Usuario:AntonBLopez/Libros/La Prehistoria

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Introducción[editar]

Es el período de tiempo transcurrido desde la aparición de los primeros homininos, antecesores del Homo sapiens, hasta que tenemos constancia de la existencia de documentos escritos.

Según otros autores, la Prehistoria terminaría en algunas regiones del mundo antes, con la aparición de las sociedades complejas que dieron lugar a los primeros estados y civilizaciones.

Es importante señalar que, según las nuevas interpretaciones de la ciencia histórica, la prehistoria es un término carente de significado real en el sentido que fue entendido por generaciones. Desde el punto de vista cronológico, sus límites están lejos de ser claros, pues ni la llegada del ser humano ni la invención de la escritura tienen lugar al mismo tiempo en todas las zonas del planeta.

Por otra parte, hay quienes defienden una definición de esta fase o, al menos, su separación de la Historia Antigua, en virtud de criterios económicos y sociales en lugar de cronológicos, pues éstos son más particularizadores (es decir, más ideográficos) y aquellos, más generalizadores y por tanto, más susceptibles de proporcionar una visión científica.

En ese sentido, el fin de la Prehistoria y el inicio de la Historia lo marcaría una estructuración creciente de la sociedad que provocaría una modificación sustancial del hábitat, su aglomeración en ciudades, una socialización avanzada, su jerarquización, la aparición de estructuras administrativas, de la moneda y el incremento de los intercambios comerciales de larga distancia. Así, no sería muy correcto estudiar dentro del ámbito de la Prehistoria sociedades de carácter totalmente urbano como los incas y mexicas en América, el Imperio de Ghana y el Gran Zimbabue en África o los jeméres en el sudeste asiático, que solamente son identificados con este período por la ausencia de textos escritos que de ellos tenemos1 (los mayas han entrado hace muy poco plenamente en la Historia al haberse descifrado sus glifos, que tienen valor fonético, por lo que forman un verdadero lenguaje).

Los orígenes se remontan a finales de la era secundaria.

Hace 30 millones de años a. C. aparecieron los primeros homínidos que saltaban entre los árboles, corrían a 4 patas por el suelo y podían mirar de frente.

Hace más de 1 millón de años a. C. los llamados seres humanos se extendieron por África, Asia, Europa hasta el extremo oriente.

Hace 200.000 años a. C. vivía en Europa el Hombre Del Neandertal, que es una especie por el cual se encontró en esta localidad de Alemania.

Entre 40.000 a. C. – 8.000 a. C. se formaron las actuales comunidades humanas.

Los seres humanos vivían en los bosques y se alimentaban de frutos silvestres además de raíces.

El Ser Humano[editar]

Orígenes[editar]

Se remontan a finales de la era terciaria.

Los Australopitecos tenían parecidos al simio.

Restos Fósiles confirman la aparición del hombre del neandertal, a comienzos de la última glaciación (es un conjunto de fenómenos climáticas acaecidos en diversos períodos de la historia de la tierra, durante los cuales los hielos polares invadieron la superficie de todos los continentes).

Con morfología similar al hombre actual apareció en el paleolítico superior, el hombre de cromañón, que conocía el arco y empleaba útiles más trabajados.

Expansión Geográfica[editar]

El ser humano primitivo empezó primero a caminar erguido, después se inició el desenvolvimiento de su cerebro.

La dentición también cambio a lo largo del tiempo.

Los primeros seres humanos eran probablemente procedentes de África y se extendieron por Europa, Asia y llegaron hasta el extremo oriente.

Estas migraciones fueron muy lentas, aunque en un tiempo determinado las personas primitivas habitaban lugares distantes entre sí, miles de kilómetros. Los cambios materiales eran lentísimos también. Así se explica que en el largo período del paleolítico inferior, es decir, durante la mayor parte de la edad de piedra, la cultura fuese universal.

La Edad De Piedra[editar]

Desarrollo[editar]

Es el período de la Prehistoria que abarca desde que los seres humanos empezaron a elaborar herramientas de piedra hasta el descubrimiento y uso de metales. La madera, los huesos y otros materiales también fueron utilizados (cuernas, cestos, cuerdas, cuero,etc), pero la piedra (y, en particular, diversas rocas de rotura concoidea, como el sílex, el cuarzo, la cuarcita, la obsidiana) fue utilizada para fabricar herramientas y armas, de corte o percusión. Sin embargo, ésta es una circunstancia necesaria, pero insuficiente para la definición de este período, ya que en él tuvieron lugar fenómenos fundamentales para lo que sería nuestro futuro: la evolución humana, las grandes adquisiciones tecnológicas (fuego, herramientas, vestimenta), la evolución social, los cambios climáticos, la diáspora del ser humano por todo el mundo habitable (ecúmene), desde su cuna africana, y la revolución económica desde un sistema recolector-cazador, hasta un sistema parcialmente productor (entre otras cosas). El rango de tiempo que abarca este período es ambiguo, disputado y variable según la región en cuestión. Aunque es posible hablar de este período en concreto, para el conjunto de la humanidad: no hay que olvidar que algunos grupos humanos nunca desarrollaron la tecnología de la fundición de metales y por tanto quedaron sumidos en una edad de piedra hasta que se encontraron con culturas tecnológicamente más desarrolladas. Sin embargo, en general, se considera que este período comenzó en África hace 2,8 millones de años, con la aparición de la primera herramienta humana (o pre-humana).2 A este período le siguió el Calcolítico o Edad del Cobre y, sobre todo, la Edad de Bronce, durante la cual, las herramientas de esta aleación llegaron a ser comunes; esta transición ocurrió entre 6000 a. C. y 2500 a. C.

Tradicionalmente se viene dividiendo esta Edad en Paleolítico, con un sistema económico de caza-recolección y Neolítico, en el que se produce la revolución hacia el sistema económico productivo: agropecuario (agricultura y ganadería).

El Paleolítico[editar]

Desarrollo[editar]

Duró casi medio millón de años y los seres humanos eran nómadas, ya que no dejaron de caminar detrás de los animales de los que dependían para sobrevivir.

Vivían en pequeños grupos, se dedicaban a la caza, pescaban y recogían productos de la naturaleza.

Pronto empezaron a fabricar utensilios de madera, de huesos de animales y de piedras que tallaban rudamente.

Más tarde, para enfrentarse a algunos grandes animales y no tener que arrimarse a ellos, inventaron lanzas y flechas armadas con puntas de sílex (es una roca silícea, formada por calcedonia, cuarzo y pequeñas cantidades de ópalo). Poco a poco aumentaron la variedad de utensilios: anzuelos, redes, puñales, raederas y cuchillas.

Durante los períodos interglaciares, el clima era más benigno y los paleolíticos seguramente vivían al aire libre. En las glaciaciones construían cabañas hechas con pieles de animales y sostenidas por estacas, para defenderse del frío.

Los paleolíticos también habitaron en cavernas disputadas a los grandes mamíferos de la época, principalmente los osos. La basura y los desperdicios quedaban en el interior, por lo que el nivel del piso de la caverna iba descendiendo. Con el fuego soportaban el frío y mejoraron la alimentación, ya que asaban y cocían los alimentos.

Hace más de 25.000 los habitantes elaboraron los primeros objetos artísticos, que eran figuras geométricas realizadas en hueso o en marfil. Más tarde aparecieron las figuras femeninas (llamadas venus por la diosa romana del amor y la belleza femenina) haciéndole culto a la fertilidad, siendo esculpidas en marfil, piedra o arcilla.

Las paredes de las cuevas aparecen con dibujos policromados (se dice de aquel objeto que tiene varios colores), lo que se llama arte rupestre (es todo dibujo o boceto prehistórico que existe en algunas rocas y cavernas).

Tenían creencias, ya que rendían culto a los muertos porque los enterraban en la tierra e sencillas sepulturas de piedra.

Características[editar]

  • Las generaciones progresan lentamente.
  • Desenvuelven el lenguaje.
  • Utilizan instrumentos de piedra, madera y huesos de animales.
  • Se dedican a la caza para poder comer.
  • Producen fuego para poder ver.
  • Arte Rupestre: es todo dibujo o boceto prehistórico que existe en algunas rocas y cavernas. El término «rupestre» deriva del latín rupestris, y éste de rupes (roca). De modo que, en un sentido estricto, rupestre haría referencia a cualquier actividad humana sobre las paredes de cavernas, covachas, abrigos rocosos e, incluso farallones o barrancos, entre otros. Desde este aspecto, es prácticamente imposible aislar las manifestaciones pictóricas de otras representaciones del arte prehistórico como los grabados, las esculturas y los petroglifos, grabados sobre piedra mediante percusión o erosión. Al estar protegidas de la erosión por la naturaleza del soporte, las pinturas rupestres han resistido el pasar de los siglos.
  • Realizan esculturas venerando a la fertilidad.
  • Es el origen de la religión y los enterramientos.

Inferior (2 millones de años a. C. - 120.000 a. C.)[editar]

Es el período más largo de la prehistoria. Es la primera subdivisión del Paleolítico y corresponde a los primeros tiempos de la prehistoria humana. Abarca la fase de la glaciación, cuando descensos prolongados de la temperatura causaron la expansión del casquete polar, modificando profundamente el clima del hemisferio norte. América del Sur también sufrió la glaciación, pero antes del asentamiento del hombre en la región. Los geólogos identifican cuatro glaciaciones en el hemisferio norte. Comenzaron hace unos 600.000 años y duraron, intercalados con largos períodos de tiempo más cálido, Hasta casi el 10.000 a.C. durante las glaciaciones, los ancestros del hombre moderno buscaron refugio en las cuevas y vivían principalmente de la caza. A veces, la escasez de alimentos obligó al nomadismo (cambios constantes de lugares donde desarrollar sus vidas). Para abatir a los grandes mamíferos de esta época (mamuts, rinocerontes lanudos, bisontes y alces), los hombres comenzaron a organizarse en grupos y establecer lazos de cooperación y solidaridad, pues de ello dependía de la supervivencia de la especie. El mayor paso dado por el hombre en el Paleolítico Inferior fue el uso del fuego, lo que le permitió entrar en calor, abrigarse en las frías noches, ahuyentar animales salvajes y cocinar alimentos. Este avance se debió al Homo erectus. Inicialmente, los hombres trataron de mantener el fuego provocado por causas naturales (caída de un rayo en un árbol o un incendio forestal); a continuación, alrededor de 500.000 a.C., comenzaron a desarrollar técnicas para producir fuego con la fricción de piedras. Las primeras herramientas de piedra eran muy simples. En el curso del tiempo, este instrumento se ha vuelto más sofisticado, incluyendo la adición de componentes de madera. Las armas han evolucionado con nuevas lanzas, cuchillos y hachas. Y a medida que la expansión de los grupos humanos empezaba a generar conflictos territoriales, los artefactos de caza han sido adaptados para la guerra. Al final del Paleolítico Inferior, los hombres de Neandertal comenzaron a enterrar a sus muertos en cuevas o en sus proximidades. Alimentos y armas fueron enterrados con los cuerpos, lo que indica algún tipo de creencia relacionada con lo sobrenatural.

