Tecnologías para el Desarrollo Rural/Cómo Construir una Casa

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar
Cómo Construir una Casa



La construcción de casas es fundamental para el desarrollo humano, especialmente en zonas con condiciones meteorológicas extremas.

Es muy importante para la familia y el desarrollo de la sociedad, porque es el lugar donde todos vivimos y tiene que ser cómodo y saludable. Muchos tipos de casas son complicados de construir, requieren mucho conocimiento y trabajo para su realización.

Para ser una buena casa tiene que cumplir con distintas funciones:

  • Proporcionar funcionalidad y seguridad a quienes la habiten.
  • En el interior de una casa se encuentra protegido del viento, el frío, el calor, la lluvia, la arena y el polvo permaneciendo fuera de ésta.
  • Una casa debe durar muchos años con un mantenimiento mínimo.

Son muchas las formas de hacer una casa. En casi ningún lugar las casas se hacen igual que en otro. En los lugares más fríos las casas son más gruesas para resistir el frío y necesitan sistemas para calentarse. En los lugares más cálidos se suele construir una para de la casa bajo tierra para que conserven el fresco de la noche durante el día. En los bosques las casas se hacen con madera; en las montañas con piedra. En zonas de actividad sísmica hay que tener en cuenta los daños que la casa puede sufrir. En cada país hay normas para facilitar este trabajo.

Clima frío[editar]

En los climas fríos las casas necesitan "aislar" a los habitantes de la temperatura exterior. Esto se logra con paredes hechas con materiales y técnicas que produzcan un cerramiento que sea un buen aislante. Al lograr un ambiente interior aislado del exterior, se necesita menos calefacción (leña, gas, keroseno, solar etc.) para mantenernos a una temperatura saludable. Para facilitar el calentamiento pasivo por el sol hay que orientar los dormitorios más utilizados hacia la línea del ecuador (en Sudamérica, Sudáfrica y Oceanía, hacia el norte)

Recursos para un buen aislamiento térmico:[editar]

  • Paredes exteriores y techos gruesos
  • Paredes exteriores y techos rellenos de materiales con burbujas de aire (telgopor, lana de vidrio, paja, etc.)
  • Paredes y techos con cámara de aire, es una doble pared con aire en el medio.
  • Paredes, techos y pisos aislados del agua, si estos cerramientos se mojan pierden su capacidad aislante.
  • Puertas y ventanas de doble cierre o dobles ventanas y puertas.

Clima cálido[editar]

En zona con altas temperaturas hay que buscar maneras de enfriar la casa. Una buena alternativa son los techos altos, habitaciones con buena ventilación, crear sombras en los patios cultivando un árbol o con techumbres ligeras incluso vivas como puede ser una enredadera sobre una malla de alambre.

Clima con viento[editar]

Las casas deben tener paredes robustas y sin grietas, y un techo que resista los vientos fuertes. Es poco conveniente construir en cimas de montañas muy ventosas, pues es dónde más viento hay y será más fácil que en un temporal la casa sufra daños severos.

También es muy importante un buen aislamiento, pues el cambio de temperatura entre el interior y el exterior será mucho mayor si el aire se cuela por entre las grietas de ventanas, puertas, o incluso techos y paredes construidas sin demasiadas atenciones.

Elección de materiales[editar]

La elección de los materiales es específica de cada región. En cada región del planeta hay abundancia de distintos materiales.

Suelo-cemento (Tierra)[editar]

La tierra estéril (tosca) es uno de los materiales más comunes y que requieren de menos trabajo para convertirlo en material de construcción.

Recursos necesarios[editar]

  • Palas
  • Cemento
  • Prensa para ladrillos de tierra
  • mínimo: 2 trabajadores/as

Sistema constructivo[editar]

La tierra es mezclada con una pequeña proporción de cemento (sin agua) y luego prensada en forma de ladrillos. Con el paso del tiempo el cemento absorbe la humedad del ambiente y endurece. Se suele elegir un tamaño pequeño para los ladrillos para poder ser cargados con facilidad.

Este material no permite techos planos. Deben ser en forma de bóveda o de otro material. Se considera que esta técnica constructiva es una de las que genera menor impacto en el medio ambiente natural.

Ladrillo Cerámico[editar]

El ladrillo de tierra fértil horneada, es muy popular en Latinoamérica. Su utilización sacrifica tierra que podría permitir el cultivo.

