Alimentación infantil/Lactancia materna y colecho

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

Colecho es compartir la cama (la madre o ambos padres) con el bebé.

Compartir la habitación durante los primeros meses del bebé es una práctica arraigada en nuestro medio. Algunos padres también comparten la cama con el bebé (colecho); muchas veces es la madre quien comparte la cama con el bebé. Compartir la habitación o la cama y durante cuánto tiempo es una decisión que los padres han de tomar tras informarse de las ventajas e inconvenientes de cada opción.

Compartir la habitación con el bebé durante, al menos, los primeros 6 meses de vida es una práctica muy recomendable (tanto para lactantes alimentados con pecho como los que reciben fórmula láctea adaptada) por varias razones, una de ellas es que permite una más rápida detección y respuesta de los padres ante un evento del tipo de la apnea (cese de la respiración) y el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Situar la cuna del bebé junto a la cama (en sidecar) facilita la lactancia materna.

Ventajas del colecho[editar]

  • El colecho permite sincronizar mejor los ciclos sueño-vigilia de la madre y el bebé.
  • Facilita la toma de pecho a demanda.
  • Menos episodios de llanto.
  • Mejora la regulación de la temperatura corporal del bebé.
  • Contribuye al establecimiento y mantenimiento del vínculo.

Ir al comienzo

El colecho: ¿es una práctica segura?[editar]

Die drei gerechten Kammmacher Würtenberger 2.jpg

Si bien es cierto que facilitar la lactancia materna es un bien en sí mismo (y la lactancia materna es un factor de protección frente al SMSL), algunos expertos han advertido de posibles riesgos de accidentes (por sofocación o aplastamiento); por esto, en lo que se refiere a la prevención del SMSL, el colecho estaría contraindicado en estos casos:

  • Lactancia artificial.
  • Uno o ambos padres fumadores.
  • Uno o ambos padres consumen alcohol u otras drogas.
  • Uno o ambos padres se encuentran enfermos o muy cansados.
  • Uno o ambos padres son muy obesos.
  • Hacinamiento (también debe evitarse el calor ambiental elevado).

La práctica del colecho de forma segura requiere también disponer de una cama de dimensiones suficientes y colchón firme (no debe hacerse en camas pequeñas, en el sofá o con colchones blandos); también debe recordarse que hay que evitar el exceso de ropa para cubrirse, y no usar elementos como edredones o almohadas.

Una alternativa intermedia razonable sería compartir la cama con el bebé durante el tiempo que duran las tomas de pecho que coincidan con las horas de descanso de la madre, trasladando al bebé a su cuna cuando los padres se dispongan a dormir.

Ir al comienzo

Conclusiones[editar]

No se pueden dar recomendaciones en un sentido u otro ya que es una cuestión que cada familia deberá decidir, una vez conocidas las ventajas e inconvenientes.

Mientras que la recomendación de compartir la habitación (durante los primeros 6 meses) está apoyada por todos los expertos, la práctica del colecho no reune el mismo grado de consenso.

¿Qué opinan los expertos respecto al colecho?:

  • Algunos expertos lo recomiendan.[1]
  • Otros, parece que una mayoría, lo desaconsejan,[2][3] ya que no se han encontrado pruebas de que sea una práctica segura.[4]
  • Pero todos recomiendan que, si se hace, deben extremarse las precauciones y hacerlo de forma segura.[5][6][7]

Ir al comienzo

Referencias[editar]

Ir al comienzo

Para saber más[editar]

Ir al comienzo

Enlaces externos[editar]

Información general (pediatría, puericultura):

Blogs sobre alimentación y nutrición:

Estas direcciones se ofrecen a título informativo. No debe entenderse que las entidades citadas comparten alguna o ninguna de las recomendaciones de este texto.