Medio (120.000 a. C. - 40.000 a. C.)[editar]

Es el segundo de los periodos en que está dividido el Paleolítico, la etapa inicial de la Edad de Piedra. Se caracteriza por el predominio de una tradición lítica denominada musteriense, que utiliza la técnica de talla llamada método Levallois o modo técnico 3,1 que consiste en obtener una o varias lascas de forma predeterminada, a partir de una preparación particular del núcleo. Es un periodo mucho menos extenso que el anterior (el Paleolítico inferior) y abarca aproximadamente entre los años 150 0002 -127 000 antes del presente (AP) y 40 000-30 000 antes del presente.

El Paleolítico medio coincide con la mayor parte del Pleistoceno superior o Tarantiano, hasta más o menos la mitad de la última glaciación, la de Würm-Wisconsin. Es también la época del Homo neanderthalensis, que desde Europa se extendió por Oriente próximo y buena parte de Asia central.

Superior (40.000 a. C. - 10.000 a. C.)[editar]

Es un concepto que abarca el final del Paleolítico Medio y comienzos del Mesolítico. En esta fase se encontraron anzuelos primitivos, hachas de mano, agujas de hueso, entre otros utensilios. También se caracteriza por el arte rupestre.

Otros dos avances importantes fueron el desarrollo de la agricultura y la domesticación de los animales. Con el cultivo de la tierra y la cría de animales, el hombre fue capaz de disminuir su dependencia de la naturaleza. Con estos avances, fue posible la actividad sedentaria, es decir, la instalación fija sin necesidad de ser nómada. En el Paleolítico Superior el hombre era responsable el hombre era responsable de proteger la vida de las familias y la mujer era responsable de la crianza de los hijos y el cuidado de la vivienda. El paleolítico superior coincide aproximadamente con la última glaciación. El hombre de Cro-Magnon, que apareció alrededor del 40.000 a.C., es la característica representativa de la época. Esta subespecie de Homo sapiens dividida en varias culturas locales tuvo descendencia en toda España, el sur de Francia y Europa Central y Oriental.

El paleolítico superior coincide aproximadamente con la última glaciación. El hombre de Cro-Magnon, que apareció alrededor del 40.000 a.C., es la característica representativa de la época. Esta subespecie de Homo sapiens dividida en varias culturas locales tuvo descendencia en toda España, el sur de Francia y Europa Central y Oriental.

El hombre de Cro-Magnon seguía siendo recolector, cazador y pescador. Sus instrumentos, sin embargo, sufrieron alteraciones. Conforme el hielo dificultaba la obtención de piedras, diversos utensilios empezaron a ser confeccionados con huesos y marfil; el arco y la flecha aparecieron en este periodo, así como arpones y agujas. Debido en parte al largo tiempo que transcurrían en las cuevas, pero en gran medida por el desarrollo de su propia inteligencia, los hombres del Paleolítico Superior dieron inicio a la producción artística más racional, pintando animales y escenas de caza en las paredes de las cuevas. El arte rupestre y su concepción realista tenían una función mágica, ya que, cuando se realizaba, el hombre pretendía obtener una abundante caza para su comunidad. Al mismo tiempo, comenzaron a producirse figuras femeninas talladas en marfil, con unos cuantos centímetros de alto, que los expertos ahora llaman Venus (el NOMBRE de la diosa greco-romana del amor y la belleza femenina). Estas pequeñas esculturas fueron dotadas con los pechos y las caderas exageradas, que sin duda eran aspectos ligados a la idea de la fertilidad. La transición del Paleolítico al Neolítico fue muy gradual llevando hasta el 10.000 a.C, momento conocido como la Revolución Neolítica (el nombre dado por el historiador Gordon Childe). En esta fase se dieron varios cambios tecnológicos que garantizaron la supervivencia de las personas en este periodo.

Debido en parte al largo tiempo que transcurrían en las cuevas, pero en gran medida por el desarrollo de su propia inteligencia, los hombres del Paleolítico Superior dieron inicio a la producción artística más racional, pintando animales y escenas de caza en las paredes de las cuevas. El arte rupestre y su concepción realista tenían una función mágica, ya que, cuando se realizaba, el hombre pretendía obtener una abundante caza para su comunidad.

Al mismo tiempo, comenzaron a producirse figuras femeninas talladas en marfil, con unos cuantos centímetros de alto, que los expertos ahora llaman Venus (el nombre de la diosa greco-romana del amor y la belleza femenina). Estas pequeñas esculturas fueron dotadas con los pechos y las caderas exageradas, que sin duda eran aspectos ligados a la idea de la fertilidad.

La transición del Paleolítico al Neolítico fue muy gradual llevando hasta el 10.000 a.C, momento conocido como la Revolución Neolítica (el nombre dado por el historiador Gordon Childe). En esta fase se dieron varios cambios tecnológicos que garantizaron la supervivencia de las personas en este periodo.

El Mesolítico ( Entorno al 10.000 a. C.)[editar]

Desarrollo[editar]

Es el término que se utiliza para denominar el período de la Prehistoria que sirve de transición entre el Paleolítico y el Neolítico. Significa Edad media de la piedra (del griego mesos=medio y líthos=piedra) por contraposición al Paleolítico (Edad antigua de la piedra) y al Neolítico (Edad nueva de la piedra), identificándose con las últimas sociedades de cazadores-recolectores. Los hábitos de las culturas del Mesolítico eran básicamente nómadas, con asentamientos estacionales de invierno y campamentos de verano, aunque en algunas regiones costeras europeas y en el Oriente Próximo (allí donde encontraron recursos suficientes y regulares) comenzaron a vivir de una manera más sedentaria. Esto fue posible gracias a la ampliación del espectro alimentario, que incluyó una gran variedad de alimentos que los especializados cazadores del Paleolítico superior no consumían. Relacionado con estos cambios de dieta estaría la mayor diversificación, especialización y cantidad de utensilios líticos, así como la desaparición de la pintura rupestre figurativa paleolítica, reemplazada por un arte más abstracto.

Problemas De Terminología[editar]

El término Mesolítico fue acuñado por J. Lubbock en su obra Prehistoric Times, de 1865, cuando estableció la división de la Edad de Piedra anteriormente mencionada. Durante mucho tiempo fue visto únicamente como una etapa de transición, de decadencia incluso, entre los otros dos grandes períodos. Pero a principios del siglo XX se demostró que había una clara continuidad cultural, por lo que se acuñó un término nuevo para definir esta fase: Epipaleolítico (Por encima del Paleolítico), que no fue aceptado en todo el mundo científico. Actualmente, en el ámbito anglosajón generalmente se utilizan ambos términos como sinónimos, mientras que en el área de influencia académica francesa se suele establecer una clara diferencia entre ellos: • Mesolítico se reservaría para aquellas sociedades de cazadores-recolectores que por sí solas, debido a sus propios procesos internos a lo largo del tiempo, terminan transformándose en agricultores. • Epipaleolítico sería de aplicación a aquellas otras que sólo cambian su economía depredadora por una productora debido a influencias externas (contactos con pueblos ya neolitizados).

Una tercera tendencia sería la de aquellos autores que identifican Epipaleolítico con las sociedades del Holoceno inicial de clara tradición paleolítica y Mesolítico con sus sucesoras.

Por último, hay quien propone un tercer término para este periodo: • Epipaleolítico sería adecuado para los grupos que mantuvieron las estrategias paleolíticas pero especializándose. • Mesolítico se adjudicaría a aquellos que inicialmente optaron por tal vía pero luego fueron entrando en una dinámica de producción alimentaria. • Subneolítico se aplicaría a las comunidades vecinas de sociedades neolitizadas que fueron asumiendo poco a poco esas técnicas por aculturación

Cronología[editar]

El Mesolítico comenzaría con la transición del Pleistoceno al Holoceno, hace unos 12 000 años, y finalizaría con la aparición de los modos de vida productores, cuya cronología varía mucho de unas regiones a otras y de un continente a otro: mientras que en el Oriente Próximo la neolitización despuntaba sobre el 9 000 a.C., a Escandinavia y ciertas áreas de la Europa atlántica no llegó hasta el 4 000 a.C.

En el Oriente Próximo la dieta de espectro amplio empezó a adoptarse hacia el 12 000 a.C. con los grupos natufienses, herederos de los kebarienses, que presentan las primeras muestras de urbanismo en el yacimiento de Nahal Oren. El natufiense es un complejo cultural que se extendió por todo el Levante mediterráneo y se caracteriza por la existencia de pequeñas aldeas formadas por cabañas circulares con zócalos de piedra que, en ocasiones, tienen silos anexos donde se guardaba el cereal silvestre recolectado, aunque también sirvieron como lugar de enterramiento. De forma paralela se desarrollaron los grupos de Karim Shair en el norte de Irak, los cuales recolectaban también vegetales y empezaban a ensayar la domesticación de la cabra. Hay procesos similares y contemporáneos en el Alto Egipto y Nubia. Hacia el 10 300 éstos comienzan a darse en el norte de India, en el estado de Uttar Pradesh. Sobre el 9 000 en el sur de China, en la provincia de Yunnan, así como en Japón, México, costa peruana y valle del río Misisipi.

Clima Y Medio Ambiente[editar]

Esta época estuvo marcada por la finalización del último periodo glacial y la progresiva implantación de un clima templado/cálido que permitió el aumento de los bosques y la biodiversidad, aunque también provocó la inundación de amplias zonas costeras. Cambios que influyeron necesariamente en el comportamiento y en la cultura material de los humanos de la época.

La retirada de los hielos en Eurasia y América del Norte condujo a la formación de extensas praderas temporales que fueron pronto sustituidas por frondosos bosques. Alrededor de los trópicos se crearon amplias fajas esteparias y/o semidesérticas. Como consecuencia de estos cambios ecológicos y, posiblemente, de la presión cinegética del Homo sapiens, la megafauna pleistocénica se extinguió, aunque mamíferos como el reno y el bisonte emigraron hacia latitudes más nórdicas. Prosperaron animales de costumbres forestales y menos gregarias, cuya caza resultaba más compleja: el ciervo, el alce o el jabalí.

