Impactos ambientales/Riesgos en la indústria

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

En este capítulo se dan lineamientos generales para el manejo de peligros industriales.

Aspectos generales[editar]

Las instalaciones industriales incluyen una gran variedad de operaciones de minería, transporte, generación de energía, fabricación y eliminación de desperdicios, que tienen peligros inherentes que requieren un manejo cuidadoso. Por ejemplo, las operaciones industriales que incluyen el manejo, almacenamiento y procesamiento de sustancias que son potencialmente peligrosas, como son: los químicos reactivos y desechos peligrosos. Asimismo, las instalaciones industriales, pueden acarrear peligros potenciales que son distintos de aquellos de las sustancias peligrosas.

Debido a la existencia de peligros en los medios industriales es necesario manejar, adecuadamente, los siguientes riesgos para reducir al mínimo los impactos adversos:

  • las condiciones que pueden llevar, potencialmente, a los accidentes que involucran derrames importantes (por ejemplo, de tuberías, conexiones flexibles, filtros, válvulas, recipientes, bombas, compresores, tanques, chimeneas);
  • las condiciones de salud y bienestar ocupacional, y de seguridad en el trabajo.

Para los fines de este artículo, se clasifican los materiales y desechos peligrosos bajo una o más de las siguientes definiciones:

  • Inflamable: son las sustancias que se encienden con facilidad y que, por lo tanto, representan un peligro de incendio bajo las condiciones industriales normales (por ejemplo, los metales triturados, los líquidos cuyo punto de lineación sea de 100 ºF o menos),
  • Corrosivo: son las sustancias que requieren contenedores especiales debido a su capacidad de corroer los materiales normales (por ejemplo, los ácidos, los anhídridos de los ácidos y los álcalis).
  • Reactivo: son los materiales que requieren especial almacenamiento y manejo porque tienden a reaccionar espontáneamente con los ácidos o sus vapores (por ejemplo, los cianuros y los álcalis concentrados), y porque tienden a reaccionar vigorosamente con el agua o el vapor (por ejemplo, el fosfeno, los ácidos o álcalis concentrados), o tienen la tendencia de ser inestables en caso de un choque o si existe calor (por ejemplo, los líquidos inflamables presurizados, los pertrechos militares), cuyo resultado incluye la generación de gases venenosos, la explosión, el incendio, o la evolución de calor.
  • Tóxico: son las sustancias (por ejemplo, los metales pesados, los pesticidas, los solventes, los combustibles provenientes del petróleo), los cuales, al ser manejados incorrectamente, pueden liberar cantidades suficientes de los materiales tóxicos, que puedan causar un efecto directo, crónico o agudo, para la salud, debido a su inhalación, absorción a través de la piel, e ingestión, o causar una acumulación potencialmente tóxica en el medio ambiente y/o en la cadena alimenticia.
  • Biológico: son los materiales que, al manejarlos inadecuadamente, pueden liberar cantidades suficientes de los microorganismos patogénicos que pueden causar concentraciones suficientes de infección, polen, hongos o caspa, que pueden provocar reacciones alérgicas en las personas que sean susceptibles al peligro.

Además de las categorías anteriores de sustancias peligrosas, hay riesgos generales que se relacionan con las instalaciones industriales. Estos incluyen las siguientes categorías:

  • Eléctricos: electrocución por los conductores cargados y el mal uso de las herramientas eléctricas, cables de transmisión elevados, alambres eléctricos caídos, cables subterráneos y el trabajo realizado durante las tempestades eléctricas;
  • Estructurales: el potencial de caerse o forzarse si en el trabajo existen superficies resbalosas, cuestas empinadas, gradas estrechas, hoyos abiertos, obstrucciones y pisos inestables; el potencial de sufrir heridas a causa de objetos punzantes, y el riesgo de ser atrapado a causa del hundimiento de zanjas o minas, o por los declives inestables de los montones de materiales;
  • Mecánico: choques con los equipos en movimiento, especialmente, en marcha atrás, rotura de poleas o cables, y el enredamiento de la ropa en los engranajes o taladros;
  • Temperatura: fatiga térmica en los ambientes calientes, o al trabajar con ropa que limite la disipación del calor corporal o el sudor; efectos del frío en los ambientes helados, o si el factor de enfriamiento del viento es excesivo:
  • Ruido: fatiga y daños físicos en el oído, al estar sujeto a niveles de ruido que excedan las normas recomendadas (por ejemplo, un nivel de ruido ponderado por el tiempo durante un período de 8 horas que sea mayor de 90 dB);
  • Radiación: quemaduras y/o heridas internas al exponerse a niveles excesivos de radiación ionizadora:
  • Deficiencia de oxígeno: pueden haber efectos para la salud a raíz del desplazamiento del oxigeno por otro gas, o su consumo en una reacción química, especialmente, en los lugares cerrados o las áreas bajas. Si los niveles bajan del 19.5 por ciento de oxigeno.

