Manutención y reparación de puentes de madera/Capítulo 6 - Métodos para la detección de la deterioración

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Introducción

Hasta este punto, las discusiones han sido suficientemente específicas sobre los efectos que tienen varios organismos en la madera. Consecuentemente, el proceso de inspección varia extensamente entre regiones, aunque las herramientas sean bastante estándar. No hay caja mágica que determine exactamente la condición de una estructura, solamente un número de herramientas utilizadas en combinación puede dar una evaluación razonable de la cantidad y del grado de deterioración presente en la madera.

Los métodos para detectar la deterioración en puentes se dividen en dos categorías: para la deterioración exterior y para la deterioración interior. En ambos casos, los métodos específicos o las herramientas son apropiadas para ciertos tipos de daño, y su utilidad varia dependiendo del tipo de estructura. Aunque una variedad de métodos de inspección pueden ser empleadas, el inspector utiliza solamente algunas herramientas. Ningún equipo puede sustituir a un inspector bien instruido que tenga un amplio conocimiento en madera.


Métodos para detectar la deterioración exterior

La deterioración exterior es la más fácil de detectar ya que a menudo es fácilmente accesible para el inspector. La facilidad de detección depende de la severidad del daño y del método de inspección. Los cuatro métodos o herramientas comúnmente usadas incluyen inspección visual, rastreo, prueba de selección, y el Pilodyn. Cuando las áreas de deterioración exterior son localizadas por estos métodos, la investigación adicional por otros métodos es requerido para confirmar y definir el grado del daño.


Inspección visual El método más simple para localizar la deterioración es la inspección visual. El inspector observa la estructura hallando signos de deterioraciones existentes, registrando las áreas investigadas. La inspección visual requiere de luz potente, que es conveniente, para detectar la pudrición superficial de carácter intermedio o avanzado. No detectará pudrición en los primeros tiempos, y no debe ser nunca el único método empleado. Algunas de las muestras visuales más comunes de deterioración incluyen lo siguiente:


Cuerpos fructíferos

Proporcionan indicación positiva del ataque de hongos, pero no indican la cantidad o el grado de pudrición. Algunos hongos producen cuerpos fructíferos después de que hayan ocurrido pequeñas cantidades de pudrición, mientras que otros se desarrollan solamente después que la pudrición sea extensa. Ya que los cuerpos fructíferos no son comunes en los puentes, indican casi ciertamente los problemas serios de la pudrición cuando están presentes.


Caras hundidas

O depresiones superficiales localizadas pueden indicar un ataque profundo. Los vacíos o bolsillos de pudrición pueden desarrollarse cerca de la superficie de la pieza, aflorando una fina prensada capa intacta, o parcialmente intacta, en la superficie de la madera.


Manchas o descoloración

Indica que las piezas han sido sujetas al agua y al contenido de humedad potencialmente alto, convenientes para la pudrición. Las manchas de moho en los sistemas de conexión son también una buena indicación de la adherencia de humedad.


Actividad del insecto

Es visualmente caracterizado por los orificios, excrementos, polvo u otras muestras. La presencia de actividad del insecto puede también indicar la presencia de pudrición.


Crecimiento de musgo o planta

En fracturas, grietas, o acumulaciones de suelo en la estructura indica que la madera adyacente ha estado relativamente en un alto contenido de humedad, conveniente para la pudrición por un período continuado.


Prueba

La prueba con una herramienta moderadamente puntiaguda, tal como una lezna o un cuchillo, localiza la pudrición cerca de la superficie de la madera descubriendo blandura excesiva o una carencia de resistencia a la penetración de la punta de prueba. Aunque la prueba es un método simple de inspección, la experiencia requiere interpretar los resultados. Se debe tomar cuidado para distinguir entre la pudrición y la madera ablandada por el agua, que puede dar la impresión de ser algo más blanda que seca. Esto a veces también dificulta determinar el daño en maderas de texturas blandas tales como el cedro rojo occidental.


Prueba punzante

La prueba punzante es una de las más simple, aun la más utilizada, métodos para detectar la pudrición superficial. Una punzada con una lezna o un destornillador, ésta entra una distancia corta en la madera y levantar una astilla. La rotura en la madera se examina para determinar si es temeraria (débil) o se astilla (sana). La madera sana tiene una estructura fibrosa y cuando está quebrada se astilla a través de la fibra. La madera débil se rompe precipitadamente a través de la fibra o se desmenuza en pedazos pequeños. Los estudios indican que la prueba punzante es razonablemente confiable para detectar la pudrición en la superficie. La única desventaja de este método está en tener que quitar una astilla grande de la madera para cada prueba.


Pilodyn

Como prueba punzante, el Pilodyn también se utiliza para detectar el daño superficial. El Pilodyn es un dispositivo de resorte-alfiler que conduce un alfiler de acero endurecido en la madera. La profundidad de penetración del alfiler es utilizada como una medida de las fibras podridas. También se utiliza para medir la densidad específica de la madera para los programas de mejoramiento del árbol. Donde se sospecha daño superficial, el Pilodyn puede producir un gravamen exacto, con tal que las correcciones sean incorporadas para el contenido de humedad y la especie de madera examinada.


Métodos para detectar la deterioración interior

La deterioración exterior es distinta, la deterioración interior es difícil de localizar ya que no pueden haber muestras visibles. Los numerosos métodos y herramientas se han desarrollado para evaluar el daño interno como, la apreciación acústica con un martillo en la superficie o una evaluación radiográfica. Además, las herramientas tales como los medidores de humedad se utilizan para ayudar al inspector en identificar áreas donde están las condiciones convenientes para el desarrollo de la pudrición interna.


Sonido

El sonido en la superficie de la madera por golpes con martillo u otro objeto, es uno de los métodos de inspección más antiguos y más comúnmente usados para detectar la deterioración interior. De acuerdo con la calidad tonal de los sonidos que surgen, un inspector entrenado puede interpretar los sonidos obtusos o huecos que pueden indicarle la presencia de grandes vacíos interiores o pudrición.

Aunque el sonido se utiliza extensamente, a menudo es difícil interpretarlos ya que otros factores, con excepción de la pudrición, pueden contribuir a las variaciones en la calidad del sonido. Además, el sonido proporciona solamente una vista parcial del grado de pudrición presente pero no detectará en la madera las etapas iniciales o intermedias de la pudrición. Sin embargo, aún el sonido tiene su lugar en la inspección y puede identificar rápidamente las estructuras seriamente dañadas. Cuando se encuentra la pudrición, debe ser verificado por otros métodos como la perforación o la extracción de muestras internas.


