conservador para impulsar el movimiento reformista en el que estaba empeñado especialmente el ejercito. Ibáñez continuo bajo la nueva presidencia con su cargo de ministro de guerra, que ocupa hasta el 9 de febrero de 1927 en que paso a ministro de interior. Las actualizaciones del ministro Ibáñez, su rechazo a los partidos políticos a pesar de acuerdos establecidos con ellos, las arraigadas prácticas parlamentarias que sustituían aun bajo la nueva constitución, el rechazo de los partidos al nuevo orden constitucional despertó un fuerte sentimiento antimilitarista. Los críticos, apuntaban al estilo impuesto al orden político que beneficiaba a las fuerzas armadas.

Ibáñez afianzado como ministro en su posición de poder, apoyado incondicionalmente, por el ejercito comprendió un plan de modernización, que para el era imposible realizar con estructura y mentalidades inadecuadas a la circunstancia. Ibáñez se consideraba como el motor que impulsaría los cambios con un estilo autoritario. De ser designado ministro del interior había enunciado que estaba dispuesto a asumir al máximo las responsabilidades, y atribuciones que creía necesarias para evitar el caos, es decir convertirse en un dictador. Como ministro del interior una tarea renovadora, convirtió a las autoridades provinciales y departamentales (intendentes y gobernadores) tenían una gama de actividades que poner atención, ejemplo el orden publico y las leyes sociales. Ibáñez creo los diferentes cuerpos policiales existentes en un solo organismo, denominado carabineros de chile, y también creo un organismo fiscalizador de los actos de la administración del estado llamado contraloría general de la república. La reacción entre los partidos políticos respecto entre las acciones emprendidas por el ministro Ibáñez eran contradictorias. Iban desde suaves recomendaciones de apoyo como de algunos partidos a una abierta oposición a la dictadura.


Ibáñez a pocos días de haber asumido ser ministro del interior procedió a deportar o invitar a abandonar el país a todos los partidos políticos que se oponían contra él. Hizo detener y relegar a dirigentes sindicales e incluso clausurar los periódicos del partido comunista.

El 24 de febrero enfrento al poder judicial, Ibáñez hizo detener y después invitar al presidente de la corte de apelaciones de santiago, al que califico de “mal juez” por no proceder con rapidez en un juicio por fraude al fisco.

El presidente de la corte suprema desconforme por las decisiones de Ibáñez, eso le significo quedar sometido a arresto domiciliario i tener que aceptar la declaratoria de vacancia de 18 cargos en el poder judicial.

El presidente Figueroa pidió licencia por dos meses el cual lo reemplazo Ibáñez en calidad de presidente, y esto aprovecho para exonerar al presidente de la corte suprema de justicia.

En mayo de 1927 Figueroa renuncio a la presidencia de la república con la aprobación del congreso.

Pocos días después Ibáñez fue proclamado candidato a la presidencia de la república.

Instalado como presidente de la república, Ibáñez continuo con las detenciones e invitaciones a abandonar el país a sus opositores.

Los partidos políticos presidieron negativamente lo que hacia Ibáñez, sus relaciones con los partidos políticos empeoraron y en el congreso los redujo a un organismo técnico encargado de legislar, aunque fue importante en la acción gubernamentativa realizada a través de decretos con fuerza de ley, mecanismos existentes en la constitución de 1925 de uso exclusivo del poder ejecutivo.

El congreso, cuando fue requerido por Ibáñez aprobó rápidamente sus iniciativas comos en los siguientes casos: creación de la superintendencia de salitre y yodo, del consejo de fomento salitrero, concesión de facultades al poder ejecutivo para reorganizar la administración publica, legislación especial para las tierras indígenas y para la constitución de la propiedad en el extremo sur, contratación de prestamos externos, legislación de protección de menores, también para sus ambiciosos planes de obras públicas o para las reformas tributarias y otras.

