Patología de la edificación/Acabados y revestimientos interiores/Prevención

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Humedades[editar]

Humedades de obra.[editar]

Habrá que asegurarse que antes de aplicar el acabado, que el cerramiento esté lo suficientemente seco. Para ello usaremos medios técnicos, como humidímetros o higrómetros, y no la simple “vista”. Adoptaremos en cualquier caso la técnica de secado vista en reparación.

Humedades de capilaridad[editar]

Suelo[editar]

Debemos establecer todos los drenajes posibles, ya que al iniciar la obra es el momento adecuado.

Nivel freático alto:

  • Barreras previas; en forma de ataguías o vaso impermeable del conjunto
  • Elevación del edificio sobre pilares, con suficiente ventilación inferior


Ausencia de nivel freático, solo habrá que considerar las aguas de filtración del terreno:

  • Cuñas drenantes en muros enterrados y cimentaciones perimetrales.
  • Drenaje superficial

Además deberemos prever barreras impermeables complementarias. Laminas bituminosas en los exteriores de los muros cuidando la continuidad y el solape de éstas. Por otra parte también podemos colocar barreras horizontales bajo solera, en caso de no haber drenaje, o además de éste.

También cámaras de aire ventiladas, para ocultación de posibles humedades.


Relieves de fachada[editar]

Las mismas que las vistas en reparación.


Humedades por filtración[editar]

  • Remates superiores. Colocación de protección adecuada no sólo en la parte superior, sino también en el frente si está muy expuesto, asegurando:
    • Impermeabilidad de las piezas o inclinación suficiente
    • Vuelo suficiente, para evitar que el agua se filtre por los bordes
    • Junta estanca entre piezas
      • Mortero (peligroso en zonas frías)
      • Material elastómero sellado (piezas grandes)
      • Solapada (canalizando el agua que se pueda “colar”)
  • Relieves de fachada. Cuidar la estanquidad y la impermeabilidad e inclinación de los planos horizontales
  • Huecos de ventana. Atención al vierteaguas (inclinación e impermeabilidad) y al dintel (goterón, cámara de descompresión…)
  • En paños ciegos. Impermeabilidad de la superficie porosa según las características de la zona. Se podrá conseguir con pinturas hidrófugas de poro abierto, revestimiento hidrófugo (como enfoscados y revocos especiales) o con alicatados, chapados o aplacados.


Humedades de condensación[editar]

Medidas sencillas a nivel de diseño y ejecución que requieren un estudio concienzudo, de gradientes de temperatura, materiales y condiciones climáticas.


Superficial interior

Zonas de producción de vapor limitada (habitaciones, salas de estar…) Composición de cerramiento colocando preferiblemente el aislante hacia el exterior, siendo pasante por delante de la estructura (evitar puentes térmicos).

Si es una zona de producción de vapor, preparar ambas caras interiores para la condensación. En las ventanas, donde es imposible evitar la condensación, prever su recogida.


Intersticial

Controlar las curvas de gradiente de temperatura y de roció. Para ello jugar con la disposición de los materiales en la fachada. (aislamiento continuo y hacia el exterior, impermeabilizante continuo y hacia el interior, cámaras de aire preferiblemente ventiladas)


Humedades accidentales[editar]

De causas mecánicas

En todos los casos la prevención consistirá en dotar al tubo de suficiente holgura, entre el tubo y sujeción. Si esta es continua (empotrada en un cerramiento) la obtendremos mediante una coquilla continua.

Si la tubería se encuentra al alcance del paso de personas o vehículos, deberemos protegerla (tubos metálicos de mayor diámetro, rejas…)


De causas químicas (tuberías)

Exterior; Debemos proteger los tubos de la corrosión mediante productos adecuados. Posible utilización de coquilla continua, sea de espuma o no, para protegerlo del contacto con el yeso. También el contacto directo con las abrazaderas si son metálicas de otro potencial

Interior; Estudiar la posible acción entre el líquido y el metal. Un caso más complejo es en el que aparece el par galvánico entre dos metales, no por contacto directo, sino por el propio líquido.


