Chile y Latinoamérica en el siglo XX/La narrativa latinoamericana actual

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar
← La influencia de Estados Unidos en América Latina La narrativa latinoamericana actual Las relaciones de Estados Unidos y América Latina →
Chile y Latinoamérica en el siglo XX


El tema a tratar en el siguiente ensayo, será sobre la narrativa latinoamericana actual. Para la definición de narrativa latinoamericana no se ha llegado a un consenso pero para algunos autores ejemplo Arturo Torres Rioseco ha sido un timbre propio que ha llegado a ser la revelación de un tipo de hombre nuevo y de inmundo diferente que ha adquirido su voz; otros la definen como un panorama literario amplísimo con temáticas narrativas diferentes, con enorme relevancia y amplio concepto de realidad entrando en terreno como el onírico o el mítico en el cual plantean problemas sociales y fundamentan el valor estético en experimentación formal. El problema a plantear será entonces él ¿Cómo ha evolucionado la temática narrativa latinoamericana en las últimas décadas?. Para poder desarrollar este tema se plantearan tres ideas centrales. En primer lugar ¿Cómo era la narrativa latinoamericana en la primera mitad del siglo XX?. En segundo lugar hablaremos sobre las principales tendencias y temáticas. Y en tercer lugar abarcaremos a los principales autores del siglo XX hasta la actualidad.

En relación a la primera idea sobre Cómo era la narrativa latinoamericana en la primera mitad del siglo XX se puede decir que en la primeras décadas del siglo XX surgió en América latina una corriente literaria que procuró abandonar toda influencia extranjera, para centrarse en la búsqueda de lo latinoamericano. A los escritores que siguieron este camino se les llama realistas, por su deseo se mostrarse fieles a la realidad de sus respectivos países. La tendencia realista en la literatura coincidió con un momento histórico de profundos cambios en las sociedades Latinoamericanas producto de la industrialización y de la creación de una conciencia revolucionaria entre clases trabajadoras paralelamente, continuaba la preocupación por definir una identidad nacional, que comenzó en el siglo XIX y revivió en el siglo XX, ante la amenaza que representaba el afán imperialista de los EE.UU. Los intelectuales registraron esas circunstancias, en algunas ocasiones denunciando en sus libros situaciones de injusticia, de explotación o de violencia contra grupos menos favorecidos, y en otras recreando momento y escenas de la vida nacional.

El género preferido fue la novela, aunque muchos escritores publicaron también ensayos, cuentos, e incluso poemas algunos siguieron modelos tomados de literaturas foráneas, especialmente del naturalismo europeo y del realismo ruso. Antes de escribir sus novelas o crónicas, los autores se documentaban profundamente sobre el asunto por tratar.

En las narraciones con frecuencia el argumento era mínimo, la atención se centraba en la descripción de los ambientes, los paisajes y sus habitantes. La caracterización psicológica cobra mucha importancia, aunque más que ahondar en la conciencia de sus personajes, los autores procuraban definir tipos, es decir figuras representativas de un determinado grupo social.

Se establecen varios subgrupos dentro del movimiento realista, el mas importante de ellos es quizás el llamado ciclo de la revolución mexicana, que se desarrollo en México paralelamente con la revolución contra la dictadura de Porfirio Díaz, que tuvo lugar entre 1910 y 1940.Otro movimiento importante fue el de la telúrica, en la cual los autores centraban su atención en la recreación de paisajes, como la selva o los llanos, mostrando como marcaban la forma de ser de sus gentes.La siguiente tendencia significativa fue la novela indigenista, cuya temática giraba alrededor de los problemas indígenas americanos: fue especialmente importante en Perú y Ecuador. Estos movimientos tuvieron su mayor auge durante las décadas de los años veinte, treinta y cuarenta, aunque se escribieron algunas obras de este tipo en épocas anteriores y la influencia del movimiento se mantuvo durante muchos años, hasta desembocar en las grandes novelas del llamado Boom latinoamericano.


