Apuntes de Natación/El estilo crawl

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar
Estilo crawl o crol

El objetivo de este artículo es dar unas líneas a seguir en el nado del estilo crawl (o “crol”), tomando como base la teoría y algunas apreciaciones personales, y teniendo todo ello como introducción una pequeña perspectiva histórica.

El estilo crawl es el que normalmente se nada en las pruebas de estilo libre en natación, porque no se debe olvidar que en estas pruebas se puede nadar de cualquier manera siempre que alguna parte del cuerpo esté por encima del nivel del agua.

Historia[editar]

Haciendo un poco de historia, el estilo natatorio que se conocía en Europa Occidental en el siglo XIX era la braza, y el crawl en su versión primitiva fue visto por primera vez cuando en 1844 se celebró una competición de natación en Inglaterra, ya que lo usaban los indios americanos que participaban; incluso uno de ellos ganó y otro quedó segundo. A pesar de este éxito, los caballeros ingleses lo consideraron rudo y poco europeo ya que hacía chapotear mucho, y prefirieron seguir nadando la braza, lo que les permitía tener la cabeza por encima del agua. En realidad no eran sólo los indios americanos los que lo utilizaban, sino que también los africanos del Oeste y los nativos de las islas del Pacífico nadaban variantes del crawl.

Ciclo de batidos (y más historia)[editar]

Lo que se puede considerar como correcto es dar seis patadas (tres con la pierna izquierda y tres con la derecha) por cada ciclo de brazos (desde que uno de los brazos entra en el agua hasta que vuelve a entrar ese mismo brazo); o al menos esto es lo recomendable para aprender a nadar. Este batido de seis patadas fue dado a conocer por el nadador hawaiano Duke Kahanamoku, que ganó la prueba de 100 metros libres en las Olimpiadas de 1912 y 1920. En las Olimpiadas de 1924 y 1928 fue Johnny Weissmuller, el intérprete de Tarzán, quien ganó esa prueba con el mismo batido; además, consiguió en 1922 ser el primer hombre en nadar los 100 metros libres en menos de un minuto.

Posteriormente, la teoría de los seis batidos ha sido cuestionada en distancias largas y hay quien se decanta por los dos batidos por brazada completa para ahorrar energía (también hay quien da cuatro batidos), aunque también es cierto que quien da seis batidos en distancias largas no los da tan enérgicamente como para llegarse a cansar. De todos modos, quienes compiten dando dos batidos en distancias largas suelen dar seis después de las salidas y virajes, en las distancias cortas y en el sprint final de las pruebas largas.

Por último, hay que tener en cuenta que se cree que la acción principal del batido de pies es la estabilización del cuerpo de cara a una acción eficaz de los brazos. balbjadkn<,.zx

Respiración[editar]

Esta es la parte del estilo crawl que le suele resultar más difícil al aprendiz, y si no se realiza adecuadamente puede hacer que el nado sea más lento, tortuoso y cansado. La respiración se debe realizar hacia los dos lados, es decir respirar cada tres brazadas y no hacia delante. De todos modos, no hace falta que la cabeza gire 90º, sino que tal como se ve en la figura, hay que girar el tronco 45º aproximadamente de tal modo que girando otros 45º la cabeza ya se pueda respirar. Este balanceo del tronco se debe efectuar alternativamente a ambos lados, de tal forma que se llegue a alcanzar la inclinación máxima de aproximadamente 45º cuando la mano que realiza la tracción pasa por la vertical de la cabeza.

La teoría dice que hay que respirar cada tres brazadas. De todos modos, la respiración resta algo de velocidad al nado, y al competir en distancias cortas se suele aguantar sin respirar para hacerlo sólo en el momento en el que se necesita aire. Esto es así porque la energía que el cuerpo usa en cortos períodos de tiempo a pleno esfuerzo se obtiene en su mayor parte de manera anaeróbica (sin oxígeno).

Recorrido de los brazos fuera del agua (y lado para respiracion)[editar]

El movimiento que hacen los brazos fuera del agua se denomina “recobro o reciclaje”, este empieza una vez que la fase acuática de la brazada termina con su recorrido. Lo primero que sale del agua es el codo y este arrastra el antebrazo que se encuentra relajado y suelto. Durante la primera mitad del recorrido, hasta que el codo llega a la altura del hombro, la mano tiene que ir cerca de la superficie del agua y del contorno del tronco. Una vez que la mano llega a la altura del hombro, el codo inicia su extensión buscando una entrada del agua en la mano en línea con su hombro. Lo primero que entra en el agua es el canto de la mano que se dirige hacia fuera y hacia abajo, luego entra el codo y por fin el brazo completo.

Un recobro mal ejecutado puede ocasionar lesiones en el hombro, así como producir turbulencias en la zona frontal.

Recorrido de los brazos dentro del agua[editar]

Lo que algunos podrían pensar es que el recorrido de los brazos dentro del agua debería ser como el de las aspas de molino, mientras que otros incluso podrían creer que los brazos deberían doblarse para que las manos avanzasen en línea recta hacia atrás con respecto del cuerpo. Desde hace un tiempo se sabe que ninguno de estos modelos es el más eficiente. Por otro lado, hay que tener en cuenta que lo que se desea no es empujar agua hacia atrás, sino que el cuerpo avance hacia adelante con ayuda de los brazos, como si se estuviera reptando por el suelo; al igual que en este último caso, se pretende que las manos queden fijas y no cedan para que el cuerpo avance.

La Mecánica de Fluidos dice que si la mano se apoya en el mismo lugar a medida que transcurre la brazada, la parte del agua en la que se apoya dejará de estar estática y empezará a fluir hacia atrás, lo cual hará que acabe siendo un apoyo menos eficiente. Por lo tanto, es mejor que la mano se apoye en lugares distintos a medida que transcurre la brazada. Así se ve que el modelo de las “aspas de molino” es el que sería más eficiente de los anteriores, por extraño que pudiese parecer en un principio. De todos modos, no es el más efectivo de los posibles, siendo el modelo ideal de brazada el que hace que el recorrido de la mano sea parecido al de una hélice, apoyándose en cada momento en distintos lugares.

Con la trayectoria de la mano que se ha indicado, el codo hace un ángulo de aproximadamente 90º cuando la mano pasa a la altura de la cabeza. Aparte, para hacer más fuerza con el brazo, en el inicio de la tracción el codo debe mantenerse algo elevado, por encima de la altura de la mano.