Suciedad[editar]

Ensuciamiento por depósito[editar]

Encaminadas a: disminuir al máximo el depósito de partículas y su adhesión y disimular la apariencia de ese depósito.

- Textura: Procuraremos usar texturas lisas y pulidas en las zonas más criticas

- Geometría: Todo lo que suponga una discontinuidad provocará disformidad en el ensuciamiento, lo que llevará a que éste se note más.

- Color: Los colores oscuros disimulan muy bien la suciedad.


Ensuciamiento por lavado diferencial[editar]

Controlar por donde discurren las escorrentías de agua.

  • Textura: Lisas y pulidas para facilitar limpieza, en zonas muy protegidas. Rugosas y rayadas, en zonas de protección media o baja (cortar el churretón)
  • Geometría:
    • Anular posibles acumulaciones de escorrentías
    • Distribuir de forma lo mas uniforme posible la lámina de agua
    • Evitar el paso sin discontinuidad de planos de distinta inclinación
      • Planos inclinados: Inclinación; Lo mayor posible (recibe menos depósito, no se concentra en los laterales). Discontinuidad; Babero o goterón. Las curvas habrá que evitarlas en zonas muy protegidas.
      • Rincones y esquinas: Como cualquier tipo de relieve, son peligrosos en zonas protegidas, y en general, con tamaños importantes. Especial atención a: balcones, cuerpos volados, cuerpos modulares y molduras.

Grietas y fisuras[editar]

Proyecto[editar]

Orientadas a controlar posibles movimientos de cada una de las unidades del edificio para evitar que provoquen los temidos esfuerzos de tracción locales.


Limitación de deformaciones estructurales elásticas

Las flechas de vigas pueden producir grietas al asentar sobre tabiques y elementos no portantes. Un límite de flecha máximo de unos 5mm puede ser un buen inicio. Los pandeos de elementos verticales (estructura) pueden provocar empujes laterales. La solución a esto puede ser o dar independencia al cerramiento con respecto a la estructura o bien limitar este movimiento (3mm). Estas consideraciones deberán llevarse a cabo en todo elemento estructural que pueda moverse/deformarse.


Independencia estructura/cerramiento o entro dos cerramientos distintos

Holgura mínima de 10mm con elemento plástico en medio. Entre cerramientos la solución pasa por usar juntas de retracción. Necesaria independencia entre cerramientos y falsos techos de escayola.


Integridad del propio cerramiento

- Capacidad mecánica. Cuanto mayor sea ésta menor será la fractura, pero debe ir relacionada con la dimensión del paramento en cuestión (posible armado contra la flexión si necesario).

- Espesor. Especial atención a las rozas (disminuciones de su espesor – instalaciones por ejemplo) Nunca reducir el espesor a menos de un 50%. Especial atención en la fachada exterior.

- Variación dimensional por cambios higrotérmicos. Seleccionar el material adecuado según la zona de actuación. Así en fachadas y coronación, el menor coeficiente posible, para menores variaciones dimensionales.


Introducción de juntas de retracción

Siempre necesarias. Especial atención en fachadas con grandes variaciones de temperatura (este, oeste). La distancia entre ellas depende de:

- Coeficiente de dilatación

- Orientación

- Diseño (cuanto mas continuo mayor necesidad)


En cualquier caso la dilatación horizontal no debe ser mayor de 5mm (la vertical no nos preocupa en este caso). En acabados aprovecharemos la propia modulación de estos. En alicatados podrán anularse si los situamos con junta abierta. En chapados de piedra, jugaremos con las propias juntas y modulaciones de la fachada. En falsos techos siempre necesarias si sobrepasan los 4 m.

Ejecución[editar]

Traba suficiente

Debe ser cuidada y uniforme. Especial atención en interrupciones, esquinas y encuentros entre cerramientos.

Rozas correctamente ejecutadas - Situación. Horizontales lo mas altas posibles. Verticales, alejándose de los bordes. No hacerlas curvas.

- Tamaño. No degollar más de un 50% del espesor.