Sobre el segundo tema planteado sobre las principales tendencias y temáticas de la narrativa latinoamericana en el siglo XX se puede decir que el desarrollo de la novela latinoamericana presenta un claro retraso con respecto a la poesía. Se pueden distinguir dos tendencias en la narrativa del siglo XX; el realismo y la nueva novela latinoamericana sin dejar atrás la literatura posterior al boom.

El Realismo surge en las primeras décadas del siglo XX como una corriente literaria que procuro abandonar toda influencia extranjera, para centrarse en la búsqueda de lo latinoamericano. Esta tendencia coincidió con un momento histérico de profundos cambios en las sociedades latinoamericanas, producto de la industrialización y de la creación de una conciencia revolucionaria entre las clases trabajadoras. Paralelamente; continuaba la preocupación por definir una identidad nacional, que comenzó en el siglo XIX y revivió en el siglo XX ante la amenaza que representaba el afán imperialista de los Estados Unidos.

Hasta 1940 la literatura que se hace en Latinoamérica es eminentemente realista y trata temas como el conflicto entre el hombre y la naturaleza, problemas sociales de pobreza y marginalidad, problemas políticos de dictaduras, colonización de la economía etc.

En este momento hay cuatro tipos de tendencias realistas las cuales se dividen según su clasificación sistemática y por los temas que ocupan los autores. Así se habla de literatura indigenista, de la novela o de la tierra, del ciclo de la revolución mexicana o del grupo Guayaquil. Dentro del movimiento realista, el más importante es quizás el llamado ciclo de revolución mexicana, que se desarrollo en México paralelamente con la revolución contra la dictadura de Porfirio Días, que tuvo lugar entre 1910 y 1940. Otro movimiento importante fue el de la telúrica, en la cual los autores centraban su atención en la recreación de paisajes, como la selva o los llanos, mostrando como marcaban la forma de ser de sus gentes. La siguiente tendencia significativa fue la novela indigenista, cuya temática giraba alrededor de los problemas indígenas americanos: fue especialmente importante en Perú y Ecuador.

Estos movimientos tuvieron su mayor auge durante las décadas de los años veinte, treinta y cuarenta, aunque se escribieron algunas obras de este tipo en épocas anteriores y la influencia del movimiento se mantuvo durante muchos años, hasta desembocar en las grandes novelas del llamado Boom latinoamericano.

La tendencia de la nueva novela latinoamericana (Boom Latinoamericano) comienza a partir de 1940 en la cual los escritores empezaban a superar el realismo innovando tanto en los temas como en las formas. Pero hacia 1960 cuando se produce el llamado Boom de la narrativa latinoamericana que supone la consideración a nivel mundial de un gran número de escritores que tienen como principal punto en común el ser y el sentir latinoamericano y se ve nacer varias obras renovadoras y de alta calidad literaria en América Latina. En el mismo periodo se despertó el interés del público hacia la producción narrativa de la región en el mundo de habla hispana como en otros países de Europa y Latinoamérica. El llamado Boom Latinoamérica es quizás el movimiento que más interés ha despertado en la historia literaria del continente, tanto por parte de la crítica como de los lectores, sin embargo es uno de los más contradictorio, dado que surgió como resultado de una suma de factores muy diversos, relacionados tanto con el contexto social de factores en el cual se desarrollo, como con las características de quienes lo integraron.

Entre los autores del Boom latinoamericano no existió una unidad temática o estilística, aunque como rasgos comunes a todos ellos se pueden señalar el deseo de desarrollar una prosa renovadora y el interés por buscar la esencia de identidad latinoamericana, búsqueda que fue comprendida de muy diversas maneras en algunos casos reniegan de su adscripción a tendencia alguna.

Aun así algunos críticos encuentran una serie de características comunes como la ruptura con todo encasillamiento regionalista, costumbrista o nacional, al edificar mundos totalmente imaginarios, que no obstante identifican y a la vez universalizan las realidades propias de cada país. Esto que se ha denominado “ficción total” indica también la integración de planos reales, fantásticos míticos y simbólicos en un nuevo esquema independientemente, conocido como Realismo mágico. Como en toda literatura universal, influyen en estas obras nuevos tratamiento del discurso heredados de formas narrativas derivadas del cine. Se incluye al lector como parte activa de la creación o desciframiento del texto dando paso a l que Umberto Eco denomina obra abierta.

