SER HUMANO Y SOCIEDAD: CULTURA Y FORMAS DE VIDA/Cultura, Identidad y Globalizacion

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La cultura es todo lo que incluye conocimientos, artes, creencias, leyes, pensamientos, costumbres, hábitos y demás que caracterizan y son propios de un pueblo o sociedad y se va transmitiendo a través de los años. Es algo que puede ser modificado o moldeado a través del tiempo, adelantando costumbres extranjeras que se van introduciendo poco a poco.

Esto puede verse claramente en lo que fue (y en algunos casos sigue siendo aun en una mínima parte) la cultura de los indígenas del Caribe. El Caribe es sin duda el resultado del encuentro de dos mundos tan distintos que hasta ese entonces no habían tenido contacto alguno. Esa “conquista “fue un punto de confluencias de las potencias europeas, primero España y luego sus grandes rivales: Francia, Inglaterra, Holanda, las cuales desempeñaron un papel importante en el desarrollo de estos pueblos, determinando e imponiendo sus costumbres, lenguas, religión, estructuras y relaciones sociales.

Esta imposición de cultura creó el descontento de la población indígena, estos fueron despojados de sus estilos de vida de una manera casi completa, y esos tratos abusivos y sin compasión crearon la muerte y extinción de esta sociedad. Sin embargo, aquellos que pudieron sublevarse, escapar y conservar su vida, también garantizaron la supervivencia de gran parte de la esencia de lo que fue su Cultura. Y esto mismo pasó con los esclavos negros traídos desde África.

A pesar de que tras años de explotación se perdieron algunos valores de las tradiciones indígenas y africanas, todavía hoy día, siglos después, existen ciertas costumbres que pasan de generación en generación: músicas, danzas, remanentes lingüísticos, costumbres culinarias, creencias religiosas, entre otros.

Es cierto que esta explotación inhumana de estas personas fue un hecho atroz e imperdonable, pero debido a esta mezcla de culturas hoy día tenemos un mundo conectado a través de costumbres y creencias, avances y herramientas que nos ayudan a darle más calidad a nuestras vidas.

Por otro lado, este término de cultura se relaciona bastante con lo que es la identidad. El concepto de identidad es fundamental para comprender la situación intercultural.

La identidad en si no es más que el conjunto de características a una persona o un grupo de personas e incluye también la percepción que se tiene de uno mismo o de una sociedad.

La construcción de la identidad individual es algo bastante complejo. En los tiempos antiguos los limites o tipos de comportamientos eran menos amplios y las reglas de conductas eran más claras y estrictas. Hoy en día cada persona consta de muchas posibilidades. Por ejemplo, una relación de pareja puede estar institucionalizada por el matrimonio o tomar la forma de una simple vida en común.

Cuando los conceptos de identidad y cultura se relacionan mas, entonces le damos paso a uno nuevo: “identidad cultural”. La identidad cultural son aquellas características, rasgos y/o atributos que definen a una cultura. Abarcando, como mencione anteriormente, todas las creencias, costumbres y demás propias de una sociedad.

Cada cultura y cada subcultura transportan y transmiten valores e indicadores de acciones, de pensamientos y de sentimientos. A ejemplo de la cultura, la identidad está, a menudo, relacionada con grandes fuentes culturales y también limitada a ellas: la procedencia territorial, el color de la piel, la religión. Por ejemplo, se habla de un turco, de un italiano, de un negro, de un musulmán, y, de este modo, la influencia de la pertenencia a subconjuntos culturales sobre la estructura de la identidad está descartada. Estos subconjuntos pueden ser la clase social, la profesión, el sexo, el origen (urbano/campesino), las diferentes formas que pueden tener una religión, etc.

La identidad es el resultado de lo que cada uno hace de los valores y las formas de comportamientos transmitidos por el medio y las demás personas. Esto se integra según sus características individuales y su propia trayectoria de vida. Por ejemplo, el extranjero integra a su identidad su estatus de inmigrante o de refugiado político y los cambios culturales que él ha vivido durante su estancia en el país de acogida.

