Wikichicos/Los doce trabajos de Hércules/Texto completo

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Esta es la versión para imprimir de Wikichicos/Los doce trabajos de Hércules.
  • Si imprimes esta página, o eliges la opción de Vista preliminar de impresión de tu navegador, verás que desaparecen este cuadro y los elementos de navegación de arriba y de la izquierda, pues no son útiles en una versión impresa.
  • Pulsando antes en Refrescar esta página te asegurarás de obtener los últimos cambios del libro antes de imprimirlo.
  • Para más información, puedes ver Wikilibros:Versión para imprimir.


Los doce trabajos de Hércules
por es.wikibooks.org



Contenido

Versión para imprimir
  1. Matar al León de Nemea
  2. Matar a la Hidra de Lerna
  3. Capturar a la Cierva de Cerinea
  4. Capturar al Jabalí de Erimanto
  5. Limpiar los Establos de Augías en sólo un día.
  6. Matar a los Pájaros del Estínfalo
  7. Capturar al Toro de Creta
  8. Robar las Yeguas de Diomedes
  9. Robar el Cinturón de Hipólita
  10. Robar el Ganado de Gerión
  11. Robar las Manzanas del Jardín de las Hespérides
  12. Capturar a Cerbero y sacarlo de los infiernos

Hércules

Imagen de Hércules en un cómic

Hércules fue un héroe de la mitología griega, famoso por su gran fuerza. Era hijo de una mortal Alcmena y del dios Zeus.

Hércules vivía en la ciudad de Tebas y su madre Alcmena le acostaba junto con su medio hermano Ificles en un enorme escudo de bronce que les servía de cuna.

La diosa Hera, esposa de Zeus, estaba celosa de que su marido amara a una mujer mortal y por eso odiaba a Hércules.

Una noche Hera envió dos serpientes a matar a Hércules sin importarle poner en peligro a su hermano que dormía junto a él, pero Zeus cuidaba de su hijo y envió un rayo de luz que despertó a los hermanos. Hércules, sin vacilar, agarró a cada serpiente por el cuello y las mató. Ya era suficientemente fuerte para salvarse él y salvar a su hermano.

Cuando se hizo hombre fue a consultar al Oráculo de Delfos lo que debía hacer con el don de su gran fuerza. El Oráculo que daba los mensajes de los dioses le ordenó que se pusiera al servicio del rey de Micenas, Euristeo. Aunque Hércules no podía verla era la diosa Hera la que le hablaba a través del Oráculo.

Cuando llegó al palacio de Euristeo, este le mandó los doce trabajos que debía hacer para ver si su fama y su fuerza eran reales.

Matar al León de Nemea

Hércules luchando con el León de Nemea

En una gruta de los bosques de Nemea, una población griega, vivía un enorme león que además de su fiereza tenía una piel tan gruesa que resultaba impenetrable a las armas. Cuando Hércules se dirigía a cazar al león se hospedó en casa de Molorco, partiendo después hacia la guarida de la fiera.

Cuando Hércules se enfrentó a él por primera vez, usando su arco y sus flechas, un garrote hecho de un olivo (que él mismo había arrancado de la tierra) y una espada de bronce, todas las armas resultaron inútiles. Las flechas rebotaban en la dura piel del león, la espada no consiguió hacerle ni un rasguño y al darle con el garrote en la cabeza este rebotó sin hacer daño al león que un poco fastidiado dejó a Hércules y se introdujo en su morada, una profunda gruta en la montaña.

La morada del animal tenía dos entradas: Cuando el animal penetró en la gruta, Hércules taponó una de las entradas y acorralándolo por la otra lo atrapó y agarrándolo del cuello con todas sus fuerzas, lo estranguló.

Hércules intentó desollar al león pero la espada y el afilado cuchillo que llevaba al cinto se mellaron y no consiguieron traspasar su piel, así de fuerte era ésta.

Hércules luchando con el León
Por fin la diosa Atenea, disfrazada de vieja bruja, ayudó a Hércules a darse cuenta de que las mejores herramientas para cortar la piel eran las propias garras del león. De esta forma, con una pequeña intervención divina, consiguió la piel del león, que desde entonces vistió a modo de armadura, usando su cabeza como yelmo para protegerse la cabeza.

Hércules llevó el cuerpo del león a Micenas para que lo viera el rey Euristeo, quien elegía qué tareas debía cumplir el héroe en el camino de los doce trabajos. Pero éste se asustó tanto que prohibió a Hércules volver a entrar a la ciudad, y le ordenó que de ahí en adelante le mostrase el fruto de sus trabajos desde fuera de las murallas.

