Como nos llegó la Biblia/¿Qué tenemos hoy?

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Introducción: ¿Qué textos tenemos hoy?[editar]

Primero, lo que no tenemos: ningún texto en el puño y letra de su autor original (Gálatas 6:11). Eso aplica al NT y al AT igual.

Luego, lo que sí tenemos: miles de copias antiguas y poco confiables de los textos del AT y NT, copiados a mano. Donde las principales discrepancias de traducción y diferencias en los textos se hallan en los textos del nuevo testamento. (mas de 35000 diferencias importantes entre todas las cartas mas antiguas).-

Sin embargo, sobre el total de los rollos antiguos del A.T. , increíblemente solo hay 9 diferencias o incongruencias entre ellos¡¡¡

La Biblia Hebrea[editar]

En tiempos modernos, las copias más antiguas que había venían de los años después de Cristo. Las críticas decían que se habían cambiado, que los cristianos cambiaron los textos del A-T para que hablaran de Cristo. Creían que no podríamos confiar para nada de que las copias modernas fueran iguales a las copias en tiempos de Cristo. Y la biblia hebrea esta compuesta por 39 libros

Documentos del Mundo Antiguo[editar]

Tenemos muchos documentos que han sobrevivido los siglos y los milenios. Son obras de teatro griego, literatura romana, y de otras culturas también. Ninguno sobrevive en su edición original, sino que tenemos copias de copias.

Estos documentos se pueden calificar por los expertos por dos calidades: 1. Tiempo que pasó entre la fecha cuando se escribió el original y la fecha cuando se escribió la copia más antigua que sobrevive hoy; y 2. El número de copias antiguas que existen hoy.

De todos los documentos de tiempos antiguos, lo regular es que la copia más antigua que existe fue hecha varios siglos después del original, y que al máximo existen una docena o unas docenas de copias.

El contraste viene con los libros de la Biblia, cuando es muy poco tiempo que existe entre la versión original y la copia más antigua, y el hecho que hay miles y miles de copias muy antiguas que sobreviven hoy. Es una diferencia bastante dramática, y es claro que en términos de la preservación del texto original, en los dos puntos los libros del Antiguo y Nuevo Testamento son muchas veces más confiables que cualquier otro escrito del mundo antiguo. es por eso que la biblia que hoy conocemos es perfectamente congruente en sí misma, siendo que sus diferentes escritores vivieron en siglos diferentes y todos concuerdan en un gran tema.

Los Rollos del Mar Muerto[editar]

Un descubrimiento en 1947 cambió tal idea. Se encontraron en las tierras Bíblicas un antiguo basurero de documentos de una secta judía proveniente de los tiempos de Jesús. Era de los Esenos, un grupo hermético que había guardado viejas copias de muchísimos textos Bíblicos en unas cuevas. Muchos de esos documentos provienen de un tiempo de varias décadas antes del nacimiento de Cristo, y comprueban que los textos existentes son casi 100% iguales que como eran en los tiempos antes de Cristo.

En las cuevas se encontraron copias de casi todos los libros de Antiguo Testamento, incluso una copia de casi todo el libro entero de Isaías. Todo demuestra que no se han cambiado los textos como habían sugerido los críticos.

El Nuevo Testamento[editar]

La forma no tan cuidadosa que tuvieron los cristianos de copiar sus Escrituras (véase El Nuevo Testamento) creó el problema de los variantes. Los manuscritos más antiguos del Nuevo Testamento son todos diferentes. Como chispas de nieve, de tantas miles que hay, no se han encontrado ni dos que son iguales.

¿Por qué es así? y ¿Qué tan graves son las diferencias? son dos preguntas apropiadas. Escribían rápidamente y a veces con errores, y también a veces intentaban “corregir” cosas que creían estar equivocadas sus copias de referencia. Así surgieron “variantes”, o versiones diferentes de las mismas Escrituras. La gran mayoría de las diferencias en copiado son errores ortográficos. Una palabra falta una letra, está mal escrito, etc.

En algunas pocas ocasiones creemos que un copista metió una u otra palabra para “aclarar” un pasaje “difícil”, o para que fuera igual en un versículo como está escrito en otro.

