Prehistoria/Paleolítico/Modo de vida

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La economía era muy dificil, cazadora-recolectora, con ella conseguían comida, leña y materiales para sus herramientas, ropa o cabañas. La caza era escasamente importante al principio del Paleolítico, predominando la recolección y el carroñeo. A medida que el ser humano progresa física y culturalmente la caza va ganando importancia:

  • Los primeros homínidos apenas sabían cazar especialmente los australopitecos y Homo habilis. Vivían de la recolección de vegetales comestibles (tubérculos, raíces, cortezas y brotes tiernos, frutas y semillas); de capturar pequeños animales (insectos reptiles, roedores, polluelos, huevos...) y de animales muertos o enfermos que encontraban (carroña, sobre todo). Eran muy oportunistas.
  • Los arcántropos ya cazaban, pero su verdadera base alimenticia siguió siendo la recolección y la carroña o las capturas oportunistas y con trampas. De hecho, los grandes yacimientos de Torralba y Ambrona (provincia de Soria, España), donde los humanos despiezaban enormes elefantes antiguos (de hasta 20 tn de peso), no eran cazaderos, sino lugares de carroñeo.
  • Los verdaderos humanos cazadores son los neandertales y los humanos modernos, que sin embargo, nunca dejaron de comer vegetales, pequeños animales o carroña. La caza casi siempre se hacía por medio de trampas. El Hombre de Nenandertal y el hombre moderno también aprendieron a pescar por medio de arpones, redes o anzuelos.

Sin embargo, nunca se llegaba a romper el equilibrio del ecosistema, pues los cazadores y recolectores del Paleolítico no eran agresivos con el medio natural, no lo expoliaban ni acumulaban alimento innecesariamente. Al contrario, a menudo actuaban como un regulador, eliminando animales viejos, enfermos o extraviados, incluso, reciclando la carroña. La presión poblacional era escasísima ya que la naturaleza proporcionaba lo suficiente. No se trata de idealizar este modo de vida (como acertadamente indica Luis Vitale), sino de que nos demos cuenta de que el ser humano ha vivido en este planeta sin dañarlo el 1% de su existencia, y en sólo el 99% La economía era muy dificil, cazadora-recolectora, con ella conseguían comida, leña y materiales para sus herramientas, ropa o cabañas. La caza era escasamente importante al principio del Paleolítico, predominando la recolección y el carroñeo. A medida que el ser humano progresa física y culturalmente la caza va ganando importancia:

Los primeros homínidos apenas sabían cazar especialmente los australopitecos y Homo habilis. Vivían de la recolección de vegetales comestibles (tubérculos, raíces, cortezas y brotes tiernos, frutas y semillas); de capturar pequeños animales (insectos reptiles, roedores, polluelos, huevos...) y de animales muertos o enfermos que encontraban (carroña, sobre todo). Eran muy oportunistas. Los arcántropos ya cazaban, pero su verdadera base alimenticia siguió siendo la recolección y la carroña o las capturas oportunistas y con trampas. De hecho, los grandes yacimientos de Torralba y Ambrona (provincia de Soria, España), donde los humanos despiezaban enormes elefantes antiguos (de hasta 20 tn de peso), no eran cazaderos, sino lugares de carroñeo. Los verdaderos humanos cazadores son los neandertales y los humanos modernos, que sin embargo, nunca dejaron de comer vegetales, pequeños animales o carroña. La caza casi siempre se hacía por medio de trampas. El Hombre de Nenandertal y el hombre moderno también aprendieron a pescar por medio de arpones, redes o anzuelos. Sin embargo, nunca se llegaba a romper el equilibrio del ecosistema, pues los cazadores y recolectores del Paleolítico no eran agresivos con el medio natural, no lo expoliaban ni acumulaban alimento innecesariamente. Al contrario, a menudo actuaban como un regulador, eliminando animales viejos, enfermos o extraviados, incluso, reciclando la carroña. La presión poblacional era escasísima ya que la naturaleza proporcionaba lo suficiente. No se trata de idealizar este modo de vida (como acertadamente indica Luis Vitale), sino de que nos demos cuenta de que el ser humano ha vivido en este planeta sin dañarlo el 1% de su existencia, y en sólo el 99%

