Wikichicos/El Antiguo Egipto

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Momificación[editar]

Los egipcios tenían la tradición de momificar a sus muertos. La momificación es un método que ayuda a los cuerpos a conservarse y no descomponerse con el paso del tiempo.

Cómo lo hacían[editar]

Lo primero que realizaban, antes que nada, era lavar el cuerpo. Una vez el cuerpo estaba bien lavado, unos sacerdotes extraían el cerebro del difunto con una especie de gancho. También extraían los órganos internos que preparaban para luego preservar en los vasos canopos.

Segundo, el cuerpo era consevado durante cuarenta días en una sal llamada natrón, la cual secaba el cuerpo. Después, el cuerpo era tratado con mum un tipo de sustancia oscura y pegajosa hecha por resinas y perfumes, y luego envuelto con vendas de lino empapadas en un ungüento. Entre las vendas, se ponían amuletos preciosos. En la cara de la momia, los sacerdotes colocaban una máscara que mostraba los rasgos de la persona. Entonces la momia se colocaba en el sacófago.

Creencias sobre las momias[editar]

Los egipcios creían que si conservaban el cuerpo de la momia, entonces su alma encontraría un lugar en el, y sobreviviría durante toda la eternidad. Era también este el porque ponían comida y los objetos de valor del muerto al lado de su sarcófago, además de una estatua pequeña llamada ushabti que representaba a los esclavos y sirvientes del difunto.

Qué pasó con las momias después de la civilización egipcia[editar]

Desafortunadamente, muchas tumbas fueron robadas y saqueadas por ladrones y muchos tesoros egipcios se han perdido. Una de las tumbas más interesantes es la de Tutankamón (faraón de la XVIII dinastía, que murió solo con 19 años de edad), descubierta por Howard Carter a órdenes de Lord Carnavon. Después de haber sido desenterrada los arqueólogos fueron muriendo uno a uno; este suceso no tiene explicación alguna, por eso es conocida como: la maldición de Tutankamón.

Religión y creencias[editar]

Los egipcios eran una civilización politeísta. Quiere decir que creían en muchos dioses. Algunos ejemplos son: Horus, Amón, Ra, Anubis, Ibis, Isis... Tenían muchos dioses para explicar cada tradición o fenómenos naturales como el sol.


Por qué los egipcios construían las pirámides[editar]

Las pirámides eran lugares donde los faraones y sus esposas eran enterrados. Los egipcios creían en la vida después de la muerte, y ellos pensaban que las pirámides podrían ayudar a los faraones hasta llegar al cielo, porque su alma podía subir fácilmente. Los faraones eran considerados como hijos de los dioses y tenían poder absoluto sobre todo.

Comida egipcia[editar]

Los egipcios tenían una gran variedad de alimentos y normas para ello. Pero no todo el mundo podía comer lo que quisiera.

Pan y cerveza[editar]

El pan y la cerveza eran el alimento esencial en la dieta egipcia. Ambos eran realizados en una manera similar, usando el trigo o la cebada como un comienzo. Moler los cereales era un duro trabajo diario que realizan las mujeres con un molino de piedra. El pan se comía en cada comida y se realizaba en la casa hasta el comienzo del Imperio Nuevo, cuando las panaderías comenzaron a ser comunes en los pueblos. Los panes eran hechos de distintas formas y tamaños, y los que eran hechos para los rituales, por lo general tenían moldes para darles una forma bien hecha. El pan era un alimento importante, se puede ver en muchas escenas de ofrendas en las tumbas, que fueron colocados por lo general en fila en una tabla. La cerveza la podía beber todo el mundo.