Al comenzar el Holoceno, el Levante mediterráneo presentaba un variado mosaico de ecosistemas formado por llanuras costeras, una franja boscosa, estepas mesetarias y desiertos. Estos ambientes soportaban una rica fauna y flora que permitió a sus pobladores asentarse de manera más o menos estable en aldeas manteniendo una economía de caza-recolección.

Economía Y Sociedad[editar]

Al desaparecer o emigrar los animales que suponían la base de la dieta humana en el Paleolítico superior el espectro alimentario tuvo que ser ampliado. Para cazar las especies forestales el hombre debió utilizar perros, el primer animal que domesticó, ya a finales del Paleolítico superior en Europa occidental. La dieta se diversificó enormemente, incluyendo entonces otros pequeños mamíferos y aves como los gansos, tordos, faisanes, palomas, etc. La recolección de frutos y raíces se extendió, y aumentó espectacularmente el consumo de caracoles y conchas, como lo demuestran los enormes concheros de la vertiente atlántica europea y los caracoleros de las cuevas pirenaicas. También se comenzó a desarrollar la pesca fuera de la costa, en mar abierto.

Se fabricaron trineos, en un principio tirados por hombres y luego por perros, y canoas hechas con pieles o cortezas de árboles. De la corteza del abedul extraían un producto utilizado como cola. Aunque en Europa nunca se abandonaron del todo las cuevas, se construían también chozas de troncos y ramas a orillas de los ríos, en las cuales vivían al aire libre, y de las cuales se conservan pocos vestigios, pero en cuyos emplazamientos se localizan objetos de piedra tallada; tales lugares son conocidos como "talleres de sílex". En lugares costeros ricos en pesca y marisco se establecieron los primeros asentamientos permanentes de gran tamaño.

La industria lítica muestra una clara tendencia a la fabricación de pequeños utensilios adaptados a las nuevas situaciones y usos, muy especializados, los microlitos. Estos eran utilizados para la recolección de moluscos y para su apertura, como puntas de flecha, como raspadores, buriles, etc. Las armas más abundantes fueron los arcos, hechos de madera y tendones animales, con flechas que incorporaban en su punta microlitos de variadas formas geométricas: triángulos, trapecios, etc. También se usaron flechas manufacturadas enteramente en hueso, en asta o en madera.

En el Próximo Oriente se produjo un aumento en la densidad de la población, que comenzó claramente a hacerse más sedentaria. En la que se conoce como cultura natufiense ya se anticipaban los grandes cambios del Neolítico. Eran cazadores-recolectores altamente especializados en la caza de la gacela y en la recolección de cereales silvestres, que almacenaban en silos situados en campamentos base ocupados durante todo el año. Estos estaban formados por aglomeraciones de viviendas circulares, semiexcavadas en el suelo, de una sola habitación y probablemente construidas con troncos y ramas. Utilizaban molinos y morteros de piedra de gran tamaño (algunos de ellos decorados en sus bordes), hoces y cuchillos de hueso adornados con figuras de animales, y enterraban a sus muertos en necrópolis cercanas a los poblados (en cuevas) o bajo el suelo de las casas. En los ajuares de estos enterramientos se comienzan a apreciar diferencias sociales que pueden estar relacionadas con unas incipientes jerarquización y desigualdad sociales, inexistentes hasta el momento, pero que tendieron a aumentar en los siguientes períodos.

Arte[editar]

Al terminar el Paleolítico Superior también desaparecieron con él sus espléndidas manifestaciones artísticas, apareciendo otras nuevas, influenciadas, inevitablemente, por los cambiantes factores climáticos y los nuevos hábitos socio-económicos. El problema de este nuevo arte postpaleolítico es que resulta muy difícil de datar y los investigadores no se ponen de acuerdo acerca de su periodización. Unos opinan que representaciones como las del arte naturalista levantino son ya del Neolítico inicial, otros que es anterior. De cualquier manera el arte no desapareció y lo seguimos encontrando en abrigos rocosos (arte parietal) y en objetos personales (arte mueble). El arte se volvió conceptual y racionalista, basado en lo geométrico y lo abstracto. La cultura aziliense de la cornisa cantábrica y del Pirineo francés nos ha deparado abundantes cantos rodados decorados con seriaciones de bandas, puntos, ramiformes, etc., de carácter abstracto, y a los que se les otorga un significado mágico/simbólico. La cultura natufiense destaca, entre otras cosas, por sus características representaciones de animales en morteros de mano, mangos de hoz o cuchillos, o sea, por su arte mueble.

La Revolución[editar]

Para ciertos autores la revolución neolítica comenzó a gestarse realmente durante el Mesolítico. Para B. Hayden y A. Testart durante este período aparecieron grupos de cazadores-recolectores especializados en unos pocos tipos de recursos abundantes y seguros, que se podían almacenar durante buena parte del año, lo que les permitió aumentar su demografía y sedentarizarse. La acumulación de bienes habría provocado las primeras desigualdades sociales y la aparición de jerarquías, encabezadas por aquellos que se habrían encargado de la gestión de los excedentes. Así habrían surgido las jefaturas, ligadas siempre en sus tomas de decisiones a los chamanes. Para Testart, la recolección y la caza intensivas de unas pocas especies, habría llevado gradualmente a una serie de mejoras técnicas que seleccionaron artificialmente aquellas, desembocando naturalmente en su posterior domesticación. Por todo ello, ambos consideran que la verdadera revolución se produjo en el Mesolítico, cuando fueron establecidas las bases económico-sociales que se desarrollaron posteriormente, durante el Neolítico.

El Neolítico (Generalizado Entorno al 5.000 a. C.)[editar]

Desarrollo[editar]

Es una etapa de transición entre la edad de piedra y la edad de los metales.

El Neolítico, del griego néos: ‘nuevo’ y líthos: ‘piedra’, o Edad de Piedra Nueva o Pulimentada, es uno de los periodos en que se considera dividida la Edad de Piedra. El término fue acuñado por John Lubbock en su obra de 1865 que lleva por título Prehistoric Times. Inicialmente se le dio este nombre en razón de los hallazgos de herramientas de piedra pulimentada, en vez de tallada (es decir, en vez de golpeada, que era menos resistente), que parecían acompañar al desarrollo y expansión de la agricultura. Hoy en día se define el Neolítico precisamente en razón del conocimiento y uso de la agricultura o del pastoreo. Normalmente, pero no necesariamente, va acompañado por el trabajo de la alfarería.

La agricultura y la ganadería empezaron a practicarse en diferentes lugares del planeta de manera independiente y en distintas fechas. La primera región donde se encuentran pruebas de la transición de unas sociedades de cazadores-recolectores a otras de productores fue Oriente Próximo, hacia el 8500 a. C., desde donde se extendió a Europa, Egipto, Oriente Medio y, quizás, el sur de Asia. Muy poco después los procesos productores se desarrollaron de manera totalmente independiente en el norte de China en los valles del río Amarillo y del Yangtsé (7500 a. C.). En Nueva Guinea también se dio un desarrollo temprano independiente de la horticultura, ya que algunos indicios sugieren que fue hacia el 7500 a. C., aunque dicha fecha es todavía insegura. En África las primeras regiones donde se dieron las transformaciones neolíticas fueron el Sáhara, Sahel y Etiopía, aunque hay divergencia de opiniones: unos autores opinan que pudo haber existido algún tipo de influencia desde Asia y otros consideran que el desarrollo fue independiente dado que se domesticaron especies de plantas locales. Finalmente en América el desarrollo de la agricultura fue más tardío aunque se dio de manera independiente en tres regiones: primero en Mesoamérica y la región andina (no se sabe con seguridad si la horticultura en la Amazonia occidental estuvo influido por la región andina) y bastante más tardíamente en el este de Norteamérica. En Europa el desarrollo no fue independiente y la agricultura apareció entre el 6000 a. C y el 3500 a. C. (dependiendo de las regiones) gracias a la llegada de especies procedentes de Próximo Oriente.

Para una descripción más detallada de las diferentes regiones:

  • Oriente Próximo.
  • Europa.
  • Asía Oriental.
  • América.
  • África.

La etapa de transición entre el Paleolítico y el Neolítico se conoce como Mesolítico, mientras que las fases del Paleolítico tardío contemporáneas con el Neolítico y el Mesolítico en otras regiones del planeta se conocen como Epipaleolítico. Se denomina Subneolítico a un pueblo o comunidad de economía cazadora-recolectora que recibe algún influjo de tipo neolítico, típicamente la alfarería, de sus vecinos agricultores.

Aunque Neolítico se traduce literalmente como ‘Nueva (edad de) Piedra’, quizás sería más apropiado llamarlo ‘Edad de la Piedra Pulimentada’; sin olvidar que la principal característica que define actualmente el período no es otra que una nueva forma de vida basada en la producción de alimentos a partir de especies vegetales y animales domesticadas. Abarca distintos períodos temporales según los lugares. Se sitúa entre el 7000 a. C. y el 4000 a. C. aproximadamente. Este período se inició en el Kurdistán antes del 7000 a. C. (quizás hacia el 8000 a. C.) y se difundió lentamente, sin que en Europa pueda hablarse de Neolítico hasta fechas posteriores al 5000 a. C.

A partir del 8000 a. C., el cambio climático (época posglaciar) hizo huir a los rebaños de renos hacia el norte, provocando una disminución de la caza. Declinó la cultura, volviendo el hombre a las cuevas (aunque en algunos casos aislados se conservaron las chozas). El culto a los difuntos y los rituales funerarios se hicieron más complejos. Esta época es llamada «período de marasmo» y se sitúa en el final del Mesolítico y el principio del Neolítico. Este cambio de clima hacia el 8000 a. C (en que se pasó a un clima templado) hizo que el hombre modificara sus costumbres (lo que se facilitaría por los cambios climáticos —templado, frío, templado, frío— del período entre el 12000 a 8000 a. C.).

Las diferencias culturales de una zona a otra son perceptibles pero resulta imposible dar otro calificativo a los hombres que pueblan extensas zonas que el de Homo sapiens u Hombre de Cro-Magnon, sin que puedan establecerse diferencias étnicas regionales que necesariamente hubieron de darse por el desarrollo separado de los distintos grupos, el ambiente geográfico distinto, la diversa climatología, los hábitos alimentarios diferentes y las múltiples costumbres locales.