A los escritores que pertenecen al Boom los unieron lazos de amistad, de admiración por revolución cubana y, por consiguiente de rechazo el sistema capitalista norteamericano además compartieron varias características entre ella oposición a la representación documental de la realidad, utilización de estructuras narrativas complejas, énfasis en el empleo de un lenguaje original, tratamiento descomplicado de temas relacionados con la religión y la sexualidad entre otros.

Como ultima tendencia podríamos decir que la literatura latinoamericana posterior al Boom se comienza a desarrollar una literatura urbana en la cual se abandona al realismo mágico y se comienza a crear las narraciones testimoniales, los relatos de tipo existencial y los que incorporan elementos de la cultura de masas y el habla coloquial.

Los escritores de este periodo aceptan la herencia de los maestros, pero antes de todo buscaron abrir nuevos caminos para su expresión. Los cambios que han surgido en la narrativa de las generaciones recientes tienen relación con un fenómeno que marca la vida política en los países de América Latina: se trata del desvanecimiento de los modelos que sirvieron de base ideológica para los escritores del Boom.Mas recientemente el fenómeno responde, en buena parte, al decaimiento de los regimenes socialistas del mundo. Esto ha contribuido a que los escritores busquen una temática más replegada hacia el interior, resaltando la cotidianidad, el habla coloquial, los problemas del individuo como ser humano y no solo como miembro de una colectividad. El género preferido por los narradores no es la novela sino el cuento.

El escritor de este tiempo no pretende ser un conocedor absoluto de la realidad y las necesidades de su país, prefiere presentar escenas instantáneas, dejar que hablen sus personajes, mostrar acontecimientos antes que emitir juicios sobre ellos; de ahí el auge de la literatura testimonial. La influencia de los medios de comunicación y la cultura de las masas son los aspectos fundamentales para la formación literaria de los autores sin embargo cada uno tiene conciencia de una identidad propia que los reúne en procesos históricos similares.


Respecto a la tercera idea señalada se puede decir que los autores se dividen según su periodo y temáticas. Estos narradores representan el periodo del realismo: Mariano Azuela escritor mexicano se ocupo de plasmar en sus obras la experiencia de la revolución Mexicana. Entre sus obras mas destacadas seria la novela Los de Abajo que refleja el desorden y la anarquía presidieron en la revolución. Martín Luis Guzmán segundo escritor en importancia dentro del ciclo de la revolución mexicana, quien en El Águila y la Serpiente relata recuerdos personales sobre los años 1913 a 1915, con retratos de Villa Carranza, Obrigon y otros líderes conocidos por el autor. Gregorio López y Fuentes autor mexicano quien en sus obras presenta estudios etnográficos, sociológicos y políticos sobre la realidad de los indios mexicanos, mostrando la explotación y la marginalidad de que son objeto; de sus relatos se deduce que fueron los más perjudicados en la revolución. Entre sus novelas están Campamento. José Eustasio Rivera autor colombiano una de las mas significativa novela del periodo realista de la lucha entre el hombre y su entorno en este caso la selva fue la novela La Vorágine. Otro autor de importancia en este periodo seria Romulo Gallegos el cual es el autor mas destacado de América latina su novela mas destacada seria Doña Barbara esta estructurada en torno a la pugna entre la civilización y la barbarie, fue escrita como resultado de unos viajes que realizara llano adentro. Ricardo Guiraldes autor de Don Segundo Sombra, es uno de los escritores realistas más importantes en sus obras exalta e idealiza la figura del gaucho. Jorge Icaza escritor ecuatoriano más destacado e influyente de la tendencia indigenista, que observo la problemática del indio desde una perspectiva marcada por el realismo socialista; su novela Huasipungo trata del indio que es explotado por su falta de cultura. Eduardo Barrios autor chileno es el mas conocido con la tendencia de tipo realista y costumbrista, cuya obra El Hermano Asno, realiza una sátira de costumbres sociales y religiosas, a través del relato de un fraile que cuenta sus experiencias y las de otros monjes en el convento y fuera de él.