El gobierno de Ibáñez combinando el uso autoritario del poder ejecutivo con transformaciones económicas y sociales, tiene varias características que son dignas de resumir, en primer lugar destaca por su búsqueda de apoyo en una administración publica eficiente al que doto de un estatuto administrativo que le permitió volver a centrar la toma de decisiones a la figura del presidente de la república. Hubo un crecimiento de la burocracia estatal que trajo aparejada una indiscutible presencia del estado, en diferentes tipos de actividades económicas y sociales, una activa participación estatal den la economía a través de las empresas nombradas antes están: el instituto de crédito industrial, el consejo de fomento carbonero, la caja de colonización agrícola, la compañía de salitre, la línea aérea nacional, la empresa editorial de los diarios la nación y el diario oficial y otras.

También es característico de su gobierno su preocupación por fenómenos sociales como lo educacional y lo laboral, en esta área es destacable su interés de sistematizar una legislación laboral como quedar de manifiesto con la elaboración del código de trabajo y la creación de la dirección del trabajo, organismos encargados de velar por la aplicaron de las leyes laborales. Ibáñez solo disimulaba la crisis que afectaba a la sociedad chilena desde antes de 1920. Este en ningún caso busco apoyo en los partidos políticos ni en las masas populares, que de algún modo eran destinatarias de muchas de sus reformas.

En cuanto a los partidos políticos los rechazo formalmente y los mantuvo en otro orden jurídico al que tenían en la constitución de 1925. En 1930 debió recurrir al congreso con ocasión de nuevas elecciones parlamentarias y los presiono para evitarlas y procedió a designar el llamado congreso termal.

Cuando la crisis política volvió a acentuarse y el notaba la oposición los rechazo a sus dictoriales determinaciones (detenciones, relegaciones, persecuciones), fueron aumentando el grupo de opositores que trataban de derribar el gobierno a lo que este respondía con el aumento de las medidas represivas para mantener el orden.

El gobierno de Ibáñez fue empeorando cada vez mas, a partir de 1929 debido a la crisis internacional iniciada ese año en estados unidos y que se expandía rápidamente a todo el mundo, las consecuencias mas importantes fueron: disminución de recursos fiscales, por bajas en las exportaciones y por las falta de créditos externos, incapaces de mantener el ritmo interno de la economía y de hacer frente al pago de la abultada deuda externa.

Esta en 1931 llegaba a $4.500.000.000 de la época más de 311 millones por concepto de interés y amortizaciones en circunstancias que la caja fiscal estaba prácticamente quebrada con solo 5 millones a saber. Tratando de recomponer las disminuidas finanzas públicas, ese mismo año fueron tomadas algunas medidas que no dieron resultados y exaltaron el ánimo adverso de varios sectores sociales, aumento de las contribuciones, disminución de las cantidades a pagar a los jubilados y pensionados y otros. La conjunción de la crisis política dio paso a los descontentos de amplios sectores sociales, políticos, sindicales y estudiantiles que, a través de huelgas a lo largo del país lo paralizaron obligando a Ibáñez a presentar su denuncia el 26 de julio de 1931 al presidente del senado Pedro Opaso, y abandonar el país con destino a argentina.


Carlos Ibáñez a quien en 1931 se obligo a dimitir o renunciar a la presidencia, llego en 1952 a la presidencia con la más alta mayoría de votación vista en chile con más de 446 mil sufragios. Bueno esta época se destaco por el debilitamiento de los partidos tradicionales (Liberales, radicales, comunistas) la gran mayoría se inclino por candidatos de mayor prestigio es decir independientes.

Ibáñez asumió la presidencia con 75 años, fue llamado el general de esperanza. Estimulaba que debía realizarse una política de avance social, pero dentro del orden habían surgido demasiados partidos políticos que lo habían apoyado. Por ultimo se desentendió de todos los partidos, hizo un régimen personal que actúa de acuerdo con los problemas que se presentaban, sin una política determinada. El símbolo de la candidatura fue la “escoba”, que barrería con los males del país.

