Sueño lúcido/La experiencia/Inducción desde vigilia

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

Inducción desde vigilia del sueño lúcido[editar]

Volver a Técnicas de Inducción: Técnicas

Categoría verde. Esta técnica ha sido usada satisfactoriamente en investigación científica y/o es parte de algunos libros comerciales sobre sueños lúcidos.


Conocida por las siglas WILD (<<Wake Initiated Lucid Dreams>>, Lit: Inducción en vigilia de sueño lúcido), refiere a cualquier técnica que implique quedarse dormido manteniendo plena consciencia. Estos procedimientos son similes a los de auto-hipnosis. Algunos creen, el resultado de estas técnicas no son sueños sino bilocación (bajo este alias hay diversas informaciones muy detalladas).

Para la mayoría, es más fácil inducir un sueño en la mañana temprano, después de despertar, o en una siesta al mediodía, ya que el ciclo de sueño continuará en periodo REM. Una vez que haya adquirido experiencia con inducción desde vigilia, puede tratar de conseguirlo a otras horas.

Para llevar a cabo esta técnica, es mejor para el cuerpo estar completamente relajado. Cuando se va a la cama, debe tumbarse confortablemente. A continuación tensar y relajar todo el cuerpo, comenzando desde hombros y continuando hacia abajo, después regresar a la cara. Esto (o cualquier ejercicio similar de relajación, meditación o técnica de trance) haría que el cuerpo se sintiera ligeramente pesado y relajado.

Hay muchas formas diferentes de inducir sueños lúcidos (sueños donde se es consciente que se sueña) desde este estado, pero todos requieren hacer algo para mantener la mente despierta mientras el cuerpo queda dormido. Más abajo se detallan algunas técnicas.

Si se presta atención al cuerpo físico mientras se llevan a cabo estas técnicas, entonces probablemente se entrará en un estado de parálisis del sueño (lo cual sucede después de que ya está dormido, para evitar el «escenificar físicamente los ensueños», lo cual podría resultar dañino y peligroso para el individuo dormido) sin perder conciencia del propio cuerpo. Tendrá una sensación de hormigueo y sentirá un zumbido (que pueden ser desagradables). Estas sensaciones pueden ser tan fuertes que haga sentirnos como si fuesemos a morir (por ejemplo, el novato podría sentir una sensación de asfixia o terrores nocturnos), mas no hay que preocuparse, ¡pues se está perfectamente a salvo! A veces simplemente debe esperar hasta dormirse para llegar directamente a un sueño lúcido. Sin embargo, si no logra dormirse, y llega a estar completamente paralizado (a expcepción de los ojos), no intente moverse, porque de nada sirve. Debe imaginarse una mano onírica (o si se prefiere una mano espiritual) subiendo y dejando la mano física atrás para producir desdoblamiento. Ahora se deberían de tener dos cuerpos separados, uno espiritual, otro físico. Se debe controlar el cuerpo onírico sólo— si se intenta controlar el cuerpo físico, nos despertaremos. Ahora puede tratar de extenderse desde la cama al mundo onírico (alternativamente, puede levantarse y caminar a través de un espejo o una ventana, o caer en la cama).

El entendimiento tradicional de experiencias de desprendimiento corporal, involucran que el soñador se mueve en forma fantasmal en un mundo que se asemeja a la mundana realidad física. Sin embargo, este mundo puede tener pequeñas diferencias entre el mundo físico real que conocemos y los soñadores que pueden encontrar entidades. Se ha dicho que el espacio y el tiempo no existen en sueños, pero no se han dado explicaciones acerca de cómo pueden existir formas y ambientes enteros sin dimensiones espaciales, ni por qué puede haber una secuencia de eventos y no existir tiempo.

Imágenes hipnagógicas[editar]

Debe intentar no pensar en nada durante más de uno o dos segundos cambiando constantemente el foco de atención. Esto estimula los patrones de pensamiento que se producen cuando estamos a punto de dormir. Una vez se ha hecho esto el tiempo suficiente, las imágenes y sonidos comienzan a tomar impulso propio (a esto se le llama imágenes hipnagógicas) y llegan a ser muy extrañas e ilógicas. Se podría entrar en un sueño en este punto y probablemente se estaría lúcido rápidamente. De no ser así, finalmente tendremos noción de haber entrado en una parálisis del sueño de forma consciente (ver más arriba).

Contar[editar]

Otra técnica es contar hasta 100 mentalmente, opcionalmente añadiendo (por ejemplo) «Estoy soñando» entre cada número. Alternativamente, puede imaginar que desciende por unas escaleras y, en cada planta, leer el número que corresponde de cien a cero. Debe intentar que esta imagen sea tan vívida como sea posible — hay que incluir no sólo lo que ve, sino también lo que oye, siente (tocar la barandilla), o huele. En algún punto esta imagen continuaría dentro de un sueño o se empezará a tener una parálisis del sueño como se describió anteriormente.

Técnica del sonido[editar]

Este método podría ser apropiado para ciertas personas, mas no para otras. La idea es más o menos la misma que en los métodos anteriores: Permanecer consciente mientras se entra en el estado de sueño. Para este método, debe dormir en un lugar completamente tranquilo. Necesita oir el tinnitus (Zumbido interior que se percibe en oídos). Déjese llevar y relájese tanto como le sea posible mientras trata de oír el sonido. Este método es mejor si se combina con la técnica Despertar y volver a la cama. Si está muy cansado, puede quedarse dormido muy rápidamente y le será difícil permanecer consciente. A la vez que oye al tinnitus, ese zumbido incrementará en intensidad, esto podría de asustar al novato, mas se puede asegurar que no sucederá nada malo. No, no se estará sordo al despertar; ¡es completamente seguro! Es sólo un efecto causado por el cerebro que intenta cambiar el modo de escuchar el sonido ambiente a escuchar el sonido del mundo onírico, que no es un sonido real sino solamente una carga eléctrica introducida en la zona del cerebro que crea la sensación de oir. Llegado a este punto, entrará en estado hipnagógico, sólo necesita concentrarse, no debe tener miedo ni pensar en cualquier cosa, permanezca tranquilo, y en algún momento el cuerpo onírico flotará, separándose del cuerpo físico y alcanzando el mundo onírico. Existen psicólogos y psiquiatras que consideran la inducción de sueños lúcidos una vía terapéutica útil, para tratar ciertos problemas psicológicos. El onironauta terapéutico o principiante(por lo general) tiene como objetivo el control del sueño por propósitos lúdicos, deshacerse de sus pesadillas, autoconocimiento e inspiración personal o laboral.

Volver a Técnicas de Inducción: Técnicas