Del establecimiento de la ganadería y de una economía de base ganadera surge la trashumancia, que pone en contacto a los pueblos y, consecuentemente, facilita la comunicación entre gentes de culturas, tierras y tribus diversas. La emigración de tribus y la difusión de técnicas, que cada grupo aprende del grupo vecino, va extendiendo las culturas neolíticas desde su foco originario hacia el resto del mundo. De estos contactos y del desarrollo simultáneo de la agricultura surgen, entre otras cosas, los primeros molinos manuales para moler los granos que se cultivan.

Características[editar]

  • Aprenden a cultivar plantas y a criar animales.
  • Realizan envases de baro y de mimbre.
  • Tejen vestidos.
  • Viven en sitios fijos, construyendo pequeños poblados.
  • Jerarquía: jefes, hechiceros y guerreros.

Sociedad[editar]

Representa la transformación más grande de la humanidad, pues fue una honda revolución técnica que implicó cambios fundamentales en la vida colectiva.

Se inició hace unos 10.000 años en Oriente Medio, en los fértiles valles del Nilo, del Indo y de Mesopotamia.

La aparición de la agricultura con el cultivo de cereales y de la ganadería con la cría de animales origina la especialización del trabajo. Agricultores, pastores, cazadores y alfareros son la base de un nuevo estilo de vida llamado sedentarismo (es una forma social de vida de una comunidad humana que se establece de forma estable en un lugar).

Con la agricultura tenían la seguridad de obtener alimentos de una manera continua en un mismo lugar. Así nacieron las aldeas neolíticas que luego se transformaron en pequeñas ciudades.

El descubrimiento de la agricultura diferenció mucho más las funciones del hombre (caza y pastoreo) y de la mujer(agricultura, cestería y cerámica).

Los útiles de piedra, son ahora pulimentadas. La elaboración de cerámica, de cestería y de tejidos se convierte en un trabajo doméstico.

En el neolítico se inicia un nuevo modo de organización social. Las tribus muestran una jerarquización en jefes, guerreros, sacerdotes y jefes de los distintos clanes(son grupos humanos predominantemente familiares, unidos por fuertes vínculos por considerar que tienen un antepasado en común)Aparece el concepto de propiedad privada de la tierra, que en un principio pertenecía a la comunidad, la aldea o a un clan determinado. Los trabajos agrícolas eran comunitarios.

Arte[editar]

Desarrollo[editar]

El Arte neolítico (Nueva Edad de Piedra), por contraposición al Paleolítico (Antigua Edad de Piedra), se refiere al arte que se produjo en uno de los períodos en que se considera dividida la Edad de Piedra.

El término neolítico fue acuñado por John Lubbock en su obra de 1865 que lleva por título Prehistoric Times. La palabra proviene del griego néos: ‘nuevo’ y líthos: ‘piedra’. Inicialmente se le dio este nombre en razón de los hallazgos de herramientas de piedra pulimentada que parecían acompañar al desarrollo y expansión de la agricultura. Hoy día se define el Neolítico precisamente en razón del conocimiento y uso de la agricultura o de la ganadería. Normalmente, pero no necesariamente, va acompañado por el trabajo de la alfarería.

Características[editar]

El estilo del neolítico, abierto a las sensaciones y a la experiencia, se transforma en una intención artística geométricamente estilizada, cerrada a la riqueza de la realidad empírica. En lugar de las minuciosas representaciones fieles a la naturaleza, plenas de cariño y paciencia para los detalles del modelo correspondiente, encontramos por todas partes signos ideográficos, esquemáticos y convencionales, que indican más que reproducen el objeto. El arte neolítico tiende ahora a fijar la idea, el concepto, la sustancia de las cosas, es decir a crear símbolos en lugar de imágenes.

El cambio de estilo que conduce a estas formas de arte completamente abstractas depende de un giro general de la cultura, que representa quizá el corte más profundo que ha existido en la historia de la humanidad.

Del Neolítico se conservan grandes monumentos megalíticos, entre ellos:

* Los menhires: monolitos verticales ocasionalmente antropomorfos , para marcar territorio.

* Los dolmenes: sepulturas construidas con dos o más piedras verticales cubiertas por una losa horizontal.

* Los crómlechs: conjuntos de menhires de forma circular , observatorios astronómicos vinculados al culto del sol. El más famoso se encuentra en Inglaterra (Stonehenge).

En la Península Ibérica se desarrolló en este período un estilo de pintura rupestre en la zona levantina basado en la pintura de escenas de caza en rocas al aire libre, con representaciones esquemáticas de figuras humanas.

Arquitectura[editar]

Primero serían pequeñas chozas, pero aprovechando los materiales de la zona, se construyeron edificaciones más sólidas.

En Oriente Medio, las casas se realizan de adobe, ladrillo y también de piedra.

Las aldeas neolíticas variaban en su aspecto de unos sitios a otros debido al clima o a la configuración del terreno. En algunos lugares estuvieron fortificadas y en otros eran abiertas.

Religión (Megalitismo)[editar]

por las costas mediterránea y atlántica hay distintos tipos de arquitectura megalítica:

  • Islas Baleares (España): Talaiots y Navetas.
  • Creta (Grecia): Toloi.
  • Cerdeña (Italia): Tumbas de Gigantes.
  • Bretaña (Francia): Cairn.
  • NO España: Mámoas.

Los megalitos son monumentos funerarios colectivos o de culto.

Algunos investigadores creen que los monumentos colectivos son obra de comunidades migratorias procedentes del Oeste Asiático.

Otros, opinan que antes de estas influencias asiáticas, los pueblos autóctonos ya levantaban templos funerarios porque practicaban un culto a los muertos.

La Edad De Los Metales[editar]

Desarrollo[editar]

La humanidad avanzando y a finales del neolítico se inventa la metalurgia para fabricar armas, aperos y herramientas. El oro, el bronce o el hierro sustituyen a la piedra. Aparecen las primeras civilizaciones y se inventa la escritura, de esto hace más de 5.000 años.

El cobre fue el primer metal utilizado, junto con el oro y la plata, se trabajaba con finalidad ornamental y su posesión era símbolo de riqueza.

La aleación entre el cobre y el estaño produjo el bronce. Su comercio hizo levantar los primeros pueblos y ciudades, en las que había mercados locales y pequeñas fortalezas.

La utilización del hierro posibilitó elaborar útiles mucho más resistentes.

Los orígenes de la vida civilizada están en el neolítico agrícola de Oriente Medio más rápidamente, el ser humano progresa con nuevas instituciones y avances tecnológicos.

Por el IV milenio a. C. se levantan las primeras ciudades en Oriente Medio. Eran pequeñas, pero en ellas vivían personas que no participaban en los trabajos agrícolas. La sociedad se dividía en clases y estaba dividida por una minoría política, militar y religiosa que cobraba tributos y levantaban edificios políticos monumentales. Se establecieron en las ciudades, artesanos que vivían de su edificio y que contribuyeron a las relaciones comerciales entre las ciudades. Fuera se desenvolvía la agricultura y la ganadería.

En algunas zonas la sociedad alcanza el grado más alto de desenvolvimiento. Nacen las civilizaciones que se caracterizan por tener una vida urbana, sociedades estratificadas, organización política, leyes, creencias y conocimientos científicos.

Características[editar]

  • Funden metales.
  • Fabrican instrumentos más duros con cobre (Cu), Bronce y hierro (Fe).
  • Inventan la rueda.
  • Construyen carros.
  • Se intensifican los intercambios comerciales.
  • Se crea la escritura.
  • Comienza la historia.

La Edad De Cobre (5.000 a. C. - 3.500 a. C.)[editar]

Desarrollo[editar]

La más antigua de la Edad de los Metales, primer metal trabajado. Los instrumentos de sílex ven la llegada de un competidor importante: el cobre. La concurrencia de esta nueva materia prima hará que la talla del sílex experimente un gran desarrollo y perfección, de forma que cuchillos y puntas de flecha rivalizan en su acabado con las que ahora se fabrican en metal.

El descubrimiento del cobre se realizó o en Egipto o en la altiplanicie del Kurdistán. Fue desde este último lugar, desde donde se inició su difusión por todo el mundo. Hacia el año 4000 a. C. ya se conoce el cobre en Egipto; hacia el 3500 a.C. aparece en Mesopotamia, Irán y la India; hacia el 3000 a.C. en el mar Egeo y China; y entre el 2500 y el 2000 a.C. en Europa.

El cobre es un metal blando y de pocas aplicaciones, que en principio no competía con la piedra. Además, las demandas eran muchas y las zonas mineras pocas, lo que le hacía un metal muy caro.

El hombre prehistórico aprendió a usar el cobre el cual era fácil de obtener debido a sus presencia en la superficie terrestre mezclado con otros minerales (el hombre aprende el proceso de la metalurgia, a través de la experimentación o de la casualidad, caída de cobre al fuego). Así construyo vasijas y arma cuyo uso combinaron con la piedra pulimentada.

Al final del Eneolítico se produce en gran parte de Europa la difusión de un mismo tipo cerámico, el Vaso Campaniforme, presente en los poblados y, sobre todo, en los enterramientos. El nombre de campaniforme se debe al perfil en forma de campana o tulipa del vaso más representativo del conjunto.

Las cerámicas eran de pastas depuradas y buena cocción, con las superficies decoradas con la impresión de un peine o mediante líneas incidas, formando bandas horizontales, triángulos y reticulados. Las cazuelas, cuencos y vasos globulares completan el repertorio de sus formas. Su gran difusión, y la asociación del Vaso Campaniforme a la generalización del metal en los ajuares funerarios, se interpretaba anteriormente como prueba de la existencia de un pueblo prospecto y metalúrgico, de excelentes ceramistas y fundidores, que recorrería Europa en la segunda mitad del III milenio a. C.

Por otra parte, esta abundancia de puntas de flecha en los poblados y entre los ajuares funerarios traduce la importancia del arco como verdadero armamento y por lo mismo, la probable frecuencia de los enfrentamientos y luchas entre grupos. Se trata de punzones, puntas, hachas y algún fragmento de escoria, siempre de cobre, con mínimas cantidades de otros elementos como el arsénico que corresponden a impurezas propias del mineral utilizado para la fundición y no a ningún tipo de aleación.