Ibáñez era un hombre que hablaba poco y se imponía por orden. Poco creía en los partidos políticos. Durante la administración de su gobierno hubo dos elecciones parlamentarias, que pasaron a la opinión pública por el corto lapso de tiempo que fueron cuatro años. La primera elección de 1953 los ciudadanos proclamaban un congreso Ibañista, pero lograron elegir 75 diputados de un total 147.

La segunda se realizo en 1957, en esta oportunidad la opinión, cansada de la incapacidad gubernamentativa, del crecimiento de la inflación y de la ola de de paros huelgas, Dio un triunfo importante a los partidos tradicionales (conservadores, liberales y radicales) y a la democracia cristiana, que subió de 3 a 15. Los gupos de Ibáñez quedaron reducidos a 21. Durante este gobierno también se vio marcada por una crisis, la inflación que después de 1950 se había mantenido en límites cercanos al 25%, siguió su curso en el gobierno de Ibáñez, alcanzando límites a más del 80% en el año 1955. Esta situación extrema obligó al gobierno, apoyado por la derecha y por la convicción general de que había que hacer sacrificios el cual consistía en contratar a un grupo de los extranjeros expertos en finanzas, la misión klein – Sacks. Esta misión consistía en un programa que se aplicaba parcialmente durante dos años: reajustes limitados, disminución de la expansión del gasto público, restricción del crédito, entre otros. Bueno, esta política redujo el ritmo del incremento de los precios, pero contrajo la producción, hizo aumentos de la cesantía y provoco un creciente malestar en los sectores asalariados. Hubo trastornos políticos, en este resto del periodo fue de gran intranquilidad. También ocurrieron sangrientas asonadas en Santiago y Valparaíso a comienzos de abril de 1957 .un nuevo gabinete solicita la derogación de una ley de facultades especiales que para asegurar el orden publico, del congreso había aprobado días antes a petición del ejecutivo. Después vino otro gabinete, fuera del cual queda el partido agrariolaboralista, que era en esos momentos el único respaldo político y parlamentario del gobierno, esto unido a la presencia de algunos jefes de la armada en el ministerio. Dio un motivo a los partidos políticos para tener la instauración de una dictadura presidencial. Pero esto no ocurrió, pero continuaron las alzas y las reorganizaciones ministeriales. No obstante su falta de política y la agravación de los problemas financieros y socioeconómicos.

También en el gobierno de Ibáñez se realizaron obras importantes generalmente por la fusión de instituciones ya existentes: Entonces nacieron el Banco del estado, la Corporación de la Vivienda (CORVI), El Instituto de Seguros del Estados, la Superintendencia de Educación, La Empresa Nacional de Fundiciones y el Departamento del Cobre. Entre los ministros de hacienda sobresalió Jorge Prat. En favor de los trabajadores se establecieron la asignación familiar obrera y el salario mínimo campesino. Reconstruyeron aeródromos y se solucionaron los abastecimientos de agua en Valparaíso y Antofagasta. Sefundo0 Puerto Williams en 1953, en la isla Navarino, hoy capital de la Provincia Chilena de la Antártica. Acercándose a las elecciones presidenciales se aprobó en el congreso una reforma electoral que, según se creía, asestaría un golpe mortal a las aspiraciones de aquel. De esta suerte se formo el llamado bloque de saneamiento democrático (radicales, democráticos socialistas y democratacristiano), el que contó con la con la aceptación del presidente Ibáñez. Así se establecieron las leyes: la cedula única oficial para las elecciones, el cierre de las secretarias electorales dos días antes de cada elección, la derogación de la ley de defensa de la democracia y la revalidación de las inscripciones de los comunistas anulados. El partido comunista volvió a la legalidad (1958).

En el último año de su mandato, gobernó con dos socialistas.