Medidor de humedad

En la madera podrida, ciertos electrolitos son lanzados a la estructura de madera alterándose las propiedades eléctricas del material. De acuerdo con este fenómeno, varias herramientas pueden ser utilizadas para detectar el peligro de la pudrición por cambios en las propiedades eléctricas. Una de las herramientas simples es el medidor de humedad de resistencia-tipo. Esta unidad utiliza dos puntas de metal (alfileres) puestas en la madera para medir la resistencia eléctrica, y así, contener la humedad. Los medidores de humedad deben ser correctos con la temperatura y exactos en los contenidos de humedad de la madera entre un 12 y 22 por ciento. Los alfileres están disponibles en varias longitudes para determinar el contenido de humedad en profundidades de hasta 8 centímetros.

Aunque no detectan pudrición, el medidor de humedad ayudará a identificar en la madera el alto contenido de humedad, y es recomendado comprobar las áreas sospechosas de pudrición potencial. Los contenidos de humedad más altos del 30 por ciento indican las condiciones convenientes para el desarrollo de la pudrición a menos que la madera se trate en el área inmediata con preservantes y que no ocurran ningunas roturas sobre el tratamiento. Si la inspección es llevada después de un inusual largo período de clima seco, los bajos niveles de humedad en el rango de 20 a 25 por ciento, deberían ser usado como una indicación de condiciones potencialmente peligrosas.


Shigometer (dispositivo detector de pudrición)

El Shigometer es un dispositivo que ha sido comparado con el medidor de humedad, utilizando pulsaciones de corriente para medir cambios en la conductividad eléctrica asociadas a la pudrición. Un pequeño agujero es perforado en la madera, y un alambre torcido de prueba conectado a un medidor es insertado en éste. Como la prueba encuentra zonas de resistencias disminuidas, la lectura del medidor baja. Las zonas de grandes declinaciones de medidas (50 a 75 por ciento es indicada para la madera sana) son después agujereadas o perforadas para determinar la naturaleza del defecto. El Shigometer se ha realizado muy bien en la detección de pudrición en árboles vivos, pero la madera en servicio es normalmente muy seca para permitir el uso de este instrumento. Sin embargo, varios estudios demuestran que el Shigometer es un método razonable para detectar la pudrición si es utilizado bajo condiciones apropiadas por operadores entrenados que entienden su operación e interpretación.


Perforación y extracción interna de muestras

La perforación y extracción de muestras internas son los métodos más comunes para la detección de daños internos en puentes. Ambas técnicas son usadas para detectar la presencia de vacíos y para determinar el grosor de la corteza residual cuando los vacíos están presentes.

La perforación se hace generalmente con un taladro eléctrico o de mano equipado con una broca de 1 a 2 centímetros de diámetro. La perforación eléctrica es más rápida, pero la perforación manual permite al inspector una mejor sensación y puede ser más beneficioso en la detección de bolsillos dañinos. Generalmente, el inspector perfora en la estructura, percibiendo las zonas en donde la perforación llegue a ser más fácil, y observar las virutas taladradas para la evidencia de pudrición. La presencia de defectos comunes en la madera tales como nudos, bolsillos de resina, y fibras anormales se anticipan mientras que se perfora y no se deben confundir con la pudrición. Si la pudrición es detectada, el agujero de inspección se puede también utilizar para agregar tratamientos remediadores a la madera.

La extracción de muestras internas con perforadores también proporcionan información sobre la presencia de bolsillos de pudrición y otros vacíos, además la extracción de muestras producidas al corazón de una madera sólida puede ser cuidadosamente examinada para comprobar la pudrición.

Cuando sea apropiado, el corazón también puede ser utilizado para obtener una medida exacta de la profundidad de penetración del preservante y la retención. Donde las estructuras todavía no han demostrado muestras de pudrición, el corazón puede ser cultivado para detectar la presencia del hongo de pudrición. La presencia de tales hongos indica generalmente que la madera está en la etapa temprana o incipiente de la pudrición y debe ser tratada. El cultivar proporciona un método simple para determinar el peligro potencial de la pudrición y muchos laboratorios proporcionan rutinas de servicios de cultivos. Debido de la amplia variedad del hongo cerca de la superficie, la cultivación no es práctica para determinar el peligro de la pudrición externa.

La perforación y extracción de muestras internas, se utiliza generalmente para confirmar sospechosas áreas de pudrición identificadas por los medidores de humedad o de otros métodos. Cuando la pudrición es detectada, perforar y extraer muestras internas también se utilizan para definir a futuro el grado y los límites de la pudrición. Los inspectores pueden localizar perforando lo mejor posible para iniciar la inspección hasta encontrar alguna evidencia de pudrición. Cuando el daño es detectado, la extracción de muestras pueden ser preferidas para definir los límites de la infección y extracción de éstas para la futura examinación. Es importante utilizar las herramientas agudas para ambas perforaciones y extracciones, mientras que el inspector debe llevar siempre brocas o perforadores adicionales. Las herramientas obtusas tienden a aplastar o romper las fibras de la madera y causan una enorme fractura en el interior que puede ser confundida con la pudrición.


Indicador de Profundidad de la corteza

Una herramienta que es útil cuando se perfora o se extrae muestras internas es el indicador de profundidad de la corteza. Esta herramienta es una barra de metal, muesca en el extremo e inscrita en pulgadas, que se inserta en el agujero de inspección y se tira a lo largo del agujero. Como se mueve a lo largo de la madera, el gancho se atrapará en los bordes de los vacíos. De esta manera el inspector puede observar la profundidad de la corteza sólida, cual puede ser utilizada para estimar la resistencia de la madera residual.


Evaluación acústica

Las sofisticadas pruebas acústicas para evaluar la condición de la madera, han sido desarrolladas en los recientes años. Varios de estos métodos, incluyendo la velocidad de la onda acústica, emisión acústica, y análisis de la onda de tensión han sido investigados. Las simples técnicas de la acústica utilizan un instrumento de medición para los cambios de velocidad de la onda acústica que se mueve a través de la madera. Las versiones tempranas de estas herramientas fueron utilizadas con resultados mezclados en postes de uso general. Los esfuerzos más recientes se han concentrado sobre cómo medir la onda acústica que es alterada por los defectos de la madera. La onda acústica o huella digital alterada pueden ser utilizadas para determinar el tamaño exacto y la naturaleza de un defecto.


