Patología de la edificación/Cubiertas planas/Causas y mecanismos de deterioro

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Abusos de posesión[editar]

  • Durante la ejecución
a) Inadecuado almacenamiento de los productos impermeabilizantes:
+ Con productos bituminosos se han de evitar las exposiciones al sol, y el apilado de los rollos ya que las condiciones del mástico pueden variar deformándose.
+ Con productos sintéticos, debe tenerse especial cuidado con las fechas de caducidad, siendo relativamente cortas en algunos de ellos. Así mismo, deben protegerse de la radiación solar debido a que la gran mayoría son fotosensibles.
+ Malos tratos en la superficie impermeabilizante y aislante durante el proceso constructivo, como por ejemplo el apoyo de andamios, el paso de carretillas, caída de objetos, etc. pueden producir roturas y punzonamientos.


  • En servicio
a) La sobrecarga de la cubierta puede producir deformaciones en la base resistente, consecuentemente daños en las capas aislantes e impermeabilizantes.
b) Un mal uso de la cubierta puede acabar degradándola:
+ El tránsito excesivo puede producir erosiones en el pavimento y terminar por descubrir el manto impermeabilizante.
+ Usos distintos a los que inicialmente se proyectaron, como la instalación de jardineras o espacios de almacenaje, puede alterar drásticamente el comportamiento de todo el sistema.

Agresiones externas[editar]

  • Agentes y mecanismos biológicos
a) La aparición y proliferación de microorganismos xilófagos pueden alterar las características mecánicas de la base resistente, como es el caso de las cubiertas de madera.
b) En cubiertas ajardinadas, las raíces pueden ocasionar una rápida erosión de la membrana aislante.
c) Los depósitos de semillas, transportadas por el viento, conjuntamente con la acumulación de agua pueden convertirse en grandes matorrales.


  • Agresiones mecanismos físicos
a) Variaciones térmicas:
+ Ocasionan tensiones mecánicas en los componentes rígidos tales como dilataciones o contracciones, que se transmiten a los distintos elementos de la cubierta.
+ Las bajas temperaturas y las heladas, conjuntamente con algún defecto de fabricación pueden llegar a desintegrar pavimentos y revestimientos.
+ Radiación solar: La radiación UV y el ozono ambiental, son factores de envejecimiento en algunos de los componentes de la cubierta plana, tales como los materiales utilizados para impermeabilización, por ejemplo: las resinas sintéticas aplicadas en forma de pinturas que no presenten una adecuada resistencia hacia estos factores externos y puede devenir en una disfuncionalidad de los mismos.
+ La lluvia, nieve o granizo, provocan infiltraciones, desbordamientos, obstrucciones en los sistemas de evacuación.
+ Las llamadas lluvias ácidas pueden degradar rápidamente las láminas vistas (autoprotegidas) de la cubierta.
+ Los vientos pueden erosionar la protección en las cubiertas, arrastrando el canto rodado o grava e incluso provocar el desprendimiento de los sistemas de protección fijados mecánicamente por el efecto de succión. Dejando en ambos casos las placas de aislamiento expuestas a la agresión de los agentes atmosféricos.

Defectos y mecanismos internos de los materiales y elementos[editar]

  • Formales
a) Los materiales componentes de la cubierta han de pasar un control de calidad y/o estar acompañados de su correspondiente certificado de garantía.
+ Las armaduras en la lámina protectora, si es el caso, deberán estar relativamente centradas respecto a la sección, asegurando un adecuado recubrimiento.
+ En la base resistente, el hormigón de la capa de compresión deberá tener una adecuada dosificación y un espesor suficiente para asegurar el reparto de cargas en toda la cubierta, evitando deformaciones y fisuraciones.
+ Retracción en las láminas de impermeabilización, dada por la “Capacidad de memoria” del material, que vienen siendo tensiones acumuladas en el proceso de fabricación. Cuando son enrolladas se estiran, y tienden a volver a su estado original al extenderse, pudiendo provocar desprendimientos en las fijaciones.
  • Sustanciales
a) Del producto terminado:
+ Los materiales con elevada permeabilidad, absorben agua por capilaridad pudiendo filtrarse al interior de la cubierta.
Archivo:94258 26122006 3.jpg

Factores de riesgo[editar]