Los narradores que se muestran en el periodo de la nueva novela latinoamericana poseen características muy distintas pero casi todas participan de las mismas peculiaridades Podemos distinguir varias promociones o grupos de escritores en el periodo de la nueva novela latinoamericana: El Miguel Angel Asturias: premio Nobel de literatura en 1968 Armoniza el surrealismo europeo y el primer grupo o símbolos, con personas reales o imaginarias que se mueven entre la realidad, la irrealidad simbolismo indígena, piensa que el escritor debe tratar fundamentalmente temas americanos con un lenguaje americano y elevarlos a lo universal. Su mejor obra es El Señor Presidente, trata sobre el tema de las dictaduras. Jorge Luis Borges: escribe cuentos que el mismo ha definido como ficciones y la sátira.. Algunas de sus obras son: El hombre en la esquina rosada, ficciones, etc. Roberto Arlt en sus novelas y cuentos, los personajes son marginados y rechazados por la sociedad: Los siete locos, El jorobadillo etc. Alejo Carpentier su habilidad al manejar la lengua castellana es fantástica. En sus obras destaca la preocupación por el drama social del hombre. Sus temas están tomados por la historia pasada o contemporánea pero el aporta el componente mágico que las hace distintas. Entre las obras más destacadas esta: El reino de este mundo, El siglo de las luces y la consagración de la primavera.

En el segundo grupo: Juan Carlos Onetti su obra parte de un escepticismo surgido por las continuas dictaduras en la historia de Latinoamérica. Para el la literatura es una huida, ya que se mira a sí mismo y descubre contradicciones que hacen mayor su drama personal: El pozo, El astillero, La vida breve... Ernesto Sabato: considera que la obra literaria admite cualquier tipo de lenguaje, ya sea contradictorio, insinuante o absurdo, puesto que así es la vida. Su obra es corta, pero intensa y representa una lucha entre el bien y el mal, la esperanza y la desesperanza. Sus tres obras son: El túnel, Sobre héroes y tumbas... Julio Cortazar: cultivo sobre todo el cuento, partiendo de una línea parecida a la de Borges. Entre sus narraciones breves más importantes están: Las armas secretas, en la que se plantea el problema, e historia de cronopios y de famas, con temas fantásticos y humorísticos. Su obra maestra es una complicada novela de interesante estructura titulada Rayuela. Augusto Roa Bastos: poeta y novelista paraguayo, fue sin duda la figura más representativa de su país en la época del Boom. Con El ruiseñor de la aurora y el naranjal ardiente. La novela Hijo de hombre le mereció el reconocimiento mundial. De hecho, se la considera con una de las cumbres de la moderna narrativa latinoamericana, por su estructura compleja, mezcla de personajes, tiempos y lugares, que narra los sucesos y el transcurso histórico de Paraguay desde su independencia hasta un año después de la guerra del Chaco. Juan Rulfo: autor más influyente del Boom latinoamericano, introdujo nuevas técnicas narrativas, a partir de un manejo original de las voces narrativas y de la secuencia temporal en sus relatos. Su lenguaje se caracteriza por la sobriedad; con recursos mínimos logra crear personajes profundos y situaciones disientes. Su producción se limita a dos obras: El llano en llamas, Colección de cuentos sobre la vida del campesino de jalisco, y Pedro Páramo, novela corta de gran profundidad y compleja estructura dentro de lo que se ha llamado el Realismo mágico.