Características[editar]

  • Invención de la metalurgia: El cobre, junto con el oro y la plata, es de los primeros metales utilizados en la Prehistoria.
  • Desarrollo de la agricultura: arado, regadío, estiércol y nuevos cultivos (olivo, vid, etc).
  • Desarrollo de la ganadería, domesticación del asno y el buey, obtención de leche, lana, queso y yogurt.
  • Desarrollo de la minería.

La Edad De Bronce (3.500 a. C. - 1000 a. C.)[editar]

Antiguo[editar]

En este período todavía no se ha generalizado el bronce para la fabricación de armas y útiles, ni tampoco aparecen todavía los nuevos tipos metalúrgicos que definirán la siguiente etapa: hachas, puñales y espadas con remaches para el mango.

A comienzos de este período, Europa Central, las regiones del Báltico, las Islas Británicas y la Península Ibérica se relacionan por el comercio del cobre, que se apoya en Mecenas, y del ámbar (cuyo control lo tienen culturas como Utenice u Otomani en Europa Central y los Balcanes). Gran parte del comercio se desarrolla en canoas que remontan los cursos fluviales hacia el interior.

Hay una ocupación nueva de tierras, especialmente desde el 1.800 a.C. El uso del carro y el arado aumentan la producción agrícola que, junto a la ganadera, es la base de la economía fundamental. El tejido fue también importante en la economía de estas gentes.

Las técnicas metalúrgicas son similares a las anteriores: fundición y martilleado y, solamente a finales del período, comienzan a usarse moldes bivalvos y la aleación de cobre y estaño. El control de la explotación del metal debió ser un factor muy importante en el desarrollo posterior de las jerarquías.

En las regiones del este de Europa, sobre todo en torno a los Cárpatos, los asentamientos tienen hábitats no muy grandes, pero situados estratégicamente y, a menudo, con sistemas defensivos artificiales, mientras que en el oeste europeo, encontramos poblados muy pequeños y sin defensas, posiblemente estacionales.

Aún cuando hay una cierta uniformidad, en el continente europeo se desarrollan varias culturas durante esta etapa que, aunque presentan semejanzas en los artefactos muebles, presentan sustanciales diferencias en sus modos de vida.

Medio[editar]

En esta etapa hay un predominio claro del bronce sobre el cobre y un aumento en la elaboración de utensilios, armas y adornos, estando ya el metal relacionado con actividades cotidianas y no sólo como factor de exhibición social.

Se inician muchas de las industrias locales metalúrgicas y en el campo de la agricultura hay una superexplotación de la tierra.

En esta etapa, enclavaba cronológicamente entre el 1.500/1.450 y el 1.250 a.C., se desarrolla el mundo micénico en el Mediterráneo Oriental, la Europa Nórdica se convierte en un destacado centro metalúrgico, y en Centroeuropa, la Cultura de los Túmulos sustituye a Unetice en el control de la ruta del ámbar y del comercio micénico.

Final[editar]

El periodo conocido como “Edad de los Metales”, revolucionó el dominio sobre el entorno conocido por el hombre. Los primeros metales, que se utilizaron fueron el cobre y el oro; debido a que es posible martillearlos (sus pepitas son lo suficientemente blandas), hasta conseguir allanarlos y cortarlos con piedras. Este proceso no requería conocimientos previos sobre química metalúrgica, sin embargo la distribución de los depósitos puros de metales es limitada, por ello el descubrimiento de que mediante el calor podían producirse cambios químicos en los minerales metálicos y podía llegar a separarse el metal puro del mismo significó un avance importante. Esta técnica fue descubierta seguramente por artesanos que utilizaban variedades atractivas de minerales de cobre (Malaquita, azurita), para fabricar joyas o decoraciones para cerámica.

El calor también permitía moldear los metales una vez fundidos, éste fue el principio de la verdadera metalurgia. Parece que el descubrimiento tuvo lugar de forma separada en Asia Occidental (antes del 2000 a. C.) y en el Sudoeste de Europa (7000 - 6000 a. C.); este conocimiento se extendió hasta el resto de Europa, Asia y África del Norte a partir de estos centros entre los años 4000-2000 a. C. El trabajo realizado con los primeros metales se utilizó principalmente para fabricar ornamentos, puesto que las herramientas y armas de cobre tenían un uso limitado.

Esto cambió con el descubrimiento del bronce, una aleación, o la combinación de cobre y estaño del cual podía obtenerse un filo cortante mucho más duro y unos moldeados mejores, y que al igual que el cobre podía ser reciclado.

El Bronce fue descubierto en Asia Occidental entre los años 4000 y 3000 a. C., y el conocimiento se extendió por Europa entre los años 3000 y 2000 a. C. Un factor que contribuyó a su propagación fue el desarrollo de las rutas de comercio de metales a larga distancia, en concreto debido a la escasez de depósitos de estaño y oro. La habilidad de los forjadores de bronce de cada continente aumentó progresivamente a partir del 3000 a. C., y en los lugares donde el suministro de metales era abundante, el bronce empezó a utilizarse para fabricar gran cantidad de artículos utilitarios, como por ejemplo herramientas de labranza, que aumentaron en gran medida el potencial de la agricultura. Los útiles de metal pueden dividirse en aquellos que requieren filos duros y afilados ( principalmente herramientas y armas ), y aquellos hechos para ser exhibidos ( con propósitos religiosos y como moneda ), en los que no se requieren. Para armas y herramientas afiladas, el bronce y el hierro son los metales más apropiados, aunque fue a partir del descubrimiento del hierro que este tipo de armas y herramientas se hicieron comunes. Los artefactos no afilados normalmente estaban hechos de oro, plata, cobre y bronce, que se convirtió en el metal preferido cuando se descubrió la técnica de la cera perdida, en la que se utilizaba un modelo de cera para formar un molde de arcilla y a continuación se fundía y se extraía.

El descubrimiento más destacado fue el de la forja del hierro, puesto que se trata del metal más común añadiéndole carbono se transforma en acero y presenta el filo más cortante de todos. Fue descubierto posteriormente a los demás metales, la evidencia más antigua proviene de Asia Occidental, donde se fundían y forjaban utensilios y armas con él entre los años 2000 y 1500 a.C. A partir de entonces la utilización del cobre se fue limitando cada vez más a los ornamentos; entre los años 1500 y 600 a. C., el conocimiento del hierro se propagó en todas las direcciones desde Asia Occidental hasta Europa, África Septentrional y Central y Asia Meridional. En Europa, tenemos evidencias de un uso corriente del hierro, a partir del año 500 a. C, es ahora cuando se utiliza de forma extensa en la tala de bosques, lo cual cambió la cara del paisaje europeo. La introducción del hierro conllevó la aparición de unas herramientas de artesanía mejores y de unas armas más eficaces y resistentes.

En Europa Occidental, la forma de trabajar el hierro se basaba en la forja (martilleando y forjando). En esta zona, no empezó a moldearse el hierro hasta la Edad Media, y la producción en gran escala de hierro moldeado posteriormente fue un factor importante en la revolución industrial de los siglos XVIII y XIX.

La aparición de objetos de bronce en tumbas y yacimientos anuncia el principio de la Edad del Bronce europea alrededor del 2300 a. C. Se introdujo una aleación de cobre con aproximadamente un 10% de estaño, el bronce que se utilizaba era considerablemente más duro que el cobre puro, y un material mucho más útil para fabricar herramientas y armas. Una de las etapas en las que se divide la Edad del Bronce, es el Bronce Final que se desarrolla a lo largo de un período que abarca entre el 1250 y el 750 a. C. Esta etapa corresponde a los últimos momentos del clima Sub-Boreal (3000-2500 a.C.), produciéndose una subida térmica, mayor aridez y una mayor deforestación (que favoreció el aumento de los cultivos de cereales).

Nuevas regiones se incorporan a las actividades metalúrgicas (Europa Nórdica), y es en esta época cuando aumenta la producción de objetos metálicos (comercio, excedentes, depósitos), documentándose un gran número de realizaciones: útiles cotidianos, herramientas, instrumentos musicales...

El espectacular aumento de la producción origina, a su vez, el desarrollo de un comercio a larga distancia, que sirvió para el desarrollo de Europa durante esta época. El cobre estaba extendido, pero el estaño estaba limitado a zonas de Gran Bretaña Occidental y Francia, Noroeste de España y Norte de Italia, donde se extraía de los ríos y arroyos, mediante el proceso de lavado y era transportado hasta Europa Occidental y Central a través de unas vías de comercio extensas. Dinamarca obtenía cobre y estaño a cambio de una serie de exportaciones entre las que se incluía el ámbar. Ámbar procedente del Báltico puede encontrarse en los sepulcros de fosas de Micenas que datan del siglo XVI a. C. Evidentemente las rutas marítimas tenían una importancia vital, como testifican dos naufragios descubiertos pertenecientes a la Edad del Bronce en el Canal de la Mancha. El aumento de los contactos contribuyó a la uniformidad cultural; empiezan a construir herramientas similares a lo largo de las costas de la Península Ibérica, Francia e Islas Británicas, a la vez que los cementerios de urnas se convirtieron en el rito predominante desde el Norte de España hasta los límites de las estepas.

Debido a esta intensa producción de elementos de bronce, surge una gran popularización y generalización de dichos elementos, lo que se relaciona con el comercio (necesidad de adquirir materias primas), a larga distancia. En cuanto al mundo funerario se caracteriza por la extensión de los campos de urnas (cementerios de sepulturas con individuos cremados, donde las cenizas de los muertos son depositadas en urnas de cerámica), que se generalizará por toda Europa (influyendo a casi todos los grupos culturales) durante esta etapa.

La Edad Del Hierro (1.000 a. C. - 1 a. C.)[editar]

Desarrollo[editar]

La Edad de Hierro es el período en el cual se descubre y populariza el uso del hierro como material para fabricar armas y herramientas. En algunas sociedades antiguas, las tecnologías metalúrgicas necesarias para poder trabajar el hierro aparecieron en forma simultánea con otros cambios tecnológicos y culturales, incluyendo muchas veces cambios en la agricultura, las creencias religiosas y los estilos artísticos, aunque este no ha sido siempre el caso.

