Fusión de mebranas

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La estructura de la membrana le permite a la célula tener cierta fluidez, pero manteniendo sellada la matriz intracelular.

Una característica notable de la membrana celular es su capacidad de fusionarse con otras membranas sin perder su continuidad. Esto se debe a la fluidez que le brindan sus componentes complejos y dinámicos.

Para la fusión especifica de dos membranas se requiere que se reconozcan entre sí; sus superficies estén muy cerca, lo que requiere la eliminación de las moléculas de agua normalmente asociadas con los grupos de cabeza polares de los lípidos; sus estructuras en bicapa se rompan localmente dando lugar a la fusión de la hoja externa de cada membrana (hemifusión) y sus bicapas se fusionen formando una capa continua. Las proteínas integrales llamadas proteínas de fusión favorecen estos procesos, promoviendo un reconocimiento específico y una distorsión local transitoria de la estructura de la bicapa que favorecen la fusión de la membrana. Son, además, puntos específicos de anclaje entre células y proteínas de la matriz extracelular.

Entrada de virus a la célula[editar]

El primer paso para el desarrollo de la infección es el reconocimiento de los receptores de los agentes infecciosos de las proteínas de las células que van a atacar.

El ciclo replicativo de los virus tiene varios pasos comunes que requieren de mecanismos y proteínas presentes en la célula huésped. Los agentes infecciosos deben adherirse a las membranas de la célula huésped para comenzar con su ataque patógeno.  

Anclaje[editar]

Este primer paso para su desarrollo ocurre por la alta especificidad del agente infeccioso con la célula que es atacada, el virus tiene una o más proteínas de superficie que interaccionan con componentes específicos de la superficie de la célula llamados receptores. Estos receptores determinan qué células serán susceptibles de ser infectadas, por consecuencia en ausencia del receptor el virus no puede absorberse y no puede afectar. Los receptores son componentes tales como proteínas, carbohidratos, glicoproteínas, lípidos, lipoproteínas o complejos de estos. Ya en el interior de la célula los virus requieren de transcribir y replicar su genoma, y traducir sus proteínas, en detrimento de su huésped 

Proceso de endocitosis aprovechado por el agente infeccioso para atravesar la membrana celular. Este paso es conocido como penetración.

Penetración[editar]

Posterior al reconocimiento, muchos virus utilizan las vías de endocitosis para entrar a la célula, mientras que pocos atraviesan directamente la membrana celular por un mecanismo llamado penetración, y cada vez hay más evidencia de que un mismo tipo de virus puede entrar por diferentes mecanismos dependiendo del tipo celular. Cuando esta se desarrolla por endocitosis tiene ventajas para el invasor: evita la barrera del citoesqueleto de actina cortical que se encuentra inmediatamente debajo de la membrana plasmática y forma una malla difícil de atravesar. Y por otra parte, le da acceso a los organelos endocíticos los cuales proveen de micro-ambientes que favorecen la penetración viral.

Referencias[editar]