Menú de navegación No has accedidoDiscusiónContribucionesCrear una cuentaAccederPáginaDiscusiónLeerEditarVer historialBuscar Buscar en Wikilibros Portada Categorías de libros Cambios recientes Páginas nuevas Libro aleatorio Ayuda Donaciones Comunidad Café Portal de la comunidad Subproyectos Recetario Wikichicos Imprimir/exportar Crear una colección Descargar como PDF Descargar como PDF Versión para imprimir Herramientas Lo que enlaza aquí Cambios relacionados Subir archivo Páginas especiales Enlace permanente Información de la página Citar esta página Enlace corto

Idiomas Añadir enlacesLa economía era muy dificil, cazadora-recolectora, con ella conseguían comida, leña y materiales para sus herramientas, ropa o cabañas. La caza era escasamente importante al principio del Paleolítico, predominando la recolección y el carroñeo. A medida que el ser humano progresa física y culturalmente la caza va ganando importancia:

Los primeros homínidos apenas sabían cazar especialmente los australopitecos y Homo habilis. Vivían de la recolección de vegetales comestibles (tubérculos, raíces, cortezas y brotes tiernos, frutas y semillas); de capturar pequeños animales (insectos reptiles, roedores, polluelos, huevos...) y de animales muertos o enfermos que encontraban (carroña, sobre todo). Eran muy oportunistas. Los arcántropos ya cazaban, pero su verdadera base alimenticia siguió siendo la recolección y la carroña o las capturas oportunistas y con trampas. De hecho, los grandes yacimientos de Torralba y Ambrona (provincia de Soria, España), donde los humanos despiezaban enormes elefantes antiguos (de hasta 20 tn de peso), no eran cazaderos, sino lugares de carroñeo. Los verdaderos humanos cazadores son los neandertales y los humanos modernos, que sin embargo, nunca dejaron de comer vegetales, pequeños animales o carroña. La caza casi siempre se hacía por medio de trampas. El Hombre de Nenandertal y el hombre moderno también aprendieron a pescar por medio de arpones, redes o anzuelos. Sin embargo, nunca se llegaba a romper el equilibrio del ecosistema, pues los cazadores y recolectores del Paleolítico no eran agresivos con el medio natural, no lo expoliaban ni acumulaban alimento innecesariamente. Al contrario, a menudo actuaban como un regulador, eliminando animales viejos, enfermos o extraviados, incluso, reciclando la carroña. La presión poblacional era escasísima ya que la naturaleza proporcionaba lo suficiente. No se trata de idealizar este modo de vida (como acertadamente indica Luis Vitale), sino de que nos demos cuenta de que el ser humano ha vivido en este planeta sin dañarlo el 1% de su existencia, y en sólo el 99%

Menú de navegación No has accedidoDiscusiónContribucionesCrear una cuentaAccederPáginaDiscusiónLeerEditarVer historialBuscar Buscar en Wikilibros Portada Categorías de libros Cambios recientes Páginas nuevas Libro aleatorio Ayuda Donaciones Comunidad Café Portal de la comunidad Subproyectos Recetario Wikichicos Imprimir/exportar Crear una colección Descargar como PDF Descargar como PDF Versión para imprimir Herramientas Lo que enlaza aquí Cambios relacionados Subir archivo Páginas especiales Enlace permanente Información de la página Citar esta página Enlace corto

Idiomas Añadir enlaces Esta página se editó por última vez el 2 may 2019 a las 02:30.La economía era muy dificil, cazadora-recolectora, con ella conseguían comida, leña y materiales para sus herramientas, ropa o cabañas. La caza era escasamente importante al principio del Paleolítico, predominando la recolección y el carroñeo. A medida que el ser humano progresa física y culturalmente la caza va ganando importancia:

Los primeros homínidos apenas sabían cazar especialmente los australopitecos y Homo habilis. Vivían de la recolección de vegetales comestibles (tubérculos, raíces, cortezas y brotes tiernos, frutas y semillas); de capturar pequeños animales (insectos reptiles, roedores, polluelos, huevos...) y de animales muertos o enfermos que encontraban (carroña, sobre todo). Eran muy oportunistas. Los arcántropos ya cazaban, pero su verdadera base alimenticia siguió siendo la recolección y la carroña o las capturas oportunistas y con trampas. De hecho, los grandes yacimientos de Torralba y Ambrona (provincia de Soria, España), donde los humanos despiezaban enormes elefantes antiguos (de hasta 20 tn de peso), no eran cazaderos, sino lugares de carroñeo. Los verdaderos humanos cazadores son los neandertales y los humanos modernos, que sin embargo, nunca dejaron de comer vegetales, pequeños animales o carroña. La caza casi siempre se hacía por medio de trampas. El Hombre de Nenandertal y el hombre moderno también aprendieron a pescar por medio de arpones, redes o anzuelos. Sin embargo, nunca se llegaba a romper el equilibrio del ecosistema, pues los cazadores y recolectores del Paleolítico no eran agresivos con el medio natural, no lo expoliaban ni acumulaban alimento innecesariamente. Al contrario, a menudo actuaban como un regulador, eliminando animales viejos, enfermos o extraviados, incluso, reciclando la carroña. La presión poblacional era escasísima ya que la naturaleza proporcionaba lo suficiente. No se trata de idealizar este modo de vida (como acertadamente indica Luis Vitale), sino de que nos demos cuenta de que el ser humano ha vivido en este planeta sin dañarlo el 1% de su existencia, y en sólo el 99%

Menú de navegación No has accedidoDiscusiónContribucionesCrear una cuentaAccederPáginaDiscusiónLeerEditarVer historialBuscar Buscar en Wikilibros Portada Categorías de libros Cambios recientes Páginas nuevas Libro aleatorio Ayuda Donaciones Comunidad Café Portal de la comunidad Subproyectos Recetario Wikichicos Imprimir/exportar Crear una colección Descargar como PDF Descargar como PDF Versión para imprimir Herramientas Lo que enlaza aquí Cambios relacionados Subir archivo Páginas especiales Enlace permanente Información de la página Citar esta página Enlace corto

Idiomas Añadir enlacesLa economía era muy dificil, cazadora-recolectora, con ella conseguían comida, leña y materiales para sus herramientas, ropa o cabañas. La caza era escasamente importante al principio del Paleolítico, predominando la recolección y el carroñeo. A medida que el ser humano progresa física y culturalmente la caza va ganando importancia:

Los primeros homínidos apenas sabían cazar especialmente los australopitecos y Homo habilis. Vivían de la recolección de vegetales comestibles (tubérculos, raíces, cortezas y brotes tiernos, frutas y semillas); de capturar pequeños animales (insectos reptiles, roedores, polluelos, huevos...) y de animales muertos o enfermos que encontraban (carroña, sobre todo). Eran muy oportunistas. Los arcántropos ya cazaban, pero su verdadera base alimenticia siguió siendo la recolección y la carroña o las capturas oportunistas y con trampas. De hecho, los grandes yacimientos de Torralba y Ambrona (provincia de Soria, España), donde los humanos despiezaban enormes elefantes antiguos (de hasta 20 tn de peso), no eran cazaderos, sino lugares de carroñeo. Los verdaderos humanos cazadores son los neandertales y los humanos modernos, que sin embargo, nunca dejaron de comer vegetales, pequeños animales o carroña. La caza casi siempre se hacía por medio de trampas. El Hombre de Nenandertal y el hombre moderno también aprendieron a pescar por medio de arpones, redes o anzuelos. Sin embargo, nunca se llegaba a romper el equilibrio del ecosistema, pues los cazadores y recolectores del Paleolítico no eran agresivos con el medio natural, no lo expoliaban ni acumulaban alimento innecesariamente. Al contrario, a menudo actuaban como un regulador, eliminando animales viejos, enfermos o extraviados, incluso, reciclando la carroña. La presión poblacional era escasísima ya que la naturaleza proporcionaba lo suficiente. No se trata de idealizar este modo de vida (como acertadamente indica Luis Vitale), sino de que nos demos cuenta de que el ser humano ha vivido en este planeta sin dañarlo el 1% de su existencia, y en sólo el 99%