La identidad es el centro de dos acciones indispensables para el equilibrio de las personas. La primera consiste en darse una imagen positiva de sí misma; la segunda, adaptarse al entorno donde se vive. En esa imagen que se busca crear de si mismo, pretende ser positiva y dar cierto sentido de vida. Por otro lado, en la parte de adaptación al medio, . el individuo adapta algunos rasgos de su identidad, asegurando una continuidad. Se trata de la capacidad de los seres humanos de tener consigo su identidad y de modificarla, de su capacidad de cambiar sin perder la sensación de seguir siendo ellos mismos, sin perder su esencia.

Una persona o un grupo de personas puede desarrollar varias estrategias identificativas, susceptibles de generar contradicciones, incluso crisis. En efecto, cuando pertenecen a grupos muy diferentes y sin conexión, la identidad de los individuos está en movimiento continuo. Es por esto que debemos de ser concientizados, desde el inicio de nuestras vidas, sobre la importancia y el debido de respeto hacia cada creencia, cada estilo de vida, cada cultura, mientras estas no perjudiquen los derechos de las personas.

También tenemos un concepto que se relaciona bastante con la cultura y la identidad cultural:

La Globalización. Esto es un proceso a nivel mundial en el cual se integran los ámbitos políticos, sociales, culturales, económicos y tecnológicos para crear un mundo más conectado. Ha sido resultado de un sin número de avances tecnológicos a través de los años, necesidad de expansión de los comercios, entre otros.

Hoy dia es posible conectarse con todo el mundo: sólo se necesita un ordenador/computadora, un módem y/o un número de teléfono; existe tanta información hasta el punto de que resulta muy difícil ordenarla y muchas veces, aprovecharla adecuadamente.

Pero, ¿de qué forma esta globalización impacta el ámbito cultural?

La cultura siempre es interculturalidad. Es decir, no existen culturas puras. Pero, el proceso de adaptacion e introduccion de culturas desde los fines del siglo XX y comienzos del siglo XXI ha causado que el cruzamiento de culturas no sólo sea irreversible, sino más intenso que en todas las épocas pasadas, ya que los espacios de interculturalidad se han ampliado hasta llegar a un carácter planetario, por el mismo concepto de globalizacion.

Se va produciendo una difusión de creencias y formas de vidas de una cultura a otra, modificando un poco la identidad cultural de ciertos paises, lo cual no esta del todo bien.

Sin embargo, todo este intercambio y cruzamiento cultural crear consecuencias negativas si es un intercambio desigual, en el que la cultura dominante impone su estilo cultural. El mestizaje cultural no debe deteriorar la identidad cultural que, en cierto modo, es algo estable configurado de una vez para siempre; la mestización cultural es una realidad que ha acompañado toda la historia de la humanidad y que con el proceso de globalización simplemente se ha acentuado.

De manera mas especifica, se pueden resaltar estas consecuencias de ese proceso llamado globalizacion:

- La interconexión global extiende costumbres y formas de vida en todo el planeta.

- Las lenguas mas habladas toman poder y rango en todo el mundo.

- Circulación de bienes y recursos.

- Perdida en cierto punto de identidades culturales.

La mezcla de razas, los cruzamientos culturales, el reconocimiento de la diversidad cultural y el respeto a la diferencia son la clave para traer paz al mundo. No se trata de construir fronteras, de excluir a los otros, sino todo lo contrario: derribar lo que separa, dialogar, crecer juntos gracias a las diferencias que forman esa hermosa variedad de seres humanos. Se debe tratar de lograr que cada cultura sea respetada y preservada, y que cada persona tenga el derecho y el deber de desarrollar su propia cultura. De este modo podremos disfrutar y valorar la diversidad de recursos, conocimientos y riquezas que cada grupo social o persona tiene para mostrarnos.