Chile y Latinoamérica en el siglo XX/La influencia de Estados Unidos en América Latina

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

El tema a tratar es en el siguiente ensayo será sobre Las relaciones de Estados Unidos con América Latina. Estados Unidos concluyendo la Primera Guerra Mundial ya su poder e influencia estaba en aumento sobre América Latina llevando a que se vea a este país como una potencia mundial, que posee armas tan poderosas para el mundo como lo son los ejércitos, economía neoliberal, potencia la cual a provocado diversos cambios y visiones en países en donde tiene mayor acogida o poder, por ejemplo en islas Caribeñas, tanto en los niveles políticos, económicos y socio – culturales, lo cual ha sido de carácter crítico a nivel mundial, provocando una duda respecto al poder de Estados Unidos sobre el mundo, esencialmente en América Latina. El problema a plantear será entonces los factores y consecuencias de la Influencia de Estados Unidos en América Latina. Para poder desarrollar este tema se plantearán tres elementos e ideas centrales. En primer lugar, los factores políticos que unen a Estados Unidos con América Latina. En segundo lugar hablaremos de los factores políticos, los cuales tendrán una estrecha relación con el tema político. Y en tercer lugar abarcaremos el punto relacionado a los factores socio – culturales de este país dentro de los países latinoamericanos, que se encuentran muy vigentes y marcados hasta la actualidad.


Respecto de la primera idea podemos decir que Estados Unidos luego de la Segunda Guerra Mundial trató de instaurar más fuertemente su poder en América Latina, ya sea tratando de crear alianzas militares, expansionismos territoriales, entre otros. Cuando Cuba estaba en Guerra con España en 1898, Estados Unidos entró a Cuba y venció a España de forma decisiva, llevando a que esto fuera más que una victoria militar, porque se llevo a cabo como una lucha simbólica que impresionó a toda América Latina; esta guerra era la batalla de los patriotas cubanos contra España y otros Latinoamericanos que simpatizaron de inmediato con ellos. Pero ya los Estadounidenses tenían una misión así que de inmediato se hicieron del control de esta rebelión y desmolarizaron a muchos cubanos, que habían ansiado vencer a España por ellos mismos, por lo cual no es sorprendente que esta derrota por Estados Unidos a España preocupara a toda Latinoamérica, una vez que ya se había apoderado de Puerto Rico y Cuba, la preocupación por el poder que estaba generando Estados Unidos era amenazante. El expansionismo Estadounidense en el Caribe demostró que los temores latinoamericanos no carecían de fundamento. La búsqueda de un lugar satisfactorio para construir un canal transcontinental reveló que los estadounidenses harían por hacer prevalecer sus intereses políticos y económicos. Estados Unidos habría comenzado a tomar poder y crear estrategias para el dominio latinoamericano, entre 1880 y 1914, Estados Unidos intentó crear un a alianza hemisférica de naciones, comenzando con los planes del secretario de Estado James Blaine, quien tuvo la iniciativa de que en 1889 se creara la Primera Conferencia Panamericana. Entre 1826 y 1864 hubo cinco congresos Internacionales, que atrajeron sólo a un número limitado de países latinoamericanos: Por lo tanto, la reunión de 1889 fue la Primera en la que participaron todas las naciones latinoamericanas y Estados Unidos. De esta reunión surgió una autorización para una “Oficina Comercial de las Repúblicas Americanas” de la que provino la Unión Panamericana y después la Organización de Estados Americanos (OEA) cuyos logros se limitaron principalmente a temas comerciales, teniendo como máximo participante y simpatizante Estados Unidos. Estados Unidos a manifestado sus perspectivas de expansión logrando a que se llegara a tres formas de expansión desde el nacimiento de este, los cuáles son: Apropiarse de los territorios españoles vecinos, dándoles armas y declarándose “Territorio neutral activo”, haciendo esto con Texas, Arizona, Nuevo México, California, Nevada, Oregón a quienes conquistaron arrebatándoselos a México en la Guerra de 1845, Anexando territorios a los Estados Unidos como otra estrella adicional de la bandera norteamericana sucediendo esto en Puerto Rico, Hawai, coleccionando así sus cincuenta estrellas- Protegiendo a los Gobiernos de los países que han apoyado a Estados Unidos en sus intereses personales, por ejemplo arrebatarles a países islámicos sus territorios petroleros mediante guerrillas. Sin embargo, los norteamericano han fracasado en el avance por la vía coercitiva, en la intrusión militar y con sus políticas coercitivas contra movimientos en su contra, por lo que aún no logra cumplir con sus expectativas, ni a logrado aún cumplir con sus objetivos utilizando a los partidos electorales de centro – izquierda.


