Tecnologías de la Información y la Comunicación en la educación formal/Proceso de enseñanza-aprendizaje con las TIC/Entornos formativos de enseñanza-aprendizaje con las TIC

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Dentro de las posibilidades que le otorga las TIC a la educación es el cambio de los entornos formativos en los cuales el proceso de enseñanza-aprendizaje se ve modificado por las nuevas prácticas ya que como menciona Cabero [1] la interacción entre los estudiantes, el profesor y el material educativo se ha ampliado a nuevos entornos ajenos al estudiante o con expertos con contenidos fuera del aula.

De acuerdo a Cabero [2] la transformación de los entornos formativos presentan las siguientes características:

  • Fácil manejo y desenvolvimiento
  • Interacción sin barrera geográfica o de tiempo
  • Se adaptan a las características cognitivas de cada persona
  • Trabajo individual
  • La información está situada en el ciberespacio para ser consultada en cualquier momento y espacio
  • Pluripersonales y multiétnicos, ya que la interacción no sólo se produce entre el profesor y el alumno, sino también con otras personas que serán determinantes para que el sistema funcione, y por otra que las personas pertenecerán a diferentes culturas
  • Dinámicos, ya que se establecerán diferentes tipos de interacciones en el sistema
  • Pluridimensionales puesto que cada vez será más necesario no sólo una formación científica del individuo, sino también en valores de respeto, solidaridad y comprensión de puntos de vistas diferentes.

Por otro lado, Arrabal, Pérez y Salinas [3] presentan una tipología de espacios de aprendizaje basados en las TIC:

  • Aulas tradicionales: que pueden poseer algún ordenador conectado a la red.
  • Aulas taller o laboratorio: espacios integrados y preparados para realizar otro tipo de tareas de mayor complejidad tecnológica, como puede ser la elaboración de material multimedia.
  • Aulas de usuarios, para dar un servicio más abierto y flexible, de libre acceso para el alumnado y profesorado.
  • Centros de recursos multimedia: espacios compartidos con otras instituciones que aprovechan su entorno tecnológico y se apoyan en la comunicación telemática y en otros recursos propiciados por las TIC, para dar un servicio a la comunidad en general.
  • Centros comunitarios: espacios que ofrecen los recursos tecnológicos al servicio comunitario.

Un entorno formativo completamente revolucionario es el ciberespacio ya que replantea las prácticas educativas, añadiendo una gran innovación a los entornos formativos con las comunidades virtuales, definidas por Pazos, y otros (2002, citado en Cebero, 2006, p. 4) como <<entornos basados en Web que agrupan personas relacionadas con una temática específica que además de las listas de distribución (primer nodo de la comunidad virtual) comparten documentos, recursos…>>

Este tipo de entorno brinda las características innovadoras antes mencionadas de los nuevos entornos formativos. Es importante mencionar que en las comunidades virtuales, los individuos son libres de entrar o darse de baja de tal entorno en el momento que desee hacerlo. En cuanto a la figura del docente en tales comunidades, esta se caracteriza por fungir como el tutor virtual desempeñando funcione: técnicas, orientadora, académicas, organizativas y social [4]. Por otro lado, Salinas [5] considera que el profesor desarrolla cuatro roles básicos en las comunidades virtuales: pedagógico, técnico, organizacional, y social.

Es claro que la labor del docente cobra mayor importancia y plantea un reto ya que su tarea como profesionista le demanda nuevas habilidades y conocimientos en un cierto grado técnicos para saber organizar el material necesario en las plataformas virtuales y así lograr una enseñanza oportuna y clara. Como menciona Castro, Guzmán y Casado [6] las posibilidades que ofrecen las TIC, permiten al docente ser partícipe de la creación de entornos formativos en los cuales es eminente la interacción multidireccional entre los participantes, aumentando así la construcción de los aprendizajes.

Para ello es necesario que los entornos educativos tecnológicos nos cuenten con los siguientes requerimientos [7]:

  • Organización y la planificación de los procesos educativos.
  • Diseño y desarrollo de las actividades.
  • Diseño, desarrollo y formato de los materiales de formación.
  • Instrumentos y procesos de evaluación.
  • Las relaciones personales y profesionales entre los profesores así como entre estos y los alumnos.
  • El proceso de relación y comunicación con el entorno.

De esta manera los entornos formativos virtuales deberán preparar a los alumnos para:

  • Comunicarse utilizando una variedad de medios y formatos
  • Acceder e intercambiar información en una diversidad de formas
  • Compilar, organizar, analizar y sintetizar información
  • Sacar conclusiones y hacer generalizaciones basadas en la información recolectada
  • Utilizar información y seleccionar las herramientas apropiadas para resolver problemas
  • Conocer el contenido y poder localizar información adicional a medida que se vaya necesitando
  • Convertirse en “aprendedores” autodirigidos
  • Colaborar y cooperar en esfuerzos de equipo
  • Interactuar con ética y de manera apropiada [8].
  1. Cabero, J. (2000). La aplicación de las TIC ¿esnobismo o necesidad educativa? Revista de Tecnologías de la Información y Comunicación Educativas, (1), 1-15. Recuperado de: http://reddigital.cnice.mecd.es/1/cabero/01cabero.html
  2. Cabero, J. (2010). Los retos de la integración de las TIC en los procesos educativos. Límites y posibilidades. Perspectiva educacional, 49 (1), 32-61. Recuperado de: http://www.perspectivaeducacional.cl/index.php/peducacional/article/view/3
  3. (2000, citado en Fandos, M., Jiménez, J., y González, A., (2002). Estrategias didácticas en el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación. Acción pedagógica, 11(1), 28-39. Recuperado de: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2973066
  4. Cabero, J. (2006). Comunidades virtuales para el aprendizaje. Su utilización en la enseñanza. Edutec. Revista Electrónica de Tecnología Educativa, 20,1-20. Recuperado de:http://www.edutec.es/revista/index.php/edutec-e/article/viewFile/510/244
  5. (2003, citado en Ibídem, 2006)
  6. Castro, S., Guzmán, B. y Casado, D. (2007). Las TIC en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Laurus Revista de Educación, 13 (23), 213-234. Recuperado de: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=76102311
  7. Cervera, M. (2002). El nuevo rol del profesor en entornos tecnológicos. Acción Pedagógica, 11 (1), 48-59. Recuperado de: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2973102
  8. Riveros,V. y Mndoza, M. (2005). Bases teóricas para el uso de las TIC en Educación. Encuentro educacional, 12(3),315-336. Recuperado de: http://tic-apure2008.webcindario.com/TIC_VE3.pdf