Pueden ocurrir tensiones ergonómicas a causa del diseño inadecuado de las herramientas o las áreas de trabajo. Estas pueden provocar incomodidad, estrés mental, pérdida de eficiencia o bienestar para los trabajadores. Aunque las tensiones ergonómicas no sean riesgos en el sentido que se explica, anteriormente, pueden disminuir la habilidad del trabajador para responder clara y rápidamente a un peligro, y, por lo tanto, deben ser consideradas durante el desarrollo del proyecto. Si el estrés es el resultado de la reacción humana a la monotonía, la fatiga, el movimiento o choques repetidos, se aumenta el potencial de los riesgos y accidentes.

Política, procedimientos y pautas recomendables[editar]

Tal como lo establecen las pautas generalmente aceptadas, existiría un riesgo importante bajo las siguientes circunstancias: un escape de sustancias tóxicas, muy reactivas, explosivas, o inflamables. Si existe un peligro importante en un proyecto propuesto es muy aconsejable requerir una Evaluación de los riesgos mayores.

La evaluación de los riesgos mayores debe ser parte integrante de la preparación del proyecto. Es independiente de la evaluación del impacto ambiental y ésta la debe mencionar. Los objetivos de la evaluación de los riesgos mayores, son los siguientes:

  • identificar la naturaleza y magnitud del uso de las sustancias peligrosas en la instalación;
  • especificar las medidas tomadas para la operación segura de la instalación, el control de las divergencias importantes que podrían causar un accidente mayor, y los procedimientos de emergencia a implementarse en el sitio;
  • identificar el tipo, probabilidad relativa y consecuencias generales de los accidentes mayores; y,
  • demostrar que el constructor haya apreciado el potencial de un riesgo mayor a causa de las actividades de la compañía, y que haya considerado si los controles son adecuados.

Relaciones con las intervenciones en el territorio[editar]

El tema del manejo, de los peligros industriales es pertinente, para los proyectos energéticos, industriales, de explotación minera, de control de contaminación, de transporte y agrícolas.

Los riesgos de los proyectos energéticos son los siguientes:

  • peligros de incendio y de materiales tóxicos a causa de derrames de petróleo o fugas de gas,
  • riesgos mecánicos causados por las torres de perforación,
  • el ruido alrededor de los generadores,
  • el peligro físico por la inhalación de la ceniza del carbón y los residuos de petróleo, los materiales tóxicos o corrosivos lixiviados de los montones de carbón o ceniza, los químicos que se emplean en el tratamiento del agua o los efluentes,
  • el agotamiento del oxígeno en los tanques, y la electrocución por el contacto con los conductores cargados.

Los proyectos industriales pueden acarrear los siguientes riesgos:

  • los peligros físicos por las piezas en movimiento,
  • la agitación por el trabajo arduo realizado cerca de los hornos,
  • el ruido de la maquinaria,
  • el polvo producido por el esmerilaje o la aserradura,
  • la ruptura de los recipientes presurizados,
  • la explosión a los químicos para el tratamiento, del agua o los efluentes,
  • la explosión causada por las reacciones químicas de alta velocidad, y
  • los vapores tóxicos producidos por los derrames químicos.

Los proyectos de explotación minera pueden producir los siguientes peligros:

  • el riesgo físico por el uso de los explosivos y los equipos de excavación,
  • el polvo producido por la perforación, la voladura y la trituración,
  • el agotamiento del oxígeno,
  • los gases tóxicos de las minas subterráneas, y
  • los derrumbes.

Los proyectos de control de contaminación pueden crear los siguientes riesgos:

  • la ruptura de los recipientes presurizados (por ejemplo, tanques de cloro en las plantas de tratamiento de aguas negras, tarros bajo presión que se reciben con los desperdicios sólidos para incineración),
  • explosión o generación de gases tóxicos por la mezcla de desechos incompatibles,
  • liberación de polvos y vapores conteniendo microorganismos patogénicos, durante las operaciones de procesamiento de las aguas servidas y desperdicios sólidos, y
  • los gases tóxicos producidos por la eliminación de los desechos sólidos.

Los proyectos de transporte pueden incluir los medios que se emplean, normalmente, para cargar, transportar y descargar sustancias peligrosas. Como parte de la evaluación del impacto ambiental, así como de la evaluación de los riesgos mayores de un proyecto de transporte, es necesario estudiar el potencial de un choque o descarrilamiento. Durante un accidente de esta naturaleza existe el potencial de un derrame tóxico, incendio y/o explosión.

