Wikichicos/Reciclaje/Introducción

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar
Vídeo de instalaciones y proceso de reciclaje.

El reciclaje es un proceso cuyo objetivo es convertir desechos en nuevos productos para reducir el consumo de nueva materia prima, el uso de energía, la contaminación del aire (a través de la incineración) y del agua (a través de los vertederos), así como también disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero. El reciclaje es un componente clave en la reducción de desechos contemporáneos y es el tercer componente de las 3R (“Reducir, Reutilizar, Reciclar”).

Los materiales reciclables incluyen varios tipos de vidrio, papel, metal, plástico, telas y componentes electrónicos. En muchos casos no es posible llevar a cabo un reciclaje en el sentido estricto debido a la dificultad o costo del proceso, de modo que suele reutilizarse el material o los productos para producir otros materiales. También es posible extraer componentes de ciertos productos complejos, ya sea por su valor intrínseco o por su naturaleza peligrosa, como el cobre y el oro de algunos aparatos electrónicos que se extraen por su valor.

Cadena de reciclaje[editar]

La cadena de reciclado consta de varias etapas:

  • Recuperación: Consiste únicamente en la recolección y transporte de los residuos hacia el siguiente eslabón de la cadena.
  • Plantas de clasificación (o separación): donde se clasifican los residuos y se separan.
  • Reciclador final (o planta de valoración): donde finalmente los residuos se reciclan (papeleras, plastiqueros, etc.), se almacenan (vertederos) o se usan para producción de energía (cementeras, biogás, etc.)

Separación en origen doméstico[editar]

Contenedores para el reciclado de residuos. De izq. a der: contenedor naranja, para aceites vegetales; contenedor amarillo, para envases metálicos, plásticos y tetra-briks; contenedor azul, para papel y cartón; contenedor marrón, para desechos orgánicos; contenedor verde, para vidrio y cristal.

Para la separación en origen doméstico se usan contenedores de distintos colores ubicados en entornos urbanos o rurales:

  • Contenedor amarillo (envases): En este se deben depositar todo tipo de envases ligeros como los envases de plásticos (botellas, tarrinas, bolsas, bandejas, etc.), de latas (bebidas, conservas, etc.)
  • Contenedor azul (papel y cartón): En este contenedor se deben depositar los envases de cartón (cajas, bandejas, etc.), así como los periódicos, revistas, papeles de envolver, propaganda, etc. Es aconsejable plegar las cajas de manera que ocupen el mínimo espacio dentro del contenedor.
  • Contenedor verde (vidrio): En este contenedor se depositan envases de vidrio.
  • Contenedor gris (orgánico): En él se depositan el resto de residuos que no tienen cabida en los grupos anteriores, fundamentalmente desechos orgánicos catalogados como materia biodegradable.
  • Contenedor rojo (desechos peligrosos): Como teléfonos móviles, insecticidas, pilas o baterías, aceite comestible o aceite de vehículos, jeringas, latas de aerosol, etc.
  • Contenedor naranja: aceite de cocina usado.