En el tercer grupo: Carlos Fuentes tiene una sólida formación espiritual es considerado como uno de los más destacados narradores y ensayistas latinoamericanos. Con el se inicio una época en la que la literatura se volvió urbana; los protagonistas de sus obras son habitantes de la ciudad. Entre sus obras más importante es la novela La región mas transparente esta abarca un periodo de 40 años que se inicia con la revolución mexicana. Gabriel Garcia Marquez: Excelente novelista y premio Nobel. Su obra es muy amplia y variada, e la que destaca sobre todo la novela Cien años de soledad, donde narra, en la línea del realismo mágico, la historia de siete generaciones de la familia Buendia que, finalmente, no puede huir de su destino. Mario Vargas Llosa: dedicado al periodismo y a la política, obtuvo grandes éxitos desde su juventud. Para él el hombre es víctima de la sociedad y la forma de defensa es, en primer momento, la frustración, pero después de la rebeldía. Entre sus obras están: La ciudad y los perros, Conversación en la catedral...

Después del Boom latinoamericano se abandono al realismo mágico y se desarrollo la literatura urbana, las narraciones testimoniales, cultura de masas y el habla coloquial.

Estos son algunos escritores de la narrativa posterior al Boom: Luis Britto Garcia autor más innovador de la última generación de escritores en Venezuela en su obra se reflejan muchas las inquietudes que experimentan los autores de su generación en ese país y el resto de América latina. Su obra mas destacada es Rajatabla es un libro con base de testimonios y fragmentos que tratan temas relativos a los conflictos del hombre contemporáneo, mezclando elementos surrealistas con la ironía, cultura popular y coloquial. Isabel Allende: autora chilena analiza diferentes momentos de la historia chilena y América una de sus obras más destacada es La casa de los espíritus. Zoé Valdés: escritora cubana es una de las recién llegadas al mundo de la narrativa. Su primera novela Sangre Azul, data de 1993, y llega finalista del premio Planeta en 1996 con Te di la vida entera. Luis Rafael Sánchez: autor de ensayos sobre la cultura puertorriqueña y novelas con personajes para quienes la identidad cultural es conflictiva. Utiliza elementos tomados de cultura popular en especial de la música. Alfredo Bryce Echenique: uno de los autores latinoamericanos más importantes de la década de los 60 quien combina lo humorístico y lo irónico. En su escrito en obras como El hombre que hablaba de Octavia de Cádiz, Bryce Echenique se ocupa del mundo latinoamericano en Europa.

En brasil la periodización de la literatura brasileña no se realiza bajo las mismas categorías que las del resto de América latina, en gran parte a causa de la diferencia de idiomas, la cual lleva a que los escritores de este país desarrollen movimientos independientes los escritores no participan en el Boom.

Finalmente para concluir podemos afirmar que en la primera idea señalada de cómo era en las primeras décadas la narrativa latinoamericana se puede decir que surgió en América latina una corriente literaria que procuró abandonar toda influencia extranjera, para centrarse en la búsqueda de lo latinoamericano. A los escritores que siguieron este camino se les llama realistas, por su deseo de mostrarse fieles a la realidad de sus respectivos países. La tendencia realista en la literatura coincidió con un momento histórico de profundos cambios en las sociedades Latinoamericanas producto de la industrialización y de la creación de una conciencia revolucionaria entre clases trabajadoras paralelamente, continuaba la preocupación por definir una identidad nacional, que comenzó en el siglo XIX y revivió en el siglo XX, ante la amenaza que representaba el afán imperialista de los EE.UU. Los intelectuales registraron esas circunstancias, en algunas ocasiones denunciando en sus libros situaciones de injusticia, de explotación o de violencia contra grupos menos favorecidos, y en otras recreando momento y escenas de la vida nacional. El genero preferido fue la novela, el uso del argumento era mínimo y en las narraciones se centraba en las descripciones de los ambientes, los paisajes y sus habitantes. La caracterización psicológica cobra mucha importancia, aunque más que ahondar en la conciencia de sus personajes, los autores procuraban definir tipos, es decir figuras representativas de un determinado grupo social. En este periodo surgen varios subgrupos dentro del movimiento realista, el mas importante es el llamado ciclo de la revolución mexicana.