Rayos X y scanners tomográficos

Los rayos X fueron una vez utilizados comúnmente para detectar los vacíos internos en la madera.

Como los rayos X pasan a través de la madera, la presencia de nudos u otros defectos alteran la densidad del resultado de la radiografía. La tecnología de los rayos X han avanzado considerablemente desde que las primeras unidades fueron desarrolladas; sin embargo, el alto costo del equipamiento, junto con los factores de seguridad asociados con el uso de la radiación de ionización y la necesidad de interpretación experta de resultados, ha eliminado en gran parte su uso en la madera. A pesar de estos problemas, los rayos X son particularmente útiles para detectar insectos e infecciones del perforador marino en la madera.

El scanner se mueve de arriba abajo en un poste para proporcionar una imagen de las condiciones internas de la madera.


Tratamiento de preinspección

Varios métodos de inspección implican técnicas que destruyen o quitan una porción de la madera. Las astillas, los agujero de prueba, y las perforaciones pueden llegar a ser avenidas para la entrada de la pudrición si no es tratada correctamente en la terminación de la inspección. Toda superficie dañada debe ser tratada con líquidos o pastas preservantes para madera. Para los agujeros taladrados, el preservante líquido se debe arrojar en chorros dentro del agujero, cual entonces debe ser tapado con un tapón levemente de diámetro más grande que el agujero de inspección y tratado con preservantes. El tratamiento con creosota o naftenato de cobre es generalmente suficiente para la mayoría de las inspecciones del puente, pero otros tratamientos se deben utilizar para la protección adicional en áreas con peligro del perforador marino. Cuando la madera está conforme al ataque de la Limnoria, las superficies y los tapones se deben tratar con sales flotantes. En las áreas donde los polas pueden atacar, el tratamiento con creosota y sales flotantes es recomendable. La falta de seguir estos procedimientos puede dar lugar al desarrollo acelerado de la pudrición o deterioración en la estructura.


Procedimientos de inspección

Los procedimientos de Inspección para los puentes de madera dependen de las variables tales como la edad, el tipo de puente y el ambiente en el cual el puente está situado. Por lo tanto, las recomendaciones detalladas para los procedimientos específicos son algo imprácticas. En general, el inspector debe examinar a fondo el puente en busca de pudrición u otra deterioración y registrar los suficientes detalles para una evaluación de ingeniería. Los procedimientos y métodos específicos, sin embargo, variarán substancialmente de puente en puente.

La inspección del puente se puede dividir en tres importantes pasos: evaluación de preinspección, inspección del campo, y preparación de informes y expedientes. Aunque los procedimientos específicos en cada paso varían entre los puentes, el proceso básico es igual. Las discusiones en esta sección son para proveer al inspector una comprensión de las características generales de la deterioración y de los conceptos relacionados para los procedimientos de inspección. Con ésta comprensión, los procedimientos específicos de inspección pueden ser desarrollados para que se satisfaga lo mejor posible a una estructura en particular.


Evaluación de preinspección

El potencial para la deterioración en un puente de madera depende de su ambiente. Una obligación preliminar del potencial peligroso reducirá la necesidad para especular sobre causas y efectos potenciales y, preparar mejor al inspector para formular métodos de inspección. Desde un punto de vista ambiental, la pudrición potencial varía considerablemente entre lugares, y la experiencia local es la mejor fuente de información.

La evaluación de preinspección implica una revisión en gabinete de la información. El propósito de la evaluación es aprender tanto como sea posible sobre la historia del puente para preparar mejor al inspector para el trabajo en el terreno. Durante la evaluación, el inspector debe hacer un estudio cuidadoso de los expedientes históricos, de los informes, y de otra información disponible. Es también beneficioso discutir factores relacionados al puente con gente que es familiar con su localización e historia.

Un poco de esfuerzo empleado sobre la evaluación de preinspección ayudará al inspector anticipar problemas potenciales y hará la inspección del campo más eficaz. Los informes anteriores de la inspección son una de las mejores fuentes de información del puente. Estos informes proporcionan la información más actual sobre la condición del puente y, familiariza al inspector con los tipos y localizaciones del daño anterior. Además, los dibujos y documentos originales de la construcción del puente son buenas fuentes de información. Los dibujos según lo construido son los más informativos, pero cuando no están disponibles los dibujos de estudio pueden ser utilizados.

Los dibujos proporcionan información sobre las dimensiones, especies, y el grado del material usado así como el tipo y las retenciones de tratamientos preservantes. Otros documentos de construcción tales como especificaciones de contrato, expedientes de inspección, certificaciones de materiales, y facturas de envío son también buenas fuentes de información.

Cuando la información local no está disponible, el potencial general del ataque de los hongos se puede ordenar geográficamente basada sobre variaciones en precipitación y temperaturas medias. Los puentes en áreas que tienen aproximadamente menos de 64 centímetros por año de precipitación o estaciones de crecimiento anormalmente cortas han reducido el potencial para la pudrición.


Campo de inspección

El campo de inspección es la examinación física de un puente para la evidencia de la deterioración. Las variaciones en configuraciones del puente y condiciones de exposición, hacen esto una tarea compleja. Es por lo tanto necesario para el inspector ser bien conocedor de los agentes de deterioración, las áreas adecuadas para la pudrición, y los componentes fundamentales de inspección. Con este conocimiento como guía, el inspector está mejor preparado para identificar y localizar la deterioración y para definir exactamente su grado.


Áreas susceptibles para la pudrición

La pudrición de la madera puede ocurrir solamente cuando las condiciones apropiadas prevalecen para el crecimiento de hongos. Aunque los puentes de madera se diferencian en muchos aspectos, hay varias áreas comunes donde es más probable que ocurra la pudrición. Estas áreas implican situaciones donde la humedad de la madera es alta y donde las roturas en el preservante (o penetración escasa del preservante) proporcionan un punto de entrada para los organismos de pudrición. Muestras de altos contenidos de humedad alrededor de los sujetadores, rajaduras, o daño mecánico, debe ser considerado áreas de alto potencial de pudrición.

El contenido de humedad de los componentes del puente no es uniforme, y las variaciones substanciales ocurren dentro y entre las piezas. Las superficies de las fibras extremas, absorben el agua mucho más aprisa que las superficies laterales de la fibra. Con otras condiciones iguales, la permeabilidad en dirección longitudinal (paralela a las fibras) es 50 a 100 veces mayor que en la dirección transversal (perpendicular a las fibras).

