Excursionismo/Ética y cuidado ambiental

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Keep tidy.svg

Cuidado ambiental[editar]

La naturaleza no nos pertenece, nosotros pertenecemos a la naturaleza.

Los excursionistas somos por lo general amantes de conocer el mundo, otros lugares, otras culturas, amantes de la naturaleza, nos gusta disfrutar la vida al aire libre, observar la fauna, la flora, los ríos, lagos, mares, caídas de agua, admiramos la particularidad de los ecosistemas de cada lugar, etc.

Si bien el excursionismo se caracteriza por la libertad de hacer y convivir con la naturaleza, también debemos tener en cuenta que la libertad implica el respeto a lo que nos rodea. Hay reglas simples que se basan en cuestiones éticas y morales, en pura y simple lógica, que el ponerlas en práctica no son una limitante sino un seguro de que nosotros también recibamos un trato respetuoso y contribuyamos a conservar los lugares que tanto disfrutamos.

  • La regla mas simple es: dejar el lugar como a nosotros nos gustaría encontrarlo,

por lo que no basta con no ensuciar, a veces hay que enmendar lo que otros menos cuidadosos dejaron tras de sí, basura u otros elmentos no biodegradables.

Cuando se sale a la naturaleza se intenta escapar de radios, televisores, maquinitas de videojuegos, armas de fuego, etc., hay que intentar no dañar el entorno, se debe respetar el bosque porque somos invitados a un lugar que no es nuestro.

Moverse por la naturaleza requiere una atención especial; no podemos ir pisoteando todas las flores, rompiendo ramas o acosando a las criaturas que nos encontramos. Hay quienes arrancan flores que se marchitan antes de llegar a casa y cuyos cadáveres son abandonados a medio camino, con ello no solo mataremos la flor, sino que interrumpimos su ciclo impidiéndolo cumplir su objetivo y privando a otros caminantes de su belleza. Otra práctica no recomendada es abrirse camino a machetazo destrozando la vegetación sin necesidad. Debemos caminar por senderos, con esto también evitamos erosionar las zonas limítrofes conservándolas intactas. No debemos levantar ni mover piedras o troncos, pues constituyen el techo de pequeños ecosistemas que no sobrevivirán de otra forma. Además, debajo de estos lugares puede haber criaturas peligrosas como serpientes o arácnidos.

Agua[editar]

El agua es un tesoro preciado para todos los seres vivos, por ello es fundamental respetar ríos, manantiales, mares, construcciones y sistemas de distribución de agua. Si necesitamos lavar algo, es necesario evitar el uso de detergentes y jabones, para limpiar utensilios un poco de arena nos ayuda a la limpieza. Para desechos fisiológicos es importante ubicar estos lugares en distancias considerables de los mantos acuáticos para evitar contaminación.Recuerda el agua ya se esta acabando ayuda al mundo

5 RECOMENDACIONES PARA TENER EN CUENTA PARA EL CUIDADO DEL AGUA

1._Hacer todo lo posible para no desperdiciar mucho el agua cuando lavamos loza. 2._Hacer todo lo posible para no desperdiciar mucho el agua cuando lavemos ropa. 3._Hacer todo lo posible para no desperdiciar mucho el agua cuando lavemos nuestros dientes. 4._Hacer todo lo posible para no desperdiciar mucho el agua cuando lavemos el baño, poseta, lavamanos. 5._Hacer todo lo posible para no desperdiciar mucho el agua cuando mos lavemos los pies, las manos, la boca.

Contaminación acústica[editar]

Muchas personas acuden al campo o a la montaña en busca de tranquilidad y calma, incluso quienes no ansían esta paz, se sorprenden del silencio que envuelve algunos caminos perdidos, en donde tan solo ocasionalmente se escucha el tímido canto de algún ave. Aquí cualquier sonido estridente resulta extremadamente molesto y es una agresión al ambiente. Recordemos también la facilidad con que se extiende el sonido en las montañas. Los aficionados a escuchar la radio aun en lugares mas apartados pueden optar por incluir audífonos que les permitan disfrutar sin alterar la tranquilidad del lugar. Si carecemos de ellos siempre se debe de mantener un volumen moderado. Ese volumen respetuoso también debe aplicarse a todo lo que hagamos, hablar, cantar, etc. ello no solo nos permite disfrutar del camino sin perturbar la tranquilidad del lugar, sino también acercarnos a algunas criaturas que de otra forma se ocultarían de nosotros.