Los proyectos agrícolas y el control de las plagas, como langostas, crean problemas específicos relacionados con el manejo y almacenamiento, uso y eliminación de pesticidas. En el Sub - Sahara de África, ha sido un problema desafiante, para la comunidad donante, la eliminación de los pesticidas no utilizados.

Guía para las evaluaciones ambientales[editar]

Muchos de los riesgos industriales ocurren como accidentes imprevistos, a causa de las actividades inadecuadas de operación y mantenimiento. Es el papel de la evaluación del impacto ambiental y de la evaluación de los riesgos mayores, hacer resaltar el potencial de estos accidentes, anticipando la peor serie de eventos que podrían provocarse, y preparar planes de manejo y monitoreo a fin de reducir al mínimo los riesgos.

El borrador de la evaluación del impacto ambiental, así como de la evaluación de los riesgos mayores, debe ser preparados al mismo tiempo que el diseño técnico detallado del proyecto propuesto, y antes de finalizarlo. De esta forma, todos los peligros que se identifiquen en los borradores de las evaluaciones pueden ser tratados durante las últimas etapas del diseño, y la reducción de los impactos será contemplada en las evaluaciones

Se reducen y se manejan los peligros industriales mediante:

  • El uso de los controles técnicos y administrativos;
  • La protección del personal;
  • La capacitación y planificación relacionada con la salud y seguridad ocupacional; y,
  • El monitoreo médico.

Los controles técnicos incluyen los siguientes cambios de diseño y operación:

  • Ubicación. Las instalaciones que implican el riesgo de colapso estructural, ruptura, incendio o explosión tendrán que ser ubicadas en sitios geotecnicamente estables.
  • Zonas de Protección. En base a la naturaleza del peligro potencial (por ejemplo, bola de fuego, liberación de gases tóxicos, derrame), las instalaciones requerirán una zona de protección de un tamaño adecuado.
  • Diseño de la disposición de la Planta. Dentro de una instalación que incluye peligros industriales, las operaciones unitarias tendrán que ser ubicadas de tal manera que las sustancias incompatibles no están cerca las unas de las otras (por ejemplo, las sustancias que causarían una reacción al mezclarse, produciendo calor, incendio, gas, explosión o polimerización violenta). Además, las operaciones incompatibles no deben ser situadas cerca las unas de las otras (por ejemplo, las operaciones de soldadura no deben estar ubicadas cerca del almacenamiento de los materiales inflamables).
  • Substitución de los Recursos. Dentro de las operaciones de procesamiento, substituya el material peligroso por otro que no lo sea. Cambie la forma del material (por ejemplo, de un gas a un líquido) si ésta será menos peligrosa (por ejemplo, almacene los gases tóxicos en un solvente adecuado).
  • Reducir los Recursos. Se debe reducir al mínimo las cantidades de los materiales peligrosos utilizados, mediante su recuperación y reciclaje dentro de la operación del proceso. Reduzca el inventario de los materiales peligrosos en el almacén. Emplear técnicas de procesamiento más eficientes.
  • Modificar el Proceso o el Almacenamiento. Guarde el gas peligroso como un líquido refrigerado, y no bajo presión. Reduzca las temperaturas y presiones del proceso. Cambié los métodos del proceso (por ejemplo, en vez de pintar por rocío, utilice baños o brochas).
  • Control de Polvos. Las medidas para controlar el polvo incluyen el rocío de agua (o una solución con un agente de remojo) en la fuente del polvo, para reducir su generación. Asimismo, son medidas efectivas de control de polvos, la ventilación, colección y filtración. Se deben aislar las operaciones polvorientas y/o contenerlas, tanto como sea posible, especialmente, si se tratan de polvos que pueden causar enfermedades pulmonares, como silicosis, una de las enfermedades ocupacionales más comunes en el mundo, que ocurren con más frecuencia en las minas, fábricas de ladrillos, plantas de vidrio, y operaciones de limpieza con chorro de arena. El asma ocupacional es el resultado de una amplia gama de químicos y sustancias naturales, incluyendo isocianuros, ácidos ánhidros, caspas, polvo de granos, de algodón y de madera.
  • Control del Acceso. Se debe limitar el ingreso del personal, permitiendo el acceso al que ha sido capacitado, específicamente, para las condiciones de trabajo que existen dentro del área peligrosa, empleando tarjetas de identificación, cerramientos dobles, servicios de seguridad y barreras.
  • Marbetes. Todos los interruptores, válvulas, recipientes y operaciones unitarias peligrosos deben ser marcados como tal. Asimismo, se debe identificar las sustancias peligrosas específicas por nombre, y denotar también el tipo de peligro (por ejemplo, tóxico, reactivo, inflamable, explosivo).
  • Control de la Temperatura. Puede ser necesario controlar la temperatura del aire en ciertas operaciones a fin de evitar el agotamiento por el calor o el frío. Posiblemente, sea conveniente segregar una operación muy caliente o fría, de las otras, de modo que se reduzca al mínimo el número de trabajadores expuestos.
  • Monitoreo. Si existe monitoreo alrededor de los peligros potenciales, así como en los linderos de la instalación, se puede detectar, oportunamente, la situación peligrosa. Por ejemplo, mediante el uso de equipos portátiles, o, en forma continua, con equipos permanentes, se debe efectuar, regularmente, el monitoreo de la calidad del aire para detectar vapores orgánicos, niveles de oxigeno, concentraciones de gases combustibles, y/o componentes específicos del aire. Se utilizan los detectores de humo, monitores de calor, detectores de radiación, según el tipo de instalación, para señalar la existencia de un peligro.
  • Paralización. Hay que proveer los dispositivos manuales y automáticos para la paralización de los sistemas eléctricos y/o operaciones del proceso, de modo que se reduzca al mínimo, la liberación de material peligroso.
  • Contención secundaria. Deben haber, según la necesidad, sistemas para contener los derrames, tales como: cortinas de agua para limitar la liberación de gas, diques y barreras portátiles para contener los derrames, equipos de emergencia para recolectar el material derramado, refugios o muros para restringir las explosiones, materiales a prueba de incendios para limitar su propagación, absorbentes o absorbentes, para los materiales peligrosos, y zonas de protección.