El desarrollo de la pudrición es más afectada por el contenido de humedad de la madera en la vecindad inmediata de la infección. Por lo tanto, una pieza puede permanecer generalmente seca y sin infección a lo largo de la mayoría de su longitud, pero se pudre seriamente en las áreas localizadas donde se expone la madera no tratada donde el agua es continuamente o intermitentemente atrapada. Las condiciones de humedad del puente están también conforme a variaciones estacionales y, pueden ser alteradas por operaciones o cambios del mantenimiento en patrones de drenaje. La madera que a fondo parece seca, se pudo haber expuesto a altos contenidos de humedad en el pasado y podría ser podrida seriamente. El inspector debe estar alerta para cualquier indicación visual o intuitiva de la humedad. Las muestras visuales pueden aparecer como filigranas, manchados, o manchas ligeras de fango. Las muestras intuitivas incluyen cualquier superficie horizontal, áreas de contacto, depresiones, u otras características que puedan atrapar agua y, por lo tanto esto indica potencialmente las altas exposiciones de humedad.

Según lo discutido, el potencial para la pudrición del puente es más alto donde se expone la madera no tratada. Esta condición ocurre más a menudo en las cercanías de la rajaduras por resecación, sujetadores, y áreas mecánicas dañadas. Las condiciones para la deterioración se realzan en estas localizaciones ya que la humedad entra en las grietas u otras aberturas donde se inhiben la circulación del aire y la sequedad.

Las rajaduras por resecación comúnmente se desarrollan en piezas grandes de madera de construcción, y para un grado en la madera laminada pegada.

Aunque el tamaño de las rajaduras influencian en el área del material expuesto no tratado, las aberturas muy pequeñas siguen siendo suficientes para permitir la entrada de organismos de pudrición. Los agujeros para los pernos, clavos, u otros artículos pueden atrapar el agua, que será absorbida profundamente en las fibras extremas de la madera por la acción capilar. La susceptibilidad de la pudrición en las conexiones es más alta ya que el sujetador puede ser colocado en los agujeros que no son tratados adecuadamente con preservantes. El daño mecánico en la dirección incorrecta, sobrecargas, abrasión del vehículo e instalaciones de ayuda, también rompen la barrera preservada y proporcionan un punto de entrada para el organismo de pudrición. Además de aumentar el peligro de pudrición, los daños mecánicos pueden también afectar la capacidad estructural, dependiendo de la naturaleza de la pudrición, localización, y grado.


Componente de inspección

Los componentes de inspección implica la examinación sistemática de las piezas individuales del puente. Cuando se encuentra la deterioración, localización y grado, deben ser definidos y observados para poder determinar la capacidad de carga de la estructura, pudiendo ser determinado por un análisis de ingeniería. En algunas localizaciones, la deterioración puede no tener ningún efecto significativo en la resistencia de la pieza. En otras localizaciones, ninguna deterioración reducirá la capacidad. En ambos casos el inspector debe localizar, definir, y registrar exactamente toda la deterioración, a pesar de sus efectos percibidos en la capacidad estructural.

Debido al gran número de componentes estructurales y la variedad de localizaciones donde las condiciones para el desarrollo de la pudrición existentes en un puente, el grado de exactitud para determinar el desarrollo de la deterioración depende del juicio del inspector. Sin importar el tamaño del puente, ninguna inspección puede examinar razonablemente o económicamente cada componente de éste. El inspector se debe basar en el grado de inspección sobre la información de la evaluación de preinspección y conocimiento de la deterioración del puente y de sus causas, muestras, y probables localizaciones. Por ejemplo, no puede ser práctico examinar alrededor del área de cada sujetador cuando las piezas de cubierta son pegadas con sujetadores penetrantes en cada viga. En lugar, el inspector debe seleccionar las áreas más probables de la deterioración para la evaluación. Si se encuentra la deterioración, se determina su grado y las inspecciones adicionales son hechas en otras localizaciones. Si no se encuentra ninguna deterioración en zonas del alto peligro, es imposible que otras áreas estén afectadas.

Uno de los aspectos más importantes de los componentes de inspección es la secuencia y la coordinación. Para asegurarse de que todas las áreas críticas estén cubiertas, un plan sistemático, bien definido debe ser desarrollado. Cuando más de un inspector está implicado, las responsabilidades de cada uno se deben definir claramente para evitar que falten áreas y la duplicación excesiva. La frecuencia preferida de inspección sigue generalmente la secuencia preferida de construcción.

Después inicialmente de examinar la estructura, el inspector comienza con las piezas más bajas de la subestructura y progresa hacia arriba hasta la superestructura. Después de esta secuencia, el inspector puede observar el comportamiento de las piezas bajo carga antes de su inspección real.


Examen inicial

La mejor manera de comenzar una inspección en el puente es tomar una breve caminata a través y alrededor de la estructura, observando características generales y buscando muestras obvias de señales de deterioración. La particular atención se debe dar a cambios en la elevación longitudinal o transversal de la cubierta, que puede indicar movimiento en la fundación, hinchazón de la cubierta, u otras condiciones adversas. Los elementos de la baranda deben también ser comprobadas para saber si hay posición y alineación. Los postes inclinados o barandas separadas pueden indicar hinchazón de la cubierta o movimiento de la superestructura. Esto es también un buen tiempo para observar patrones de drenaje en las aproximaciones del camino y obstrucciones en los drenes de la cubierta, así como la efectividad de la cubierta y los componentes protectores que usa la superficie. Las observaciones generales de este tipo pueden alertar al inspector para situaciones potencialmente adversas que requieren una examinación más detallada a futuro en la inspección. Esta inspección también puede proporcionar una oportunidad de preparar los diseños iniciales de la estructura y definir las direcciones u otras características utilizadas en los registros de las inspecciones.


Inspección de la subestructura

La subestructura es la parte de un puente que es probablemente la más susceptible a la deterioración. Las piezas en contacto con el suelo tales como pilares, cimientos, y paredes laterales están expuestas a grados de humedad que varían constantemente, dando por resultado los contenidos de agua de la madera convenientes para la pudrición. El suelo circundante contiene con frecuencia una gran cantidad de esporas de hongos y plantas en los cuales los hongos de pudrición pueden vivir y separarse para infectar las piezas del puente. La potencial pudrición a las subestructuras es también mayor, debido a la alta incidencia del campo de fabricación (corte y perforación) y el gran número de sujetadores penetrantes.

