Patología de la edificación/Estructuras metálicas/Acero/Corrosión/Corrosión química

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Corrosión

Destrucción o descomposición de un metal producida por un agente exterior y favorecida por la presencia de un medio acuoso en contacto con ambos.

Según la naturaleza del agente, distinguimos:
Corrosión química: ataque de un metal por la acción de agentes químicos causantes de una serie de reacciones químicas producidas en la interfase metal-medio corrosivo y dando lugar a unos productos químicos que, si depositan en la superficie del metal, llegan, en algunos casos, a proteger al propio metal de una corrosión mayor.
- AMBIENTAL: agresión por parte de los compuestos presentes en el aire contaminado: dióxido de azufre, dióxido de carbono, sulfatos, cloruros, cenizas y escorias.
- MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN: agresión por parte de otros materiales constructivos: cemento Pórtland (hidróxido sódico y potásico), morteros y pastas de cal (calcio y magnesio libres), pastas de yeso (ácidos), madera (ácidos orgánicos y sales solubles) y cementos porosos (amoniaco presente en agentes espumantes).
- SOLUCIONES QUÍMICAS: agresión por parte de sustancias químicas ajenas a la propia construcción: productos de limpieza (sales solubles de calcio, magnesio y potasio), agua de las conducciones (cloruros, sulfatos y dióxidos de carbono).
- AGUAS ÁCIDAS: disolución de los metales por inmersión en soluciones ácidas, que producen la redisolución de la capa de hidróxido resultado de la combinación de los iones metálicos con los hidrógenos del agua.
- AGUA DE MAR: agresión por proximidad o contacto directo con el agua de mar (cloruros).
- MATERIA ORGÁNICA: agresión por parte de las sustancias que producen ciertos organismos, como algas, mohos y líquenes (ácidos orgánicos y dióxido de carbono).