Madera[editar]

El uso de estructuras de madera tiene una larga tradición en oriente y en los Estados Unidos. Estos sistemas brindan óptimos resultados cuando se construyen muchas viviendas simultáneamente y hay madera disponible.

Recursos necesarios[editar]

  • Piezas de madera secada de diversos tamaños
  • Sierras de corte, serruchos de mano, martillos, clavos
  • Mínimo: 2 trabajadores/as. Recomendado 5 trabajadores

Sistema constructivo[editar]

La madera se corta en listones. Con estos listones se construyen paneles (o marcos) que luego se unen para ser la estructura y el cerramiento de la casa. El marco se reviste con madera. Los paneles resultantes pueden ser un poco pesados y necesitar más de 2 personas para moverlos.

Uno de los problemas de la madera es que se pudre si se moja con frecuencia. Resulta mucho más resistente en climas secos. Otro problema es que la madera es combustible.

Instalaciones[editar]

Retrete y letrina[editar]

Los retretes permiten eliminar nuestros desechos (heces y orines). El retrete deben estar separado de otras habitaciones por puertas o situados en anexos exteriores, como las letrinas.

Un retrete consume mucha agua, la cuál queda contaminada cuando entra en contacto con heces y orina. Además, requiere de un posterior tratamiento, que en muchas zonas rurales es como mínimo difícil darles, y suelen acabar mezclándose con corrientes de agua potable y contaminándolas. Si carecemos de una depuradora, siempre es preferible la letrina al retrete por razones medioambientales.

La letrina se puede construir en lugares donde el espacio y el clima lo permita, preferiblemente si son letrinas secas. En poco tiempo la acción de los microorganismos transformará las heces en un complemento ideal para abonar la tierra, sin olores molestos ni filtraciones en los cursos de agua naturales. Una perfecta alternativa a las grandes depuradoras.

El retrete se suele situar en el mismo lugar que la ducha y el lavamanos.

Ducha y lavamanos[editar]

Cocina[editar]

Para cocinar se necesita un lugar higiénico, alejado de animales o lugares sucios (especialmente tratar de separar el aseo de la cocina), y tener agua potable disponible. Es recomendable que éste lugar también esté separado por una puerta, o como mínimo alejado para que los olores fuertes no se cuelen en las estancias de descanso.

Un sistema de calefacción será más eficiente y menos peligroso si se ha estudiado bien su ubicación. Hay que pensar qué lugares se ocupan cuando hace más frío, y también tener en cuenta que las estufas de combustión consumen oxígeno

La electricidad se puede obtener de muchas maneras. Un molino de viento no debe estar situado demasiado cerca de las habitaciones de descanso, pues por las noches el ruido podría llegar a ser muy molesto. Las placas solares son indiferentes al lugar, mientras obtengan una buena iluminación. Para las turbinas o norias de agua se debe tener en cuenta las épocas de sequía, en las cuales el caudal de agua debe ser constante para que funcionen.

Consideraciones medioambientales[editar]

Primeramente siempre se debe tener en cuenta qué haremos con los residuos que sobren de la construcción, sobretodo si algunos de ellos son tóxicos.

Muchos de los residuos que podamos encontrar en la construcción de una casa, o rehabilitando antiguas ruinas, pueden ser utilizados como recursos. Un ejemplo en horticultura son los neumáticos viejos, que apilados y llenos de tierra pueden servir como patatal, o los cascotes rotos, que sirven de refugio a caracoles y otros animales si construimos muros con ellos.

Si se da el caso que estemos construyendo en un lugar con ruinas, o las vayamos a generar en exceso (ladrillos, tejas, bloques rotos o restos grandes de cemento), una buena opción de reciclaje es ayudarse de ellos en la construcción de elementos simples (muros bajos de separación de terreno, corrales sencillos para animales) o como relleno en la propia obras o en otras cercanas.

Todo aquello que sea imposible reciclar o usar en algún otro lugar debe quedar bien controlado. Una buena opción es colocar los residuos poco peligrosos en la cámara de aire (en la que no vamos a entrar nunca) que separa el suelo de tierra del piso de la casa. Ésa cámara de aire evita que la humedad de la tierra pueda llegar a penetrar, y además nos permite tener confinados los residuos, en vez de esparcirlos por los alrededores.