Ir al contenido

Teoría musical/Armonía/Duplicaciones y omisiones

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
← Posiciones Abiertas Duplicaciones y Omisiones Armonización Escala Diatónica →
Teoría de la música y armonía


Como se ha mencionado, la armonía se ha desarrollado a partir de los estudios de las piezas a cuatro voces. Dado que las tríadas se forman con tres sonidos, es evidente que necesitamos duplicar al menos uno. Más adelante analizaremos acordes con alguna tensión (séptima, novena, etc.), los cuales, en algunos casos, requieren omitir alguna nota, porque no se pueden escribir a cuatro voces.

Duplicaciones[editar]

Ya sabemos que en un acorde de tríada se requiere duplicar alguna nota. Revisemos algunos ejemplos:

Ejemplo Descripción
\new GrandStaff <<
     \new Staff \relative c' {
       <e g>1
       \bar "|."
     }
     \new Staff \relative c {
       \clef bass
       <c c'>
     }
   >>
Aquí tenemos un acorde de Do Mayor en Estado Fundamental, en Posición de Quinta, en Disposición cerrada con fundamental duplicada.

La duplicación se produce entre el bajo y el tenor.

\new GrandStaff <<
     \new Staff \relative c' {
       <fis d'>1
       \bar "|."
     }
     \new Staff \relative c {
       \clef bass
       <d a'>
     }
   >>
Aquí tenemos un acorde de Re Mayor en Estado Fundamental, en Posición de Octava, en Disposición abierta con fundamental duplicada.

La duplicación se produce entre el bajo y el soprano.

\new GrandStaff <<
     \new Staff \relative c' {
       <d fis>1
       \bar "|."
     }
     \new Staff \relative c {
       \clef bass
       <d a'>
     }
   >>
Aquí tenemos un acorde de Re Mayor en Estado Fundamental, en Posición de Tercera, en Disposición cerrada con fundamental duplicada.

La duplicación se produce entre el bajo y el contralto.

\new GrandStaff <<
     \new Staff \relative c' {
       <d g>1
       \bar "|."
     }
     \new Staff \relative c {
       \clef bass
       <bes g'>
     }
   >>
Aquí tenemos un acorde de sol menor en Primera Inversión, en Posición de Octava, en Disposición cerrada con fundamental duplicada.

La duplicación se produce entre el tenor y el soprano.

\new GrandStaff <<
     \new Staff \relative c' {
       <a' e'>1
       \bar "|."
     }
     \new Staff \relative c {
       \clef bass
       <cis e'>
     }
   >>
Aquí tenemos un acorde de La Mayor en Primera Inversión, en Posición de Quinta, en Disposición abierta con quinta duplicada.

La duplicación se produce entre el tenor y el soprano.

\new GrandStaff <<
     \new Staff \relative c' {
       <bes f'>1
       \bar "|."
     }
     \new Staff \relative c {
       \clef bass
       <f, d'>
     }
   >>
Aquí tenemos un acorde de Si Mayor en Segunda Inversión, en Posición de Quinta, en Disposición abierta con quinta duplicada.

La duplicación se produce entre el bajo y el soprano.

En general se puede duplicar cualquier nota de la tríada, no hay reglas estrictas en este sentido, aunque hay que observar las prácticas más recurrentes en el período de la práctica común:

  • Si el acorde está en Posición fundamental se duplica la Fundamental.
  • Si el acorde está en Primera inversión se duplica la Fundamental o la Quinta.
  • Si el acorde está en Segunda inversión se duplica la Quinta.

Hay que notar que estas reglas pueden variar dependiendo del grado funcional del acorde en la tonalidad de la pieza

Omisiones[editar]

En los casos que hemos visto hasta el momento no es necesario omitir ninguna nota. Los acordes de séptima se componen de cuatro notas, para duplicar una nota se necesita omitir otra. Los acordes de novena necesitan forzadamente una omisión, por lo menos, en escritura a cuatro partes. En este sentido, cabe señalar, que la escritura a cuatro partes es lo que se utiliza para un curso de armonía, pero es evidente que en la música hay muchas formaciones instrumentales, de ensamble, corales u orquestales con más de cuatro voces, en los cuales no hay problema para formar acordes con cinco o más voces.

Hecha esta aclaración, es necesario enfatizar que por razones estéticas o para dar más variedad a una composición, suele suceder que los compositores omiten alguna de las notas de la tríada. Si se necesita omitir alguna nota, la primera candidata a ser omitida es la quinta. Cómo regularmente la quinta es justa, no hace un aporte significativo a la sonoridad de un acorde. Ya veremos que la quinta, por razones acústicas, queda implícita en la fundamental. En cambio, la tercera es la que da la propiedad de mayor o menor a un acorde, por lo tanto se recomienda no omitir la tercera.

La omisión de la fundamental, es más bien una interpretación que puede producir progresiones armónicas de gran interés que se analizarán más adelante.