  • De diseño
a) Evacuación de aguas:
+ Fragmentación de la capa de formación de pendientes en cuarterones con áreas poco excesivas, colocando juntas en función del área de la cubierta para prevenir dilataciones.
+ Excesiva pendiente, mayor al 5%, que puede ocasionar corrimientos en la membrana impermeabilizante
+ Dimensionado y distribución de la red de evacuación, se debe tener en cuenta la reducción de la sección útil de las bajantes debido a la colocación de las laminas de impermeabilización.
+ Puntos de recogida de agua en esquinas o muy próximos a los paramentos.
b) Composición y diseño del sistema de cubierta plana:
+ Ausencia de la barrera de vapor, para evitar condensaciones y como consecuencia abombamientos.
+ Ausencia de aislamiento.
+ Ausencia de láminas antirraices en cubiertas con protección de canto rodado, que eviten el crecimiento de plantas parásitas.
+ Disposición inadecuada de los elementos que componen el sistema estanco de la cubierta.
+ Incompatibilidades constructivas o químicas entre los elementos de la cubierta.
+ Dotación insuficiente de dispositivos de fijación para los elementos de protección de la cubierta.
+ La disposición al mismo nivel entre la zona interior de acceso a la cubierta y el exterior, ocasiona filtraciones a través del marchapiés.
+ Las capas forjadoras de pendientes al estar unidas a los perímetros no permiten la libre dilatación del elemento horizontal y su empuje, ocasionando fisuras de directriz horizontal en los paramentos perimetrales.
+ Petos de cubierta compuestos de materiales heterogéneos, por tanto con coeficientes de dilatación diferentes, producen movimientos diferenciales.
c) Base resistente:
+ No considerar contraflechas para la ejecución del forjado, que compensen las deformaciones o hundimientos producidos por sobrecarga y peso propio.
+ Juntas de dilatación incongruentes con el resto del sistema estructural del edificio.
+ Inestabilidad dimensional, causada por las retracciones del hormigón o las elevadas dilataciones de los metales como el aluminio.
+ Permeabilidad al vapor de agua, ocasionando la aparición de trampas de agua debajo de la membrana.
+ Irregularidades o defectos de planeidad en la base resistente, constituyen un riesgo de retenciones de agua.


  • De ejecución
a) No prever juntas de construcción en las capa de protección de la cubierta, que permitan los pequeños movimientos diferenciales entre el mortero y el pavimento.
b) Deficiencias en la ejecución de solapes:
+ Pueden producirse abultamientos por una mala distribución.
+ Discontinuidad en la capa aislante, al no respetarse las distancias mínimas de solape.
c) Insuficiencia o inexistencia del remonte vertical de la lámina impermeabilizante en su encuentro con los paramentos verticales, que asegure la estanqueidad de la cubierta.
+ Falta de empotramiento en las rozas o elementos de protección y sellado en entrega vertical.
+ Mala preparación del soporte. Materiales tales como sellantes, requieren una delicada puesta en obra, teniendo en cuenta que al momento de su aplicación la superficie debe estar limpia y seca, algunos demandan imprimaciones previas encima del soporte que han de ser compatibles químicamente. Todo ello puede verse reflejado en una ausencia de adherencia del sellado al soporte.
+ Tratamiento de juntas entre las placas de aislante, procurando continuidad y evitando puentes térmicos.
+ En aislamientos pastados, debe respetarse el espesor mínimo requerido por calculo en los puntos bajos, especialmente en sumideros y desagües, pudiendo generarse puentes térmicos
+ En aislantes proyectados, deben controlarse los espesores mínimos de aplicación.


  • De posesión
a) Insuficiencia u omisión de las labores de conservación, limpieza, mantenimiento y uso:
+ Obstrucción en las bajantes por falta de mantenimiento y limpieza de la cubierta, pudiendo llegar a colmatarse, produciendo charcos en la superficie y posteriormente filtraciones una vez degradada la capa impermeable.
+ Elementos “nuevos” encima de la cubierta como bancadas para instalaciones o pequeños cobertizos, pueden cambiar el recorrido previsto para la recogida de aguas, generando puntos singulares y propiciando filtraciones por retenciones o encharcamientos.
+ Sobrecargas no previstas en la cubierta que pueden provocar el hundimiento o deformación de la base resistente y consecuentemente ser la causa de otras patologías como roturas en las capas de impermeabilización y aislamiento, filtraciones, etc.
+ Ausencia o descuido en el mantenimiento de cubiertas con protección de canto rodado en zonas muy húmedas, facilitando la proliferación de plantas parásitas.


APR