Es el último de los tres principales períodos en el sistema de las tres edades, utilizado para clasificar las sociedades prehistóricas, y está precedido por la Edad de Bronce. La fecha de su aparición, duración y contexto varía según la región estudiada. La primera aparición conocida de sociedades con el nivel cultural y tecnológico correspondiente a la Edad de Hierro se da en el siglo XII a. C. en varios lugares:

  • Antiguo Oriente Próximo,
  • Antigua India (con la civilización védica, en la época previa a la composición del Rig-veda) y
  • Europa (durante la Edad Oscura griega).
  • En otras regiones europeas, el inicio de la Edad de Hierro fue muy posterior.
  • No se desarrolló en Europa central hasta el siglo VIII a. C., y hasta el siglo VI a. C. en el norte de Europa. En África el primer exponente conocido del uso del hierro mediante fundición y forja se da en la cultura Nok, en la actual Nigeria, hacia el siglo XI a. C.

La Edad de Hierro también acabó en periodos distintos dependiendo de la región:

  • En la zona del mar Mediterráneo, con el inicio de la tradición histórica durante el periodo helenístico y el Imperio romano
  • En la India, con la llegada del budismo y el jainismo (siglo VII a. C)
  • En China, con el inicio del confucianismo
  • En el norte de Europa se mantuvo hasta la Alta Edad Media.
  • La Edad de Hierro se dio aproximadamente cuando su producción se constituyó en la forma más sofisticada de la metalurgia. Si bien requiere una alta temperatura de fusión, su dureza y la abundancia de fuentes de mineral de hierro lo convirtieron en un material mucho más deseable y barato de obtener que el bronce, lo que contribuyó de forma decisiva a su adopción como el metal más usado.

Nunca hubo una Edad de Hierro propiamente dicha en América y Australasia, ya que en estas regiones las tecnologías para trabajarlo fueron introducidas por la colonización europea. Hacia la Edad del Bronce medio, empezaron a aparecer en Anatolia, Mesopotamia, el Subcontinente Indio, el Levante, las costas del mar Mediterráneo y Egipto, cantidades cada vez mayores de objetos de hierro de fundición, distinguible del hierro meteórico por la ausencia de níquel. En algunos lugares, su uso parece haber sido ceremonial, y el hierro era un metal caro, mucho más que el oro. Algunas fuentes sugieren que el hierro se fabricaba en algunas partes como subproducto del proceso de obtención de cobre, y que no era obtenible por separado mediante la metalurgia de la época.

Sin embargo, en Anatolia el hierro se producía de forma sistemática a partir de una fuente de hierro meteórico, no muy lejos de vetas explotadas de otros metales durante la Edad de Bronce. De ahí surge el uso y producción más antiguos de objetos de hierro. Las recientes investigaciones arqueológicas en el valle del Ganges, en la India, descubrieron un primer uso y trabajo del hierro hacia el 1800 a. C.3

Alrededor del 1200 a. C., el hierro era profusamente utilizado en Oriente Medio, pero aún no reemplazó al uso dominante del bronce durante algún tiempo. Hacia el 1800 a. C., por razones aún desconocidas para los arqueólogos, el estaño escaseó en el Levante, lo que llevó a una crisis en la producción del bronce. El cobre también parecía escasear. Varias civilizaciones "piratas" del Mediterráneo empezaron a atacar las ciudades fortificadas a partir del 1800 – 1700 a. C. con la intención de saquear el bronce para refundirlo y convertirlo en armas. Anatolia había sido durante mucho tiempo un gran productor de bronce, y su uso del hierro (desde el 2000 a. C. en adelante) permitió la existencia hacia el 1500 a. C. de una tecnología de armas superiores a las de bronce.

En África occidental, la producción de hierro comenzó casi en la misma época, y parece claro que fue una invención independiente y simultánea.4 Los lugares que contenían mineral de hierro desarrollaron una preeminencia en el último milenio a. C. que mantendrían en el futuro. La tecnología militar diseñada para aprovechar el uso del hierro se originó en Asiria, quien de hecho parece que consideraba la ciudad de Troya como un puesto comercial (una cabeza de maza encontrada en 1902 en las ruinas de Troya, fechada en el 1200 a. C., es probablemente de producción asiria). En cualquier caso, el comercio de hierro entre Asiria y la ciudad independiente de Troya estaba ya bien establecido en esas fechas, y el secreto de su producción era celosamente guardado por los asirios.

Teorías[editar]

Difusionismo[editar]

No hay unanimidad al respecto de estas teorías. Algunos autores, como Vere Gordon Childe, defienden que el hierro llega por invasiones de gentes orientales que introducen la nueva tecnología y se asientan en Hills Forts. Otros defienden un difusionismo limitado, el cual no requiere de gentes foráneas pues el factor más importante es la difusión de las técnicas. Las gentes ven las ventajas del nuevo metal y por eso lo asimilan.

Autoctonismo[editar]

Estas teorías están bastante desacreditadas, e incluso tildadas de racistas, pues los autoctonistas defienden la importancia del factor receptor. Los nuevos elementos sólo se adoptan donde dan una transformación conveniente a esta sociedad, en especial a las élites. Por ejemplo, el hierro no se aplica en la Europa templada en instrumentos de producción agrícola, pese a la gran importancia de estos elementos en la sociedad. La mayor parte del hierro ha sido utilizado para adornos. En cuanto al armamento, las armas de hierro son difíciles de encontrar y son halladas en depósitos funerarios. Son armas que duplican el estilo de las de bronce de la época, por tanto, elaboraciones locales. Según estudios de Mohee el 67% de objetos de hierro de esta época son hierros dulces, armas con poco carbono y por ello escasamente eficaces; no eran armas prácticas.

Revalorización Del Bronce[editar]

Otros investigadores, como Geselowitz, entienden al respecto que la aparición de objetos de hierro no es por la importancia del nuevo metal sino por una revalorización del bronce. Para no perder el preciado bronce se utilizaría el hierro para enterramientos. Sólo más tarde, con la conciencia de que el hierro es mejor y la perfección de su metalurgia se sustituirá por el bronce y, este último, pasará a ser un elemento de adorno.

Hallstat (1.000 a. C. - 500 a. C.)[editar]

Es una cultura arqueológica perteneciente al Bronce final y la I Edad del Hierro. Fue Paul Reinecke quien primero asimiló el yacimiento de Hallstatt con los campos de urnas, creando una periodización que actualizó posteriormente Müller-Karpe. Así, Hallstatt formó parte de los campos de urnas y, a su vez, fue heredera de estos, manteniendo una clara continuidad, sin rupturas.1 Sin embargo, también recibió influencias diferenciadoras gracias a sus contactos con el norte de Italia (Golasecca), con colonos mediterráneos a través del Adriático y también de los pueblos de las estepas de la Europa Oriental.

Fue una cultura de transición entre la Edad del Bronce y la del Hierro, extendiéndose principalmente por la Europa Central, Francia y los Balcanes.

El nombre de esta cultura es debido a la Necrópolis de Hallstatt, situada en la localidad de Hallstatt, en Austria, cerca de Salzburgo, donde se han encontrado cerca de 2000 tumbas y más de 6000 objetos. El primero en darle esta nomenclatura fue Hans Hildebrand, y sus siguientes divisiones fueron establecidas primero por Otto Tischler y posteriormente, la que se utiliza en la actualidad, por Reinecke.

El uso del hierro al principio es minoritario. Sin embargo, a partir del VII a. C. se generaliza su uso poco a poco, al igual que su comercialización.

Muchos de sus asentamientos estaban fortificados y dominados por una clase social de guerreros que formaban una especie de aristocracia. Gracias al uso del hierro en vez del bronce obtenían un armamento superior.

Hay cerámicas excisas, pintadas y grafitadas, a veces con incrustaciones, mientras que, en las espadas, hay pomos incrustados en hueso, marfil o ámbar.

Esta cultura mantiene contactos con el Mediterráneo y con las estepas del este europeo. Persiste el comercio del ámbar y del estaño en los intercambios con el mundo mediterráneo.

Con respecto al rito funerario, en los períodos iniciales se impuso la incineración y deposición en una urna, pero a partir de Hallstatt C se produjo un aumento de las inhumaciones, que ya en Hallstatt D fueron predominantes. Hay claras diferencias en las tumbas, por su ajuar y por sus estructuras. Los ricos preferían ser depositados en cámaras de madera, bajo túmulo.

La Téne (500 a. C. - 1 a. C.)[editar]

Desarrollo[editar]

La cultura de La Tène es una cultura perteneciente a la Edad del Hierro, también conocida como Edad del Hierro II.

Es una cultura mayoritariamente celta, cuyo núcleo está en los Alpes, aunque en su apogeo terminará por extenderse por el centro de Europa, Francia, oeste de la península ibérica, islas británicas y parte del este de Europa.

Esta civilización posee dos tipos de asentamientos:

  • Fortificados, con un baluarte de piedras, rodeados por un foso. En su interior hay casas de madera, de planta rectangular.
  • Hábitat Rural: son pequeñas aglomeraciones de viviendas de madera, tanto de planta rectangular como cuadrangular. Son comunes los asentamientos en valles.

En el período final de esta cultura, el hábitat característico será el oppidum, que son auténticas fortalezas, según Julio César. Estos oppida se situaban cerca de yacimientos de materias primas o en vías comerciales, y eran un auténtico centro económico.

Con respecto a las necrópolis, son bastante comunes los enterramientos con carros de dos ruedas, y también los vasos cerámicos de procedencias griega y etrusca. En los ajuares masculinos predominan las armas, mientras que en ajuares femeninos lo normal son adornos y aderezos para el vestido. El rito funerario durante los siglos IV y III a. C. es de inhumación sin túmulo mayoritariamente, mientras que en el siglo II a. C. aumenta el rito de incineración.

Período 1/A (475 a. C. – 400 a. C.)[editar]

Los principados hallstatticos declinan, desaparecen los grandes asentamientos y van apareciendo cada vez menos túmulos principescos. Vuelven las aldeas tradicionales. Estos individuos emprendedores se dedican ahora al pillaje y a la colonización. Al sur de Francia y en la zona entre el Rin y el Mosellla se verá surgir un nuevo protagonismo. Aumenta la demografía en el siglo V a. C. Surgen extensas necrópolis, frecuentes elementos de status, en especial los vistos en periodos anteriores: carros, juegos de bebida y armas.

Importancia entendida desde distintas visiones. Primero se pensó en el concepto de principados que se extienden a las zonas más occidentales, evolucionando por el contacto. Por otro lado se piensa en el área de La Tène y el contacto mediterráneo, Italia y Grecia. Los productos llegarían con retraso, están más al norte, y por eso evolucionan más tarde. No obstante, parece que las causas han de buscarse en circunstancias internas. En esta zona se ve una concentración en áreas ricas en hierro. Este nuevo metal se aplica a la producción agrícola, aumentando la productividad. La mayor complejidad social llevaría a una concentración de poder.