La inspección inicial de la subestructura debe comenzar con una examinación visual de los cimientos por muestras de deterioración, daño mecánico, y de instalación. La localización más probable para la pudrición está en los alrededores de la línea de tierra y en las conexiones de las estructuras de apoyo, barras de unión, y los tablones de las paredes laterales y traseras. Empezando en la base del cimiento, el suelo debe ser removido alrededor de un número característico de piezas para examinar y saber si hay indicaciones de pudrición o de ataques de insectos. Cuando el suelo esta muy mojado o cubierto por el agua, la pudrición se localiza generalmente a las áreas cerca del nivel del suelo, ya que la carencia de oxígeno debajo de la superficie limita el crecimiento de la mayoría de los hongos. Mientras que el contenido de agua del suelo disminuye, las condiciones bajo tierra llegan a ser más favorables, y la pudrición puede ocurrir en profundidades de 0.60 metros o más en suelos moderadamente secos. La pudrición superficial y el daño del insecto se pueden revelar por observación visual. Cuando la evidencia de la pudrición es encontrada, su grado es definido más a fondo perforando o extrayendo muestras internas (figura 6 – 19). La detección de la pudrición interna es lograda generalmente usando una combinación de pruebas acústicas y de perforación o extracción de muestras internas.

Ya que la acústica revelará solamente defectos internos serios, pero este no debe ser el único método usado.

Debajo de la línea de tierra, la inspección debe ser hacia arriba, con particular atención a las conexiones, controles de la desecación, y daño mecánico. Las paredes laterales y traseras de madera, deben también ser examinadas para las fracturas o protuberancias de la presión de la tierra. Las fibras extremas expuestas en el pilar o la parte superior del poste, se deben también examinar para la pudrición. Muchas partes superiores se cortan intencionalmente en ángulos en la creencia para que el agua escurra. En lugar, los cortes en ángulos exponen más las fibras extremas no tratadas, aumentando la pudrición potencial. Cuando las partes superiores son proporcionadas con tapas protectoras de lámina metálica, la condición de la tapa se debe comprobar para saber si hay agujeros o rasgones en la superficie. Las tapas dañadas permiten que el agua entre a través de la rotura y que penetren las fibras extremas, creando las condiciones ideales para la pudrición interna.

Sobre los pilares de soporte, la tapa que apoya la superestructura proporciona una superficie horizontal que atrapa la salida de restos y de agua de la cubierta. La conexión entre la tapa y la columna es especialmente importante, ya que muchas conexiones son hechas con pernos o pasadores que se extienden profundamente en la fibra extrema de la columna. El agua de la tapa fluye en estas conexiones y puede dar lugar a la pudrición interna substancial con poca evidencia de daño exterior. El inspector debe también comprobar para saber si hay zonas molidas en los puntos de soporte a lo largo de la tapa que atrapan el agua y dañan la corteza de la madera tratada.

La trituración puede también indicar sobrecargas o redistribución de carga de la instalación y debe ser investigada más a fondo en otros componentes de la estructura.

Las partes de la subestructura que contienen los embarcaderos utilizan los mismos criterios de inspección básicos para los mismos problemas potenciales en áreas de los cimientos. Si estas estructuras están en agua, sin embargo, la inspección es mucho más difícil ya que el acceso es limitado. En localizaciones del agua, las piezas son también más susceptibles al daño mecánico de los restos flotantes y del hielo. En bajos niveles de agua, el inspector puede usar botas de goma para examinar las piezas expuestas, mientras que en niveles de agua más profundo se requiere un barco o un flotador. Cuando la inspección bajo el nivel de agua es necesaria, se requiere el servicio de un buzo. Las inspecciones subacuáticas requieren un alto grado de habilidad y se deben coordinar bien para identificar exactamente y registrar deficiencias. Para las subestructuras situadas en el mar, las mareas bajas presentan la mejor oportunidad para inspeccionar los daños del perforador marino. La inspección en marea baja se satisface lo mejor posible para detectar la Limnoria, que atacan las caras externas de las piezas.

Un raspador se puede utilizar para quitar el sucio organismos de la superficie del pilar y así permitir la mejor examinación alrededor de los orificios del perno y de las piezas colindantes de madera. Las muestras de daños incluyen una forma de reloj de arena en el pilar en la zona de marea, un ablandamiento general en la madera en las áreas del ataque; perdiéndose los pernos. La inspección es menos efectiva para detectar daños del gusano de barco ya que dejan solamente un agujero muy pequeño de entrada en la superficie de la madera, haciendo difícil la detección visual. Los métodos de inspección usando instrumentos acústicos representan el mejor método para evaluar los daños del gusano de barco.

En áreas donde se sospecha el ataque del perforador marino, un gravamen del potencial peligro puede ser hecho sumergiendo bloques de sacrificio de madera no tratada en varias profundidades alrededor de la subestructura. Los bloques son removidos periódicamente y examinados para la evidencia del ataque del perforador. No depende sobre la colección de madera en la deriva para evaluar el peligro del perforador marino, ya que no hay manera de saber si la madera vino de sitios inmediatamente fuera del área. Exponer las muestras de madera puede determinar exactamente el peligro del perforador marino mientras que prevé medios para continuamente supervisar el peligro a largo plazo.


Inspección de Superestructura

Después de terminar la inspección de la subestructura, el inspector se traslada a la superficie inferior de la superestructura. Es mejor examinar a fondo todos los componentes de la superficie inferior del puente antes de moverse al camino, puesto que los componentes críticos son obscurecidos por la superficie y la cubierta. La inspección de la superestructura se obstaculiza generalmente, ya que el acceso a las partes del centro de la superficie inferior es difícil o imposible sin el equipo especializado.

Cuando las áreas no se pueden alcanzar con escalas, un vehículo equipado con un brazo mecánico o investigador puede ser requerido para examinar adecuadamente la estructura.

Ya que las escalas u otro equipo de inspección deben ser frecuentemente movidos para proporcionar el acceso a las áreas elevadas, es recomendable que la inspección sea realizada por zonas en vez de que por componentes.