Sobre el segundo tema planteado destacamos que América Latina ha tenido en su historia crisis, depresiones y una reconstrucción en su economía, por consiguiente nos referiríamos a un crecimiento hacia dentro. La situación económica de América Latina empezó a ser insegura al acusar los trastornos derivados de la primera gran conflagración: se cerraron importante mercados europeos; se repatriaron muchos capitales franceses y alemanes, siendo sustituidos por las inversiones estadounidenses. Debido al quiebre experimentado en los primeros años de 1930 siguieron una serie de tentativas de reconstrucción económica, lo que se conoce como desarrollo hacia dentro, teniendo como principal fórmula expansionar o crear una industria local. La economía de América Latina debido a esta gran Depresión se vio golpeada, pues dejó de afluir nuevo capital y a los inversores extranjeros les resultó difícil repatriar los beneficios. Un país tras otro dejaron de pagar sus deudas. El derrumbamiento de la economía mundial había reducido la demanda de los productos primarios en los que se basaba América Latina para obtener divisas. De improviso, estos países no tuvieron modo de ganar dólares, las libras, los marcos o los francos que necesitaba para pagarles a los acreedores exteriores. Así que no podían esperar ninguna afluencia neta de capital y, lo que era más importante, no iban a contar con las divisas suficientes para pagar las importaciones esenciales para el desarrollo y la economía interna, en especial la industrialización. Las relaciones políticas y económicas entre Estados Unidos y Latinoamérica, son de forma cíclica, por lo que la ideología del libre comercio dominó las relaciones de Estados Unidos con Latinoamérica, pero a pesar de ello igualmente fue aplicada, con la Gran Depresión colapsó el sistema económico, llegando a extremos como la desvaluación de las monedas nacionales, controlar los intereses activos de cada uno de los países asociados, además con el coloniaje de los siglos XIX y XX promovieron mercados cautivos de productos y fuentes de materias primas que en este periodo Estados Unidos trató de fomentar su poder en la economía a través de su apoyo a los Golpes de Estado, Invadir Naciones, y dar créditos blandos a los países, con los cuales endeudaron a países latinoamericanos para luego someterlos. Estados Unidos y América Latina tienen un mercado emergente, que a través de la economía neoliberal se controla a los países sometidos, bajo distintos estamentos: se vuelven compradores de los productos de los cuales son proveedores de Materias Primas a través del ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas) , los TLC (Tratados de Libre Comercio) y de los Bancos Centrales de cada país, los que se encargarán de los intereses, las desvaluaciones, bancos que son organizados, manejados y controlados en las técnicas tecnocratitas neoliberales que son basadas y constituidas por modelos de las Escuelas de Economía de los Estados Unidos por medios de acuerdos e intercambios educativos. Debido a los constantes endeudamientos a los que se vieron expuestos los países involucrados con Estados Unidos algunos son: Brasil con 113.000 millones, México con 108.000 millones y Argentina con 54.000 millones , siendo Estados Unidos un prestatario neto hasta 1900. Por consecuencia a gran escala Empresas Multinacionales estadounidenses han sido los principales beneficiados, por consiguiente los beneficiados a gran cabalidad son los grandes capitalistas trasnacionales, y dejando claro que durante y luego de la Primera Guerra Mundial Estados Unidos ocupara definitivamente la primera posición en las relaciones económicas de América Latina, tanto en relación con la inversión de capitales, como en el intercambio comercial.