Carne y pescado[editar]

En los espléndidos banquetes de los egipcios ricos había carne bañada por el vino. La gente común no tenía tanta suerte, y la carne no aparecía en su dieta diaria. El buey era un plato popular, y hay pruebas de esto en la ciudad de Kahu. También se encontró que el cerdo se comía de vez en cuando, por los restos encontrados en la aldea de trabajadores de El Amarna. La carne podía ser asada, al horno o estofada, y era un lujo que a la mayoría de los egipcios se les permitía sólo durante los días festivos u ocasiones especiales. Lo que comían a menudo era pescado seco, una fuente importante de nutrientes en la dieta de los campesinos y pobres, y era rechazado por los ricos que lo consideraban impuro. Perca, bagre, carpa eran muy populares y se consumían mucho. Una vez capturados, los peces se limpiaban, cortaban, secaban y cocían, hervían o asaban. Los egipcios usaban redes y arpones para pescar, y fueron el primer pueblo de pesca como hobby.

Frutas, verduras y productos diarios[editar]

Los frijoles, la cebolla, el ajo, el apio, la lechuga y pepinos están entre las verduras más consumidas por los antiguos egipcios. Las uvas utilizadas para hacer vino, eran también consumidas por los ricos. Los jardines eran muy populares, y a menudo cultivaban árboles frutales y otros cultivos. Algunas frutas como dátiles, higos, uvas, granadas y almendras, estaban de vez en cuando disponibles para la población en general. Todas las frutas se comían frescas o secas (para su conservación durante más tiempo). Criaban patos para conseguir huevos, además de su carne, y desde el Imperio Nuevo hasta el final, también los pollos. El ganado se utiliza también para la carne y la leche que producían queso.

Cocinando[editar]

La cocina estaba por lo general en un rincón del patio al aire libre o debajo de un tejado plano, y solía ser abierto, con un techo de ramas que lo cubrían. La comida se cocina en hornos de barro y también en el fuego. Para alimentar el fuego se hechaba leña, y raramente pero a veces, carbón. Las cantidades de carbón mencionadas en el papiro de Harris o en el diario de Medinet Habu son muy pequeñas. Y normalmente se transportaba en canastas o cestas. Para encender el fuego, se utilizaba un tipo especial de madera importada desde el sur. Era muy valiosa. La comida se hacía al horno, hervida, cocida, frita o a la plancha. Pero no hay mucha más información sobre su preparación. Usaban sal (Hmat), aceite, cebolla y ajo para dar sabor a los alimentos. Bebían cerveza o, raramente, vino; pero solían usarlo para empapar la carne y el pescado en él. Usaban la miel como edulcorante, un jarabe hecho de jugo de uva fermentado, y frutas como uvas pasas, dátiles, higos y algarrobos. La raíz de la chuba, una planta que crece en las orillas del Delta, también era un dulce agradable.

Utensilios de cocina[editar]

Lo que se conoce como equipo de cocina proviene de los objetos encontrados en las tumbas. Para la preparación de la comida tenían, jarras de almacenamiento, cuencos, sartenes, cazos, coladores y batidoras. Las mesas de cocina, donde se cortaban la carne y el pescado, tenía tres o cuatro patas, pero muchas veces se cocinaba en platos en el suelo. La mayoría de los aldeanos utilizaban platos de barro, mientras que los ricos tenían platos de bronce, plata y oro. La comida se comía con las manos y tenían pequeños cuencos de agua para lavarse las manos después del banquete.


La igualdad en el Antiguo Egipto[editar]

Aunque el faraón era el gobernante absoluto, los hombres y las mujeres eran tratados igualmente. Eran iguales en la sociedad y trabajaban igual para los ojos de la ley. La mujer era la que mandaba y llevaba la casa y todas las tareas.


Los animales en el Antiguo Egipto[editar]

Los egipcios amaban a los animales. Ellos creían que algunos animales eran como dioses y muchos eran santos. Por ejemplo, los gatos eran muy importantes (sobre todo los gatos blancos porque se pensaba que ellos eran los mensajeros entre el cielo y la Tierra). Los cocodrilos o las aves como los halcones o ibis eran también muy queridos. Puedes ver también este amor en los dioses, ya que ellos creían en un cuerpo humano y en una cabeza de animal.