Euristeo mandó a sus herreros que le forjasen una tinaja de bronce que escondió bajo tierra, y en la que se refugiaba cada vez que se anunciaba a Hércules, comunicándole sus instrucciones a través de un mensajero.

Matar a la Hidra de Lerna

Grabado sobre el segundo trabajo de Heracles: matar a la Hidra de Lerna

En la mitología griega, la Hidra de Lerna era un antiguo y despiadado monstruo acuático con forma de serpiente con varias cabezas y aliento venenoso.

Poseía la virtud de regenerar dos cabezas por cada una que perdía o le era cortada, y su guarida era el lago de Lerna. Bajo sus aguas había una entrada al Inframundo que la Hidra guardaba.

La Hidra había sido criada por la diosa Hera cerca de la fuente Amimone en Lerna. Se decía que era hermana del león de Nemea y que por ello buscaba venganza por la muerte de éste a manos de Hércules.

  • Muerte a manos de Hércules

Adivinando que no podría derrotar a la Hidra el solo, Hércules pidió ayuda a su sobrino Yolao.

Ilustración de una hidra

Tras llegar a la ciénaga cercana al lago Lerna, Hércules y su sobrino Yolao se cubrieron sus bocas y narices con una tela para protegerse del aliento venenoso de la Hidra.

Hércules disparó flechas en llamas al refugio del monstruo (la fuente de Amimone) para obligarle a salir. Entonces se enfrentó a ella con su espada y empezó a cortarle las nueve cabezas que tenía. Pero cada vez que le cortaba una, otra renacía en el mismo lugar y más fuerte que la anterior.

Su sobrino Yolao le ayudó quemando el cuello de la cabeza cortada para que no renaciera otra. Al cabo de un día de lucha, Hércules le cortó la última cabeza y la mató. Tomó entonces la última cabeza, única cabeza inmortal, y la enterró bajo una gran roca en el camino sagrado entre Lerna y Eleia, mojando sus flechas en la sangre venenosa de la Hidra y completando así su segundo trabajo

Capturar a la Cierva de Cerinea

Grabado de Hércules y la Cierva de Cerinea

La Cierva de Cerinea era una criatura fantástica de la mitología griega.

Hércules debía capturarla para llevarla viva a Micenas y entregarla a Euristeo. La Cierva de Cerinea tenía pezuñas de bronce y cornamenta de oro, estaba consagrada a la diosa Artemisa, ya que fue la única de las cinco ciervas que logró escapar de la diosa mientras esta intentaba capturarlas para engancharlas a su carro.

La cierva era muy veloz -tanto que las flechas de Hércules no la alcanzaban- y no le resultó fácil a Hércules atraparla: la persiguió día y noche sin descanso hasta el país de los Hiperbóreos. Una vez en el lugar, continuó siguiéndola hasta que la cierva decidió tomar un descanso y reposar de todo el viaje dado.

Hércules sabía que si derramaba una sola gota de sangre de la cierva tendría que dar explicaciones y sufrir el consiguiente castigo. Por lo que, aprovechando que la cierva estaba bebiendo, Hércules le atravesó las dos patas por la piel utilizando una flecha que hizo pasar entre el tendón y el hueso, sin llegar a derramar su sangre. Una vez inmovilizada, la apresó y la llevó a Micenas.

Hércules tardó un año en capturarla.

Capturar al Jabalí de Erimanto

Hércules y el jabalí

En la mitología griega, el jabalí de Erimanto era una criatura que por todo el contorno destrozaba las cosechas, los árboles y perseguía a los animales matando a sus crías y que vivía en Erimanto.

Euristeo mandó a Hércules capturar al jabalí y llevárselo vivo.

La captura de este animal gigantesco no fue tarea fácil para Hércules. En el camino hacia Erimanto, Hércules visitó a su amigo el centauro Folo, quien compartió con él su comida y su vino. Pero los otros centauros, al oler el vino que estaba especialmente reservado para ellos se enfurecieron de tal manera que atacaron a Hércules, quien primero los rechazó y luego con sus flechas envenenadas mató a varios de ellos mientras los demás se retiraban.

Mientras Hércules enterraba a sus víctimas, su amigo Folo sacó una de las flechas de Hércules y la examinó asombrado de que algo tan pequeño pudiese dar muerte a criaturas tan formidables, pero con tal torpeza que la flecha se le cayó hiriéndolo en un pie.