En aun menos ocasiones, como en Juan 8 y 21, y Marcos 16, hay pasajes que se creen no estar en la edición original, pero que se agregaron muy temprano, como durante el tiempo de los apóstoles o los discípulos de los apóstoles. Las versiones más antiguas no los contienen, pero otros manuscritos casi tan viejos sí los tienen.

Y hay versículos como 1 Juan 5:7,8, donde parece que teólogos un poco más tarde querían meter una idea adicional.

Algo claro es que ninguna diferencia entre los manuscritos afecta la doctrina céntrica del cristianismo. También, gracias a la gran cantidad de manuscritos que sobreviven de diferentes tiempos, los eruditos están muy concientes de las diferentes versiones y los cambios que pudo haber sido, y cuales son las variantes más probables.

Las Copias Más Antiguas[editar]

  • Tenemos un fragmento del libro de Juan que está fechada dentro del tiempo de vida del apóstol, y está igual que los manuscritos posteriores.
  • Tenemos partes de muchos otros libros del Nuevo Testamento fechadas poco después de 100 d.C.
  • Tenemos un Nuevo Testamento completo fechado por 250 d.C.

Lo mas importante, es examinar quienes fueron los autores de los textos, y que pueblos son los traductores de los textos, para poder identificar posibles distorciones conceptuales, insertadas por las distintas culturas dentro de la fe hebrea.

Los Padres Patrísticos[editar]

También llamados Padres de la Iglesia, los Padres Patrísticos vivieron en la generación que siguió la de los apóstoles. Ellos escribían cartas y otras obras sobre el cristianismo para animar a las iglesias, combatir las falsas enseñanzas, etc. Y ellos citaron muchos textos del Nuevo Testamento en sus escritos. De hecho, se cree que si no existiera ninguna otra copia del Nuevo Testamento antigua, se podría reconstruir todo el NT en base de sus citas.

Las Traducciones Antiguas[editar]

Como mencionamos en el capítulo anterior, las traducciones antiguas son otra fuente de comprobar los textos antiguos. Se empezaron a hacer muy temprano, y contienen el mismo contenido que los manuscritos griegos que sobreviven. Como argumenta David Bercot en su libro, “Cuando el Cristianismo Era Nuevo”, sería muy difícil que los textos griegos en un país, y los textos traducidos en otro país no cercano, cambiaran en los mismos lugares de la misma forma. La lógica nos afirma que los textos no han cambiado, ya que son iguales en el griego y las traducciones antiguas.

Las Traducciones Modernas[editar]

Cada vez se encuentran más y se organizan mejor los manuscritos antiguos que tenemos de ambos Testamentos, y forman una mejor base para las traducciones. La mayor parte de las traducciones modernas se basan en los manuscritos existentes de las lenguas originales, y eso ayuda que sean precisas y fieles al sentido de las palabras en el original. Si queremos entender bien lo que dicen las Escrituras en nuestra lengua, debemos buscar una traducción moderna como la Biblia en la versión La Palabra de Dios para Todos (PDT), la Nueva Versión Internacional (NVI), otras traducciones no tan modernas como La Biblia de las Américas (BLA), la Reina-Valera (RV), la Biblia de Jerusalén o la Dios Habla Hoy (DHH).Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras

Resumen[editar]

  • De ningún libro antiguo existe la versión original del puño y letra del autor.
  • Sobreviven gran cantidad de libros bastante antiguos y cercanos a la fecha que fueron escritos los originales, para el Nuevo Testamento.
  • Tenemos copias fieles de los libros del Antiguo Testamento, muy antiguos.
  • De todos los documentos del mundo antiguo, tenemos más evidencias que apoyan a los libros del AT y NT que de cualquier otro libro.
  • Los descubrimientos del Mar Muerto reafirman que están confiables nuestros textos existentes de la Biblia hebrea.
  • Existen muchos variantes entre los textos del Nuevo Testamento, cuyas diferencias son principalmente errores ortográficos.
  • Los Padres Patrísticos hicieron citas de casi todo el Nuevo Testamento, que confirma el contenido de su texto desde muy temprano.
  • Las traducciones antiguas nos dan otro apoyo para comprobar que los textos del NT no han cambiado.
  • Las traducciones modernas se basan en los idiomas originales, brindando una mejor cercanía al texto original.