Wikichicos/Las aves/Anatomía y fisiología

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

La anatomía de las aves tiene gran número de adaptaciones en su mayor parte para facilitar el vuelo.

  • El esqueleto
Esqueleto de una grulla

El esqueleto de las aves está formado de huesos huecos, pero de estructura resistente, lo que les confiere ligereza. Estas cavidades óseas están llenas de aire y conectan con el aparato respiratorio. El cuello es especialmente flexible. Las costillas son aplastadas y el esternón es aquillado para el anclaje de los músculos del vuelo, excepto en los órdenes de aves terrestres no voladoras. Las extremidades anteriores están modificadas en forma de alas.

La mayor parte de las aves tienen cuatro dedos (aunque hay muchas especies tridáctilas y algunas didáctilas) que se organizan en torno a un ancho y fuerte metatarso.

  • El aparato digestivo
Aparato digestivo:
1.- esófago
2.- buche
3.- estómago
4.- molleja
5.- intestino delgado
6.- intestino grueso
7.- cloaca

El aparato digestivo de las aves es único, con un buche (2) para almacenamiento de lo ingerido y una molleja (4) que contiene piedras que el ave ha tragado y que le sirven para triturar el alimento compensando así la ausencia de dientes. La mayoría de las aves están adaptadas a una rápida digestión para ayudar al vuelo.

Son animales de sangre caliente, su temperatura siempre está por encima de la temperatura exterior, lo que les permite tener un elevado metabolismo; el plumaje participa en su regulación. La temperatura media interna de las aves adultas es bastante alta, en general entre 40 y 43 °C, con variaciones entre especies.

  • Aparato excretor

Las aves no tienen vejiga urinaria ni uretra externa y la orina se excreta junto con las heces como desperdicio semisólido. La materia fecal de los intestinos es expulsada a través de la cloaca (7) del ave. La cloaca es una abertura por la que se expulsan los desechos. Las aves se aparean juntando sus cloacas y las hembras ponen huevos a través de ella.

  • Aparato respiratorio
En blanco los sacos aéreos y los pulmones en gris

Las aves tienen uno de los aparatos respiratorios más complejos del reino animal. El aire penetra hasta los sacos aéreos y allí permanece hasta que es requerido por los pulmones, de este modo las aves reciben un suministro constante de aire fresco tanto en la inhalación como en la exhalación. La producción de sonidos se logra usando la siringe, una cámara muscular con varias membranas timpánicas que está situada en el extremo inferior de la tráquea, desde la cual se separa.

  • Sistema circulatorio

El corazón de las aves tiene cuatro cámaras separadas (dos aurículas y dos ventrículos). Un corazón de Colibrí Gorgirrubí late hasta 1200 veces por minuto (cerca de 20 latidos por segundo).

En la circulación no se mezclan la sangre arterial, que parte del corazón, y la venosa, que vuelve a él procedente de los tejidos. Tienen dos circuitos sanguíneos, uno pulmonar y otro que riega el resto del cuerpo.

Los sentidos[editar]

  • La vista
ojos de un buho

El sistema visual de las aves suele estar altamente desarrollado. Las rapaces en especial tienen una gran agudeza visual, dos o tres veces mejor que la del ser humano.

Los ojos de las aves son muy voluminosos. Por ejemplo, los del estornino tienen un volumen correspondiente a 15 % del volumen craneal (como comparación, en el hombre representan el 1 % de dicho volumen).

Las aves nocturnas tienen generalmente un campo visual restringido, pero una gran movilidad de la cabeza (que a veces puede girar más de 250°). Los párpados de un ave no se usan para pestañear. En vez de eso, el ojo es lubricado por la membrana nictitante, un tercer párpado que se mueve horizontalmente.

  • El olfato

La mayoría de las aves tienen un pobre sentido del olfato, pero hay excepciones notables como los kiwis, las aves carroñeras americanas y los albatros y petreles. Se ha comprobado que estas últimas son capaces de localizar sus presas, en particular el aceite de pescado, olfateándolo.

  • El oído
Penachos de plumas que parecen orejas en un búho

El oído de las aves está bien desarrollado; aunque carece de pabellón auricular, está cubierto por plumas, y en algunas como en los búhos forman penachos que parecen orejas. Ciertas especies de búho pueden localizar una presa en la oscuridad completa solo con la audición. Sin embargo, la ausencia de orejas les obliga a realizar rotaciones de la cabeza para percibir los sonidos provenientes de diferentes direcciones. Las salanganas y el guácharo de las cavernas son capaces de desplazarse en la oscuridad, gracias a que sus oídos están adaptados a la ecolocalización.

  • El gusto

Las papilas gustativas no se encuentran en el extremo de la lengua, sino en el fondo y en la garganta y son poco numerosas.

Uno de los sentidos más misteriosos es la detección del campo magnético terrestre, el órgano que lo detecta se sitúa en el pico o cerca de los ojos.


← Distribución Anatomía y fisiología Comportamiento →