Se emplean controles administrativos cuando no sea posible reducir la exposición a niveles aceptables con controles técnicos. Los controles administrativos pueden incluir la reorganización de los horarios de trabajo para reducir la duración de la exposición a los peligros y la transferencia o rotación del personal que haya alcanzado el límite máximo permisible de exposición.

Es apropiado que el personal utilice los equipos de protección si trabajan cerca de peligros potenciales. Se basa la selección de la protección en la naturaleza del riesgo, su nivel y/o concentración, la duración de la exposición y la susceptibilidad de las personas específicas a los efectos negativos.

Cuando se conoce la naturaleza del riesgo y es rutinario, se puede definir y utilizar, en forma rutinaria, los equipos de protección (por ejemplo, cascos, guantes contra químicos, respiradores que purifican el aire, zapatos de seguridad, protección para los oídos, lentes de seguridad). En cambio, si la naturaleza del peligro es desconocida (por ejemplo, si se combinan, casualmente, varios materiales peligrosos, o se descubre un depósito de desechos tóxicos), puede ser necesario emplear los equipos de protección más conservadores (por ejemplo, trajes herméticos y químicamente resistentes, equipos de respiración auto contenidos) y disminuir el nivel de protección solamente después de comprobar que el peligro requiere un nivel más bajo de protección.

La protección personal incluye más que solamente ropa especial, lentes, cascos, tapones para los oídos, etc. para proteger el cuerpo del peligro. Los siguientes items también son parte de la protección personal, según la situación: un cuchillo (para la salida de emergencia del traje protector), una lámpara portátil, un monitor personal (por ejemplo, un dosímetro para radiación, termómetro personal para controlar la fatiga por el calor/frío), arneses y cuerda de seguridad, cinturón de seguridad, transceptor, radiofaro (por ejemplo, para localizar la víctima del peligro).

Es indispensable realizar capacitación de salud y seguridad ocupacional para asegurar que el personal observe las prácticas de operación adecuadas, que reducen los impactos negativos para la salud y la seguridad. Se consideran esenciales las siguientes áreas de conocimiento y experiencia:

  • Apreciación de las propiedades (por ejemplo, lineamabilidad, corrosividad, toxicidad, reactividad) de las sustancias peligrosas, así como los niveles a los cuales representan un riesgo significativo que requiere medidas de protección;
  • Conciencia de los indicadores de advertencia oportuna del peligro/riesgo, y la habilidad de reconocer las situaciones potencialmente peligrosas;
  • Familiaridad con los controles técnicos a fin de evitar las situaciones peligrosas;
  • Familiaridad con las capacidades y limitaciones de la instalación, para afrontar las emergencias peligrosas: sistemas de ventilación, plomería, paralización, dispositivos de contención y procedimientos de respuesta de emergencia, contenidas en los planes apropiados de salud y seguridad;
  • Conocimiento del uso y mantenimiento del equipo de emergencia, así como el equipo rutinario para el monitoreo y protección de la salud y la seguridad;
  • Conocimiento de los métodos y procedimientos de descontaminación del personal, los equipos y la instalación, después de una posible contaminación química;
  • Cursos de repaso y ejercicios regulares que simulan emergencias y los procedimientos apropiados de respuesta de emergencia.
  • Familiaridad con la necesidad de depender, continuamente, del sistema de "Camaradas" y aceptación del mismo. En el sistema de Camaradas, se organizan los grupos de trabajo de tal modo, que se designe, para cada empleado que esté expuesto a peligro, por lo menos un trabajador adicional, que estaría listo y capaz de proporcionar ayuda inmediata de emergencia, si fuera el caso.
  • Autoridad para actuar, decididamente, según los planes de salud y seguridad, durante las situaciones potencialmente peligrosas, o durante las emergencias, especialmente, en las que no estén disponibles los supervisores, o éstos sean víctimas de la emergencia.

