Alimentación infantil/Enfermedad celiaca

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La intolerancia al gluten (enfermedad celíaca) obliga a llevar una dieta sin gluten toda la vida, y por lo tanto deberá vigilarse estrechamente la composición y etiquetado de los alimentos que se consumen. En este texto se ofrece simplemente un breve resumen informativo; quienes deseen o necesiten saber más deberán consultar a profesionales y fuentes de información fiables.

El tratamiento incluye la exclusión de por vida del gluten de la dieta de la persona celiaca, y siempre debe estar dirigido por profesionales (pediatra, gastroenterólogo infantil).[1][2]

La celiaca, hoy por hoy, no se cura, pero las persona celiacas pueden llevar una vida normal y plena en todos los sentidos, si mantienen el exclusión completa del gluten y una alimentación saludable en la que otros productos suplan a los alimentos excluidos.

¿Qué es el gluten?: es una fracción proteínica presente en el trigo (todas las variedades de Tritticum tales como trigo duro, espelta y kamut), el centeno, la cebada y la avena (y sus variedades híbridas).

¿Cuándo introducir el gluten en la alimentación del lactante sano?[editar]

Pese a que este es un tema aún controvertido, la recomendación más sensata, y aceptada por la mayoría de los expertos, es no darlo antes de los 4 meses ni después de los 7. La introducción del gluten no debe interferir en la lactancia materna, por lo tanto debe recordarse que la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses es la mejor opción nutricional en los bebés que toman pecho. A partir de los 6 meses debe comenzarse con la alimentación complementaria.

La recomendación, recientemente puesta en circulación entre los lactantes con lactancia materna, de que estos reciban pequeñas cantidades de gluten (cereales con gluten) antes de los 6 meses, basada en un supuesto papel protector respecto a esta enfermedad, no se ha confirmado como correcta y, por tanto, debe abandonarse.[3]

La recomendación práctica para todos los lactantes (los que toman leche materna y los que toman fórmula láctea) es, por tanto, que introduzcan los cereales con gluten hacia los 6 meses de edad.[4][5][6]

¿Qué alimentos pueden consumir las personas con intolerancia al gluten?[editar]

Mecanismo de producción de la enfermedad celiaca

Pueden consumir los alimentos que de forma natural no contienen gluten y aquéllos que son manufacturados excluyendo el gluten de forma expresa para que puedan ser aceptables para las personas celiacas.[7]

Alimentos que de forma natural no contiene gluten[editar]

  • Leche.
  • Carnes y pescados no procesados.
  • Huevos.
  • Legumbres.
  • Patatas.
  • Frutas, verduras y hortalizas.
  • Cereales sin gluten: maíz, arroz, mijo y sorgo.

Alimentos que deben evitarse[editar]

Trigo, cebada, centeno y avena

El consumo continuado de pequeñas cantidades de gluten puede dañar de forma grave la mucosa intestinal. Debe evitarse consumir:[7]

  • Harinas, pan, pasta, galletas, etc. elaboradas con los cereales señalados.
  • Como norma general deben evitarse productos a granel y manufacturados de forma artesanal.
  • Muchos alimentos procesados pueden llevar también ingredientes derivados del trigo, como por ej. algunas salsas y derivados. Ver la lista de ingredientes sospechosos a evitar, más adelante.

Además, tenga precaución en estos casos:[7]

  • Posible contaminación inadvertida con gluten en bares y restaurantes, comercios y supermercados en general, al coexistir productos con y sin gluten.
  • Alimentos importados y en los viajes: los fabricantes pueden incluir ingredientes distintos según el país.


Alimentos que con
seguridad contienen gluten
Alimentos que pueden
contiener gluten
Alimentos sin gluten
• Pan y harinas de trigo, cebada, centeno, avena y triticale
• Bollos, pasteles, tartas y demás productos de pastelería normal
• Galletas, bizcochos y productos de repostería
• Pasta: fideos, macarrones, tallarines, etc. y sémola de trigo
• Leches y bebidas malteadas
• Bebidas destiladas o fermentadas a partir de cereales: cerveza, whisky, agua de cebada, algunos licores
• Productos manufacturados en los que entre sus ingredientes estén: almidones, féculas, etc.
• Embutidos: mortadela, chorizo, etc.
• Productos de charcutería
Quesos fundidos de sabores
• Patés diversos
• Conservas de carnes o pescados en distintas salsas
• Caramelos y gominolas
• Sucedáneos de chocolate, de café y otras bebidas de máquina
• Helados
• Frutos secos tostados con sal
• Colorante alimentario
• Leche y derivados
• Todo tipo de carnes frescas o congeladas; cecina, jamón serrano o cocido de calidad extra
• Pescados frescos o congelados, conservas al natural o en aceite
• Huevos
• Verduras y hostalizas
• Arroz, maíz y tapioca
• Legumbres
• Azúcar, miel
• Aceites, mantequilla
• Café en grano o molido, infusiones
• Refrescos
• Vino
• Frutos secos naturales o fritos
• Sal, vinagre, especias en rama y grano


Ir al comienzo

Etiquetado de los alimentos para celíacos[editar]

El consumo de alimentos procesados conlleva asumir ciertos riesgos potenciales; debe comprobarse siempre la relación de ingredientes de la etiqueta, y hacerlo en cada ocasión en que se compre, no se fíe ya que la composición de los productos puede variar sin previo aviso.

