Reconocimiento histórico de la Bibliotecología

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Reconocimiento histórico de la Bibliotecología[editar]

Tabla de contenido[editar]

Historia de la Bibliotecología: Pasado, Presente y Porvenir.[editar]

Ciencias Sociales y Humanas.[editar]

Corrientes teóricas de la bibliotecología y de la información: un acercamiento socio histórico a los fundamentos de la disciplina.[editar]

Nuevos tiempos, nuevos lugares y nuevos perfiles en bibliotecología.[editar]

Referencias.[editar]

Historia de la Bibliotecología: Pasado, Presente y Porvenir.[editar]

Daremos comienzo a éste primer capítulo “Historia de la Bibliotecología: Pasado, Presente y Porvenir”, se llevaran a cabo un rastreo por diferentes fuentes documentales, junto con la observación de vídeos; dicho material permitiría ir aclarando el panorama de la Bibliotecología a nivel personal y pasará a formar parte de una construcción colectiva en el ámbito académico del curso fundamentos de la información propio e la EIB (escuela interamericana de bibliotecología), por ello se observa con especial importancia, comenzar hablando de cómo éste campo de estudio guarda relación con las ciencias sociales y humanas.

Ciencias Sociales y Humanas.[editar]

Tenemos que la ciencia es un término que designa toda clase de estudios organizados de manera sistemática, la cual se ha desarrollado a lo largo del tiempo y el espacio, buscando responder a la necesidad que tiene el ser humano por comprenderse a sí mismo y a sus semejantes, junto con aquellos fenómenos que suceden en su entorno.

En este punto podemos mencionar que la ciencia es una forma de trabajo, la cual exige disciplina mental, limpieza y claridad en las ideas, son procesos dados por medio de representaciones mentales y abstracciones sobre las cosas u objetos, siendo así encontramos unas características de vital importancia para su desarrollo:

  1. Es un sistema de conocimientos sobre una parte de la realidad.
  2. Tiene un objeto de estudio determinado.
  3. Sus conocimientos son verdaderos
  4. Sus conocimientos son justificados.
  5. Posee un cuerpo teórico de este modo cabe resaltar que, para Mario Bunge (filósofo argentino), la ciencia tiene dos significados, uno concreto y otro abstracto, donde el primero se le ha designado el proceso de investigación y al segundo su resultado.

Ahora bien, si la ciencia requiere de una organización mental para ir buscando establecer un orden en el procedimiento, la ciencia entonces también será aquella que se encargue de observar con cuidado las experiencias y los fenómenos, permitiendo de esta forma la construcción de un discurso descriptivo de los mismos y con ello gestar un lenguaje lógico matemático que permita comparar la información obtenida con otros sistemas de conocimiento.

Después de describir a groso modo qué es la ciencia y como se puede organizar esta área del conocimiento; aquí emplearemos un par de los siguientes apartados para definir las ciencias sociales y humanas y su relación con la bibliotecología.

En un inicio se define a las ciencias sociales como aquellas que trabajan con la realidad social, donde se tiene como objeto de estudio al hombre, a sus creaciones y en particular aquellos fenómenos sociales por los cuales se verá permeado durante toda su existencia, es decir qué; primero busca descifrar en gran medida el comportamiento de aquellos seres con capacidad de comunicarse por medio del uso del lenguaje dado por medio de la creación de símbolos, de caracteres orales o escritos y como a raíz de ello permite la construcción del ser social.

Por lo anterior podemos decir que es interdisciplinar, las ciencias sociales y humanas son un conjunto de áreas del conocimiento en aras de dar respuesta a las diferentes realidades pasadas y existentes de aquellos seres con capacidad de comunicarse mediante el uso cotidiano del lenguaje, de los códigos o de aquellas abstracciones mentales, las cuales, estarán constituidas en principio por símbolos y sonidos, señas o imágenes, todas en función de fomentar el nacimiento de un ser social y junto con él la comprensión de unos hechos fenomenológicos para su crecimiento y desarrollo a través del tiempo.