Matrimonio[editar]

Preparaciones[editar]

El matrimonio para los antiguos egipcios no debía formalizarse mediante una ceremonia, sino que era el hecho de vivir juntos y formar una familia. La pareja tenía muchas oportunidades de llegar a conocerse antes del compromiso. A veces se podían elegir entre ellos, pero a veces era el padre el que decidía. La tradición dice que los padres del esposo tenían que visitar la casa de la novia para conseguir la aceptación de la familia de ella y llegar a un acuerdo en torno a dos puntos principales en el matrimonio: una suma de dinero, llamada mahr, que se le daba a la novia para ayudar a preparar los muebles, y un regalo valioso, normalmente una joya que el hombre daba a la futura novia como símbolo del compromiso y en compensación por su virginidad perdida, y era muy apreciado. Esto no podría suceder en el caso de que fuera un segundo matrimonio, pero en estos casos, se ofrecía otra cosa.

El anillo se daba o bien antes de la boda o después. El anillo tenía una forma circular, símbolo de la eternidad. Los primeros eran simples.

Las mujeres tenían un papel muy importante a la hora de concertar un matrimonio. Por lo general, una mujer tenía que acercarse a la madre de la novia primero, no el padre, pero después, él decidía.

El contrato típico del matrimonio contenía la fecha, el año del reinado del monarca reinante, los futuros esposos, los nombres de ambos padres, la profesión del hombre (la profesión de la mujer rara vez se mencionaba), el escriba que redactó el contrato y los nombres de los testigos. Una vez finalizado, el documento era entregado a un tercero para su custodia, o se mantenía entre los registros del templo local.

Cuando la casa donde la nueva pareja iba a vivir definitivamente estaban finalmente preparada para recibirlos, las dos familias fijaban una fecha para la fiesta de bodas. En el día señalado a la novia se le movían sus pertenencias a su nuevo hogar. La novia solía llevar durante la fiesta de compromiso, un abrigo de algodón de color rosa o azul, el color de la eternidad, que era hecho la noche anterior.

El día de la boda la novia llevaba un vestido largo, más lujoso que el de la noche anterior, con bordados de oro, mientras que el hombre vestía de azul. Sólo la clase alta se casaba de blanco.

Se firmaba el contrato de matrimonio y un sacerdote lo ponía en el templo, delante de la pareja y la mayor parte de su familia y amigos. Pero no se hacía ningún tipo de ceremonia, ya que no se basaba en la religión. Era suficiente empezar a vivir juntos para ser considerado alguien casado.

Por la noche la fiesta no faltaba de música, baile, comida y bebida. El ajo y el tomillo siempre estaban en la ceremonia porque se pensaba que mantenía alejados a los espíritus malignos. Para confundir, las damas de honor vestían ropas similares a las de la novia.

La mujer era llevada a la casa del marido, en una procesión con música y canto. Granos eran lanzados por el camino, ya que era símbolo de la fertilidad. Había un banquete en el que se preparaban muchos tipos de carne, y los huéspedes quedaban entretenidos toda la noche. Por la mañana, la madre de la novia y sus hermanas la vestían y la ofrecían comida y regalos. Y que luego ella pagaba con dulces y frutas.

La novia solía tener 14 o 15 años, y el novio entre 17 y 20, a menos que estuviera divorciado o viudo, pero no hubo muchos matrimonios con mucha diferencia de edad, salvo por razones reales y dinásticas.

Al casarse, ella mantenía su nombre, pero añadiendo las palabras "esposa de X". Él mantenía su independencia, y podría tener su propio negocio.

Tipos de matrimonio[editar]

La poligamia está permitida, pero la mayoría de los egipcios eran felices de tener una sola esposa, ya que el matrimonio era caro. Normalmente era entre personas de la misma clase, pero ni la raza ni la nacionalidad parecían haber sido un obstáculo. No era raro que un egipcio del norte se casase con un nubio.