Lo que más varía en este momento son las tipologías, no tanto los objetos. Aparece un modelo de armas singular, la espada de La Tène. Espada de 70 cm de hoja, propia de combates aislados, ineficaces en la formación cerrada. También se ven puñales de empuñadura antropoide, en tumbas más ricas.

Época De Invasiones (400 a. C. – 130 A. c.)[editar]

Explicación[editar]

Se divide en 2 etapas: Período 2/B (400 a. C. – 275 a. C.) y Período 3/C (275 a. C. – 130 a. C.)

Ahora, en el 400, aparecen las invasiones célticas, el rasgo más definitorio de este periodo. Son expediciones de indoeuropeos que se dirigen al Mediterráneo. Son mencionados por escritores clásicos. Llegan a saquear Roma y el santuario de Delfos, asentándose algunos en el Reino Gálata. No hay que pensar siempre en un carácter militar. Ahora conocemos los nombres de los invasores por los textos. También sabemos su origen por su cultura material. Procedían del Este de Francia y Sur de Alemania. No hay unanimidad en cuanto a fechas. A finales del I a. C. Tito Livio habla del VI a. C. Ni la lingüística ni la arqueología lo corroboran, sino que indican que eran más recientes. Entre el V-IV se refiere Plinio el Viejo en su Historia Natural.

Pompeyo Trogo habla de una disensión interna causante de esta migración, calculando en 300.000 los desplazados. En la primera expedición saquean Roma, en el 390 a. C. Después se retiran a Panonia. Poseemos pruebas arqueológicas en las necrópolis de la Etruria padana y los Apeninos. Celsina pasa a llamarse Bononia. Más al este están Hungría y Yugoslavia del 400 a. C., sobre todo entre el 300-200 a. C. En el siglo siguiente llegan a Bulgaria y de ahí pasan a Grecia, saqueando Delfos; un año después se instalan en Asia Menor, convirtiéndose en los llamados gálatas. La disensión según Pompeyo Trogo se debería a la presión demográfica y el intento de solucionarla a corto plazo. No se intensifica la producción sino que se exporta un excedente de población.

Wells, fijándose en la procedencia de los invasores, con mayor influencia griega en el VI-V, considera que las incursiones se explican por la interrupción de las relaciones comerciales. A principios del V a. C. el comercio cesa. La causa debió ser, según éste, el establecimiento en el 520 de Adria y Spina. Se fundan para abrir las tierras de los Alpes. El Valle del Po estaba más cercano que la colonia de Massalia. El traslado era más barato y rápido. Además son épocas de rivalidades entre etruscos, cartagineses y griegos. Esta interrupción de relaciones debió ser catastrófica para aquellos emprendedores. Pierden su prestigio y poder al no controlar ya el comercio de lujo. Algunos individuos pensaron en organizar bandas de guerreros para, de nuevo, conseguir esos productos mediterráneos.

Las incursiones parecen ser llevadas por hordas guerreras. Italia está prosperando y es un botín deseable. Es difícil distinguir por la arqueología si fueron hombres armados o grupos inmigrantes. Podrían ser incursiones de guerreros como significado de migración tribal. Se enriquecían y volvían o se asentaban en las nuevas tierras. Algunos al norte de Italia. Las fortunas se hacían mediante incursiones, no comerciando. En la zona de Hungría no puede hablarse de grandes fortunas. Las incursiones en Grecia no dejan muchas huellas tampoco.

Cultura Material[editar]

Hay cierta uniformidad en cultura material en el continente. Enterramientos y objetos enterrados. Patente en las armas de tumbas masculinas. El hierro es más común. Un 75-70 % de tumbas incluyen las largas espadas y puntas de hierro de lanzas. También restos de escudos e, incluso, cascos. El hierro iba desplazando al bronce, pero sigue empleándose, sobre todo, para objetos de lujo (fíbulas y brazaletes). Poco se sabe de cerámicas porque la mayoría de elementos son metálicos. Sí se conoce que empieza a generalizarse en Europa central el torno de alfarero. Por esto, la calidad de productos, menos los de hierro, declina. Además no existen centros productores o comerciales.

Poblados[editar]

Son comunidades autosuficientes a un nivel local. Se aprecian cambios en los modelos de habitación. En el III es en lugares abiertos. Radovesice es el posible modelo en la región de Bohemia. De 2 a 4 aldeas con una población en torno a 30-80 personas. Paisaje marcado por la proliferación de asentamientos rurales. Clasificación de Waldhausen que distingue granjas agrícola-pastoril y aldeas con actividades artesanales y de transformación de alimentos. En la zona norte se ha visto que el artesanado local es bastante frecuente y difícil encontrar sus productos fuera del área local.

Dürrnberg es otro posible modelo de comunidad de la época en zona austriaca, bastante peculiar por ser el continuador del hábitat por parte de las gentes del poblado de Hallstatt.

Enterramientos[editar]

La distribución de las tumbas es parecida a la de las de fase inicial del hierro. Casi todas contienen pocos objetos. Las tumbas más ricas sólo tenían unas docenas de objetos, pobre en comparación de las del Hallstatt D, y con pocos objetos exclusivos. Las pocas excepciones son de principios de la II Edad del Hierro. La única tumba rica es una en la que encontramos un collar de oro, pareja de brazaletes, una sítula de bronce de Italia y algunos elementos decorativos de bronce de un carro de dos ruedas. Otro lugar nos muestra una tumba excepcional, la 44/2. Sólo tiene dos brazaletes de oro, otros adornos de oro, una espada de hierro, dos puntas de lanza de hierro, una sítula, un casco de bronce, una kilis de cerámica ática y elementos de hierro de un carro.

El incremento de armas puede representar la importancia de la guerra en la sociedad. Pero no hay que olvidar la posibilidad de significados problemáticos. Hay una tendencia a la homogeneidad en la distribución de las tumbas, coincidiendo con un nuevo ritual funerario, las inhumaciones. Estos túmulos son diferentes en tamaño y profundidad. No se genera la misma riqueza y de ahí que no se encuentran tantos metales preciosos. Se han encontrado pocos depósitos metalúrgicos. El más importante es el de Duchou, con un caldero de bronce junto a 200 objetos también de bronce. De finales del IV. Se puede definir esta sociedad como guerrera. Los libres consiguen bienes de las razzias y hay una jerarquía basada en jefaturas locales.

Los cementerios han aportado mucha información sobre la sociedad. Del IV-III en el norte de Bohemia unos 30 mil hombres. A la cabeza hombres con ajuares guerreros. Sociedad por tanto con aristocracia guerrera sobre una amplia base de hombres sin armas.

Período 3/D (130 a. C. – 1 a. C.)[editar]

Explicación[editar]

Se producen unos acontecimientos que preludian su entrada en el Imperio romano. La más característica son las primeras ciudades de la Europa Templada o poblados protourbanos (oppida). Por toda la Europa llamada céltica y no sólo se desarrollan actividades productivas sino también la manufactura y el artesanado. Se desarrollan amplias actividades comerciales, aparecen elementos característicos de un mundo más civilizado: escritura y moneda entre otros. A finales del II se producen cambios significativos. Del poblamiento disperso de carácter rural se pasa a núcleos fortificados con diseño urbano. Son conocidos como oppida por Julio César en su Guerra de las Galias. Oppidum es señalado como esos núcleos conocidos en las Galias entre el 58-50 a. C. Ahora se aplica a todos ellos en general en las centurias inmeditamente posteriores al cambio de era. Va del centro de Francia a Hungría.

De los Hill Forts A Los Oppida[editar]

En algunos casos se ha insistido en que no existe hiato entre los Hill Forts y oppida. Sería entonces un proceso continuo. Wells justifica su aparición en el artesanado y el mercado. Sería un proceso sin fisuras con la etapa anterior. Estas comunidades se forman por misma razón que las ciudades comerciales antiguas, para aumentar su producción y poder importar. Sus rasgos comunes hacen pensar que recibieron el mismo estímulo y tuvieron las mismas necesidades. Los oppida crecieron y la riqueza atrajo más gente todavía, a cambio de producir muchos objetos para el comercio, las gentes recibirían parte de las importaciones (como son las joyas de bronce o brazaletes de hierro). Cuanta más gente llegaba para desarrollar actividades productivas se necesitaba gente que si se dedicase a la producción alimenticia. Las innovaciones técnicas facilitan las labores, como son la mejor de molienda de trigo por un nuevo molino. Todo ello permite que más gente se alimentase aún con menos productores de alimentos. Wells termina con otro factor, crecimiento de comercio de esclavos con romanos. Impulsaría razzias que darían inseguridad en los territorios, por eso la gente se agregaría a los oppida, abandonando aldeas.

Centralización/Urbanización Del Campo[editar]

Otros piensan en un mundo no tan lineal. En grandes áreas el nacimiento de los oppida es una novedad. No todos piensan lo mismo: unos piensan en un proceso de centralización de áreas rurales densamente pobladas en las que se fusionan los núcleos y los que consideran que son nuevas fundaciones, resultado de una acción consciente que quiere urbanizar el campo. Entre los que piensan en la centralización están Collis y Champion. Collis, aún valorando el sinecismo, considera básicos los motivos de defensa que justifican su construcción debido a la inestabilidad social. En algunos grupos la aparición de los oppida es tardía y por eso sería efecto de una debilidad social y económica. Cahmpion piensa que 3 hechos lo fuerzan, presión demográfica, complejidad económica y competencia agresiva.

Otros pensaban que su necesidad es debido a una idea consciente. Para ellos es el nacimiento de las ciudades de Centroeuropa, urbanización del campo. A esta idea oppida=ciudad se niegan muchos al no tratarse de ciudades de modelo mediterráneo.

Innovaciones[editar]

Se producen innovaciones técnicas: introducción de la reja de hierro en el arado, palas de hierro y la guadaña. Contamos con el testimonio de Posidonio sobre los alimentos, habla de la riqueza agrícola y de mucha productividad. Según Estrabón, destacan las piaras de cerdos y el ganado. Producen mucha leche, carne y queso. Ateneo indica que impresiona la cantidad de comida que consumen, señalando el pescado y el vinagre entre otros productos. También junto a Diodoro Sículo nos cuentan la afición por la cerveza y el hidromiel. Los clásicos nos relatan la importancia del comercio del vino, bebida que ya fue importante, la preferida por la élite. A su vez, remarcan la forma incivilizada de beber vino porque lo bebían en abundancia y sin mezclar con agua, pues podía conducir a la locura. Son restos de un etnocentrismo griego.