Aquí la bibliotecología desempeñaría un rol fundamental en la historia, al constituirse como un centro de conocimiento y desarrollo, gracias a la recopilación de información, hipótesis y teoría de diferentes personas, quiénes según su experiencia y sus aprendizajes, se darían a la tarea de generar conocimiento, reformular y replantear postulados, desde una perspectiva crítica constructiva en función del crecimiento de la humanidad. Ahora bien, para ejemplificar lo anterior en un espacio más inmediato, cabe resaltar como hoy día en nuestro territorio nacional colombiano, se busca lograr una mayor responsabilidad histórica desde la reflexión con base en la memoria de cada ciudadano, la cual puede gestarse desde una motivación, un interés o transgresión.

De este modo se observa con especial interés mencionar como la función de la biblioteca ha cambiado en la historia y para ello consideramos de suma importancia mencionar las primeras actividades qué desempeñarían las personas al interior de dicho recinto, estamos hablando entonces de los bibliotecarios, quienes en sus inicios sólo se encargaban de recopilar, organizar, y sistematizar la información de su población en aspectos económicos, políticos, geográficos, sobre la cantidad de bienes que tenían, entre otros, sólo con el fin de tener esta sin algún fin en particular  y para registrar extras se usan distintos materiales entre ellas encontramos el grabado en piedra y arcilla el papiro el pergamino, Esta parte correspondería a la Edad Antigüedad XVIII.

En el siglo XIX el bibliotecario sigue conservando ciertas funciones básicas comprendidas por la recopilación, la organización y la sistematización de documentos, textos y libros propios de su cultura o aquellos adquiridos por los viajeros o foráneos. Además, algunos textos comenzaron a transcribirse al pergamino en la biblioteca de pergamo, al ser este un material con mayor resistencia, sin embargo por esta época se da también la invención de la imprenta, artefacto que permitiría reproducir estos textos con mayor facilidad y de forma masiva, haciendo la función del escriba se devaluara, este artilugio comienza a generar un status social, ya que, por un lado quién tuviera más libros era considerado un sabio, puesto que no todos sabían leer y por el otro lado permite aumentar la economía, la adquisición de dinero en poco tiempo, puesto que, si antes un escribano  se podía tardar un año en escribir un libro para luego venderlo, ahora con la imprenta su reproducción se haría en menos tiempo y por ende su venta.

Continuando con este breve recorrido histórico de la biblioteca y el bibliotecario a través del tiempo, vemos como en siglo XX Se comienzan a fabricar los primeros discos duros, capaces de almacenar muchos datos en un medio diferente a los ya mencionados como lo fue la piedra, el papiro y el pergamino, donde se consignaron cuanto pensamiento se quisiera, sin embargo esta época data también como el uso de las herramientas tecnológicas informáticas, comienzan hacer otro hecho histórico cognoscible, capaz de sistematizar la información, haciendo prescindir en gran medida el uso de las bibliotecas y el que hacer bibliotecario. De esta forma obliga al profesional el repensarse nuevos procesos de orientación y acompañamiento en la búsqueda de temas de interés en virtud de la humanidad; cabe resaltar en este apartado que, las primeras bibliotecas se constituyeron a partir de la escuela chicago y de la segunda guerra mundial.

Siendo así, tenemos un último momento histórico aún en desarrollo, Estamos hablando de la contemporaneidad espacio de tiempo donde ya las tecnologías de la información son usadas también para la comunicación Tics esta forma permite el acceso, el intercambio y la transferencia no sólo de información sino también de conocimiento de una forma más rápida, ya que permite contrastar distintas posiciones de todo el mundo.

Corrientes teóricas de la bibliotecología y de la información: un acercamiento socio histórico a los fundamentos de la disciplina.[editar]

A través del tiempo la información y la bibliotecología han cambiado tanto como les ha sido posible, en un inicio la información tan sólo estaba constituida por datos carentes de significado, mas no sentido pues serán la base del lenguaje para querer comunicar una idea, un pensamiento, una emoción una percepción de sí y de su entorno o con la virtuosa intensión de generar la reflexión en el ser humano. Está claro entonces que sólo se buscaba plasmar está en algún material tangible y perceptible a los sentidos de sus congéneres.