Sobre el segundo tema podemos afirmar que si existieron distintas tendencias y temáticas durante el siglo XX, las más importantes fueron el Realismo y la Nueva novela latinoamericana pero sin dejar atrás la literatura posterior al Boom. Cada una posee características diferentes; el Realismo surge en las primeras décadas del siglo XX como una corriente literaria que procuro abandonar toda influencia extranjera, para centrarse en la búsqueda de lo latinoamericano. Esta tendencia coincidió con un momento histórico de profundos cambios en las sociedades latinoamericanas. Esta se divide en cuatro grupos su clasificación es sistemática y depende de los temas que ocupen los autores. Así se habla de literatura indigenista, de la novela o de la tierra, del ciclo de la revolución mexicana o del grupo Guayaquil. Dentro del movimiento realista, el más importante es quizás el llamado ciclo de revolución mexicana, otro movimiento importante fue el de la telúrica, en la cual los autores centraban su atención en la recreación de paisajes, como la selva o los llanos, mostrando como marcaban la forma de ser de sus gentes. La siguiente tendencia significativa fue la novela indigenista, cuya temática giraba alrededor de los problemas indígenas americanos: fue especialmente importante en Perú y Ecuador.

La segunda tendencia significativa seria La nueva novela latinoamericana que comienza a partir de 1940 en la cual los escritores empezaban a superar el realismo innovando tanto en los temas como en las formas. Pero hacia 1960 cuando se produce el llamado Boom de la narrativa latinoamericana que supone la consideración en el ámbito mundial de un gran número de escritores que tienen como principal punto en común el ser y el sentir latinoamericano y se ve nacer varias obras renovadoras y de alta calidad literaria. Entre los autores del Boom latinoamericano no existió una unidad temática o estilística, aunque como rasgos comunes a todos ellos se pueden señalar el deseo de desarrollar una prosa renovadora y el interés por buscar la esencia de identidad latinoamericana, búsqueda que fue comprendida de muy diversas maneras en algunos casos reniegan de su adscripción a tendencia alguna.

Aun así algunos críticos encuentran una serie de características comunes como la ruptura con todo encasillamiento regionalista, costumbrista o nacional, al edificar mundos totalmente imaginarios, que no obstante identifican y a la vez universalizan las realidades propias de cada país. Esto que se ha denominado “ficción total” indica también la integración de planos reales, fantásticos míticos y simbólicos en un nuevo esquema independientemente, conocido como Realismo mágico.

Como ultima tendencia podríamos decir que la literatura latinoamericana posterior al Boom se comienza a desarrollar una literatura urbana en la cual se abandona al realismo mágico y se comienza a crear las narraciones testimoniales, los relatos de tipo existencial y los que incorporan elementos de la cultura de masas y el habla coloquial. Los escritores de este periodo aceptan la herencia de los maestros, pero antes de todo buscaron abrir nuevos caminos para su expresión. Los cambios que han surgido en la narrativa de las generaciones recientes tienen relación con un fenómeno que marca la vida política en los países de América Latina: se trata del desvanecimiento de los modelos que sirvieron de base ideológica para los escritores del Boom. Mas recientemente el fenómeno responde, en buena parte, al decaimiento de los regímenes socialistas del mundo. Esto ha contribuido a que los escritores busquen una temática más replegada hacia el interior, resaltando la cotidianidad, el habla coloquial, los problemas del individuo como ser humano y no solo como miembro de una colectividad. El género preferido por los narradores no es la novela sino el cuento.

