Prehistoria/Cuaternario

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Cuaternario, también llamado Neozoico es el último de los grandes periodos geológicos. Se desarrolla entre el final del período Terciario y el comienzo de las glaciaciones como el Cuaternario inferior, es decir, hace 1,64 millones de años hasta nuestros días como límite superior.

Fue durante el Cuaternario cuando apareció el hombre sobre la Tierra. A su vez, se extinguieron grandes especies, tanto vegetales como animales y fueron las aves y mamíferos los vertebrados que dominaron la Tierra. En síntesis, hubo un gran predominio de los mamíferos, una gran expansión del hombre y la presencia de una flora y una fauna muy parecida a la actual, por lo que también se han apuntado las migraciones de grandes mamíferos o el origen del hombre como posibles criterios. Por eso, a veces es denominada etapa Antropozoica.

División[editar]

El Cuaternario se divide en dos series: Pleistoceno y Holoceno. Actualmente se le niega la calificación de Era geológica, prefiriendo referirse al cuaternario como un Sistema (junto con el Terciario), dentro de la era Cenozoica.

Glaciaciones[editar]

Europa durante la última glaciación, hace unos 20.000 a 70.000 años. Llama glaciación Weichselienseen el norte de Europa y glaciación Würmen en la región alpina.

El Pleistoceno, la primera y más larga parte del período, se caracteriza por las grandes glaciaciones.

En el Holoceno, segundo período del Cuaternario, que comenzó hace unos 10.000 años, el deshielo hizo subir treinta o más metros el nivel del mar, inundando grandes superficies de tierra.

Serán las glaciaciones el fenómeno climático más importante de este largo período. Se consideran que se han producido cuatro, con sus consiguientes interperíodos, denominándose (según la escuela clásica que toma como referencia Europa central con nombre de a los ríos, afluentes del Danubio, donde se determinaron las primeras observaciones): Glaciación de Günz, Glaciación de Mindel, Glaciación de Riss y Glaciación de Würm.

Los depósitos continentales y costeros junto a los fondos marinos nos permiten un conocimiento de los fenómenos que ocurrieron, como el desarrollo de las formaciones morrénicas, fluvioglaciales, lacustres y eólicas (loess) o la formación de los últimos relieves alpinos.

Respecto a la flora, los fósiles que han quedado nos ofrecen una curiosa similitud con la actual. Existieron más cambios en la fauna, donde se aprecia la desaparición de algunas especies como los proboscídeos, el oso de las cavernas o el megacero.

Pero la gran aportación respecto a la vida animal que se produce en el Cuaternario es el desarrollo del género Homo.