Correcta ejecución de morteros superficiales

- Correcta preparación del soporte (rugosidad, limpieza y humectación)

- Correcta composición del mortero

- Correcto curado una vez aplicados, para evitar el efecto de afogarado, por falta de humedad en el fraguado


Desprendimientos[editar]

Enfoscados y revocos[editar]

En proyecto:

- Selección adecuada del material en función del soporte y zona climática

- Calculo de la distancia entre juntas de retracción según material y clima

- Continuidad del soporte (malla en todo el paño

- Uso de morteros poco rígidos, y con pigmentos minerales


En ejecución:

- Rugosidad adecuada en el soporte

- Limpieza del soporte de polvo y grasas

- Humectación adecuada del soporte para asegurar el fraguado de la interfase

- Uso de mallas rigidizadoras (si espesor > 2cm, discontinuidad del soporte, anclada si falta rugosidad)


Guarnecidos y enlucidos[editar]

En proyecto:

- Continuidad del soporte


En ejecución:

- Rugosidad adecuada en el soporte

- Limpieza del soporte de polvo y grasas

- Uso de mallas rigidizadoras (si espesor > 2cm, discontinuidad del soporte, anclada si falta rugosidad)


Pinturas[editar]

En proyecto:

- Selección de la pintura adecuada según el soporte y las condiciones climáticas


En ejecución:

- Limpieza de polvo y grasas y de restos de pinturas anteriores

- Comprobación del limite de humedad (< 6% en piedras y cerámicas, 10-15% maderas, 0% metales)

- Aplicación de imprimaciones de limpieza o adherentes para adherencia química (metales y plásticos)

- Preparación adecuada del producto

- Aplicación adecuada, numero, espesor de capas y técnicas de aplicación


Alicatado[editar]

En proyecto:

- Juntas de retracción modulares y uniones abiertas entre piezas

- Continuidad en el soporte

- Rigidez del soporte

- Uso de piezas especiales para bordes y cambios de plano


En ejecución:

  • Preparación adecuada del soporte en rugosidad y humedad
  • Ejecución con junta abierta y aplicación de mortero de agarre sobre soporte:
    • Continuidad del sistema de adherencia
    • Mayor sujeción de cada pieza individual (rozamiento en los laterales)
    • Dilatación individual, sin adición de dilataciones
    • Menos posibilidad de filtración (evitar “cámara de descompresión”)

Archivo:Alicatado p.jpg

Chapados de piedra[editar]

En proyecto:

- Juntas de retracción, según cálculos

- Sistema de anclaje suficiente e individual

- Soluciones de esquina correctas o con piezas especiales

- Soporte rígido

- Ausencia de humedades de filtración, condensación, accidentales…

- Material adecuado en: espesor y características físico-químicas (según clima y contaminación ambiental)


En ejecución:

- Correcta unión de anclajes de soporte, previa a la colocación de la piedra

- Correcta protección de anclajes, contra la oxidación y corrosión

- Ausencia absoluta de mortero de escayola en exteriores o locales húmedos

- Rechazo de piezas con “pelos” de cantera


Aplacados[editar]

En proyecto:

- Diseño adecuado de los anclajes, con dilatación suficiente

- Solape adecuado de las piezas


En ejecución:

- unión correcta de anclajes al soporte

- Estanquidad adecuada de anclajes y protección a la corrosión


Elementos sueltos[editar]

En proyecto:

- Correcto diseño y selección de anclajes

- Diseño para la evacuación de aguas de lluvia


En ejecución:

- Correcta ejecución del anclaje

- Protección contra la corrosión y la estanquidad


Eflorescencias[editar]

Doble orientación:

  • Evitar humedades
  • Asegurar la ausencia de sales solubles en los materiales.

Debemos exigir al constructor el uso de materiales “no eflorescibles”

A su vez debemos ejecutar los correspondientes ensayos de eflorascibilidad a lo largo de la obra. (especial atención a los ladrillos enfoscados, ya que si sufren de esta patología se manifiesta también al exterior)

En morteros; uso de arenas siliceas, o calizas sin sales solubles, y la certificación de que los posibles aditivos no produzcan eflorescencias.


