Historia de Francia(traducción del Wikilibro francés)/P2/Guerra de Cien Años

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La muerte de Carlos IV, rey de Francia, en 1328, deja el trono vacante. En ausencia de un descendiente masculino sobreviviente, surge la pregunta de quién reinará entonces. Tres pretendientes se presentaron para cobrar su herencia:

  1. Felipe de Valois, que tenía los derechos de su padre
  2. Eduardo de Inglaterra, que los tuvo de su madre
  3. Felipe de Évreux, esposo de Juana de Navarra, hija de Luis X.

Bajo la ley sálica, Felipe de Valois fue proclamado rey por los Estados Generales de 1328.

Guerra de Flandes[editar]

Felipe VI inauguró su reinado con una victoria. Los flamencos formaron dos partidos: los nobles, de origen francés, y los burgueses, de origen flamenco. Los burgueses flamencos, irritados contra su conde Luis de Nevers, que a menudo violaba sus privilegios, se rebelaron (1328). El mismo Felipe acudió en ayuda de su vasallo, ganó una batalla bajo los muros de Cassel y se apoderó de esa ciudad, a pesar de la bravuconería de los flamencos.

Homenaje del Rey Eduardo[editar]

Esta victoria decidió que Eduardo III viniera a rendir homenaje al rey de Francia por el ducado de Guyenne. La ceremonia se llevó a cabo con gran pompa en la catedral de Amiens; pero el rey de Inglaterra conservó un profundo resentimiento que pronto se manifestó.

Guerra de los Cien Años[editar]

Las principales causas de la Guerra de los Cien Años son:

  1. La conquista de Inglaterra por Guillermo el Conquistador.
  2. El divorcio de Luis VII con Leonor.
  3. Las pretensiones de Eduardo III a la corona de Francia.
  4. La ausencia de un heredero directo de la corona.
  5. Una crisis demográfica, económica y social.

Las primeras hostilidades tuvieron lugar contra los aliados de Inglaterra, en Flandes y en Bretaña; la lucha continuó luego directamente contra los ingleses que invadieron Francia y triunfaron en Crécy, luego en Calais.

Invasión de Eduardo[editar]

Eduardo III, guiado por Harcourt, bajó a Normandía, con un ejército fuerte, y devastó las orillas del Sena. Philippe marchó contra él con 60.000 hombres, lo obligó a alejarse y lo alcanzó en Crécy, donde estaba atrincherado. Sin dar tiempo a descansar a sus cansadas tropas, el rey de Francia se enfrentó a la batalla, que perdió por su imprudente impaciencia en 1346

Batalla de Crécy[editar]

Los ingleses se habían extendido por la ladera de la colina Crécy. Hacia las tres de la tarde llegó desordenadamente la caballería francesa, bajo una lluvia torrencial, Felipe dio inmediatamente órdenes a los ballesteros genoveses para que comenzaran el ataque; pero la lluvia aflojó sus arcos, y las flechas no alcanzan al enemigo.

Captura de Calais[editar]

Eduardoaprovechó su victoria para ir a investir Calais, que era para él como la llave de Francia. Los habitantes, después de defenderse ferozmente durante once meses, finalmente se vieron obligados a rendirse. Todos fueron expulsados ​​de la ciudad que fue repoblada con familias inglesas. Eduardo, irritado por la larga resistencia de Calais, quiso pasarlos a todos por la espada; accedió, sin embargo, a dejarlos vivir, con la condición de que seis de los notables vinieran descalzos a traerle las llaves de la ciudad.

Adquisición de la corona[editar]

Felipe compensó los desastres de su reinado con algunas adquisiciones. En su acceso, había unido a la corona a los ducados de Valois, Anjou y Maine.

Batalla de Poitiers[editar]

El Príncipe de Gales hizo un descenso en Guyenne. Juan, al frente de un gran ejército, cortó la retirada de los ingleses que ya habían asolado varias provincias. El Príncipe al verse rodeado en una altura, en Maupertuis, cerca de Poitiers, pidió la paz en determinadas condiciones; pero Juan el Bueno quiso imponerle otras mucho más duras. Los franceses, habiendo cometido las mismas faltas que en Crécy, fueron derrotados.

Tratado de Brétigny[editar]

La paz se firmó finalmente con los ingleses en 1360; fue desastroso. Donde el rey Juan cedió a Inglaterra el Ducado de Aquitania y sus dependencias, es decir, Poitou, Saintonge, etc., renunció a Calais, Guines y el condado de Ponthieu y debía pagar, en seis años, 3 millones de coronas de oro por su rescate y dejar a sus dos hijos como rehenes. A este precio, el rey Juan murió en su prisión de Londres en 1364.

Después de un intervalo de treinta y cinco años, se reanudó la Guerra de los Cien Años, aprovechando los ingleses la discordia francesa. Enrique V pidió la ejecución del Tratado de Brétigny y la mano de Catalina, hija de Carlos VI.

Defensa de Rouen[editar]

Los habitantes de Rouen se defendieron durante siete meses con admirable coraje. Cada vez más presionados, pidieron ayuda al duque de Borgoña, al delfín y al propio rey, y les imploraron que no les permitieran convertirse en súbditos del rey de Inglaterra.

Tratado de Troyes[editar]

El Tratado de Troyes (1420), que entregó la Francia al inglés. Enrique V que debía casarse con la hija de Carlos VI, tomar el título de regente hasta la muerte del rey, luego heredar la corona con exclusión de Carlos "el llamado Delfín". Carlos VI murió dos años después (1422), pero Enrique V había fallecido antes que él.

Juana de Arco[editar]

Lenepveu, Jeanne d'Arc au siège d'Orléans.jpg

Juana de Arco fue una pastora pobre, nacida en 1412, en Domrémy en Lorena. Estaba animada por un ardiente patriotismo. A los trece, se dice que se inspiró en una voz del cielo para librar a Francia de los ingleses. Juana se puso a la cabeza de los soldados, se dirigió a Orleans donde entró a la vista de los ingleses proscritos. Los habitantes recuperan el valor y luchan con entusiasmo; además, ocho días después, el 8 de mayo de 1429, los sitiadores desanimados levantaron el sitio y Orleans fue liberada.

Fin de la Guerra[editar]

Después de la muerte de Juana de Arco, el odio contra los ingleses se hizo más profundo. En 1435, el duque de Borgoña se reconcilió con el rey de Francia, firmó el Tratado de Arras; al año siguiente, la burguesía de París entregó la ciudad al alguacil y el rey hizo su entrada en la capital.

Las victorias de Formigny y Castillon pusieron fin a la Guerra de los Cien Años en 1453