Niños[editar]

Los niños eran considerados una bendición en el antiguo Egipto. Porque cuando ellos crecían cuidaban a sus padres cuando ellos se hacían mayores. Cuando no tenían hijos, los padres oraban a la suerte de los dioses y cartas fueron dejadas en las tumbas de sus familiares, pidiéndoles que utilizasen su influencia con los dioses. La magia era otro recurso para tratar de tener descendencia. Si los padres no podían tener hijos, siempre les quedaba la adopción.

Si el matrimonio terminaba en el divorcio, los derechos de la esposa estaban protegidos. En general, recibía una cantidad de apoyo.

Cualquiera de los cónyuges podía pedir el divorcio. Las razones más comunes por las que un hombre se divorciaba era porque su esposa era incapaz de tener hijos, el deseo de casarse con otra mujer o simplemente que ya no le gustaba su esposa. Una mujer podía divorciarse por la crueldad física o mental de su marido, o por adulterio. Vivir aparte se consideraba signo de estar divorciados. Entonces podían volver a casarse tan pronto como lo desearan.


Belleza y cosmética[editar]

En Egipto, los cosméticos no eran de lujo, ya que los podía utilizar todo el mundo. La única diferencia estaba en la calidad de los productos. Tanto los hombres como las mujeres seguían las últimas tendencias en peluquería y maquillaje. Pensaban que el maquillaje tenía efectos mágicos y curativos. Los cosméticos ayudaban a proteger la piel contra el sol ardiente de Egipto, y otra curiosa ventaja es que repelaba a las moscas. De hecho, se le daba tanta importancia a los cosméticos que incluso se daban como complemento salarial a los trabajadores.

La base era el aceite que se extraía de la Moringa y de balanites aegyptiaca o se mezclaba con sustancias que se utilizan como pigmento. Tenían maquillaje blanco, negro hecho a partir de carbón, plomo, galena o pirolusita, base de malaquita verde, rojo que se trituraba para aplicarlo a los labios y a las mejillas y azules extraídos del lapislázuli. Con henna, se teñían las uñas de color amarillo o naranja. El color de las uñas, indicaba la clase social: las de la nobleza eran oscuras, y las de las clases bajas estaban pintadas en colores brillantes.

El kohl se aplicaba a los ojos con un palillo de dientes. Esta era también una buena manera de evitar que el polvo y la arena se metiera en los ojos. Se pintaban tanto el párpado inferior como el superior, que se extendía a una línea, y las cejas se pintaban de negro. La mayoría de las personas se maquillaban a sí mismas, pero algunos pocos se podían permitir recurrir a profesionales tanto para la cosmética como para la manicura y pedicura. Los hombres y mujeres egipcios, se preocupaban mucho por su apariencia. Vijilaban su peso con mucho cuidado, comían más frutas y verduras y menos carne de lo que se come actualmente. Las mujeres y los hombres eran todos muy delgados.

Belleza en la otra vida[editar]

Incluso después de la muerte cuidaban su belleza. Cuando tenías que aparecer ante los dioses, había que vestirse con cierta ropa y estar maquillado de una determinada manera para dar una buena impresión: en el capítulo 125 del Libro de los Muertos, era necesario estar limpio, calzar unas sandalias blancas, tener los ojos bien pintados y estar ungido en el mejor aceite de mirra. Debido a su importancia, los cosméticos también eran ofrendas depositadas en las tumbas.

Secretos de belleza[editar]

Como secretos de belleza que utilizan curiosos ingredientes como excrementos de cocodrilo en baños de barro, ya que se creía que reafirmaba y tonificaba la piel. También utilizaban leche y miel, ya que se consideraba que dejaba la piel suave y delgada. Para protegerse del sol, se frotaban la piel con aceites hidratantes y masticaban las raíces de una planta llamada majus amni. Para no tener arrugas, se frotaban aceite de oliva, semillas de sésamo y almendras mezcladas con otras sustancias. Las mujeres egipcias utilizan aceite hecho de moringa para prevenir las estrías después del embarazo.

