Alimentación infantil/Impacto de la alimentación en la salud

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

Que la alimentación, y más ampliamente los hábitos alimenticios, influyen en la salud es algo evidente a simple vista y coherente con la experiencia común desde hace siglos. Otro asunto es que seamos capaces de concretar en qué alimentos, formas de alimentación u otras circunstancias concretas (factores) radica esa influencia.

Posiblemente no se trate de que los hábitos saludables den salud, sino, al contrario, que los no saludables resten salud; o, tal vez, ambas cosas sean ciertas. Sea como fuere, para adentrarse en este tema hay que simplificar, y con este objetivo van las tablas que se muestran a continuación, pero entiéndase que son solo un ejercicio de simplificación, eso sí basado en las evidencias científicas disponibles, de una cuestión muy compleja y no bien conocida.


Determinantes dietéticos de la salud[editar]

Un potente estudio científico publicado en 2014 en BMJ muestra que consumos mayores de frutas y vegetales están relacionados con riesgos de mortalidad menores (por cualquier causa, y especialmente por enfermedades cardiovasculares).[1]

Determinantes dietéticos de la obesidad[editar]

La obesidad es el resultado de un desequilibrio entre la ingesta y el gasto o consumo de energía, bien por un aumento de la ingesta o por un descenso del gasto, o, lo que es más frecuente, por ambas razones.

Vea a continuación la tabla (tomada de M. A. Royo Bordonada, 2013)[2] donde se enumeran los factores determinantes (probables o convincentes) de la obesidad relacionados con los hábitos alimentarios.

Factores Reducen el riesgo Aumentan el riesgo
Alimentarios • Alta ingesta de fibra
• Lactancia materna
• Bajo índice glucémico
• Alta ingesta de bebidas azucaradas: refrescos y zumos
• Alta ingesta de alimentos procesados altamente energéticos y pobres en nutrientes
• Alta densidad energética
• Alcohol
De comportamiento • 5 comidas al día
• Comer despacio
• Comer en familia
• Saltarse el desayuno u otras comidas
• Picar entre horas
• Comida rápida
• Comer fuera de casa
• Tomar porciones grandes
Ambientales • Alto nivel educativo
• Condiciones socioeconómicas adversas
• Marketing intensivo de alimentos procesados altamente energéticos y pobres en nutrientes

Índice glucémico: concepto que hace referencia a la rapidez con la que los carbohidratos de un alimento se digieren y absorben. Valores altos inducen una mayor y más rápida secreción de insulina, y finalmente, pueden promover nuevas ingestas de alimentos y favorecer la obesidad.[3]

La ingesta de bebidas azucaradas (por ej. refrescos, batidos, zumos, etc.) en cantidades importantes está cada vez más presente en la alimentación de los niños y jóvenes, y hay que destacar que este hábito está claramente asociado a la obesidad, más allá de que algunas investigaciones interesadas puedan ponerlo en duda.[4]


Ir al comienzo

Determinantes dietéticos del cáncer[editar]

Aproximadamente un tercio de todas las muertes causadas por cáncer podrían, tal vez, evitarse mediante hábitos alimentarios más saludables, cifra que podría subir hasta los dos tercios en el caso del cáncer colorrectal.[5]

Vea, a continuación, la tabla[2] en la que se enumeran los condicionantes dietéticos conocidos del cáncer.

Reducen el riesgo Aumentan el riesgo
• Actividad física
Dieta mediterránea
• Frutas y verduras frescas
• Cereales integrales
• Obesidad
• Alcohol
• Carnes rojas o procesadas
• Alimentos ahumados o salados
• Cocinar a temperaturas elevadas
• Cocinar con métodos que favorezcan el carbonizado de los alimentos, como la parrilla


Ir al comienzo

Determinantes dietéticos de la enfermedad coronaria[editar]

La relación entre ciertos hábitos dietéticos y la hipertensión arterial (ingesta de sal, por ej.) o los niveles de colesterol (por un lado, aumentándolos: ácidos grasos saturados, ácidos grasos trans y azúcares añadidos; por el otro, reduciéndolos: ácidos grasos poliinsaturados o monoinsaturados y ácidos grasos omega-3) son conocidos, y por lo tanto, sobre el riesgo cardiovascular.

Vea a continuación la tabla donde se enumeran los factores determinates de la obesidad relacionados con los hábitos alimentarios. [6]

Grado de la evidencia Reducen el riesgo Aumentan el riesgo
Fuerte Dieta mediterránea
Ácidos grasos monoinsaturados
• Verduras
• Nueces
• Dieta prudente
• Dieta de alta calidad
Ácidos grasos trans (grasas hidrogenadas)
Índice glucémico elevado (alimentos elaborados con cereales refinados o azúcarez añadidos)
• Carga glucémica elevada (comidas a base de alimentos ricos en azúcares)
• Dieta occidental
Moderada • Fibra
• Cereales integrales
Ácidos grasos omega-3 procedentes del pescado
• Frutas
Betacaroteno procedentes de la dieta o suplementos
Vitaminas C y E procedentes de la dieta
Ácido fólico procedente de la dieta o suplementos
• Alcohol en cantidades moderadas
• Alcohol en cantidades elevadas
Débil Vitaminas C y E procedentes de suplementos
Ácidos grasos poliinsaturados
Ácidos grasos saturados
• Grasa total
• Carne
• Leche
• Huevos


Ir al comienzo

Referencias[editar]


Ir al comienzo

Para saber más[editar]


Ir al comienzo

Enlaces externos[editar]

Información general (pediatría, puericultura):

Blogs sobre alimentación y nutrición:

Estas direcciones se ofrecen a título informativo. No debe entenderse que las entidades citadas comparten alguna o ninguna de las recomendaciones de este texto.