En conclusión podemos decir que Carlos Ibáñez del Campo fue un destacado militar y presidente, que gobernó en dos oportunidades entre (1927 -1930), (1952-1958), bajo una política de “orden y progreso”, además es importante el aporte que realiza la política, al intervenir en el poder impuesto por la elite gobernante, introduciendo a la clase media, a través de funcionarios públicos, profesores, militares, entre otros.

En su primer gobierno desarrollo una dictadura. El historiador Luís Ortega Martínez plantea que la dictadura de Ibáñez fue una dictadura modernizadora: por la red ferroviaria del país, construcción de carreteras pavimentadas imitando el modelo italiano, también por las propuestas como: la Reforma Agraria y la Ocupación Agrícola, (pero solo lograrían desarrollarse después de 1950).pero como cada dictadura violó muchos derechos de las personas, que son parte de su libertad, como la libertad de expresión de reunión y por lo tanto de pensamiento. persiguió y condeno a todo aquel que se opusiese a su gobierno, por esto desde ese punto de vista Ibáñez perjudico el país al crear una verdadera represión, una persecución que no permitió la participación de la totalidad del país, lo que es mas importante a la hora de gobernar.

Creó instituciones importantes como: Carabineros de Chile, La Caja de Crédito minero, Caja de Crédito agrícola, el Instituto de Crédito Industrial y la Junta de Exportación Agrícola son protagonistas a la hora de hablar de economía durante su gobierno y del nuevo componente de la clase media.

En su segundo gobierno como si fuera poco, Ibáñez fue electo con las mas altas mayorías de sufragios vistas en Chile, un total de 446 mil con 75 años, a pesar de sus años despertó un entusiasmo en la masa, tal fue que lo denominaron el “general de la esperanza”, no se entendía muy bien con los partidos políticos por eso instauro un “régimen personal”, que actuaba de acuerdo con los problemas que se presentaban, sin una política determinada. Pero su política no logro solucionar los problemas de la sociedad chilena principalmente en lo proletario urbano y las demandas de la población rural que gemían por una reforma. Además inició una política, misión Klein-Sacks en contra la “crisis de la inflación” que había surgido desde 1950 y se fue desarrollando hasta alcanzar limites extremos, esta misión consistía en contratar un grupo de extranjeros expertos en finanzas, este plan inicio muchas medidas para combatir esta crisis pero lamentablemente no logro solucionar los problemas relacionados con la economía del país, es una de las muestras de que su escoba para barrer no servía.

Pese a esto se lograron crear instituciones tales son: el Banco del Estado, la Corporación de la Vivienda (CORVI), se puso en marcha la Empresa Nacional de Fundiciones, el Departamento de Cobre, el Instituto de Seguros del Estado. Se derogó la ley de Defensa de la Democracia. Se establecieron la asignación familiar obrera, el Salario Mínimo del Campesino, el Servicio Militar del Trabajo. Se construyeron Aeródromos y se solucionaron los abastecimientos de agua en Valparaíso y Antofagasta. Se fundo “Puerto Williams” en 1953, en la Isla Navarino, hoy capital de la Provincia Chilena Antártica y en su último mandato gobernó con dos socialistas.

Se podría decir como una opinión que es un misterio el apoyo que le brinda la ciudadanía chilena al general en su gobierno considerando la manera en como terminó su primer gobierno, lo que si es cierto es que lleno de esperanzas y sueños a muchos chilenos, decepcionados con el fracaso del frente popular, cuando gobernó por segunda vez; mirando todo de una manera objetiva podemos decir que Ibáñez llevó a cabo numerosas obras que ayudaron a salir de momentos realmente difíciles, pero como todo gobierno militar , en su primer gobierno, abuso del poder que tenía, tomando atribuciones que salen de toda lógica gubernamental y que no concuerdan con el trabajo de un país, es decir, representar a la totalidad de la nación.