Retomando el trabajo que tenía que finalizar, Hércules encontró al jabalí y, persiguiéndolo durante varias horas, lo fue acorralando a una zona cubierta de nieve donde, saltando sobre su lomo, lo ató con cadenas y se lo llevó a Micenas vivo, cargándolo sobre sus hombros.

Limpiar los Establos de Augías en sólo un día

Dibujo de los establos de Augías.

Por designio de los dioses, el ganado de Augías, rey de la Élide, no sufría de enfermedades, y doce toros que su padre, el dios Sol Helios, le había regalado, defendían al resto de la manada, asegurando que tampoco sufriera bajas causadas por las fieras de los alrededores. Con todo esto, el ganado de Augías se convirtió en el mayor del país.

Hércules limpiando los establos de Augías.

Euristeo impuso el trabajo de limpiar el establo en un solo día a Hércules con el fin de humillarle y ridiculizarle, ya que era tal la cantidad de excrementos acumulados (los establos de Augías jamás habían sido limpiados) que resultaba prácticamente imposible limpiarlos en un sólo día. Así el gran Hércules, vencedor de terribles monstruos y realizador de hazañas heroicas, caería humillado ante una tarea tan sucia.

Nadie esperaba que Hércules lo consiguiera, ya que en este trabajo la fuerza no le servía de nada, pero lo que hizo el astuto héroe fue desviar el cauce de los ríos Alfeo y Peneo, llevándolos a través de los establos por un canal que él mismo había cavado. Los ríos arrastraron toda la suciedad y Hércules, ante la sorpresa de todos, completó su quinto trabajo.

Matar a los Pájaros del Estínfalo

Mosaico representando a Hércules atacando a los pájaros.

Los Pájaros del Estínfalo eran unas aves que tenían pico, alas y garras de bronce. Poblaban la región y el bosque de alrededor del lago Estínfalo.

Euristeo encomendó a Hércules como sexto trabajo que acabara con estos pájaros ya que constituían un auténtico peligro, pues eran carnívoros y en ocasiones atacaban al ganado o a la población, y sus excrementos venenosos arruinaban los cultivos.

Hércules llegó al Estínfalo y se puso a disparar su arco contra las aves, derribando a muchas de ellas. Pero poco a poco se vio impotente ante su misión, puesto que eran demasiadas para sus flechas y su legendaria fuerza no le servía de nada, ya que en el aire no podía atraparlas. Entonces apareció la diosa Atenea, le dio un cascabel (una campana o un címbalo, según otras versiones) de bronce y le dijo que lo tocara desde la cima de una colina elevada. Al hacerlo, los pájaros se asustaron de tal modo que emprendieron el vuelo y jamás se los volvió a ver en el lago ni en el bosque.

La mayoría huyeron a la isla de Ares, en el mar Negro (donde fueron encontrados por los argonautas), pero algunos de ellos se dirigieron a Micenas. Cuando Hércules regresó a la dicha ciudad, Euristeo se hallaba en su refugio, ya que varios de los pájaros del Estínfalo revoloteaban alrededor de su palacio. Al ver esto, Hércules sonó su cascabel y las aves se alejaron de allí.

Capturar al Toro de Creta

Hércules y el Toro

El Toro de Creta, según la mitología griega, fue el toro que el dios Poseidón hizo salir del mar cuando el rey Minos prometió ofrecer en sacrificio al dios cualquier cosa que saliera sobre las olas; pero Minos lo encontró tan hermoso que lo incorporó a sus rebaños como semental en vez de sacrificarlo. Poseidón, enfurecido, hizo que la reina Pasífae se enamorara del animal y concibiera con él un hijo, Minotauro, tras lo cual hizo enloquecer al toro, convirtiéndolo en un terrible animal salvaje que echaba fuego por las narices.

Hércules se presentó ante Minos, que le envió a capturar al toro, puesto que éste estaba destrozando todo lo que encontraba a su paso en la isla de Creta.

Hércules consiguió subir al lomo del animal y conducirlo hasta Micenas a través del mar Egeo. Euristeo, al ver al hermoso toro, lo quiso ofrecer a Hera, pero ésta lo rechazó poque le recordaba el poder de Hércules, por lo que Euristeo lo dejó en libertad.

El toro cruzó el istmo de Corinto, causando estragos allá por donde pasaba, hasta que Teseo logró matarlo en la llanura de Maratón, próxima a Atenas.

Robar las Yeguas de Diomedes

Hércules y las yeguas

El octavo de los doce trabajos de Hércules consistía en capturar a las cuatro yeguas de Diomedes, que se alimentaban de carne humana, su dueño las tenía atadas con cadenas y las alimentaba con la carne de sus inocentes huéspedes.

