Billar/Técnica/Tacada de la bola

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

La tacada o el ataque de la bola

Es el momento en el que se le imprime fuerza a la bola mediante el impacto del taco. Previamente se realizan los movimientos de limaje, o balanceos del taco, que no deben exceder 6 movimientos, teniendo en cuenta no mover otras partes del cuerpo para conseguir una tacada lo más precisa posible.

Las formas de ataque se clasifican fundamentalmente en tres:

Mate de bola

Se ejecuta golpeando la bola en su punto medio, ecuador, o un poco más abajo de este punto. El antebrazo en su movimiento pendular no se desplaza más de 6 centímetros hacia adelante para evitar que la punta del taco sobrepase la posición de la bola tacadora. Esta tacada se caracteriza por el corto recorrido del taco y de la bola tacadora y se usa preferencialmente en el juego corto de la modalidad de carambola libre y al cuadro.

Alargada

Es el golpe que se efectúa atacando la bola ligeramente por encima de su ecuador, o punto medio, para hacerla avanzar; o un poco por debajo de este punto para hacerla retroceder; en ambos casos con o sin la aplicación de efecto lateral.

Se debe observar que el taco avanza hasta la máxima flexión del codo en el momento de la tacada.

Alargado y avanzado

Con este golpe se consigue un largo recorrido y una mayor rotación de la bola tacadora. Ya sea colocando el casquillo del taco en la parte superior del ecuador para hacerla avanzar, o por debajo para hacerla retroceder.

Para ejecutar este golpe, el antebrazo avanza hasta tal punto que es necesario mover hacia adelante el codo para impulsar y hacer un mayor recorrido del taco. Esta ejecución es muy utilizada en la modalidad de billar artístico por la exigencia en los recorridos y las rotaciones.

Fundamentos de la tacada

Los balanceos que se realizan con el taco antes de golpear la bola deben ser lentos para asegurar una mayor precisión. Al balancear el taco, el antebrazo debe ejecutar un movimiento pendular de tal forma que éste permanezca lo más horizontalmente posible. Para que el taco permanezca en posición horizontal la muñeca debe realizar movimientos de abducción y aducción, es decir, hacia adelante y atrás, según la amplitud del balanceo.

No se debe flexionar ni extender la muñeca para evitar que el codo salga de la alineación y se presenten variaciones en la postura, esto hace posible apuntar correctamente logrando una buena ejecución en la tacada.

El impulso del taco debe producirse únicamente con el antebrazo, a excepción de las ejecuciones que requieren de gran velocidad en las que sí intervienen los movimientos del brazo.

En el momento de la ejecución o tacada el deportista debe adoptar una postura sólida con buena base de sustentación para evitar moverse y perder el punto de mira.