Aunque la mayoría de los elementos de la superestructura están fuera del contacto de la tierra, el potencial de la pudrición puede ser alto en áreas donde el agua pasa desde la cubierta y se acumula en las interfaces de la pieza como conexiones, rajaduras, y grietas donde se inhiben la circulación y la sequedad del aire. En muchos casos, esta pudrición ocurre con pequeña o ninguna evidencia superficial, aunque la pieza pueda ser seriamente podrida en el interior. Consecuentemente, el inspector debe estar alerta a las condiciones conducentes a la pudrición y debe investigar las áreas donde éstas condiciones son probables para ocurrir. Según lo discutido previamente, un medidor de humedad es una buena herramienta para localizar condiciones de humedad favorables para el desarrollo de la pudrición. Por lo menos un agujero debe ser hecho en áreas de altos contenidos de humedad donde la pudrición potencial es considerada la más alta. Si se detecta la pudrición, los agujeros adicionales deben ser tomados para definir su área, grado, y dimensión. Si no se detecta ninguna pudrición, pero la penetración del preservante es baja o el contenido de humedad está sobre el 30 por ciento, es deseable extraer muestras internas para que se cultiven y se determinen si los hongos de pudrición están presentes.

El potencial más alto para la pudrición en vigas ocurre en los puntos de interfase de los accesorio de la cubierta-viga, enmarcando conexiones a otras piezas, soportes, y rajaduras de sequedad. La interfase de la cubierta-viga es una de las áreas más frecuentes de la pudrición, ya que el agua que pasa a través de la cubierta se atrapa y se incorpora en los agujeros del sujetador en la parte superior de la viga. El peligro es más alto cuando las cubiertas se unen con clavos o pernos que penetran la parte superior de la viga. Los paneles de cubierta de madera laminada encolada con soportes apernados, no implican accesorios que penetren la viga; así, no hay aumento significativo en la pudrición potencial. Sobre la superficie inferior de la cubierta, el inspector debe estar alerta a los signos de movimiento del agua y de la presencia de humedad en las interfaces comunes.

Aunque las manchas son generalmente visibles cuando el agua ha pasado a través de la cubierta, las superficies que usan el asfalto tienden a filtrar la salida, y los signos visibles son más difíciles de detectar. Si la pudrición reveladora se encuentra a lo largo de las partes superiores de la viga, es recomendable quitar las secciones de la cubierta para examinar a fondo la condición de la viga.

Además de la interfase y de los accesorios de la cubierta-viga, la pudrición de la viga puede desarrollar rajaduras o delaminaciones, especialmente en las áreas donde se exponen las fibras extremas. Las grandes rajaduras o delaminaciones no son comunes en la madera laminada encolada, y puede ser una indicación de problemas estructurales más severos.

Las conexiones que atrapan el agua o muestras de signos de desintegración en la viga, o sujetadores de apoyo transversal o diafragmas, son otras localizaciones potenciales de la pudrición. El hundimiento, las astillas, o desviaciones excesivas bajo carga, pueden también indicar daño mecánico o posibles pudriciones avanzadas. En algunas situaciones, la pudrición superficial puede estar presente sobre un lado o en la parte inferior de la viga que no aparece estar en un ambiente conducente a la pudrición. La pudrición en tales localizaciones puede ocurrir en vigas aserradas de madera de construcción debido a la penetración incompleta del preservante.

Concurrente con la inspección de la viga, la superficie inferior de la cubierta debe ser examinada para los signos de la deterioración o condiciones conducentes a la pudrición.

Las cubiertas Clavo-laminadas son frecuentemente delaminadas por cargas dinámicas. Aunque la delaminación no puede al contrario afectar la resistencia, ésta crea vacíos entre las laminaciones, permitiendo que el agua fluya sobre las vigas de soporte u otros componentes. La susceptibilidad a la pudrición interna de la cubierta es más alta con cubiertas clavo-laminadas de madera de construcción o cubiertas de tablón, ya que son interconectadas y/o unidas con clavos o pernos. Toda la fabricación por paneles de madera laminada encolada generalmente se hace antes del tratamiento preservante y, es más baja la pudrición potencial a menos que los paneles se unan con pernos, tornillos, u otros sujetadores colocados después que la cubierta es tratada.

Cuando la inspección de la superficie inferior del puente es completa, los esfuerzos se dirigen después a la zona de la cubierta del camino. La cubierta superior está conforme al desgaste y a la abrasión del tráfico, y la superficie horizontal facilita la acumulación del agua y de restos. La pudrición potencial más alta ocurre en los sujetadores o zonas de daño mecánico y es influenciado por el grado de protección proporcionado por la superficie.

Un uso parcial de la superficie produce menos protección de la cubierta, ya que la abertura entre las superficies corrientes atrapa los restos y la humedad. En madera laminada encolada hermética o cubiertas tensión laminadas de madera, el agua detenida se acumula entre los tablones corrientes y permanece por largos períodos. La humedad también se atrapa bajo superficies de placas de acero o tablón-lleno donde los sujetadores penetrantes se colocan normalmente después del tratamiento de la cubierta. Las superficies que usan el asfalto no utilizan sujetadores mecánicos, pero la humedad se puede acumular en la interfase de la cubierta cuando la superficie esta agrietada o de otra manera quebrada por la desviación excesiva.

El contenido de humedad de la madera de cubiertas generalmente es de promedio del 20 por ciento, pero puede frecuentemente ser más alto. El inspector debe comprobar cuidadosamente las superficies expuestas de la cubierta para saber si hay contenido de humedad u otra condición conducente a la pudrición. Cuando los contenidos de humedad de la cubierta son altos, es recomendable quitar un número de muestras internas en sitios cerca de los sujetadores y de otras localizaciones de alto peligro. En caso de necesidad, las piezas que se usan en la superficie deben ser quitadas para determinar la condición de la cubierta. Si la evidencia de la pudrición substancial se encuentra, la superficie entera que es utilizada debe ser quitada para examinar a fondo la cubierta.

Las barandas de madera y los rebordes (protectores de ruedas), son algunos de los elementos expuestos de la superestructura del puente, también son a veces ignorados en la inspección del puente. Aunque no son críticos para la ayuda de la estructura, son importantes para la seguridad del usuario y deben ser inspeccionados a fondo. Las barandas y los rebordes son susceptibles al desgaste por la acción atmosférica, la sequedad, y el impacto o la abrasión del vehículo. Las barandas y los rebordes son comúnmente los últimos componentes instalados durante el proceso de la construcción, y su instalación presenta un potencial aumento del campo de cortes y agujeros para satisfacer requisitos de alineación. El inspector debe rendir particular atención a los sujetadores y a las áreas que atrapan el agua y restos. Una situación muy probable de la pudrición ocurre cuando el poste de baranda se encaja en el concreto.


