Ir al contenido

Grandes construcciones/Palacio de Cnosos

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Supuesta ubicación del más grande mundo perdido: la Atlántida

"Este es el laberinto de Creta. Este es el laberinto de Creta cuyo centro fue el Minotauro. Este es el laberinto de Creta cuyo centro fue el Minotauro que Dante imaginó como un toro con cabeza de hombre y en cuya red de piedra se perdieron tantas generaciones. Este es el laberinto de Creta cuyo centro fue el Minotauro y en cuya red se perdieron tantas generaciones como María Kodama y yo nos perdimos. Este es el laberinto de Creta cuyo centro fue el Minotauro y en cuya red se perdieron tantas generaciones como María Kodama y yo nos perdimos en aquella mañana y seguimos perdidos en el tiempo, ese otro laberinto".    —Jorge Luis Borges

De verdad se perdió, uno de los más grandes escritores de lengua castellana en sus paredes de yeso. Al menos es lo que pensaba Borges. Lo que no sabía, nuestro metafísico, es que no se trata de un laberinto, sino de un palacio, un mundo perdido... y no cualquier palacio, sino los restos de una civilización, y tampoco los de cualquier civilización, sino de una legendaria. Esa civilización es: Atlántida, hoy Minoica.

Restos del Palacio de Cnosos, en sus días asombró a más de uno

Ατλαντίς νησος: El imperio perdido[editar]

Ατλαντίς νησος (Atlantis nesos), traducción: "Isla de Atlas", mejor dicho: Atlántida. Durante la historia, muchos han intentado encontrar esta civilización perdida, en distintas partes de la Tierra: algunos dicen que estuvo en el océano Atlántico, otros en el estrecho de Gibraltar, otros inclusive la ubican en Sudamérica y otros simplemente no creen en la leyenda atlántica. Pero existe una teoría muchísimo mejor y aún más aplaudida. Los historiadores la localizan en el mar Mediterráneo, específicamente en las islas del Egeo, cercanas a las costas de Grecia continental.

En Creta, se desarrolló una civilización pre-helénica de la Edad de Bronce entre el 3000 y 1200 a.C., hace cinco mil o tres mil doscientos años, esta se llamaba Minoica; así la llamó sir Arthur Evans, el descubridor de esta cultura, relacionado el título con la leyenda del rey Minos. El Palacio de Cnosos, el más representativo de toda este imperio, lo asoció con el laberinto de Minos y la leyenda del minotauro. Este "Indiana Jones" de la vida real, buscaba la primera civilización del continente europeo. Empero, quizá, no se imaginaba, de que su descubrimiento era aún más asombroso: podría decirse que los egipcios -no los griegos-, se inspiraron en ésta y en su catastrófico final para crear la más grande búsqueda arqueólogica e histórica: la Atlántida.