No Deje Rastro: Capítulo Páramo Andino/Principio 5

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

Reduzca el impacto de fogatas[editar]

La magia de una fogata es innegable; lamentablemente la sobre utilización de la madera ha causado un daño irreparable en muchos lugares. Hoy las estufas o cocinetas son livianas, económicas y proveen de un rápido, limpio y práctico modo para cocinar. Es por ello que recomendamos viajar con una estufa y combustible suficiente para evitar las fogatas. Si por cualquier razón decide hacer fuego, tome en cuenta lo siguiente:

  • Recoja sólo madera muerta y tirada en el suelo.
  • Evite romper ramas de los árboles, arbustos y usar frailejón.
  • No dañe material vegetal que no va a utilizar.
  • Recoja leña en un área amplia; no deje sitios sin leña.
  • No haga fogatas cerca de rocas que luego quedarán con hollín.
  • No queme suelo orgánico; haga su fogata sobre suelo inorgánico.
  • Queme toda las cenizas hasta que estén blancas.
  • Evite dejar leña quemada.
  • No deje rastro de la fogata cuando se retire.
  • Apague el fuego cuando tenga que partir.

¿Son indispensables las fogatas?[editar]

El llevar consigo un abrigo, un buen impermeable y una estufa de acampar liviana eliminará la necesidad de hacer fuego. En Parques Nacionales y Regionales están prohibidas las fogatas.

Para toda fogata: Conozca los reglamentos y las condiciones del tiempo. Siempre que prenda un fuego debe hacerlo tomando en cuenta las reglas existentes, las condiciones del lugar y del tiempo, la disponibilidad de leña y sus propias destrezas. En los meses de mayor lluvia, lleve con usted leña seca o vaya recolectando ramas secas de lugares protegidos de la lluvia mientras camina. En los meses secos, las probabilidades de incendios forestales aumentan; por lo tanto, haga un fuego pequeño y manténgalo controlado. Puede que estos estén prohibidos en las épocas de sequías.

Condiciones meteorológicas de mucho viento son un indicador en contra de las fogatas, ya que el viento fácilmente puede llevar chispas y prender incendios en los alrededores. Como mínimo, procure seleccionar un sitio protegido del viento y considere no usar una fogata bajo estas condiciones. Si la reglamentación y el clima son apropiados para hacer una fogata, el próximo paso es determinar si hay suficiente madera seca y tirada en el suelo para proveerle de leña. En algunas áreas, muchos visitantes o los pobladores locales limpian el suelo de este tipo de madera.

Si encuentra esta situación, es mejor postergar su fogata hasta llegar a un área que no está bajo tanta presión. En ambientes como el páramo que tienen tasas muy bajas de producción de plantas con madera, es mejor no depender de fogatas para cocinar. Recolecte sólo madera seca y ramas caídas de un área amplia. Las fogatas sólo se deben hacer donde hay abundante leña y condiciones apropiadas.

Recoja ramitas y ganchos pequeños del suelo. No corte ramas de los árboles, ya que esto deja cicatrices y causa impactos visuales adversos. Camine unos minutos lejos del lugar de acampar y recoja leña en un área lo suficientemente grande para que no se note. Evite construir fogatas bajo árboles o suelos con hojarasca. Utilice trozos pequeños de madera. Para causar mínimo impacto los fuegos son mucho más pequeños que los tradicionales, pero aún así resultan excelentes para cocinar.

La leña debe ser de un diámetro menor al de la muñeca de un adulto. No fragmente la leña hasta que la vaya a quemar. La leña debe poder cortarse a mano al tamaño apropiado para que se consuma totalmente sin desperdiciarla. Esto elimina la necesidad de llevar consigo machetes o sierras, que son muy pesados y al usarse dejan cicatrices indeseables. La leña que no se utilice puede devolverse al bosque para evitar impactos visuales poco naturales.