Respecto de la tercera idea señalada se puede decir que el factor socio – cultural de Latinoamérica ha ido en decadencia a lo largo de los años, ya sea temas como la droga, la delincuencia, el empleo mal pagado y con discriminaciones, injusticias sociales, entre otros puntos relevantes en el transcurso del tiempo. Algunas bases para obtener esta transformación proviene de años anteriores como lo fue la ofensiva diplomática, económica y militar estadounidense sobre América Latina a partir de 1880 la cual propicia una reacción a los intelectuales y estudiantes de los países latinoamericanos, por ejemplo la Guerra Hispano – Americana que hizo surgir a José Enrique Rodó, uruguayo y uno de los críticos militante más celebrados y del cual sus ideas tuvieron gran influencia en América Latina, la cual se encontraba estipuladas para pensar de acuerdo con la identidad latinoamericana que surgía de la unidad cultural hacia la que daba Rodó. Así como también existieron otros intelectuales como Rufino Blanco – Fambona, quien dio a conocer en cuanto a cultura a Latinoamérica. A su vez en América Latina encontramos aspectos negativos, los cuales tuvieron una vinculación directa con Estadounidenses, como los son las drogas ilegales, este fue desde América Latina a Estados Unidos, especialmente cocaína, cuyo caso continuó durante 1980 y comienzos de los 90´, llegando según estimaciones, este tráfico llegó hasta 110.000 millones de dólares anuales y se decía que era la actividad económica – social más importante para el crimen organizado en Estados Unidos, además de casos como el trasbordo de drogas y el blanqueo de dinero, llevando a que exista una gran cantidad de consumidores por parte de Estados Unidos, por consecuencia de esto se intentó detener el narcotráfico acabando con la fuente de suministros, que concentró en erradicar cultivos y confiscar envíos, ya que con el paso de los años según analistas estadounidenses, cuanto más tráfico ilícito exista, será una grave amenaza para el orden social y político latinoamericano y un obstáculo para las relaciones entre América Latina y Estados Unidos. A partir de la crisis del 29 en la economía de Estados Unidos, en los años 30, al existir un déficit aparecen las grandes masas de desempleados, que llegaron a absorber a la mitad de la mano de obra, y que provocaron una oleada de huelgas y desordenes, que para muchos tenían carácter revolucionario, como réplica, menudearon los Golpes de Estado y las dictaduras militares, aunque también en ese momento cobraron fuerza movimientos de nuevo tipo llamados “populistas” en el que el gobernante basará su poder por su capacidad para atraer y movilizar a las masas. Los principales movimientos democráticos y sociales se oponen unánimemente a las políticas norteamericanas y en muchos casos han llevado a cabo programas significativos de redistribución de la riqueza, como el movimiento brasileño, de Perú y Bolivia.


Finalmente para concluir podemos afirmar que el poder de Estados Unidos en América Latina se ha visto fuertemente potenciado a partir de la Segunda Guerra Mundial esto lo podemos confirmar mediante las estrategias de este país por la creación de alianzas militares, expansionismos territoriales como los vividos en el Caribe, manteniendo así las ideas de prevalecer los intereses políticos y económicos, llevando que en 1880 y 1940 se crearan alianzas hemisféricas de naciones, aumentando así el poder de Estados Unidos en 1930 en la economía a través de su apoyo a los Golpes de Estado, Invadir Naciones, y dar créditos blandos a los países, con los cuales endeudaron a países latinoamericanos para luego someterlos y por consecuencia Estados Unidos ocuparía desde entonces la primera posición en las relaciones económicas de América Latina, tanto en relación con la inversión de capitales, como en el intercambio comercial y a su vez en los años 30, al existir un déficit aparecen las grandes masas de desempleados, que llegaron a absorber a la mitad de la mano de obra, y que provocaron una oleada de huelgas y desordenes, que para muchos tenían carácter revolucionario, como réplica, menudearon los Golpes de Estado y las dictaduras militares.

Por los factores mencionados, se afirma que la globalización no describe el control y la explotación por parte de Estados Unidos, de bancos multinacionales y firmas sobre finanzas, la energía, el comercio y las Materias Primas de América Latina. La mayoría de las políticas norteamericanas del ALCA para la privatización de las comunicaciones, la energía y las fuentes de trabajo son contestadas por protestas. Las relaciones de Estados Unidos con América Latina, que afectan a esta última de basan en la dominación, amenazas económicas y políticas, que no tienen ningún grado de congruencia ni calidad humana.