Los siguientes ingredientes pueden contener gluten: almidón, almidones modificados (E-1404, E-1410, E-1412, E-1413, E-1414, E-1420, E-1422, E-1440, E-1442 y E-1450), amiláceos, aromas, cereales, especias, espesantes, fécula, fibra, gluten, harina, hidrolizado de proteínas, jarabe (o extracto) de malta, levadura, malta, proteína vegetal.[8]

Las normas sobre etiquetado de alimentos en Europa obligan a:[9]

  • Indicar claramente en los alimentos envasados si contienen como ingredientes cereales con gluten.
  • Así mismo, el empleo de la indicación "sin gluten" cuando se haya comprobado que contienen menos de 20 mg de gluten por kilogramo de producto, o "muy bajo en gluten" cuando el contenido de gluten es menor de 100 mg/kg; debe advertirse que estos últimos pueden no ser apropiados para todas las personas con intolerancia al gluten. En esta web (simbología de los productos para celíacos) puede consultar el significado y valor de los símbolos usados en los "alimentos para celíacos".


Ir al comienzo

Preguntas frecuentes[editar]

¿Debe excluirse el gluten de la alimentación de un bebé si su madre es celiaca?[editar]

En principio, no.[10]

Debe recordarse que en estos bebés, al igual que en todos los demás, la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses, es, sin la menor duda, la mejor opción nutricional. Para los bebés que no toman leche materna, en general se recomienda que la introducción del gluten no sea antes de los 4 meses de edad ni más allá de los 7 meses, y esta recomendación vale también para los bebés de madres celiacas.

Excluir el gluten en un bebé sólo por el hecho de que su madre sea celiaca no tiene ningún efecto favorable sobre el niño: enmascara y retrasa el diagnóstico si realmente fuera celiaco, y elimina de forma innecesario alimentos importantes para cualquier niño.

No obstante, sí hay que realizar ciertos controles y seguimiento ya que los familiares en primer grado de personas celiacas tienen un riesgo aumentado de padecer la enfermedad. Al bebé de una madre celiaca es recomendable hacer un estudio analítico genético: si el bebé no tiene el perfil de riesgo (DQ2, DQ8) se excluye de forma definitiva el riesgo de padecer la enfermedad. Si el perfil genético es positivo, hay que hacer un seguimiento más estrecho vigilando la aparición de síntomas y realizando estudios analíticos a determinadas edades.

¿Necesitan los celiacos usar cremas exentas de gluten?[editar]

No.[11]

Aunque numerosos productos dermatológicos y cosméticos contienen gluten o derivados, su uso por parte de los pacientes con celiaca no entraña riesgos por lo que al gluten se refiere. Para que el gluten dañe a un niño celiaco ha de ingerirlo, el mero contacto con la piel no desencadena los síntomas celiacos. Otra cosa es que determinado producto dermatológico, tenga o no gluten, irrite o cause dermatitis de contacto, pero esto es algo que puede ocurrir en cualquier persona y con cualquier producto, independientemente de la enfermedad celiaca y del gluten.

¿Es bueno excluir el gluten de la dieta en una persona no celiaca?[editar]

No, rotundamnente no.[12]

Esto va por modas; ahora toca la de excluir el gluten aún no teniendo intolerancia al mismo (o sea, sin tener celiaca). La demonización del gluten no tiene ningún fundamento científico: excluir el gluten en una persona no celiaca, no ayuda a adelgazar, no es más saludable, puede favorecer déficits nutricionales si por ello se excluyen cereales o productos elaborados con éstos, y, además es más caro. Este bulo, esta mentira científica se ha extendido a la par que el de las pretendidas pruebas de tolerancia o intolerancia a determinados alimentos; tampoco éstas han acreditado fiabilidad, precisión ni validez científica ninguna, y, por el momento, solo han conseguido enriquecer a sus fabricantes y promotores y excluir de forma innecesaria determinados alimentos de la dieta de muchos miles de personas.


Ir al comienzo

Referencias[editar]


Ir al comienzo

Para saber más[editar]

Ver en Wikilibros: Alimentación infantil: para saber más.


Ir al comienzo

Enlaces externos[editar]

Información general (pediatría, puericultura):

Blogs sobre alimentación y nutrición:

Otros:

Estas direcciones se ofrecen a título informativo. No debe entenderse que las entidades citadas comparten alguna o ninguna de las recomendaciones de este texto.