Informes y expedientes

Mientras que la detección de la pudrición o de otro daño en la madera es la meta principal de las inspecciones del puente, es importante asegurarse de que toda la información pertinente de la inspección esté registrada. El informe preparado por el inspector proporciona los únicos medios de comunicar la información sobre la estructura, y sirve para:

1. Identificar las condiciones que pueden limitar la capacidad de la estructura, o de otra manera hacerla insegura para el recorrido público,

2. Desarrollar un expediente cronológico de la condición estructural y proporcionar la información necesaria para terminar un análisis estructural cuando las condiciones cambian,

3. Proporcionar una base para identificar necesidades actuales y futuras del mantenimiento, con la detección de defectos o de deficiencias estructurales tempranas, y

4. Proporcionar una fuente de referencia para las inspecciones futuras y análisis comparativo.

Cuando está terminado correctamente, el informe de inspección del puente es un documento importante y desempeña un papel crítico en asegurar la seguridad de los usuarios y en asignación de fondos para el mantenimiento y el reemplazo. Además, es un expediente legal que puede ser una parte importante de cualquier pleito futuro. Aunque los formatos de informe especifico varían entre diferentes jurisdicciones y tipos de estructuras, todo debe ser bien organizado, claro, y conciso. Cada informe debe incluir una pagina de titulo; dibujos o bosquejos de la estructura, etiquetado de todos los componentes; un gravamen de la condición de la estructura, por el componente; un resumen narrativo de los resultados de la inspección; y recomendaciones para el mantenimiento y acción correctiva. Para las estructuras grandes o complejas, un formato de cuaderno es el más apropiado. Para estructuras más pequeñas o menos complejas, los estándares de formas de inspección son más prácticas y convenientes. En cualquier caso, un informe completo de inspección se debe preparar para cada inspección del puente, sin importar el propósito o la profundidad de la inspección. Aunque ningunos cambios pueden ser evidentes durante la inspección, y la condición parece relativamente poco importante, la documentación exacta de la inspección puede tener valor en el futuro.

Un buen informe de inspección documenta la deterioración detectada y observa cualquier detalle de la estructura que se desvíe según los dibujos de cómo se construye (as-built). Durante el curso de la inspección, éstas deficiencias deben ser observadas mientras se encuentran, para evitar la pérdida de detalle. El inspector debe ser tan objetivo como sea posible, registrando lo que ve y lo que mide.

Para los puentes de madera, es crítico que toda la pudrición y su localización estén exactamente y totalmente descritos. Esto debe incluir la localización de la deterioración en componentes específicos y dimensiones longitudinales y transversales de la madera podrida. Es también beneficioso que la corrección observe la fuente probable del agua y de su camino al sitio del daño. Además, el informe debe observar cualquier indicación de debilidad o falta de piezas, incluyendo la evidencia de las desviaciones excesivas, trituración, uniones, rajaduras, colapsos, inseguridad de empalmes, o dislocación de la pieza en los empalmes. Las futuras investigaciones deben ser recomendadas siempre que se considere necesario, ya que el inspector no tiene suficiente entrenamiento o porque se requiere un equipo más sofisticado.

Los bosquejos, dibujos, y fotografías son valiosos para ilustrar resultados de la inspección y deben ser utilizados libremente para localizar, identificar, y clarificar la condición de los componentes del puente. Los dibujos y bosquejos deben definir la localización y el grado de la deterioración en suficientes detalles y exactitudes de modo que otro inspector o personal de mantenimiento pueda localizar fácilmente el área en cuestión. Cuando están disponibles, los dibujos (as-built) o los dibujos de informes anteriores a la inspección, se pueden copiar y utilizar para este propósito. Las fotografías son también muy útiles para demostrar la condición de la estructura y áreas de deterioración.

Como mínimo, dos fotos deben ser incluidas con cada informe de inspección: una del camino mirado desde abajo del puente y otra de una elevación lateral. Fotos adicionales que demuestren defectos u otras características importantes deben también ser incluidas cuando el inspector crea que serán útiles.

Cada informe de la inspección debe incluir un resumen de los resultados de la inspección y de las recomendaciones del inspector. El resumen debe envolver la condición general de la estructura y de las deficiencias significativas encontradas durante la inspección. Puede también incluir la información y las recomendaciones que el inspector cree que son necesarias para acentuar resultados importantes de la inspección, incluyendo las estimaciones de los materiales y horas de trabajo requeridas para realizar las reparaciones y las actividades de mantenimiento.

Un buen ejemplo de un informe de inspección de un puente de madera que usa un formato de informe estándar, se demuestra más adelante.


Pérdida de fuerza de la pudrición

Las piezas infectadas de un puente con el hongo de la pudrición, practican pérdidas progresiva de resistencia de cómo los hongos se desarrollan y degradan la estructura de madera. El grado de reducción de la resistencia depende del área de infección y, de la etapa de desarrollo de la pudrición, ya sea avanzado, intermedio, o incipiente. En las etapas avanzada o intermedia, la deterioración de la madera ha progresado a tal punto que no queda ninguna resistencia en las áreas infectadas. En estas etapas, los métodos convenientes de detección pueden ser utilizados por el inspector para definir exactamente las áreas afectadas con un cierto grado de certeza. En las etapas incipiente o tempranas de desarrollo, la detección es mucho más difícil y el efecto de la perdida de resistencia varia entre los tipos de hongos.

Poca información existe en la determinación de la pérdida de resistencia en las etapas incipientes de la pudrición, pero varios investigadores han correlacionado resistencia para atribuir pérdida en muestras pequeñas de madera. Estas investigaciones encontraron que la pérdida de resistencia asociada con algunos hongos de pudrición parda puede ser tan alta como 50 a 70 por ciento cuando el peso es reducido por solamente 3 por ciento o menos. Estos resultados son especialmente significativos para los puentes de madera ya que (1) la mayoría de las pudriciones del puente son de pudrición parda más bien que los hongos blancos de pudrición, (2) la pudrición parda incipiente, con pérdida mínima del peso, son difíciles de detectar, y (3) los efectos de los hongos de pudrición parda amplían generalmente una distancia substancial lejos de áreas donde está visible el daño.

Aunque los efectos de resistencia por los hongos de pudrición blanca pueden ser menores que para los de pudrición parda, distinguir entre los dos no es posible en el campo. Así, toda la pudrición debe ser asumida para ser revelada. En luces de grandes resistencias las pérdidas se asociaron al temprano desarrollo de la pudrición parda, se recomienda que no se asignen valores de resistencia a la madera que demuestra evidencia de pudrición en cualquier etapa de desarrollo.

