Historia de El Salvador/El proceso de Independencia

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El Movimiento de Independencia de 1811, conocido en El Salvador como Primer Grito de Independencia, fue el primero de una serie de revueltas en Centroamérica en El Salvador contra el colonialismo español y la dependencia de la Capitanía General de Guatemala.

A comienzos del siglo XIX, la agitación creció en los territorios americanos dominados por la corona española. El siglo anterior estuvo dominado por el creciente apoyo de las ideas de libertad individual, que caracterizaron la Ilustración que tuvo lugar en Europa y América. El más influyente fue la Revolución americana , con la consiguiente liberación de las colonias británicas norteamericanas, y la Revolución francesa , que sembró la inquietud y la búsqueda de la libertad en los territorios hispanoamericanos bajo el dominio de los españoles.

En la Intendencia de San Salvador (que abarca aproximadamente el mismo territorio que El Salvador de hoy), muchos criollos y otros colonos querían separar el control de la colonia de la Capitanía General de Guatemala. Esto se debió en gran parte a razones económicas y políticas. Una mayor autonomía administrativa o una independencia absoluta para San Salvador reduciría el alto nivel de impuestos pagados a España y Guatemala y aumentaría las finanzas de la colonia. La invasión de España por Napoleón Bonaparte en 1808 y la remoción de Fernando VII del trono español crearon una atmósfera de inestabilidad en San Salvador.

Los insurrectos se organizaron junto con destacados partidarios de la clase media de la causa de la independencia, como médicos y sacerdotes que participaron en el evento. Estos incluyeron médicos como Santiago José Celis , los hermanos ( Nicolás , Vicente y Manuel Aguilar ) y el sacerdote José Matías Delgado . Otros incluyeron a Manuel José Arce , Juan Manuel Rodríguez y Pedro Pablo Castillo .

El 5 de noviembre comenzó la revuelta en san salvador. Según la tradición, los rebeldes esperaban una señal del campanario de la iglesia de La Merced, pero esto no ocurrió a la hora programada. Los rebeldes se reunieron más tarde en la plaza del pueblo, afuera de la iglesia donde Manuel José Arce proclamó frente al público: "No hay rey, ni intendente, ni capitán general. Solo debemos obedecer a nuestros alcaldes ", lo que significa que desde que Fernando había estado depuestos, todos los demás funcionarios nombrados por él ya no tenían el poder legítimamente. Un tumulto en la plaza creció hasta el punto de que el intendente, Antonio Gutiérrez y Ulloa., pidió que los reunidos nombraran a alguien para recibir formalmente sus demandas. El propio Manuel José Arce fue elegido y seleccionado como líder por la multitud. A pesar de esto, los insurrectos tomaron las armas y proclamaron la independencia total de San Salvador de la corona española, pero luego fueron sometidos.

En los días siguientes, el movimiento de independencia se extendió a las ciudades de Santiago Nonualco, Usulután , Chalatenango , Santa Ana , Tejutla y Cojutepeque . Las otras dos revueltas notables ocurrieron el 24 de noviembre en la ciudad de Metapán y el 20 de diciembre en Sensuntepeque.

A pesar de los esfuerzos de los insurrectos, los ayuntamientos de la Intendencia no compartieron la causa de la independencia . Ni San Miguel , ni San Vicente ni Santa Ana se unieron a ellos. Incapaces de acumular apoyo, los rebeldes decidieron negociar con una delegación enviada desde la capital guatemalteca para tomar el control. El nuevo Intendente Coronel José de Aycinena , llegó el 8 de diciembre con tropas y sacerdotes guatemaltecos para obligarlos a jurar obediencia a la corona.Y reclamó la ciudad. El nuevo gobierno fue bien recibido por la mayoría de la población debido a la política de comprensión y no confrontación de Aycinena. Sin embargo, varios días después, se desataron disturbios en la vecina Intendencia de Nicaragua , donde estallaron los levantamientos en León el 13 de diciembre y luego en Granada el 22 de diciembre. Sin embargo, ambos fueron rápidamente suprimidos.

Muchos de los involucrados en los eventos en El Salvador y Nicaragua fueron encarcelados, pero José Matías Delgado fue llevado de regreso con la delegación a la ciudad de Guatemala . A pesar de sus actividades pasadas, o quizás debido a ellas, Delgado fue elegido en 1813 como representante en la Diputación Provincial de Guatemala creada por la Constitución española de 1812 . También se convirtió en director del Seminario Tridentino en la ciudad capital, por lo que no estaba en El Salvador en el momento de la segunda insurrección en 1814, por lo que no participó en ella.

Fue nuevamente elegido diputado provincial en 1820 cuando se restauró la Constitución española y, el 15 de septiembre de 1821, se encontraba entre los que firmaron el Acta de Independencia de Centroamérica en la ciudad de Guatemala. El 28 de noviembre de 1821, se convirtió en jefe político ( jefe político civil ) de la Provincia de San Salvador, y como oficial ejecutivo, lideró su separación de Guatemala para evitar que la antigua intendencia se convirtiera en parte del Primer Imperio Mexicano . Más tarde, Arce se convirtió en presidente de la República Federal de América Central de 1825 a 1829, una vez que la independencia total de España y México se convirtió en una realidad.

