Ir al contenido

Historia de Francia(traducción del Wikilibro francés)/P4/Consulado e Imperio

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.

Consulado[editar]

Una nueva constitución, conocida como del año VIII, confía el poder ejecutivo a tres cónsules elegidos por diez años. Bonaparte, nombrado primer cónsul, se arrogó toda la autoridad; se unió a Cambaceres y Lebrun, que solo tenían voz consultiva. El poder legislativo fue compartido entre el Senado, el cuerpo legislativo, el tribuno y el consejo de estado.

El Consejo de Estado, cuyos miembros fueron nombrados por el Primer Cónsul y revocables por él, preparó los proyectos de ley. El tribuno, integrado por cien miembros, discutió públicamente las leyes elaboradas por el Consejo de Estado, por iniciativa del Primer Cónsul. El cuerpo legislativo, compuesto por trescientos miembros, calificó o rechazó las leyes que había preparado el consejo de estado y que el tribunal había discutido. El senado debía velar por la observancia de las leyes y el mantenimiento de la constitución. Sus miembros, con edades comprendidas entre los cuarenta y un mes, fueron nombrados de por vida. El Senado nombró a los cónsules.

Imperio Napoleónico[editar]

Austerlitz[editar]

Fue el 2 de diciembre de 1805, aniversario de la coronación, cuando se libró la batalla de los tres emperadores. Antes de entrar en combate, Napoleón recorre las filas, dice una palabra a sus regimientos y comienza la batalla. Con hábiles maniobras, coloca a sus adversarios en posiciones favorables, corta a su ejército por la mitad y empuja a los batallones rusos hacia estanques helados donde los soldados son devorados por miles. A la una de la tarde, los austríacos y los rusos estaban huyendo, dejando 15.000 muertos, 20.000 prisioneros y 180 fusiles. Francia había perdido 7.000 hombres.

Trafalgar[editar]

Un solo revés había señalado el año 1805. Mientras Napoleón hacía su rápida campaña en Austerlitz, la flota francesa, comandada por el almirante Villeneuve, se encontró, el 21 de octubre, con la flota inglesa, cerca del cabo de Trafalgar. Siguió una batalla: le costó la vida al almirante Nelson; Villeneuve fue hecho prisionero, la flota francesa completamente destruida y el Imperio del Océano perdido ante Francia. Esta derrota irritó a Napoleón, exaltó a Inglaterra y dio valor a las demás potencias de Europa.

España[editar]

Los ingleses enviaron ejércitos fuertes y su mejor general, Wellington, en ayuda de Portugal. Este último obligó a Junot a firmar la rendición de Cintra y a evacuar Portugal. Al mismo tiempo, el general Dupont capituló ante Baylen y Joseph, apenas instalado, se vio obligado a abandonar su nueva capital y retirarse tras el Ebro.

El emperador, que acababa de tener una entrevista amistosa en Erfurt con Alejandro de Rusia, se apresuró a ayudar, derrotó a los españoles en Burgos, en el paso de Somo-Sierra, y restableció a su hermano en Madrid; pero casi de inmediato fue llamado a Alemania por la Quinta Coalición.

Apogeo[editar]

Napoleón estaba en la cima del poder. Su imperio, que se extendía desde las orillas del Elba hasta las del Tíber, formaba 130 departamentos y contaba con más de sesenta millones de súbditos. Sus mariscales eran todos príncipes o duques. París se estaba volviendo más hermosa y la emperatriz María Luisa le había dado un hijo al que llamó Rey de Roma en 1811.

Regreso[editar]

La caída de Napoleón en 1814 devolvió al trono a la dinastía borbónica. Ya en Burdeos y en el sur, los realistas habían proclamado rey al conde de Provenza, hermano de Luis XVI, con el nombre de Luis XVIII. El Senado lo aceptó y el Rey entró en París el 3 de mayo de 1814.

Luis XVIII reemplazó la constitución imperial con la Carta que estableció el sistema parlamentario. El poder legislativo se confió a dos asambleas: una elegida, denominada Cámara de Diputados; el otro designado por el rey y hereditario, llamado cámara de pares. El rey gobernaba a través de los ministros responsables de las cámaras.

Pero el 20 de marzo de 1814, Napoleón regresó triunfante a las Tullerías recuperando el poder sin disparar un arma. Luis XVIII había huido el día anterior.

Waterloo[editar]

En poco tiempo, 300.000 prusianos e ingleses estaban a pie y avanzaron por Bélgica bajo las órdenes de Wellington y Blücher. El emperador con 150.000 hombres marcha al frente de su ejército. El 16 de junio derrotó a los prusianos en Ligny; el día 18 atacó a los ingleses cerca del pueblo de Waterloo, pero allí experimentó un desastre irreparable y fue finalmente derrotado.

El emperador ya no tenía ejército; los prusianos y los ingleses marcharon sobre París llegando después los rusos y austriacos. Napoleón abdicó por segunda vez y pidió asilo a los ingleses, quienes lo trataron como a un prisionero de guerra y lo enviaron a Santa Elena (isla de África) donde murió el 5 de mayo de 1821 a la edad de 52 años.