Aunque este acercamiento puede dar lugar a una evaluación levemente conservadora en algunos casos, es el único acercamiento seguro para determinar la resistencia, dado el gran número de variables implicadas. Aunque numerosas muestras internas se pueden tomar para definir las áreas de pudrición, la posibilidad de que permanezca entera la infección en el área no habría sido muestreada. Además, la pudrición continuará reduciendo a futuro la resistencia, a menos que las acciones inmediatas de mantenimiento se emprendan para detener su crecimiento.


REPORTE DE INSPECCIÓN DE PUENTES DE MADERA

RUTA N°____________________ NOMBRE______________________________________________ CARACTERÍSTICA CRUCE________________ TIPO ESTRUCTURA_____________________ LOCALIDAD______________________ COORDENADAS __________________________________ AÑO CONSTRUCCIÓN _________ CARGAMENTO DISEÑO_____________ POSICIÓN °_________ LONGITUD________ ANCHO________ FECHA INSP. ____________ PRÓXIMA INSP. __________ NOMBRES Y FIRMAS EQUIPO INSPECCIÓN ____________________________________________ ____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

GRADO CONDICIÓN COMPONENTES DEL PUENTE: GRADO COMPUESTO ______________ CUBIERTA_______ SUPERESTRUCTURA _______ SUBESTRUCTURA ________ TORRENTE CANAL ________ ALCANCES ___________


DEFINICIÓN GRADO DE CONDICIÓN:

N

       No aplicable.

9

       Nueva condición.

8

       Buena condición; no necesita reparación.

7

       Buena condición generalmente; existe potencial para mantenimiento menor.

6

       Importante condición; existe potencial para mantenimiento mayor.

5

       Importante condición generalmente; potencial existente para reparación menor.

4

       Condición marginal; potencial existente para reparación mayor.

3

       Condición pobre; reparar o reparación requerida inmediatamente.

2

       Condición critica; la necesidad de reparar o urgente reparación. Cerrar el servicio 
       al  publico hasta que la reparación este completa.

1

       Condición critica. Cerrar el servicio al publico. Estudio para determinar la 
       reparación vial.

0

       Condición critica; el servicio al publico es cerrado y es llevada la reparación.


GRADO DE VALORACIÓN DEL PUENTE: VALORACIÓN COMPUESTA:___________

GEOMETRÍA CUBIERTA:_________ ESTRUCTURAL:__________ SEPARACIÓN:______________ CAPACIDAD CARGA:___________ CANAL:___________ ALCANCE ALINEACIÓN:____________

DEFINICIÓN GRADOS DE VALORACIÓN:

N

       No aplicable.

9

       Condición superior para presente criterio deseable.

8

       Condición aceptable para presente criterio deseable.

7

       Condición mejor que presente criterio mínimo.

6

       Condición aceptable para presente criterio mínimo.

5

       Condición algo mejor que la mínima tolerancia adecuada.

4

       Condición mínima encontrada.

3

       Condición básicamente intolerable, requiere alta prioridad de reparación.

2

       Condición básicamente intolerable, requiere alta prioridad de reemplazo.

1

       Inmediata reparación necesaria para ponerla en servicio.

0

       Inmediato reemplazo necesario para ponerla en servicio.

__________________________________________________________________________________

NOMBRE Y NUMERO DE PUENTE__________________________________ FECHA ___________

Alcances – SANEAMIENTO, CONDICIÓN, ETC. __________________________________________ __________________________________________________________________________________ Capacidad de carga u otras señales – LEGIBILIDAD, VISIBILIDAD, ETC. _____________________ __________________________________________________________________________________ Arrollo

1. VELOCIDAD ESTIMADA: __________________________________________________________ 2. ESTABILIDAD CANAL (ESTRAGOS, DEPÓSITOS, ETC.) DIQUES Y BANCOS DE PROTECCIÓN, OBSTRUCCIONES (SOBRE Y BAJO SITIO). COMENTARIOS: ___________________________________________________________________ ____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________



Apoyos – DAÑO DEL ARROLLO O HIELO, PUDRICIÓN COMENTARIOS: ___________________________________________________________________ ____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________ Superestructura A. BARANDAS, TABLONES, CUBIERTA, PASAMANOS (PUDRICIÓN, PERDIDAS, ETC.) COMENTARIOS: ___________________________________________________________________ ________________________________________________________________________________________________________________________________________________________ B. LARGUEROS 1. PUDRICIÓN EN SOPORTES _________________________________________________ ____________________________________________________________________ 2. PUDRICIÓN ENTRE LA CUBIERTA Y LARGUEROS (TRES LUGARES DEL PUENTE, AGUJEREAR Y LOCALIZAR SOBRE UN PLAN DE BOSQUEJO) ______________________ ____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Grado de condición de Cada Pieza o Elemento

NA =

          	- NO APLICABLE.

NOB =

       	- APLICABLE, PERO NO OBSERVADO. (Dar razones a menos que sea obvio)

B = BUENO

       	- ELEMENTO EN NUEVA O BUENA CONDICIÓN SIN REPARACIÓN NECESARIA.

A = ACEPTABLE

               - ELEMENTO REALIZANDO FUNCIÓN POR LA CUAL FUE PENSADO PERO HAY NECESIDAD
                 DE MANTENIMIENTO.

P = POBRE

               - ELEMENTO REALIZANDO FUNCIÓN POR LA CUAL FUE PENSADO PERO HAY NECESIDAD
                 DE REPARACIÓN.

C = CRITICO

         	- ELEMENTO SIN REALIZAR FUNCIÓN POR LA CUAL FUE PENSADO.


NOMBRE Y NUMERO DE PUENTE _________________________________ FECHA ____________

B. LARGUEROS 3. PUDRICIÓN DE LARGUEROS: PERFORAR A UNA PROFUNDIDAD POR LO MENOS DE LA MITAD DEL DIÁMETRO DEL LARGUERO. DESPUÉS DE QUE SE HAYA AGUJEREADO, ÉSTOS SERÁN LLENADOS CON UNA SOLUCIÓN DEL 5 POR CIENTO DE PENTACLOROFENOL Y TAPADOS CON UN TAPÓN DE MADERA EMPAPADO CON LA SOLUCIÓN.


LARGUERO

N° APOYO

AGUJEREADO N° 1 PERIODO APOYO

AGUJEREADO N° 2

1

2

3

4

5

6

7

8

9

  • DESCRIBA EL SECTOR DE LA PORCIÓN DETERIORADA DEL LARGUERO.

EJEMPLO: CENTRO 3”, FUERA 2”, SIN PUDRICIÓN, ETC.

COMENTARIOS: ___________________________________________________________________ __________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________