La bibliotecología de igual forma en sus comienzos fue denominada como la biblioteconomía, la cual, sólo respondería a unas necesidades socioculturales básica de la época, ya que, era muy importante ir registrando aquellos datos la economía local e ir administrando los bienes muebles e inmuebles de cada individuo, para su posterior venta o intercambio; con ello se gesta la construcción de normas para la convivencia, junto con leyes y políticas de región y de estado, que pretendían mediar estás interacciones socioculturales del momento, en virtud de un crecimiento ecuánime, próspero y justo, sin embargo esta visión estaba bastante alejada del ideal de algunos, ya que, para algunos esta disciplina junto con otras ciencias no tenía mayor trascendencia en su comunidad debido al limitado acceso a la educación para aprender a leer y escribir, este formación solo beneficiaba a unos cuantos sectores como el clero, el papado, los reyes, los faraones y los feudos quienes gobernaron gran parte la antigüedad, de la edad media y moderna.

Ahora bien, si en las épocas ya mencionadas, se contaba con unas deficiencias educativas para aprender a leer y escribir, hoy día este aspecto negativo se ha logrado reducir en gran medida, gracias al estímulo de aquellas habilidades cognitivas en primer orden, mediante el uso de técnicas pedagógicas y de formación constante, junto con el apoyo de las tecnologías modernas y contemporáneas para el acceso y la difusión del aprendizaje. Sin embargo, nos enfrentamos a otras problemáticas de la época, las cuales, llamaríamos, deficiencias cognoscitivas de segundo orden, con lo anterior, haremos especial hincapié en la incapacidad del ser humano, para comprender lecturas o escritos con un contenido amplio de épocas pasadas y de la actual, es decir, la tarea de hoy día se enfocará en resolver aquellos asuntos semióticos y semánticos de la comprensión lectora y de la escritura, para Para la generación de un día a la cual conocemos como los nativos digitales.

Este enfoque para resolver aquellas deficiencias cognoscitivas a las que llamamos de segundo orden, nos obligó el repensarnos como ciudadanos, ya que, aunque tenemos acceso a grandes cantidades de información mediante el uso de las diferentes tecnologías para el aprendizaje y el conocimiento (TAC), aún carecemos de dar un uso adecuado a dichas herramientas y lograr así un equilibrio con el resto de la humanidad y en aras de reducir las grandes diferencias sociales, económica y política de nuestro país.

Por tal razón nos atreveremos en confirmar que, está la sociedad sumergida en unas constantes interacciones virtuales, fomentando el crecimiento como personas, como sujetos, como individuos y ciudadanos del territorio nacional, descripción que hace referencia a una cibercultura aún en desarrollo, ya que, aquéllas normativas de uso, dadas para la interacción tecno sociocultural de dicho entorno, todavía son confusas, para una humanidad inmediatista y demasiado densas, para una sociedad que guarda un afán desmedido, por empoderarse en el uso de las nuevas tecnologías para información y la comunicación (TIC), sin antes adquirir técnicas para el aprendizaje del conocimiento (TAC).

Nuevos tiempos, nuevos lugares y nuevos perfiles en bibliotecología.[editar]

Para resolver este punto de la forma más práctica posible, se llevó a cabo una entrevista a un egresado de la escuela Interamericana de bibliotecología (EIB) de la Universidad de Antioquia, conocimos entonces al Señor Carlos Arturo Arias Montoya, quién tras sus 24 años de experiencia,  ejerció distintas labores bibliotecarias en la biblioteca de su pueblo. En la actualidad desempeña funciones bibliotecológicas como investigador de la red iberoamericana de terminología y .como sujeto activo en la asociación de egresados de la escuela Interamericana de bibliotecología (ASEIBI) y del Colegio Colombiano de Bibliotecología (ASCOLBI), entre otras. Logros que de una forma significativa han aportado en gran medida a su vida académica y profesional, ampliando su enfoque socio humanístico y político como ciudadano y bibliotecólogo, aspectos los cuales han sido piezas claves para su formación y desempeñarse hoy día cómo subdirector de contenidos de la biblioteca pública piloto.

Don Carlos es una persona que siempre a estado interesado en los ámbitos educativos y de formación. Comienza como director de la biblioteca municipal del lugar donde nació donde ejerció sus labores como bibliotecario, pero antes de ello, tiene un proceso como bibliotecario comunitario del barrio donde vivió y de este modo comienza a desarrollar sus habilidades socio comunitaria con las personas del lugar, realizando actividades y jornadas de lectura.

