Mapundungun/Pronunciación y escritura/Grafemario Raguileo

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

El Grafemario del escritor e investigador Anselmo Raguileo, es un alfabeto romano formado por 26 letras, en que cada sonido del idioma es representado por un solo signo; de modo que queda como sigue: a, c, z, e, f, q, i, k, l, b, j, m, n, h, ñ, g, o, p, r, s, t, x, u, v, w, y.

Raguileo no reconoce la t interdental y omite el uso de letras distintas para el tono afectivo y el despectivo. Se evita el uso de dígrafos, lo que economiza espacio, y no hay ambigüedades cuando se forman grupos de consonantes en las palabras. Cuenta con el respaldo de varias organizaciones políticas mapuches. Sus detractores le reprochan la falta de semejanza entre signos que representan fonemas relacionados, como l y b o n y h. También se afirma que este rasgo dificultaría su aprendizaje, tanto entre los no hablantes de la lengua como entre los que fueron alfabetizados primero en castellano.


La consonante “c” siempre se pronuncia como la ch del Castellano.

La letra “j” siempre se pronuncia como la ll castellana.

Con la letra “b” representamos un sonido que no existe en Castellano. Es una “L” interdental, es decir, se pronuncia en forma similar a la L del Castellano, pero con la punta de la lengua entre los dientes. A veces se la describe como una mezcla entre una “l” y una “d”.

Con la letra “h” representamos otro sonido que tampoco tiene el Castellano. Se la llama “n” interdental, o sea, una N que se pronuncia con la punta de la lengua entre los dientes. También se dice que es como tratar de pronunciar una “n” y una “d” al mismo tiempo.

Con la letra “g” representamos un sonido que se pronuncia con la parte de atrás de la lengua y la parte trasera del paladar (el paladar blando), como si se intentara pronunciar una “n” y una “g” al mismo tiempo. Es un sonido nasal. Se parece al sonido de la “n” en tango, o al de la “ng” en la palabra inglesa “thing”.

La “r” del idioma Mapuche tiene una pronunciación distinta a la del Castellano; es decir, no se parece a la “r” de “caro” ni a la “rr” de “carro”, en las que la lengua toca el paladar. Esta “r” se pronuncia mas suavemente, doblando la lengua hacia arriba, de modo que se acerque a la parte media del paladar, sin tocarla; se parece a la “r” del Inglés.

Con el grafema “x” representamos un fonema cuya pronunciación es una mezcla de la “ch” del Castellano y una “r” del Mapuzungun, como si fuera “chr”. Es similar a la “tr” del inglés en “train”, y es la forma en que se pronuncia la “tr” de “trabajo” en algunas regiones de Sudamérica.

Consonante “z”: Su pronunciación se acerca a la de la “d” (pero es más suave) y a la de la “z” en España, y tiene similitud con la “th” del Inglés en “thanks”. La punta de la lengua se coloca levemente entre los dientes.

Con el grafema “q” representamos un sonido parecido al de la “g”en “gato”, pero más suave. El aire escapa mas libremente, casi como si fuera una vocal.