Los perfumes egipcios eran famosos en todo el Mediterráneo. Se hacían principalmente con plantas y raíces, pero algunos de ellos eran más complicados que hacer que los demás. Un hombre que compró uno, dijo que mantuvo el olor durante ocho años.

El cuidado del pelo[editar]

Para evitar los piojos y las liendres, se afeitaban la cabeza. Muchos de ellos usaban pelucas, algunas veces hechas con cabello humano, pero por lo general hechas de pelo de caballo mezclado con hojas de palma, paja, lana de oveja o de fibras vegetales. Llevaban extensiones y trenzas, y cuanto más elaborada era, se consideraba mejor peluca. Las de mujer eran más largas y más complejas, ya que se supone que era más sensual. Era común que las pelucas estuvieran teñidas. Los colores podían ser blanco, verde o dorado, pero los favoritos eran el negro y el añil.

Los peinados eran a menudo muy elaborados, y requerían muchas horquillas. También adornaban su pelo con peines y joyas. Los nobles usaban a veces tocados hechos con minerales y gemas preciosas.

Tatuajes[editar]

Los tatuajes eran comunes en las bailarinas, los siervos y las mujeres que se dedicaban a la prostitución. También se les llegaron a ver en algunos reyes.

Juegos en el Antiguo Egipto[editar]

Puzzles[editar]

Un puzzle es una imagen dividida en trocitos que se colocan de nuevo para formar la imagen inicial. En el Antiguo Egipto, las piezas eran de madera o huesos de animales.

Juguetes de madera[editar]

Un montón de juguetes eran de madera, con ruedas y cuerdas para tirar de ellos: cocodrilos, gatos, botes de remos ...

El juego de la cabrita[editar]

Tenían un juego llamado el juego de la cabra. Era muy similar al salto de obstáculos. Se decidia una ruta y se ponían obstáculos como rocas o troncos que se tenían que saltar.


Colores en el Antiguo Egipto[editar]

Simbolismo del color en el Antiguo Egipto[editar]

Los colores utilizados por los egipcios para decorar sus tumbas, sus jeroglíficos, papiros y más, tenían un simbolismo especial para ellos, al igual que casi todo lo que hacían. Los colores principales que se utilizaban eran: rojo, azul, amarillo, verde, blanco y negro.

La obtención del color[editar]

Los colores utilizados por los egipcios eran obtenidos de diferentes sustancias minerales.

  • Rojo: La oxidación natural de hierro era la base de los rojos, esto también incluye los colores carne roja y ocre.
  • Azul: El pigmento, comúnmente conocido como "azul egipcio", se obtenía mediante la mezcla de óxido de cobre y hierro con sílice y calcio. Era de un color que podría oscurecer porque cambiaba fácilmente.
  • Amarillo: La fuente de amarillo era ocre natural o herrumbre. A finales del Imperio Nuevo fue orpimento también se utiliza (trisulfuro de arsénico), lo que se necesitaba para ser importados.
  • Verde: El pigmento se obtuvo de una manera similar a la azul, o a partir de polvo de malaquita. La fuente principal es el cobre.
  • Blanco: Blanco era hecho de yeso y sulfato de calcio que se encontraban en Egipto.
  • Negro: Negro era hecho de diferentes tipos de carbón, huesos quemados de animales o de hollín.

Esto eran los seis colores primarios, pero también utilizaban gris, rosa, marrón o naranja. Los olores podían aclararse con tiza blanca o que se oscurecen con el carbón negro.

Significado de los colores[editar]

Rojo: Significa desierto, sangre y caos.

Azul: Significa agua o juventud y si era azul oscuro, la relación es con el pelo.

Amarillo: Color del oro que significaba cuerpo de los dioses.

Verde: Plantas y renacimiento.

Blanco: Color de los huesos y de la plata.

Negro: Significaba tierra fertil por el barro y lodo, que era el renacimiento de la tierra.