Desperdicios[editar]

Es lamentable comprobar como todavía hay personas que no respetan el medio ambiente y abandonan, sin ninguna consideración, toda clase de desperdicios. Algunos de ellos tan contaminantes como pilas, plástico o aceites de motor. Algunos de estos pueden tardar mas de cinco mil años en desaparecer o como en el caso de las pilas que contienen mercurio contaminar un millón de litros de agua. Es realmente difícil recorrer cualquier camino por apartado e inaccesible que sea, que no encontremos envases de refresco, botellas y bolsas de plástico. Esto es cuestión de respeto, respeto por los demás y también al medio ambiente, también hablamos de educación. Todos buscamos un entorno limpio y agradable, por ello es fundamental que abandonemos desperdicios, siempre debemos guardar en una bolsa todos nuestros desperdicios y como es lógico la bolsa la bolsa tampoco la debemos abandonar ni esconder en estos lugares. Algunos desperdicios orgánico no causan perjuicio para el medio ambiente, constituyen un feo decorado para el lugar donde lo abandonamos, esa contaminación visual puede evitarse de dos maneras. La primera no dejando estos desperdicios y la segunda enterrando los desechos. Siempre será mejor llevarnos todo cuanto no pertenezca al lugar que visitamos y obvio es que merecen el mismo respeto cualquier localidad o construcción por la que pasemos. Otra modalidad es dejar marcas en los árboles, rocas y paredes, quitar la piel a los árboles y el musgo a las rocas, estas prácticas son un atentado a la naturaleza, zonas arqueológicas y al resto de los caminantes.

Fuego[editar]

La hoguera es un agradable detalle en los campamentos, aún en pleno verano, frente a ella nos relajamos y nos dejamos hipnotizar por el baile magnético de las llamas . Sin embargo debemos ser respetuosos y sumamente cuidadosos para evitar accidentes. Si nos encontramos en una zona en la que está prohibido hacerlo y nuestra vida no depende de ello, debemos respetar la ley. Para hacer una hoguera despejaremos de material combustible las inmediaciones de la hoguera y marcaremos sus limites con piedras o con un agujero excavando en el suelo. Nunca dejaremos el fuego sin vigilancia. Al apagarlo debe ser concienzudamente, para lo que no basta con enterrarlo. No abandonaremos el lugar hasta estar completamente seguros de que se encuentra apagado.

Señalizaciones[editar]

El camino pertenece a todos, en los caminos hay señalizaciones marcando rutas, las señales pueden ser variadas, desde simples montículos de piedras, señales de madera, marcas con colores y hasta letreros con información mas completa. Debemos cuidar estas señales, evitar destruirlas o que otros lo hagan, reponerlas si es preciso.

Propiedad privada y pública[editar]

Como podemos apreciar una actitud de respeto es fundamental, pues nos asegura un trato semejante. Con ello, podemos conocer la hospitalidad de los habitantes del lugar, de otra forma podemos experimentar situaciones desagradables Al igual que no debemos tirar basura, ni provocar ruido excesivo, tampoco debeos robar fruta, romper ramas, pisotear campos cultivados, etc. Son normas no escritas, para entender mejor, solo debemos imaginar que por nuestra casa van a pasar cientos, miles de personas; el comportamiento que esperaríamos de todos ellos es el que debemos tener nosotros en el camino y sus alrededores. Así, cerrar las puertas de las fincas una vez que hayamos pasado, respetar toda y cada una de las personas, animales, plantas y construcciones que nos encontremos es una obligación que no debe significar una carga, pues estaremos respondiendo a lo que nos dicta nuestra conciencia. Es necesario mostrar el mismo respeto hacia lo que constituye un bien público, monumentos, zonas arqueológicas, etc.

Etica y compañerismo[editar]

En el excursionismo debemos estar preparado para lo in-esperado, para lo in-cómodo, para las fatigas y los riesgos.

El solitario sabe con quién ha de tratar, no precisa arreglarse con nadie; lo que él decide, se hace; pero también tiene problemas: necesita doble seguridad y fuerza interior, no puede esperar ayuda o apoyo y ha de cargar por sí solo lo que comúnmente se reparte. “Un hombre solo no puede hablar con nadie ni compartir sus alegrías o sus penas”.

Las actividades en grupo son mas divertidas y estimulantes, además de minimizar costos. En grupo ponemos en práctica conciente e inconscientemente actitudes humanas y sociales, transmitimos y recibimos conocimientos, compartimos sentimientos, experiencias penas y alegrías. En condiciones muy duras es más fácil repartir tareas, soportar períodos de mal tiempo u otras fases de pasividad obligada.

Para que esta armonía se de, nuestra actitud siempre debe ser optimista, positiva, cooperativa y de grupo, esto garantiza una agradable excursión. Para evitar situaciones de agresión se debe:

  • expresarse abiertamente, discutir los problema;
  • escuchar a los demás, no querer tener la razón a todo precio, en las disputas, no destacar lo que separa sino lo que une;
  • ayudar a los demás para que tengan una valoración más elevada de sí mismo mediante palabras de reconocimiento o aliento;
  • y en todo momento: poner a un lado el egoísmo personal, la propia vanidad.