Oxidación y corrosión[editar]

Protecciones antioxidantes y anticorrosivos[editar]

Limpieza previa

Antes de aplicar ninguna protección. Podría provocar, la falta de adherencia y la permanencia de un posible foco a la corrosión.

Se hará una limpieza mecánica: cepillado, chorreado (arena o metralla); o bien un decapado químico (en casos de piezas antiguas)


Protección base y metal protector unidos

    • Anodinado: en aluminio, capa superficial mas resistente (electroquimicamente)

Organismos[editar]

Animales[editar]

Arácnidos e insectos

Arácnidos son inocuos (simplemente limpiar periódicamente). En cuanto a los xilófagos:

- Evitar humedades

- Tratamientos protectores en maderas antes de puesta en obra

- En elementos más ocultos será mayor la protección

- Mantenimiento periódico


Animales de porte

Para los de pequeño tamaño, barreras o “ahuyentaciones” (químicos, ultrasonidos…). Para animales domésticos, facilitar su movilidad y reforzar superficialmente los cerramientos

Vegetales[editar]

Mohos en acabados porosos

- Evitar humedades en la superficie

- Asegurar ventilación en las zonas más ocultas con posibles humedades (armarios, sótanos, altillos…)

- Acabados superficiales compactos e impermeables en locales húmedos

- Albardillas impermeables y suficientemente inclinadas

- En caso extremo uso de pinturas fungicidas

- Mantenimiento periódico en las superficies susceptibles de humedades


Líquenes, musgos y gramíneas

Líquenes no suelen combatirse, pero si se quisiera, usar las medidas contra mohos. Para musgos y gramíneas:

- Evitar humedades de filtración

- Utilizar materiales compactos e impermeables en las zonas protegidas

- Evitar acumulación de polvo, tierra y suciedad

- Mantenimiento periódico


De plantas de porte

Plantas de colocación voluntaria en fachada. Además de impermeabilizar dichos cerramientos, deberemos considerar una composición del cerramiento similar a:

- Membrana impermeable

- Hoja resistente protegiéndola (tabicón, enfoscado con armadura, chapado…)

- Pintura antiraices


Erosiones[editar]

Mecánicas; abrasión e impacto en paredes[editar]

Hay que considerar el tipo de agresión posible y la resistencia del material a esa acción, pero la posibilidad de establecer protecciones nos da cierta libertad.

En zonas de fuerte abrasión, materiales compactos: piedras, terrazos o cerámicas.


En todos ellos sin embargo debemos pensar en protección de esquinas y zonas bajas.

- Cantoneras embutidas (metálicas o de PVC) para guarnecidos y enlucidos.

- Cantoneras superficiales (maderas o PVC) para guarnecidos y enlucidos.

- Barandillas metálicas

- Bandas de protección, normalmente pegadas (madera, PVC o metálicas) en cualquier material

- En zonas donde por estética no se puedan adoptar éstas, se podría recurrir al uso de endurecedores superficiales transparentes (formulaciones epoxi) que aumentan la resistencia a abrasión.


En zonas de gran exposición eólica se deberá considerar un material con mayor dureza. También se podrían utilizar endurecedores superficiales.

Físicas[editar]

Las principales son: agua, cambios de temperatura y heladas.

- Uso de materiales poco heladizos (bajo coeficiente de absorción)

- Hidrofugación superficial de materiales de fachada


En cuanto a medidas de proyecto, cabría destacar la necesaria protección en el cerramiento a la acumulación de agua.

Químicas[editar]

Agua es también el principal agente. Entra en los materiales arrastrando diversos contaminantes. Por tanto el principal objetivo sería evitar la entrada de agua en el material.

- Conocimiento de los posibles contaminantes (aéreos y subterráneos)

- Colocación de materiales que resistan esos contaminantes

- Hidrofugación y protección superficial o en masa

- Diseño y colocación de elementos protectores en zonas expuestas