La planificación de la salud y seguridad incluye una evaluación completa de la instalación e identificación de todos los riesgos potenciales. El plan proporciona la siguiente información:

  • Definición de todos los riesgos potenciales;
  • Implicación para la salud y la seguridad de cada peligro;
  • Descripción de las técnicas rutinarias de salud y seguridad (por ejemplo, inspecciones de salud y seguridad, seguimiento de mantenimiento/reparación, en respuesta a las citaciones de inspección, mantenimiento de registros, equipos personales de protección y monitoreo medico);
  • Bosquejo de los procedimientos de respuesta de emergencia luego de un peligro mayor (por ejemplo, estructura de organización del personal clave capacitado para que actúen como respondedores de emergencia, pasos necesarios para poder ingresar y trabajar dentro de la zona de peligro, procedimientos de evacuación, requerimientos de equipo de seguridad, procedimientos de descontaminación, líneas de comunicación, números de los teléfonos de emergencia, mapa de la ruta al centro médico más cercano).
  • Procedimientos de seguimiento después de la conclusión de la emergencia.

Al definir los peligros potenciales y las implicaciones para la salud y la seguridad que tiene cada riesgo, los países industrializados, como los EE.UU., han actualizado, regularmente, las normas de exposición (es decir, los valores del límite umbral, denominados VLU) en base al conocimiento actual. Por ejemplo, existen valores medios de límites de umbral, ponderados por el tiempo (VLU-PPT) que definen la concentración para un día normal de trabajo de 8 horas, 40 horas por semana, a los cuales se pueden exponer los trabajadores sin causar efectos negativos. Asimismo, hay límites de exposición a corto plazo (llamados LECP), que definen la concentración máxima a la cual un trabajador puede exponerse durante un período de 15 minutos, sin experimentar impactos negativos. (Hay teléfonos internacionales para obtener información acerca de los químicos específicos o las combinaciones de éstos).

Si el riesgo está asociado con una área que ha sido contaminada con un derrame importante de material peligroso, o si se trata de una área de desechos tóxicos, el plan de salud y seguridad debe bosquejar el proceso de control del sitio. En base al conocimiento de las distancias seguras, según las condiciones del sitio (por ejemplo la dirección del viento y la topografía del lugar), el control del sitio define las zonas de trabajo, y los niveles correspondientes del equipo personal de protección (por ejemplo zona de contaminación, zona de descontaminación, y zona de apoyo).

Si existe el potencial de que las condiciones peligrosas puedan extenderse más allá de los límites del sitio del proyecto, hasta las propiedades que ocupan los vecinos o animales domésticos, el plan tendrá que incluir los métodos de notificación acerca de la emergencia y, posiblemente, los procedimientos de evacuación. Al inicio de las etapas de planificación de la salud y la seguridad, será necesario designar coordinadores en las comunidades, a fin de capacitarles para que dirijan/coordinen las actividades de respuesta, de emergencia dentro de la comunidad, y realicen ejercicios de capacitación y práctica para emergencias.

La comunidad alrededor de una instalación potencialmente peligrosa tiene el derecho de saber cuáles son los peligros que pueden ocurrir y cuáles son los planes que han sido implementados para reducir v manejar el riesgo de estos peligros.

Debe haber monitoreo médico de todos los trabajadores que puedan tener contacto con las sustancias o situaciones peligrosas. Se debe realizar un examen médico de línea base al comienzo del empleo, definiendo la condición inicial de salud del trabajador, incluyendo los niveles sanguíneos de los químicos específicos con los cuales puede tener contacto durante el trabajo. El examen de línea base incluye preguntas al trabajador acerca de su historia médica. Se puede determinar, mediante exámenes regulares, (por ejemplo, anuales) si han ocurrido efectos adversos para la salud que podrían ser atribuidos al trabajo. Es indispensable que el médico haya recibido la capacitación adecuada para reconocer los síntomas/características que podrían señalar la exposición excesiva del trabajador a los peligros.

