Español/Morfología/Palabra

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Una palabra en gramática tradicional es cada uno de los segmentos limitados por pausas o espacios en la cadena hablada o escrita que puede aparecer libremente en cualquier posición y que está dotada de una función.

Lingüísticamente, el concepto de palabra es mucho más problemático de lo que la definición anterior sugiere. Determinar qué constituye fonéticamente o morfosintácticamente una palabra es un problema abierto, así por ejemplo junto a los morfemas ligados y las palabras léxicas existen los clíticos cuyo estatus de palabra es discutido. La rama de la lingüística que estudia la composición y estructura interna de las palabras es la morfología.


Perspectivas de estudio[editar]

La palabra puede ser estudiada desde distintos enfoques:

  • Criterio fonológico: Segmento limitado por junturas o pausas.
  • Criterio formal: Mínima forma libre, caracterizada por la posibilidad de aparecer libremente en cualquier posición de la cadena hablada.
  • Criterio funcional: Unidad dotada de una función, aunque hay unidades mayores y menores que la palabra.
  • Criterio semántico: Asociación de un sentido dado y un conjunto de sonidos dado dentro de una función gramatical.

Semántica léxica[editar]

Plantilla:Endesarrollo Las palabras son símbolos. Esto quiere decir que se refieren a las cosas del mundo y que originan un cierto tipo de representación cognitiva (una idea) con la que se asocian convencionalmente. Dicho de otra manera, las palabras tienen un significado y gracias a él se pueden referir a las cosas.

Cada vez que se dice una palabra hay tres elementos en juego: la expresión de la palabra, el concepto con el que se asocia (el significado) y la cosa a la que se refiere (la referencia). Aunque las referencias posibles son muchas, el significado, sin embargo, es constante.

El valor semántico de una palabra es el conjunto de objetos o situaciones a los que se puede referir, esto es, su ámbito referencial (que sería una clase de objetos, mientras que el significado sería la propiedad que comparten esos objetos, la idea o representación mental que se tiene de ellos).

Una palabra designará una propiedad, un objeto o un rango de objetos dependiendo del contexto y de su caracterización gramatical (con determinantes, sin ellos, etc.). En cualquier caso, una palabra tiene por significado natural una propiedad y se asocia, por tanto, con clases de elementos.

Los significados de las palabras son, normalmente, entidades conceptuales compuestas de otras entidades. Los conceptos en que se pueden despiezar los significados se denominan semas o componentes semánticos. Así, pues, los significados son unidades complejas.

Materialmente, un significado es una representación mental: una cierta actividad que sucede en el cerebro que representa una idea determinada; así, el significado de una palabra es el modelo cognitivo que se activa cuando la oímos: esa activación supone la activación de otros modelos y la inhibición de otros, según las conexiones que se den entre ellos (esto es, unos significados evocan a otros). Los semas de un significado son las propiedades implicadas o evocadas por ese significado.

La frontera entre los objetos que pueden ser referidos por una palabra y los que no pueden ser referidos por ella es una frontera gradual.

El significado de una palabra es el concepto del que es portadora; cuando definimos su significado, precisamos las propiedades de ese concepto. El significado es, pues, la idea real que evocan las palabras, esto es, el prototipo de las clases a las que se refiere.

Los rasgos típicos de una clase son aquellas propiedades que son frecuentes en los objetos de esa clase y que marcan el mayor contraste con otras clases. Así, pues, el significado de las palabras no es un concepto que se refiera por igual a todos los objetos que se puedan nombrar con esa palabra, sino que caracteriza solo a los ejemplares típicos.

Clases de palabras[editar]

Las palabras pueden dividirse, según criterios morfosintácticos (categoría sintáctica, tipo de flexión), fonológicos (acentuación, número de sílabas) o funcionales.

Según su categoría sintáctica[editar]

Según su acentuación[editar]

Según su número de sílabas[editar]

  • Palabra monosílaba: aquella palabra con una sola sílaba. Por ejemplo: sol, buey.
  • Palabra bisílaba : aquella palabra con dos sílabas. Por ejemplo: nube, bolso.
  • Palabra trisílaba : aquella palabra con tres sílabas. Por ejemplo: huracán, teclado.
  • Palabra polisílaba: aquella palabra con cuatro o más sílabas.

La palabra más larga[editar]

De entre las palabras en castellano que aparecen en el diccionario de la Real Academia de la Lengua, la más larga en cuanto a número de letras es electroencefalografista (23 letras). Sin embrago, mediante el uso de sufijos, se pueden formar palabras más largas, como anticonstitucionalísimamente.

En inglés, la palabra más larga según varios diccionarios es "Pneumonoultramicroscopicsilicovolcanoconiosis" (45 letras), que es una enfermedad contraída por la aspiración de basura volcánica.

Componentes de la palabra[editar]

El artículo principal de esta categoría es Morfología.

Los componentes inmediatos de la palabra son los morfemas, que representan las unidades gramaticales mínimas. El nivel superior es el de los monemas, y el inferior a su vez se divide en fonemas.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]