Ser Humano y Sociedad Sección 05 Nov Ene 17/Cultura y formas de vida/Cultura, socialización y personalidad

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Cultura y sociedad

El término cultura es muy amplio y por ende hablar de la misma resulta complejo por todas las perspectivas que tiene la sociedad y por la perspectiva teórica por la cual se analice. Existe una gran variedad de definiciones de cultura que van desde aquellas que describen los procesos culturales hasta aquellas que analizan, comprenden y describen el desarrollo del mismo.

La cultura, proviene del latín colere y hace referencia al cultivo de tierra. Esta se puede definir como aquella que acumula los conocimientos adquiridos en el transcurso de las generaciones, es aquella que incluye el conocimiento, las costumbres, el derecho, la moral y cualquier hábito adquirido por el hombre que pertenece a la sociedad. Se puede decir que proporciona esquemas de comportamiento, que se consideran de manera apropiada y aceptada por la sociedad permitiendo una vida armónica.

La cultura abarca diferentes factores, dentro de estos se encuentran: que es una característica específica de los seres humanos, es fundamental en la sociabilidad humana y solo puede desarrollarse en sociedad y hace la mejor adaptación del hombre al medio. Existe una delgada línea ente los conceptos de cultura y sociedad y por ende no se puede entender su sentido si no es mutua su relación. Es muy estrecha la integración que tiene el individuo, la cultura y la sociedad.

El ser humano nace como una criatura sin ningún conocimiento. La naturaleza nos dota a todos con un cerebro el cual nos permite pensar y hablar, pero las capacidades humanas se desarrollan por medio de la cultura la cual nos ayuda a ponerlas en acto. El hombre no deja de absorber lo que es la cultura y los aprendizajes que cambian su forma de entender el mundo y de actuar en el. Hay que tomar en cuenta que solo somos humanos si vivimos en una sociedad que nos entrena para serlo.

El proceso de socialización consiste en desarrollar ciertas capacidades en las neuronas y que nos permiten adaptarnos a la comunidad y así vivir en sociedad. Destacando la importancia del proceso de socialización es esencial profundizar en sus características para comprenderlo en su totalidad. A continuación se desglosan los aspectos más importantes:

Aprendizaje de todos los patrones culturales: algunos de los modelos culturales que el individuo debe aprender para formar parte de la sociedad son los valores y las conductas aceptables en un determinado grupo social.

Interiorización: todos los conocimientos que se han aprendido en la infancia, quedan interiorizados. Se trata de que espontáneamente el niño asuma como deberían ser las cosas, porque es la forma natural de hacerlo ya que todo el mundo lo hace así, no se trata de que repita lo que ve o que lo forcemos de determina manera para que se comporte como queremos.

Estabilidad psicológica: mediante los patrones que nos imponen es que podemos relacionarnos con los demás y entender el mundo. Esto nos proporciona una estabilidad psicológica que es el resultado de la integración en la cultura que nos rodea. Todo este procedimiento se produce mediante la relación con los demás y cambia de modo profundo nuestra forma de pensar. No obstante, es recomendable no olvidar que somos responsables de nuestra identidad, es decir, podemos elegir lo que nos gusta, como queremos ser siguiendo una línea de valores determinados.

Como se ha explicado anteriormente, la socialización es un proceso que dura toda la vida y es determinante en nuestra infancia. Con consiguiente los sociólogos la clasificaron en varias etapas que dependen de la trayectoria de cada individuo, dentro de estas se encuentran:

Socialización primaria: esta cubre los primeros años de nuestras vidas. En esta etapa el ser humano adquiere los aprendizajes más importantes en un contexto familiar. Son muy comunes las demostraciones de cariño y las personas significativas para el niño. Esta fase se destaca porque el niño juega copiando las acciones de los adultos y así se prepara para interpretarlas en el futuro.

La socialización secundaria es aquella que dura el resto de la vida del ser humano. Es un aprendizaje menos firme que el de la socialización primaria, pero se diferencia en que durante esta etapa se pueden cambiar pautas de conductas aprendidas con anterioridad. Incluye todo tipo de aprendizajes ya que a medida que el hombre va creciendo forma parte de nuevos sectores de la sociedad, como la escuela o el trabajo.

La resocialización es aquella la cual consiste en volver a interiorizar otra cultura, es decir, un modo distinto de ver y entender el mundo. Se trata de un aprendizaje donde se reestructura y se modifica todo lo que se ha aprendido antes. De este modo, la persona que pasa por este proceso se olvida o entiende de forma diferente su vida pasada y presente. No se trata de una etapa obligatoria para todas las personas, sino que solo la pasan aquellos que sufren una crisis personal o quienes deben adaptarse a una nueva forma de vida (jubilados, emigrantes, etc.).

La socialización es el proceso mediante el cual los individuos desarrollan una personalidad como resultado de lo aprendido en cierta cultura y por medio del cual la misma es transmitida de una generación a otra. En conclusión se puede decir que la cultura es el rasgo distintivo de lo humano. El hombre hereda unos rasgos biológicos y un importante componente social. Mientras la vida de otros seres vivos está basada en el instinto, la nuestra se basa en el aprendizaje. La socialización es el aprendizaje que capacita a un individuo para que este realice roles sociales y lo que se aprende en la socialización es la cultura.

El proceso de socialización se lleva a cabo en diversos grupos o medios que se denomina “agentes de socialización”, que imponen o permiten diferentes aprendizajes. De este modo, en la familia se aprenden pautas de comportamiento y valores y se estimula la capacidad cognoscitiva y el habla. En un círculo de amistades donde todos sus integrantes están al mismo nivel, se exploran reglas de conducta. La escuela y los medios de comunicación de masas son agentes de socialización que desempeñan un papel crucial en la formación de actitudes y valores.