Pisología Social de la Comunicación/D2b/Apartado3

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
El diálogo intercultural es factible utilizando para ello la competencia comunicativa intercultural. En este punto vamos a explicar qué significa y qué elementos subyacen bajo este constructo.
La competencia comunicativa intercultural es un área de estudio bastante reciente, y su origen tiene dos raíces:
    • Aproximaciones al estudio de la competencia comunicativa: Importancia de las percepciones y la adaptación al contexto comunicativo.
    • Aproximaciones al estudio de la competencia intercultural: Importancia de los aspectos afectivos, comportamentales y cognitivos, así como de aspectos de personalidad favorables.


La competencia comunicativa[editar]

Se diferencia entre competencia lingüística (saber producir mensajes gramaticalmente correctos) y competencia comunicativa (considerar la percepción de la realidad que tiene la persona interlocutora, así como las relaciones sociales entre las personas hablantes, o la expresión y percepción de la propia autencididad o sinceridad).
Diferentes autores nombran diversos elementos o componentes de la competencia comunicativa, de los cuales destacan tanto aspectos lingüísticos como contextuales o sociolingüísticos. La competencia comunicativa es la interacción percibida como efectiva en el cumplimiento de ciertos objetivos de modo que también es apropiada para el contexto en que tiene lugar (Spitzberg, 1989).
De la competencia comunicativa se deriva la competencia comunicativa intercultural, por medio de:
    • la importancia de la percepción en la comunicación
    • la importancia del contexto y la capacidad de adaptación al mismo


Destacan así dos elementos clave: la eficacia y comportarse de forma apropiada. Sin embargo, en la competencia comunicativa intercultural no se centran tanto en estos dos componentes, sino que ponen el acento en factores más contextuales. No se trata solo de aislar elementos comunicativos efectivos y apropiados, sino que son apropiados en un contexto cultural determinado.


La competencia intercultural[editar]

Es un tema de estudio reciente. Podemos definirla como las habilidades cognitivas, afectivas y prácticas necesarias para desenvolverse eficazmente en un medio intercultural. Como habilidades cognitivas destaca el conocimiento de aspectos culturales propios y de otras personas, de las afectivas la curiosidad, apertura, voluntad de cuestionarse los propios valores y la empatía, y de las prácticas las destrezas relacionadas con la interpretación desde diversas perspectivas y la capacidad de aprender y poner en práctica aspectos culturales.
La competencia intercultural se ha desarrollado a partir de cuatro aproximaciones básicas:
    • La aproximación a los rasgos: características de la personalidad favorables para contactos interculturales.
    • La aproximación perceptiva: actitudes o percepciones relacionadas con la competencia intercultural.
    • La aproximación comportamental: analizar lo que las personas piensan que harán en los encuentros interculturales y verificar que se llevan a cabo.
    • La aproximación a una cultura concreta: evalúa el grado de adaptación de la persona a una cultura concreta.


Las aportaciones de la competencia intercultural a la competencia comunicativa intercultural son la marcada importancia de aspectos afectivos y comportamentales, junto a los cognitivos; y la presencia de aspectos de la personalidad que pueden favorecer la eficacia comunicativa.
La competencia comunicativa intercultural es el aspecto más relevante y emergente de la competencia intercultural en la actualidad.

La competencia comunicativa intercultural[editar]

Se define como la habilidad para negociar significados culturales y ejecutar conductas comunicativas eficaces. El objetivo es comunicarse suficientemente, no perfectamente.
La competencia comunicativa intercultural debe tener en cuenta que el comportamiento es apropiado y efectivo en un contexto dado, que se basa en varios aspectos además de en la cultura: lugar en que se da el encuentro comunicativo, las relaciones que se dan entre los interactuantes y el motivo de la comunicación.
Así, la competencia comunicativa intercultural se define como el conjunto de habilidades cognitivas y afectivas para manifestar comportamientos apropiados y efectivos en un contexto social y cultural determinado, que favorezcan un grado de comunicación suficientemente eficaz.
Criterios y condiciones generales para alcanzar la competencia comunicativa intercultural:
    • Necesidad de establecer una cierta proximidad cultural
    • Lenguaje común
    • Cierto conocimiento y conciencia de las otras culturas y de la propia
    • Cierto interés en aprender de las otras culturas
    • Conciencia del propio etnocentrismo
    • Tener la capacidad de empatizar
    • Tener la capacidad de metacomunicarse
    • Evitar relaciones desiguales


Es decir, se crea cierta unión en tres ámbitos: el cognitivo, el afectivo y el comportamental, que son esenciales para el análisis de la comunicación intercultural y son básicas en las diferentes aproximaciones a la competencia comunicativa intercultural. Sin embargo, existen algunos modelos de competencia comunicativa intercultural integrales que comprenden varios enfoques simultáneamente, como el de Spitzberg que incluye tres niveles de análisis:
    • Análisis individual: grado de competencia de cada persona.
    • Análisis episódico: impresiones mutuas entre las personas que se comunican.
    • Análisis relacional: competencias en el ámbito de las relaciones interculturales.


Otro aspecto que distingue unas aproximaciones de otras es el concepto de cultura:
    • Como aspecto global e inespecífico: asumen aproximaciones generales y no se centran en una cultura en concreto.
    • Aproximaciones culturales específicas: competencias comunicativas necesarias en un contexto cultural determinado.


Las aproximaciones culturales específicas han partido desde diferentes enfoques:
    • La antropología cultural: Aportando modelos culturales y comunicativos de las diferentes sociedades.
    • La etnografía sociolingüística: Mediante la descripción de cómo las personas utilizan los medios lingüísticos específicos en su comunidad comunicativa.
    • La psicología transcultural: Con extensos datos sobre culturas específicas, identificando elementos culturales esenciales acerca del modo de vestir, toma de decisiones, lenguaje, filosofía...


Sin embargo, en las aproximaciones culturales generales, el contenido de la competencia comunicativa intercultural permanece constante en toda situación de comunicación intercultural, y no varía en función del contexto cultural específico.
Hay seis modelos de competencia comunicativa intercultural:
    • Aproximación a la extranjería: factores comunes en la actuación intercultural efectiva cuando una persona viaja de forma temporal. Se convierten las experiencias interculturales en experiencias de aprendizaje.
    • Aproximación a la cultura subjetiva: habilidad de comprender las causas de los comportamientos de las personas, modificando los propios comportamientos de acuerdo con las demandas del contexto cultural.
    • Aproximación a la persona multicultural: competencias de adaptación a las circunstancias difíciles de cada contexto.
    • Aproximación al conductismo social: las estrategias para la eficacia intercultural dependen de la necesidad de preparar un viaje u otra experiencia, y no tanto de las características personales.
    • Aproximación tipológica: parte de la eficacia de diversos estilos comportamentales (fortaleza de personalidad, inteligencia, tolerancia...)
    • Aproximación a la persona comunicadora intercultural: identifica la gran importancia que adquieren los procesos comunicativos para las relaciones interculturales, así como aspectos afectivos y comportamentales.


Volver a la página anterior