Se puede decir sobre la última idea señalada que los narradores se dividen según el periodo, temáticas y tendencias los cuales en el realismo se caracterizan por su deseo de mostrarse fieles a la realidad de sus respectivos países. Los autores más importantes son: Mariano Azuela escritor mexicano se ocupo de plasmar en sus obras la experiencia de la revolución Mexicana. Entre sus obras mas destacadas seria la novela Los de Abajo que refleja el desorden y la anarquía presidieron en la revolución. Martín Luis Guzmán segundo escritor en importancia dentro del ciclo de la revolución mexicana, quien en El Águila y la Serpiente relata recuerdos personales sobre los años 1913 a 1915, con retratos de Villa Carranza, Obrigon y otros líderes conocidos por el autor. En la Nueva novela latinoamericana los autores se caracterizan por no pretender ser un conocedor absoluto de la realidad y las necesidades de su país prefiere presentar escenas instantáneas, dejar que halen sus personajes, mostrar acontecimientos antes que emitir juicios sobre ellos; de ahí el auge de la literatura testimonial. Los autores se dividen en grupos en este periodo; En el primer grupo los autores más importantes son Miguel Angel Asturias: premio Nobel de literatura en 1968 Armoniza el surrealismo europeo y el primer grupo o símbolos, con personas reales o imaginarias que se mueven entre la realidad, la irrealidad simbolismo indígena, piensa que el escritor debe tratar fundamentalmente temas americanos con un lenguaje americano y elevarlos a lo universal. Su mejor obra es El Señor Presidente, trata sobre el tema de las dictaduras. En el segundo grupo Juan Carlos Onetti su obra parte de un escepticismo surgido por las continuas dictaduras en la historia de Latinoamérica. Para él la literatura es una huida, ya que se mira a sí mismo y descubre contradicciones que hacen mayor su drama personal: El pozo, El astillero, La vida breve... Ernesto Sabato: considera que la obra literaria admite cualquier tipo de lenguaje, ya sea contradictorio, insinuante o absurdo, puesto que así es la vida. Su obra es corta, pero intensa y representa una lucha entre el bien y el mal, la esperanza y la desesperanza. Sus tres obras son: El túnel, Sobre héroes y tumbas. Como tercer grupo y último los autores más representativos de este periodo serían: Carlos Fuentes tiene una sólida formación espiritual es considerado como uno de los más destacados narradores y ensayistas latinoamericanos. Con el se inicio una época en la que la literatura se volvió urbana; los protagonistas de sus obras son habitantes de la ciudad. Entre sus obras más importante es la novela La región mas transparente esta abarca un periodo de 40 años que se inicia con la revolución mexicana. Gabriel García Marquez: Excelente novelista y premio Nobel. Su obra es muy amplia y variada, e la que destaca sobre todo la novela Cien años de soledad, donde narra, en la línea del realismo mágico, la historia de siete generaciones de la familia Buendia que, finalmente, no puede huir de su destino.

Como último serían los autores posteriores del boom que se caracterizan por no ser un conocedor absoluto de la realidad y las necesidades de su país, prefiere presentar escenas instantáneas, dejar que hablen sus personajes, mostrar acontecimientos antes que emitir juicios sobre ellos; de ahí el auge de la literatura testimonial. Los autores más representativos serían: Luis Britto Garcia autor más innovador de la última generación de escritores en Venezuela en su obra se reflejan muchas las inquietudes que experimentan los autores de su generación en ese país y el resto de América latina. Su obra mas destacada es Rajatabla es un libro con base de testimonios y fragmentos que tratan temas relativos a los conflictos del hombre contemporáneo, mezclando elementos surrealistas con la ironía, cultura popular y coloquial. Isabel Allende: autora chilena analiza diferentes momentos de la historia chilena y América una de sus obras más destacada es La casa de los espíritus. Zoé Valdés: escritora cubana es una de las recién llegadas al mundo de la narrativa. Su primera novela Sangre Azul, data de 1993, y llega finalista del premio Planeta en 1996 con Te di la vida entera. Finalmente sobre el tema planteado de ¿Cómo ha evolucionado la temática narrativa latinoamericana en las ultimas décadas? Se puede decir que la evolución se ha producido en los diferentes periodos y que esta ha sido influenciada por los cambios sociales, en lo cual los autores han sido los representantes de las temáticas y tendencias. En conclusión sobre la narrativa latinoamericana se puede decir que esta ha llegado a ser la revelación del hombre nuevo, para lo cual los autores han sido los mayores influyentes y los cuales han caracterizado cada periodo con sus temáticas y tendencias, han llevado a que se produzcan los fenómenos más interesantes en el panorama literario latinoamericano de las ultimas décadas llevando a que se produzca un auge en la literatura.