Hércules fue con un grupo de voluntarios y consiguió arrebatárselas a Diomedes, quien fue con su ejército a atacar a Hércules, pero este lo mató y arrojó el cuerpo aún con vida a las yeguas, y el ejército huyó. Tras devorar el cadáver, las yeguas se volvieron tan mansas que Hércules las pudo atar al carro de Diomedes y se las llevó a Micenas, donde fueron regaladas a Hera.

Durante la batalla, las yeguas habían devorado a Abdero, amigo de Hércules que había quedado encargado de custodiarlas. Entonces Hércules fundó en su honor la ciudad de Abdera.

Se dice que las yeguas murieron en el monte Olimpo devoradas por las fieras y las alimañas. Según la tradición, Bucéfalo, caballo de Alejandro Magno, descendía de una de estas yeguas.

Robar el Cinturón de Hipólita

Hércules luchando con las Amazonas.

En la mitología griega, Hipólita es la reina Amazona, dueña de un cinturón mágico que le había regalado su padre, Ares, el dios de la guerra; su madre fue la también reina amazona Otrera.

El noveno trabajo de Hércules fue obtener el cinturón, a petición de Admete, la hija de Euristeo. En una versión de la historia, Hipólita se enamora de Hércules y le da el cinturón voluntariamente. En otra, Hércules secuestra a una de las hermanas de Hipólita, Melanipa, exige el cinturón como rescate y libera a la amazona cuando lo obtiene.

Después que Hércules hubiera obtenido el cinturón, Teseo, uno de sus compañeros, secuestra a Antíope, otra hermana de Hipólita. Las Amazonas atacan entonces (porque Hera, la enemiga de Hércules, ha difundido el malintencionado rumor de que Hércules está allí para atacarlas o secuestrar a Hipólita), pero Teseo y Hércules escapan con el cinturón y con Antíope. Según otra versión, Hércules mata a Hipólita en su huida. Para rescatar a Antíope, las Amazonas atacan Atenas, pero fracasan; en algunas versiones, Antíope muere durante el ataque.

Robar el Ganado de Gerión

Arriba, Hércules luchando con Gerión

Según la mitología griega Gerión era un monstruoso gigante. Un ser con forma humana formado por tres cuerpos, con sus respectivas cabezas y extremidades, según la mayoría de las versiones. Aunque no se suele especificar la forma exacta de la unión entre los tres cuerpos, se le suele representar con unido por las cinturas. A veces se le retrata con alas, pero no es usual. Aparte de estas características, su aspecto mayoritario era humano. Vivía en la isla Eriteia (actualmente Cádiz), más allá de las columnas de Hércules, ya en el Océano.

El ganado de Gerión estaba guardado en una cabaña custodiada por Ortro, perro de dos cabezas hermano de Cerbero, y por el pastor Euritión. Hércules mató a ambos, y cuando llegó Gerión, según algunas versiones avisado por Menecio, el pastor del Hades, lo mató también, desgarrando su cuerpo en los tres de que estaba formado.

Hércules luchando con el centauro Caco

El héroe se dispuso a llevar el ganado a Euristeo. Durante el camino, en la escala que hizo en el monte Aventino de Roma, un gigante llamado Caco le robó a Hércules parte del ganado mientras dormía (según las versiones romanas). El gigante hizo caminar a las reses marcha atrás para no dejar huellas. Según algunas versiones, Hércules pasó con el resto del ganado frente a una cueva donde Caco escondía las reses robadas, y entonces empezaron a mugir, descubriendo así el héroe el escondrijo del ladrón. Según otras, Caca, la hermana de Caco, le dijo a Hércules dónde escondía su hermano el producto del robo. El héroe mató a Caco y recuperó la parte del ganado robada por éste.

Dibujo de Ortro

Al pasar por Sicilia, el héroe fue retado a un combate por Érice, el rey de la isla, que era un fortísimo boxeador. Hércules apostó parte del ganado y su adversario, muy seguro de sí mismo, puso en juego su reino. Pero fue el héroe quien ganó el combate, en el cual mató a Érice, que fue enterrado en el templo dedicado a su madre Afrodita en la montaña a la que dio nombre: Erice. Hércules dejó el reino a sus habitantes diciéndoles que en la posteridad enviaría a sus descendientes a gobernar (estos descendientes serían los heráclidas, capitaneados por su sobrino Yolao).