Un gran cambio fue la incorporación de la reja de hierro que permitía profundizar más y arar más tierra. La guadaña se hace común, haciendo más fácil recolectar cereales. Gran papel el que juega el forraje de las bestias. La estabulación de los grandes rebaños puede estar relacionada con esto.

Hierro Y Cerámica[editar]

Los materiales que más información dan son el hierro y la cerámica. En el 200 a. C. hay una gran cantidad de hierro por toda Europa. Empieza a usarse para herramientas e instrumentos especializados. Se utiliza para las más diversas actividades productivas. En este momento hay diversificación y especialización del artesanado. Instrumentos de herreros, carpinteros, trabajo textil, cerámica, agricultura, aseo, cocina, arneses, clavos (para el murus gallicum)… El hierro se trabaja y funde en comunidades grandes y pequeñas. El horno más usual es el redondo, con forma de hoyo excavado con chimenea de cerámica. Puede que algunos metalúrgicos se especializarán en diversos objetos por las grandes diferencias entre los elaborados. Sin embargo, no se confirma, no hay unanimidad y la arqueología no lo respalda. El comercio del hierro se solía hacer con lingotes de doble punta. Se sospecha que pudiesen ser unidades de valor. La distribución no refleja la del hierro, quizás un almacenamiento para más tarde estar disponibles.

La cerámica es otro elemento significativo. Vemos una uniformidad de tipologías en los 4 grupos encontrados en Manching. Está hecha por especialistas para toda la comunidad.

Economía[editar]

Se introduce una economía monetaria por una posible mayor interacción con Roma y la complejidad de la economía local. No hay fuentes escritas del comienzo de las relaciones con Roma. La arqueología muestra que es en el II a. C. con el dominio romano del norte italiano. Testimonio de ello son: primeras ánforas viniarias de mediados del II. Abundante es en Francia, evidenciando la facilidad del transporte fluvial por el Ródano. Aunque hay menos al Este, no quiere decir que llegue menor vino itálico sino que este camino requiere recipientes más ligeros, mencionados por Estrabón como los pellejos.

Hay muchas vasijas de bronce a principios del I a. C. Distribución más o menos uniforme. En tierras altas de Centroeuropa, el sur de la llanura europea, entre el Sena interior y los Alpes. Cerámicas campanienses del II a. C. Las principales importaciones serían materiales perecederos. Un ejemplo el vino. Es difícil de rastrear pero más aún lo exportado a Italia. Hay huellas indirectas como en el 120 a. C. en Magdalensberg, que establece un pacto comercial con Roma. Nos encontramos con cientos de inscripciones en yeso en las paredes de las bodegas utilizadas por los mercaderes. Se leen las mercancías ((herramientas y vasijas de metal), ciudades (Apuleya, Roma y Bolonia), las cantidades y las fechas de transacciones. Son fechas distintas al año, lo que nos da una visión de un comercio a lo largo del año.

Lo más requerido por los romanos es el hierro. Tienen un ejército que necesita este material para los pertrechos militares. Otros elementos para la construcción en los campamentos castrenses. Importancia de la piel en la confección de uniformes, tiendas, sandalias, correas… Estrabón también nos cuenta de la importancia del esclavismo romano y su compra. Se utilizarán vías fluviales en barcazas a través del Ródano. En cuanto a los Alpes, Estrabón de los mismos transportes y de carros. Diodoro Sículo señala los carros y en sitios impracticables debemos imaginar el uso de bestias de carga.

La moneda se acuñará de forma regular del II-I a. C. Los centroeuropeos la conocen al trabajar como mercenarios. Se dan cuenta de sus ventajas y la acaban adoptando. Como modelo se toma la estátera macedonia. Cuando más circula es del 120 a la conquista romana. A diferencia de las acuñaciones celtíberas no lleva una leyenda con el nombre de la ceca por lo que se identifica por la iconografía. Hay que tener en cuenta también su zona de dispersión, en especial con las de menor valor pues las de mayor valor pueden utilizarse para grandes transacciones. Los patrones monetales son al sur en Rhode y al norte la drakma. Otra moneda de plata también servirá, el denario. La moneda es poca y circula poco. No es una economía monetaria en sí, la moneda es una forma de acumular riqueza. Se encuentran muchos depósitos monetales por esta época, planteándonos problemas. Hay diversas interpretaciones, puede ser tomado como objeto votivo o como un enterramiento para guardarlo en épocas de peligro. Hay diferencias con los del bronce final pues hay herramientas de metales preciosos y monedas. De aquí proceden la mayoría de monedas de esta zona. La moneda sustituirá la función del lingote.

Sociedad[editar]

Las necrópolis, los textos y los asentamientos nos dan una idea de la organización social. Nos acerca a grupos étnicos definidos. En el s. II a. C. las riquezas materiales se encuentran en tumbas de formas más o menos iguales. Pocas son muy ricas. A partir del II hay cambios en el ritual, la inhumación es sustituida por la cremación. Está hecha en hoyo practicado en el suelo. Pocos objetos son encontrados en las tumbas por eso. En el I las inhumaciones cada vez son más escasas. La mayoría de Europa central no aporta necrópolis sino grupos aislados de tumbas. No hay necrópolis asociadas a yacimientos. Además estas tumbas de cremación son difíciles de detectar. Algunos de los grandes túmulos de Hallstatt A fueron descubiertos recientemente. Es posible que no se encuentren por la difícil tarea que significa. En Renania y cercanías se aprecian necrópolis pequeñas con escasas diferencias de riqueza.

Los textos clásicos hablan de los diferentes grupos étnicos que tienen una jerarquización explícita. Algunos grupos son dependientes de otros mediante tributos o compromisos políticos o militares. En cada grupo hay una jerarquía interna. Era fácil conseguir riqueza. Algunos pueblos presentan reyes y otros una asamblea de ancianos con un individuo que ejerce la autoridad de forma anual. El componente aristocrático de los dirigentes es muy marcado. A esta élite pertenecen los druidas. La aristocracia tiene un carácter guerrero, posee tierras y ganado y campesinos que tributan. Los guerreros eran libres junto a los artesanos. Después habría un grupo esclavo o dependiente.

Rowlands propone que la organización en clases se desarrollaría con la manipulación de relaciones de parentesco resultando mecanismos de diferenciación de estatus como clientelas al margen de las relaciones parentales. Se producen diferencias entre clases y se distancian las élites con el pueblo. Los pobres eran clientes cada vez más dependientes de la élite, que tiene tierras, riqueza, alianzas dinásticas, orden genealógico y conocimiento ritual. Kristiansen lo denominó sociedades estratificadas, con una fuerte diferenciación económica y social con énfasis en el control de la tierra. Nuevas relaciones de poder. Se consolida el pago de tributos, se formaliza la explotación económica y con un poder militar que les apoya. Sociedad que Rowlands ya llama estatales aunque les falta el desarrollo pleno de una burocracia.

España[editar]

Hace más de 1 millón de años que la península ibérica estaba habitada por grupos humanos. Estos primeros pobladores pertenecían al grupo de Homo Erectus.

125.000 a. C. – 35.000 a. C.: habitaban en la península los Neandertales. El Homo Sapiens (el Hombre De Cromañón) llegó hace más de 35.000 años.

En el paleolítico se desenvuelve el arte rupestre/parietal (es todo dibujo o boceto prehistórico que existe en algunas rocas y cavernas) con hermosas pinturas en tierras del cantábrico o al aire libre en levante.

En el neolítico y en la edad de los metales, recibe grupos humanos procedentes de Europa y del norte de África. En el levante hubo una mezcla de pueblos a lo largo de los siglos con unas características culturales peculiares, llamada la cultura de los iberos.

Los iberos vivían en ciudades y agrupados en tribus. De esta cultura se conserva restos de la muralla y originales muestras de arte (Dama De Elx y Dama De Baza).

En el sur de la península nació una cultura llamada del vaso campaniforme, por ser su característica más importante la elaboración de vasijas de barro en forma de campana. Esta cultura suele ir asociada a la expansión de la metalurgia.

En el valle del Guadalquivir, el pueblo tarteso, cogió gran esplendor económico y cultural. A finales del período del bronce se estableció la primera cultura urbana occidental.

Se desenvolvió la agricultura, la ganadería y la metalurgia. Mantenía relaciones comerciales con otros pueblos del mediterráneo, que venían a tartesos en busca de oro, plata, cobre, estaño y plomo. Políticamente, estos pueblos se organizaron en un estado monárquico (Argantonio fue el monarca más importante).

Hacia el I milenio a. C., los pueblos indoeuropeos procedentes de Europa, se establecieron en el norte, en el oeste y en gran parte de la meseta central de la península.

Los pueblos autóctonos que encontraron, tenían una larga tradición africana y mediterránea.

Los pueblos de procedencia europea y las comunidades autóctonas se fundieron y surgieron diferentes culturas, según las áreas. En la meseta central crearon pequeñas ciudades fortificadas, asentadas sobre cerros, estas tenían necrópolis (es un cementerio con monumentos fúnebres) para incinerar los cadáveres y esculpían toscas además de enormes tallas de animales.

La larga convivencia de los pueblos iberos y de los celtas, dio lugar en las tierras centrales a los celtiberos, que vivían en poblados fortificados con viviendas, la mayor parte subterráneas.

Fueron constantes a lo largo de la prehistoria, los intercambios entre las distintas comunidades humanas de la península.

Otros pueblos ribereños del Mediterráneo Oriental, que buscaban estaño y cobre, abundantes en la península, para obtener bronce, llegaron a los costas levantinas y del sur, siendo estos: fenicios, cartaginenses, púnicos y griegos.

Galicia[editar]

Oestrimnios[editar]

Períodos[editar]

Paleolítico[editar]

Mesolítico[editar]

Neolítico[editar]

Edad Del Bronce: La Cultura Campaniforme[editar]

Cultura De Las Mámoas[editar]

Cultura De Los Megalitos[editar]

Economía[editar]

Cultura Castrense[editar]

Desarrollo[editar]

Arte[editar]

Explicación[editar]

Escritura Y Pintura[editar]

Orfebrería[editar]

Alhajas[editar]

Bibliografía[editar]

http://www.wikipedia.org

http://www.escuelapedia.com

PPT: edaddelcobre-100316144809-phpapp02

Word: temaxxxii-130816191801-phpapp01

Libro: Xeografía E Historia (1º E S O, Ed. Xerais)

http://html.rincondelvago.com