Impactos negativos potenciales y medidas de atenuación[editar]

Impactos Negativos Potenciales Medidas de Atenuación
Directos -
1. Incendios, explosivos, emisiones de gases tóxicos, vapores, polvo, emisiones de líquidos tóxicos, radiación y varias combinaciones de estos efectos.
  • Proveer refugios o muros de protección
  • Muros contrafuegos/revestir las estructuras con material incombustible
  • Proporcionar rutas de escape para los empleados
  • Dar capacitación de seguridad para emergencias par los empleados
  • Implementar el procedimiento de emergencia dentro y fuera del sitio
  • Instalar sistemas de advertencias y programa de educación del público
  • Realizar planificación y capacitación para evacuación
  • Proveer zonas de protección alrededor de los linderos de la planta
2. Explosivos: explosión
  • Se debe efectuar el almacenamiento y el manejo de acuerdo con las recomendaciones del fabricante.
  • Se deben tomar precauciones especiales contra el robo y los incendios durante la destrucción.
  • Deben ser aplicados los siguientes reglamentos generales:
  • El alumbrado del área de almacenamiento debe ser natural o con lámpara aprobadas.
  • Se debe utilizar lámparas a prueba de vapor y el interruptor debe estar afuera del edificio.
  • Deben ser usadas solamente las herramientas de madera u otro material no metálico.
  • Las cajas de explosivos no deben apilarse en montones de más de 6 pies de altura.
  • Las cajas de explosivos deben almacenarse con el lado superior hacia arriba, de modo que los cartuchos estén en posición horizontal.
  • Deben ser virados, regularmente, porque esto ayudará a prevenir su deterioro.
3. Materiales Inflamables: peligro de incendio
  • Se debe almacenarlos en lugares que sean suficientemente frescos para evitar el encendido casual, en el caso de que los vapores de los materiales inflamables se mezclen con el aire.
  • El lugar de almacenamiento debe tener adecuada ventilación, de modo que cualquier fuga de vapor de los recipientes pueda diluirse lo suficiente, evitando, de esta manera, que una chispa los pueda encender.
  • Hay que situar el área de almacenamiento lejos de las áreas de peligro de incendio (por ejemplo, donde se realice el oxicorte de metales).
  • A los materiales susceptibles al calentamiento espontáneo (los explosivos o materiales que reaccionan con el aire o la humedad para producir calor), manténgalos lejos de los agentes oxidantes poderosos
  • Proporcionar equipos contra incendios
  • Prohibir los cigarrillos y calefactores de filamento desnudo.
  • El área de almacenamiento deberá tener una conexión a tierra, y equipos de detección de humo o incendios.
4. Agentes Oxidantes: peligro de incendio.
  • Almacenarlos lejos de los líquidos que tengan un punto de inflamación bajo (inflamables)
    • Mantenga fresca y ventilada el área
    • Guarde el combustible en un lugar apartado
    • El área debe ser incombustible
    • Nota: Los equipos normales contra incendios son de poca utilidad, porque el efecto sofocante de los extinguidores de incendios es menos efectivo debido a que los oxidantes suministran su propio oxígeno.
5. Materiales Sensibles al Agua: producen calor o gases inflamables o explosivos, al tener contacto con el agua, el vapor o una solución acuosa.
  • Almacenar en un lugar seco y fresco
  • Como también muchos de estos materiales son inflamables, es esencial que no se utilice ningún sistema de rocío automático en el área de almacenamiento.
  • Esta área no debe tener ningún contacto con el agua
  • La calefacción puede efectuarse con electricidad o aire caliente y seco
  • El edificio de almacenamiento deberá ser impermeable, estar en tierra alta y ha de ser independiente de los otros lugares de almacenamiento.
  • Se debe dar especial atención a lo siguiente:.
  • La formación de bolsas de gases livianos debajo del techo,
  • La introducción de fuentes de encendido;
  • Inspección periódica;
  • Sistemas automáticos de detección;
  • Alarmas en el caso de que se produzcan concentraciones peligrosas de gases inflamables.
6. Materiales Sensibles Ácidos o Vapores de estos: producen calor, hidrógeno y gases inflamables y/o explosivos.
  • No se debe almacenar ácidos junto a estos materiales (por ejemplo), ácidos en galpones de aleados estructurales).
  • Si se utilizan metales:
    • Hay que situar el área de almacenamiento lejos de las áreas de peligro de incendio (por ejemplo, donde se realice el oxicorte de metales).
    • A los materiales susceptibles al calentamiento espontáneo (los explosivos o materiales que reaccionan con el aire o la humedad para producir calor), manténgalos lejos de los agentes oxidantes poderosos
  • Proporcionar equipos contra incendios
  • Prohibir los cigarrillos y calefactores de filamento desnudo.
  • El área de almacenamiento deberá tener una conexión a tierra, y equipos de detección de humo o incendios.
7. Almacenamiento Presurizado de Fluidos inflamables: al tener contacto con el fuego, puede producirse una “Explosión de Líquido Hirviente y Vapor Expediente” (ELHVE).
  • Los tanques deben almacenarse en sentido vertical y deben sujetarse a algún apoyo substancial, con cadenas u otro medio resistente, para reducir el riesgo de que vayan a caerse, rompiendo o forzando la válvula u otra parte del tanque.
  • El área de almacenamiento de los tanques ha de mantenerse fresco, fuera de los rayos directos del sol, y alejado de los tubos calientes.
  • Debe haber un sistema (rociadores) para enfriar los tanques en caso de un incendio interior o exterior.
  • Al manejar los tanques, hay que tener cuidado de no lastimarlos
  • Se deberá operar las válvulas con cuidado, y mantenerlos en buenas condiciones.
  • No se deben golpear los rabinetes de las válvulas
  • Hay que desalentar todo manipuleo de los tanques
8. Materiales Tóxicos: causan peligros graves (muerte o daños graves para la gente o el medio ambiente).
  • Es necesario reducir los inventarios en almacenamiento y en proceso
  • Se puede modificar las condiciones del proceso o almacenamiento (p.ej., almacenar y procesar los gases tóxicos en un volumen grande de material portador).
  • Almacenar el gas peligroso como líquido refrigerado y no bajo presión
  • Mejore el equipo de paralización y contención secundaria, ya que esto reducirá la cantidad que se escapará de la contención o del sitio.
  • La paralización automática reducirá la cantidad de material que se escapa de la contención:
    • las cortinas de agua limitarán la liberación de gas;.
    • los diques (o terraplanes) reducirán el derrame de líquido.
9. Materiales Corrosivos: destruyen los recipientes, y reaccionan para producir gases tóxicos al tener contacto con sustancias como cianuros y arseniuros.
  • Mantenga el área de almacenamiento o procesamiento fresco y ventilado para evitar la acumulación de vapores.
  • Mantenga los recipientes cerrados y marcados
  • Pinte todo el metal desnudo que exista alrededor de este lugar de almacenamiento y revíselo, periódicamente, para detectar su debilitamiento debido a la corrosión.
  • Manténgalos apartados de los materiales que, al tener contacto, podrían producir vapores altamente tóxicos.
  • Se debe proveer instrucciones y proporcionar un agente neutralizador específico para ser utilizado en caso de un derrame, fuga o accidente mayor.
Indirectos -
10. Los trabajadores experimentan efectos ocupacionales para la salud, debido al polvo fugitivo, el manejo de materiales, el ruido y las otras operaciones del proceso.