Menú de navegación No has accedidoDiscusiónContribucionesCrear una cuentaAccederPáginaDiscusiónLeerEditarVer historialBuscar Buscar en Wikilibros Portada Categorías de libros Cambios recientes Páginas nuevas Libro aleatorio Ayuda Donaciones Comunidad Café Portal de la comunidad Subproyectos Recetario Wikichicos Imprimir/exportar Crear una colección Descargar como PDF Descargar como PDF Versión para imprimir Herramientas Lo que enlaza aquí Cambios relacionados Subir archivo Páginas especiales Enlace permanente Información de la página Citar esta página Enlace corto La economía era muy dificil, cazadora-recolectora, con ella conseguían comida, leña y materiales para sus herramientas, ropa o cabañas. La caza era escasamente importante al principio del Paleolítico, predominando la recolección y el carroñeo. A medida que el ser humano progresa física y culturalmente la caza va ganando importancia:

Los primeros homínidos apenas sabían cazar especialmente los australopitecos y Homo habilis. Vivían de la recolección de vegetales comestibles (tubérculos, raíces, cortezas y brotes tiernos, frutas y semillas); de capturar pequeños animales (insectos reptiles, roedores, polluelos, huevos...) y de animales muertos o enfermos que encontraban (carroña, sobre todo). Eran muy oportunistas. Los arcántropos ya cazaban, pero su verdadera base alimenticia siguió siendo la recolección y la carroña o las capturas oportunistas y con trampas. De hecho, los grandes yacimientos de Torralba y Ambrona (provincia de Soria, España), donde los humanos despiezaban enormes elefantes antiguos (de hasta 20 tn de peso), no eran cazaderos, sino lugares de carroñeo. Los verdaderos humanos cazadores son los neandertales y los humanos modernos, que sin embargo, nunca dejaron de comer vegetales, pequeños animales o carroña. La caza casi siempre se hacía por medio de trampas. El Hombre de Nenandertal y el hombre moderno también aprendieron a pescar por medio de arpones, redes o anzuelos. Sin embargo, nunca se llegaba a romper el equilibrio del ecosistema, pues los cazadores y recolectores del Paleolítico no eran agresivos con el medio natural, no lo expoliaban ni acumulaban alimento innecesariamente. Al contrario, a menudo actuaban como un regulador, eliminando animales viejos, enfermos o extraviados, incluso, reciclando la carroña. La presión poblacional era escasísima ya que la naturaleza proporcionaba lo suficiente. No se trata de idealizar este modo de vida (como acertadamente indica Luis Vitale), sino de que nos demos cuenta de que el ser humano ha vivido en este planeta sin dañarlo el 1% de su existencia, y en sólo el 99%

Menú de navegación No has accedidoDiscusiónContribucionesCrear una cuentaAccederPáginaDiscusiónLeerEditarVer historialBuscar Buscar en Wikilibros Portada Categorías de libros Cambios recientes Páginas nuevas Libro aleatorio Ayuda Donaciones Comunidad Café Portal de la comunidad Subproyectos Recetario Wikichicos Imprimir/exportar Crear una colección Descargar como PDF Descargar como PDF Versión para imprimir Herramientas Lo que enlaza aquí Cambios relacionados Subir archivo Páginas especiales Enlace permanente Información de la página Citar esta página Enlace corto

Idiomas Añadir enlaces Esta página se editó por última vez el 2 may 2019 a las 02:30. Idiomas Añadir enlaces Esta página se editó por última vez el 2 may 2019 a las 02:30. Esta página se editó por última vez el 2 may 2019 a las 02:30. Esta página se editó por última vez el 2 may 2019 a las 02:30.