Un tábano

Para molestar al héroe, Hera envió un tábano para que picase a las reses, irritándolas y esparciéndolas. Después, la diosa envió una inundación que elevó el nivel de un río tanto que Hércules no podía cruzar con el ganado. Éste se puso a apilar piedras en el río, construyendo un camino por el cual condujo a las reses.

Por fin el héroe llegó a Micenas con el ganado, el cual fue sacrificado a Hera por orden de Euristeo.

Robar las Manzanas del Jardín de las Hespérides

Los árboles del jardín de las ninfas Hespérides daban manzanas de oro. Hércules capturó primero al anciano del mar (halios geron), el dios marino que cambiaba de forma, y le exigió que le indicara la ubicación de dicho jardín. El anciano acabó dándole la información.

Hércules robando las manzanas del Jardín de las Hespérides. Detalle del mosaico de los trabajos de Hércules de Liria (Valencia), en el M.A.N.

Llegando finalmente al Jardín de las Hespérides, Hércules engañó a Atlas para que cogiese algunas manzanas del jardín ofreciéndose a sujetar el cielo mientras iba a buscarlas, puesto que el titán no tendría problema alguno para hacerlo, ya que era el padre de las Hespérides (aunque según algunas versiones, tan sólo tenían un simple parentesco). Al volver, Atlas decidió no aceptar el sujetar los cielos de nuevo, y en en vez de eso se ofreció a llevar las manzanas a Euristeo él mismo, pero Hércules volvió a engañarlo aceptando quedarse en el lugar de Atlas, con la única condición de que éste sujetase el cielo un momento para que el héroe pudiera ponerse su capa más cómodamente. Atlas accedió, y entonces Hércules tomó las manzanas y se marchó.

Según otras versiones, el héroe era la única persona que robaba las manzanas (además de Perseo), si bien Atenea las devolvía luego a su lugar correcto en el jardín.

Las manzanas eran consideradas por algunas versiones las mismas «manzanas de dicha» que tentaron a Atalanta, y según otras, una de ellas era la «manzana de la discordia» usada por Eris para provocar un concurso de belleza en el Olimpo (que terminaría dando lugar a la Guerra de Troya), poniéndola como premio.

Capturar a Cerbero y sacarlo de los infiernos

Hércules y Cerbero

Hércules viajó primero a Eleusis para ser iniciado en los misterios eleusinos, que le enseñarían cómo entrar en el Hades y cómo salir vivo de él. Éstos también le permitirían absolverse un poco más de la culpa de haber matado a su mujer, a sus hijos y a sus sobrinos (algo extra a los doce trabajos).

El trabajo

  • Versión nº 1

Para llevarse a Cerbero, Hércules simplemente pidió permiso al dios Hades, y éste accedió con la condición de que no hiciera daño al animal. El héroe obedeció, tratando a Cerbero amablemente, y éste, halagado al recibir por primera vez ese tratamiento, lo acompañó afuera dócilmente.

  • Versión nº 2

Hércules disparó una flecha al dios Hades, dejándolo fuera de combate, y tras una violenta lucha contra Cerbero, logró capturarlo y lo arrastró a través de la cueva Aquerusia al exterior del Hades.

Muerte de Hércules

Hércules hiriendo a Nesos, cuya sangre mataría después al héroe

Hércules atacó Ecalia. Mató al rey Éurito y a todos sus hijos y parientes y raptó a Íole. Para celebrar tan tamaña victoria dio un festín en el que sacrificó doce bueyes en honor a Zeus.

Hércules encargó a Deyanira una túnica, pues la que llevaba estaba estropeadísima tras la lucha, y quería estar presentable en tal acontecimiento. Ésta, muerta de celos al pensar que su marido prefería a Íole, echó en la túnica la sangre de Neso, a la cual creía una pócima del amor. Sin embargo, la sangre del centauro resultó ser un veneno mortal de devastadores efectos. En cuanto el héroe se puso la túnica, notó que su piel se quemaba. Intentó quitársela, pero el veneno se había pegado a su piel. Creyéndolo el autor de la fechoría, cogió por los pies a Licas, el sirviente que le había traído la túnica por orden de Deyanira, y lo arrojó al mar. Cuando Deyanira se enteró de lo que realmente había hecho, se suicidó ahorcándose (otras versiones afirman que se apuñaló en el pecho). Sin embargo, el veneno no mató al héroe, pero le produjo tal dolor que él mismo pidió que lo mataran para terminar con su agonía.

Su sobrino y compañero de aventuras Yolao prendió la pira (según otras versiones fue Filoctetes, o Poeas) en la que Hércules murió abrasado, vistiendo las pieles del león de Nemea por encima de la túnica envenenada.