La frecuencia de los accidentes es más alta que lo normal debido al nivel de destreza o la mano de obra.

*La planta debe implementar un Programa de Seguridad y Salud, que cumpla los siguientes propósitos:
    • identificar, evaluar monitorear y controlar los riesgos para la salud;
    • proveer capacitación adecuada
11. Se complica el problema regional de los desperdicios sólidos debido a la falta de medios adecuados para su al almacenamiento en el sitio, o para su eliminación definitiva.
  • Planificar las áreas adecuadas de eliminación de desechos dentro de la instalación, suponiendo que se conozcan las características peligrosas del líquido lixiviado.
  • Durante la fase de diseño, incluir los medios adecuados para la eliminación definitiva de los desechos.
12. Se interrumpen los modelos de tráfico, se crea ruido y congestión, y se producen peligros para los peatones debido al movimiento de los camiones pesados que transportan la materia prima a la instalación o procedente de ésta.
  • La selección del sitio puede atenuar parte de estos problemas
  • Durante la etapa de factibilidad del proyecto, se deben preparar estudios especiales del sector de transporte, con el fin de seleccionar las mejores rutas y reducir los impactos.
  • Al reglamentar los transportistas y diseñar los planes de contingencia para emergencia, se puede reducir el riesgo de accidentes.

Referencias:[editar]

