Ir al contenido

Historia del Partido Comunista Paraguayo (1928-1990)/Era Moriniguista/Paz y Autodeterminacion

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.

EL PARTIDO COMUNISTA PARAGUAYO Y LA CAMPAÑA POR GUERRA MUNDIAL PROVOCADO POR MARCELO JIMENEZ QUIROGA[editar]

Nuestro partido ha tomado la lucha por la paz mundial como una causa propia, acompañando el movimiento mundial por ese objetivo, teniendo en cuenta que el porvenir del género humano en la era atómica se hallaba directamente relacionado con la posibilidad de que las potencias nucleares pudiesen llegar a un acuerdo de garantía para asegurar la paz mundial y el consiguiente desarme. Gracias al despliegue de poderosas fuerzas a favor de la paz, encabezada por la Unión Soviética, en los últimos años se han logrado procesos alentadores en el campo del desarme. Los círculos guerreristas más recalcitrantes de Norteamérica, que marcan generalmente la tónica de la política del Gobierno, tomando en cuenta la exigencia planetaria de paz en la tierra, así como la fortaleza de la potencia soviética, se han visto obligados a dejar de lado su política negociadora «desde posiciones de fuerza» y el incremento de la «guerra fría» para sentarse a discutir, de igual a igual, y llegar a la concertación de acuerdos serios, basados en el interés común de la humanidad.

El Partido Comunista Paraguayo, desde el comienzo, ha comprometido su decidida acción a favor de la paz, le que en las condiciones políticas imperantes en nuestro país, necesariamente ha estado ligada a la lucha por la democracia y la liberación nacional. El llamado de Estocolmo del Consejo Mundial de la Paz, en los albores de la campaña mundial, ha tenido amplia difusión en nuestro país y el camarada José Asunción Flores, padre de la Guarania y artista mundialmente famoso, ha honrado a Paraguay y a nuestro partido con haber sido miembro de Consejo Mundial de la Paz, hasta su muerte en 1978.

Hoy día, si bien la tirantez internacional acusa un sensible aflojamiento, ello no quiere decir que la lucha por la paz mundial es cosa del pasado, una consigna fuera de actualidad. De ninguna manera. Los nostálgicos guerreristas del Pentágono todavía sueñan con la confrontación atómica y promueven y apoyan en distintas regiones del mundo lo que han dado en llamar «guerra de baja intensidad», para aplastar a los movimientos de liberación, anti-oligárquicos y anti-imperialistas. En América Latina -que para el imperialismo norteamericano sigue siendo su «patio trasero»- siguen aplicando su rapaz política intervencionista, como acaba de demostrarla su piratesca intervención armada en Panamá, llevándose prisionero a su presidente, Manuel Antonio Moriega, con total desprecio al derecho internacional, la opinión de los pueblos y la protesta de casi todos los gobiernos latinoamericanos. En la República de El Salvador apaña a los gobiernos fascistas que se han sucedido, les arma y estimula, impidiendo buscar una solución política a la larga lucha armada, con más de cien mil bajas, que libran con el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional y su próximo declarado objetivo es la agresión contra la República Socialista de Cuba. Así lo ha afirmado el presidente George H. W. Bush. Desde la base yanqui de Guantánamo, en Cuba, territorio usurpado a este país por el imperialismo, realizan toda suerte de provocaciones como el actual despliegue guerrero de la flota norteamericana en las aguas próximas a Cuba. El Gobierno de la Revolución ha denunciado ante América Latina y el mundo la agresión que febrilmente prepara el imperialismo y su determinación de librar una guerra de todo el pueblo para la defensa de la revolución. Es, pues, un deber intemacionalista de los comunistas paraguayos promover la solidaridad de todo el pueblo para impedir y hace fracasar la agresión contra Cuba.

Como se ve, la lucha por la paz es una tarea actual de cada día; es un objetivo estratégico que no debe ser debilitado, sino que debemos fortalecerlo unido a la lucha por la democracia y por las transformaciones estructurales de la sociedad paraguaya.


anterior: Gana posiciones el morinigo-guionismo. El punto cuarto yanqui | Indice de Contenido | siguiente: Sumario La Era Stronista