Patología de la edificación/Fachadas/6.Suciedad./2.PROPIEDADES INTERNAS

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

2.PROPIEDADES INTERNAS DE LA FACHADA[editar]

La textura superficial del material define si la fachada será más compacta o más porosa, con un coeficiente de succión mayor o menor que implica mayor o menos acumulación de suciedad, respectivamente, siendo además el carácter rugoso un impedimento al lavado que ofrece la lámina de agua.

  • La textura rugosa , dentro de la clasificación que aparece en el libro de Juan Monjo Carrio “Patología de cerramientos y acabados arquitectónicos”, se clasifica en rugosidad media (acabados tipo a la tirolesa y revocos pétreos), de mucha superficie de contacto al agua y dificultando su descenso, siendo junto a la textura lisa desbastada la más ensuciable, y rugosidad alta (mamposterías) que disminuye el efecto de lavado diferencial.
  • La textura rayada horizontal (fábrica de ladrillo) también disminuye por su disposición el lavado diferencial, y la vertical, de mayor interés debido a que permite disimular el ensuciamiento debido a que el fondo del rayado permanece sucio, remarcando el efecto luz-sombra que aparece en cualquier grieta de forma natural.
  • La textura lisa actúa de distinto modo dependiendo que sea pulida (vidrios, metales, cerámica...) que dificulta el depósito y facilita el lavado de las partículas, o desbastada con mayor superficie de depósito, siendo su absorción mayor o menor la causante del lavado diferencial.

El color es el factor que más se ve perjudicado con la suciedad, dado que esta provoca principalmente una alteración visual de las fachadas (por delante de alteraciones físico-químicas); así, en fábricas de ladrillo oscuras se percibe menos el mismo grado de suciedad que en fondos más claros.

La geometría de la fachada provoca fenómenos de ensuciamiento según se estudie su:

  • Inclinación, dado que si el plano se inclina hacia arriba o hacia abajo se retrasa la velocidad de la lámina de agua y hay un mayor ensuciamiento por depósito y lavado diferencial y si es vertical depende del rayado y del ancho de los paños.
  • Ángulos como rincones (entrantes) de poco nivel de exposición con menor limpieza y mayor suciedad, y esquinas (salientes) con el efecto contrario de mayor limpieza.
  • Relieves (molduras) que crean superficies horizontales que acumulan suciedad y que la lámina de agua se encarga de trasladar provocando debajo churretones debido al lavado diferencial.

Archivo:02265suciedad5.jpgEsquema de las posiciones relativas de la lámina de agua con los planos inclinados de la geometría de la cubierta