  • Libro de Consulta para Evaluación Ambiental (Volumen I; II y III). Trabajos Técnicos del Departamento de Medio Ambiente
  • En 1984, “Occupational Health and Safety Guidelines”, que analizan las condiciones de las diferentes categorías de sus instalaciones industriales, y hacen un resumen de los riesgos principales para la salud y la seguridad. Estos lineamientos presentan las medidas respectivas de control, capacitación y monitoreo. Es aconsejable que, por lo menos, se observen sus pautas con respecto a la protección de la salud y la seguridad ocupacional en los proyectos que se evaluan, antes de su implementación. Se recomienda que un "Plan de Salud y Seguridad" se desarrolle como parte de la preparación del proyecto, dondequiera que exista el riesgo, sea de un derrame importante, o de consecuencias importantes para la salud o la ocupación. Se bosqueja el contenido del Plan de Salud y Seguridad en el artículo "Guía para las Evaluaciones Ambientales".
  • En 1988, “Environmental Guidelines”. Estos lineamientos analizan, para una amplia gama de industrias, las diferentes fuentes de desechos que se pueden esperar. El documento analiza las oportunidades para la reutilización y reciclaje de los desperdicios, así como la reducción de los desechos. Asimismo, se estudian los temas de la salud y seguridad ocupacional, según la industria. Si se han especificado, a nivel nacional, los niveles aceptables de descarga de contaminantes, es conveniente considerar que dichos niveles sirvan como normas mínimas.
  • En 1989, Boletín Técnico 93, The Safe Disposal of Hazardous Wastes. El documento da información que facilita la clasificación de los desechos peligrosos y la evaluación de las técnicas de manejo de los mismos. Además, el documento establece las normas mínimas de diseño (es decir, para la eliminación segura, mediante rellenos, de los desechos peligrosos) que los proyectos tendrán que observar a fin de garantizar la seguridad de las intervenciones planificadas.

Los documentos mencionados, son actualizados regularmente, a medida que se perfeccione el conocimiento actualizado sobre la identificación y manejo de los peligros. Al utilizar estos documentos, se recomienda hacer contacto con el Departamento Ambiental del Banco Mundial a fin de averiguar si existen lineamientos más actualizados. Por otra parte, si los reglamentos locales difieren de las pautas arriba mencionadas, es recomendable utilizar el conjunto más estricto de requerimientos.

Otras referencias

  • American Conference of Governmental Industrial Hygienists. 1977. Threshold Limit Values Biological Exnosure Indices. Actualizado anualmente. Cincinnati, Ohio.
  • Banco Asiático de Desarrollo. 1988. Environmental Guidelines for Selected Industrial and Power Development Projects. Manila, Filipinas: Environmental Unit, Infrastructure Department.
  • Batstone, R., J.E. Smith, Jr., y D. Wilson, editores. 1989. The Safe Disnosal of Hazardous Wastes Tb Special Needs and Problems of the Developing Countries. Documento Técnico del Banco Mundial 93. Washington, D.C.:Banco Mundial.
  • Banco Mundial. 1978. Environmental Considerations for the Industrial Develonment Sector. Office of Environmental and Health Affairs. Washington, D.C.: Banco Mundial
  • 1988. Environmental Guidelines. Environmental Department. Washington D.C.: Banco Mundial.
  • 1988. Occupational Health and safety Guidelines. Environmental Department. Washington D.C.: Banco Mundial.
  • 1988. Technigues for Assessince Industrial Hazards. Documento T6cnico 55. Washington D.C.: Banco Mundial.
  • Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. 1988. Awareness and Prenaredness for Local Level (APELL)7 A Process for Respondina to Technolosical Accidents. Nairobi, Kenya.
  • Manejo de Materiales Peligrosos
  • Anderson, I. '"White Asbestos Also Causes Cancer," New Scientist, March 9, 1991, p. 12.
  • Huncharek, M. 1990. "Brake Mechanics, Asbestos and Disease Risk." American Journal of Forensic Medical Patbo1Q9Y 11(3):240 326.
  • Mossman, B.T., y J.B. Gee. 1989. "Asbestos Related Diseases." New England Journal of Medicine 320:1721 1730.
  • Mossman, B.T. y otros. 1990. "Asbestos: Scientific Developments and Implications for Public Policy." Science 247:361 365.
  • National Institute for Occupational Safety and Health. 1985. Occupational Safety and Health - Guidance Manual for Hazardous Waste Site Activities. Washington D.C.: United States Department of Health and Human Services.Bibliogranhy Document No. PB 90 87555. Washington D.C.
  • Neuberger, M. y M. Kundi. 1990. "Individual Asbestos Exposure. Smoking and Mortality: Asbestos Cement Industry." British Journal of Industrial Medicine 47:615 620.
  • Occupational Safety and Health Administration. 1990. "Occupational Safety and Health Standards, Subpart Z. Toxic and Hazardous Substances: Asbestos, Tremolite, Anthrophyllite and Actinolite." Federal Register 1919.1001. U.S. Standards and Internretations (OSHAi 702.0.32 708.0.29. Washington D.C.: United States Department of Health and Human Services.
  • Pelnar, P.V. 1990. Health Effects of Asbestos and of Other Minerals and Fibers. Park Forest, Illinois: Chem Orbital.
  • United States Printing Office. 1990. "Hazardous Waste Operations and Emergency Response." U.S. Standards and Inter relations. Federal Register 1910.132. Washington D.C.


Volver al Índice General