En El Salvador, el movimiento de independencia y la Revuelta de 1811 se conmemora oficialmente cada año el 5 de noviembre y se reconoce como el "Primer Grito de la Independencia de Centroamérica.

Movimientos independistas de 1811 y 1814[editar]

Lo que se conoce como "Primer Grito de Independencia", no fue un hecho aislado, sino más bien, el acontecimiento más publicitado, por el hecho de haberse realizado en la capital, de una serie de levantamientos realizados el 4, 5 y 6 de noviembre de 1811 en San Salvador, San Pedro Grande y Santiago Nonualco, el día 17 en Usulután, Chalatenango y Tejutla, el 20 en Santa Ana, el 24 y el 30 en Metapán y Cojutepeque y el 20 de diciembre en Sensuntepe¬que . Numerosos próceres desconocidos fueron capturados y encarcelados por el régimen español sin que podamos siquiera conocer sus nombres para la posteridad.

Con ocasión del levantamiento en San Salvador el 5 de noviembre, cuando el P. José Matías Delgado hizo sonar las campanas de la iglesia de La Merced para levantar al pueblo, el Gral. Manuel José Arce, fundador del Ejército salvadoreño, pronunció su famosa frase: "No hay ni rey ni Capitán General, solo debemos obediencia a nuestros alcaldes".

que aparecen como los dirigentes del movimiento insurreccional, fue más bien de tratar de canalizar y apaciguar los ánimos de las turbas capitalinas ante la posibilidad de obtener ciertas concesiones de la Corte de Cádiz que había convocado a las colonias españolas ante el asedio de que estaba siendo objeto España por parte de los ejércitos napoleónicos.

El 24 de enero de 1814 se dio un segundo intento insurreccional en San Salvador dirigido por Pedro Pablo Castillo, luego de que fueron anuladas dos elecciones municipales ganadas por los anticolonialistas para Intendente de Colonias para la Provincia de San Salvador, estas elecciones se habían realizado bajo prescripciones de la Constitución de Cádiz de 1812.

Ante la inminencia de un movimiento popular anticolonialista, el intendente de apellido Peinado, fortaleció un cuerpo de Guardia Civil llamado "Voluntarios Honrados de Fernando VII". Peinado acusó fuertemen¬te a los insurrectos de traición y ordenó la captura de todos los alcaldes de barrio que no eran partidarios suyos. El pueblo se movilizó indignado por esta acción y Pedro Pablo Castillo los encabezó para exigir la libertad de los alcaldes y la disolución de los "voluntarios".

Los próceres de la independencia que desde noviembre de 1811 veían crecer su liderazgo en medio de la población, crearon una "Junta de Notables" para dialogar con Peinado, habiendo conseguido la libertad de los alcaldes arrestados pero no así la desmovi¬lización de los "voluntarios", lo que hizo mantenerse en pie de guerra al pueblo dirigido por Castillo quien amenazó con cortar los suministros de la capital y con entrar en batalla frontal contra las fuerzas de Peinado; pero la superioridad de las fuerzas gubernamentales se impuso sobre las mal armadas huestes populares y se inició una cruel represión que llevó al encarcela¬miento de la misma Junta de Notables .

Posteriormente, la intendencia de San Salvador y la alcaldía mayor de Sonsonate, rompieron sus lazos políticos con España, más como partes integrantes de una tentativa independentista salvadoreña que como un esfuerzo centroamericano. La independencia centroamericana como entidad política, se declaró en la ciudad de Guatemala el 15 de septiembre de 1821 y se ratificó allí mismo en 1823. Pero no fue sino hasta 1841 cuando un grupo de ciudadanos en San Salvador, declaró que la tierra y la gente que les rodeaba constituía una República Libre, Soberana e Independiente.

Actualmente, en este año dos mil quince, el 15 de Septiembre se celebran los centésimos nonagésimo cuarto aniversario (194 años)de Independencia Patria de El Salvador.

La independencia de Centroamérica[editar]

El 15 de septiembre de 1821,se recibe el llamado de la provincia mexicana a las provincias de Centroamérica a hacer lo mismo que México. Por lo que se llama a cada provincia de Centroamérica , a nombrar representantes para reunirse en Guatemala el 1 de marzo de 1822, ahí se definiría la total y absoluta independencia de Centroamérica de España. El 1 de Julio de 1823, se firma en Guatemala el acta que proclamaba la independencia total y absoluta de las Provincias de Centroamérica del dominio de la Corona Española, por todos los representantes de las provincias. (1) ( ver Acta Original de Independencia recibida en San Salvador el 15 de Septiembre de 1821 [1].

En noviembre de 1824, la Asamblea Constituyente promulgó una Constitución Federal y estableció que el nombre oficial de la unión sería: "República Federal de Centroamérica"; se determinó que cada Estado tendría sus respectivos poderes Legislativo y Ejecutivo, este último precedido por un Jefe de Estado; asimismo la Federación tendría un Congreso y un Presidente, tanto la Federación como los Estados podían recolectar impuestos. En esta ocasión cada Estado se declaró "libre e independiente en su administración interna"; se le dio existencia a un ejército federal y a un ejército en cada Estado.