Es mejor no recolectar troncos grandes ya que éstos tienen una función importante en el ciclo de nutrientes en un bosque. Queme su fuego hasta producir sólo cenizas o brasas muy pequeñas. El hacer esto requiere un poco de esfuerzo y tiempo adicional, pero es un paso significativo para minimizar los impactos.

Una vez que el fuego se apaga, cualquier brasa o pedazo grande debe ser reducido a un polvo fino simplemente frotándolo uno contra otro con las manos cubiertas con guantes. Después de comprobar que no existe ninguna brasa caliente, este polvo puede ser ampliamente regado sobre suelos cubiertos de vegetación junto a la ceniza y será absorbido en el suelo por los efectos de la lluvia y la vegetación.

¡Nunca deje una fogata prendida o caliente sin supervisión! Si la fogata no está apagada cuando usted quiera retirarse, tápela con una olla o sartén. En áreas de alto uso, haga fogatas sólo en lugares ya utilizados para tal fin.

Para concentrar los impactos: Utilice los anillos de fogatas ya existentes, no construya uno nuevo. Si encuentra que hay varios anillos, desarme los más deteriorados o mal ubicados y deje el que está mejor conservado para el uso de los visitantes. Los anillos o fosas para fuegos se deben dejar intactos para que otros los puedan usar.

Estimule a otros a utilizar el mismo lugar dejándolo limpio. Asegúrese de quemar la madera completamente y remueva cualquier basura residual. Si el lugar para fuegos se está llenando de cenizas, remuévalas y riéguelas sobre un área extensa lejos del lugar de acampar. Estas prácticas ayudarán a prevenir la proliferación de múltiples lugares para fuegos en las áreas más populares.

Técnicas de fogatas NDR[editar]

Para áreas de bajo uso existen técnicas para hacer fuego con impacto mínimo aplicables a los páramos:

Cacerolas portátiles para fuego[editar]

Una forma innovadora para hacer fuegos sin dejar rastro es el usar una cacerola. Es adecuado cualquier recipiente de metal con lados de por lo menos 10 cm de alto para contener la madera y las cenizas. Cualquier recipiente o bandeja para recoger aceites y grasas, o una pequeña parrilla de asado con su base, son excelentes alternativas. Cuando utilice la cacerola para fuegos, elévela sobre tres piedras o cubra el suelo con una capa gruesa de arena o similar para que el calor no deje una cicatriz en él.

Fogata de plataforma[editar]

Usted puede hacer una plataforma o montículo de arena o tierra mineral que sirva de aislador para el fuego y que se pueda disimular fácilmente cuando termine. Primero, localice una abundante fuente natural de arena o tierra mineral o de gravilla como la que se encuentra en las orillas de río o en el superpáramo. Utilice recipientes o bolsas para cargar la arena hasta el lugar donde hará el fuego. Construya una plataforma circular de tope plano (tipo pastel), de 15 a 20 centímetros de altura y de 60 centímetros de diámetro con la arena. Si puede poner un pedazo de lona o tela gruesa bajo la arena, esto le facilitará luego la limpieza. La altura del montículo es crítica para aislar la lona o tela debajo del calor de la fogata.

Cuando el fuego se apague, las cenizas frías se deben regar y el suelo mineral se debe devolver al lugar donde se tomó y barrer para eliminar señales de perturbación. La ventaja de este tipo de fuego es que se puede construir en superficies resistentes, tales como roca expuesta, hojas caídas o hasta yerba corta, sin dañar la vegetación o el suelo.

Fogata de suelo removido[editar]

Los scouts de Trujillo utilizan una técnica para fogatas que consiste en extraer cuidadosamente un cilindro de suelo (1 m de diámetro x 20 cm de altura). Realizan su fogata en el hueco resultante y al día siguiente reintroducen el cilindro en su posición original. Se puede intuir un impacto en el sistema radicular de las plantas presentes y en el equilibrio de los estratos del suelo. Sin embargo, no se hallaron estudios al respecto que lo demuestren y bien hecho no deja rastro (al menos inmediato).