Menciona también ser una persona interesada por la lectura con el ánimo de fomentar el pensamiento crítico y constructivo de las personas con quien en su momento tenga contacto, además resalta de un marcado amor por la terminología, puesto que, es una característica fundamental en el desarrollo del lenguaje, ya que, permite una comunicación asertiva a nivel interdisciplinar dentro de las diferentes áreas del conocimiento (ingeniería, filosofía, psicología, artes, entre otras) y a su vez mediar la multidisciplinariedad por la cual se conforman las ciencias sociales, humanas y artísticas, es decir. La terminología le ha permitido dar a conocer que, al gozar de un lenguaje en común, hay un nivel de comprensión mayor y una adecuada aplicación de los conocimientos adquiridos durante la formación académica y profesional en el medio que interesa a cada persona.

Ahora bien, en la formación académica y profesional, encontramos importante definir aquellos aspectos los cuales definen en gran medida el perfil de un profesional, se destaca entonces la comprensión del conocimiento, pero para ello es fundamental el reconocimiento del otro como persona, como sujeto y ciudadano, sin pasar por alto la existencia de las herramientas ofimáticas y de las base de datos, además de sistemas de clasificación y de modelos ontológicos para la búsqueda y recuperación de la información y la inteligencia artificial (IA), que existen modelos de lectura.  

  • Habilidades y competencias en el manejo de herramientas técnicas y métodos para lo técnico.
  • Habilidades y competencias en procesos comunicativos e interactivos y de mediación.
  • Mediar la formación de sujetos políticos de cara a una reflexión constante de acuerdo a la información obtenida de los diferentes medios de comunicación.
  • Fomentar ciudadanos críticos constructivos en aras de formar parte de la sociedad en función de mejorar las condiciones y la calidad de vida de cada persona.

Para ir finalizando don Carlos nos menciona a groso modo, aquellos campos de acción en los cuales el bibliotecólogo puede desempeñarse y ejercer sus funciones, siendo tenemos los siguientes:

  • Aspectos educativos dentro de instituciones públicas o privadas.
  • Como gestores culturales a nivel de las bibliotecas escolares, universitaria y públicas.
  • Como investigador de aquellas instituciones donde la transferencia de información y de conocimiento es la base de todo proyecto ciudadano.
  • La industria no es ajena al profesional en bibliotecología ya que puede participar en aquellos procesos archivísticos y documentales de esta.
  • Asesores políticos o consultores.
  • Veedores de la reconstrucción histórica (conflicto armado) con base en la memoria de cada persona quien vivió esta circunstancia en algún momento de su vida.

Referencias[editar]

  • AeJandro , J. R. (s.f.). 13 motivos para hablar de cibercultura para hablar de cibercultura. Bogotá - Colombia: Libros Arena.
  • Alfaro López, H. G. (jul. - dic. de 2011). Elogio de la historia de la bibliotecología. (C. U. Bibliotecológicas, Ed.) Revista Bibliotecas, XXIX(2), 1 - 11.
  • Annaud, J.-J. (Dirección). (1986). El nombre de la Rosa [Español Latino] [Película]. https://youtu.be/nf3InIKCFA4
  • Antonio, A. M. (1 de diciembre de 2016). Las humanidades digitales y sus convergencias con la bibliotecología. Revista digital universitaria, 17(12), 1 - 10. ISSN:1607 - 6079
  • Ayala Pérez, T. (2016). MEMORIA VERSUS OLVIDO: LA PARADOJA DE INTERNET. (U. d. Talca, Ed.) UNIVERSUM, 31(1), 31 - 43.
  • Camejo, I. G. (sep. - dic. de 2000). Algunas reflexiones sobre el concepto de información y sus implicaciones para el desarrollo de las ciencias de la información. 8(3), 201 - 207. ISSN:1024-9435
  • CJE (Dirección). (2017). O Campo da Documentação/Ciência da Informação: origem, desenvolvimento e perspectivas de ensino e pe [Película]. Obtenido de https://youtu.be/E1OTzYQTKnE
  • Columbié, R. L. (Oct - Dic de 2015). La Bibliotecología en dos tiempos. Revista Cubana de Información en Ciencias de la Salud, 26(4), 1 - 11. ISSN:2307-2113
  • DOCUMENTALIA (Dirección). (2016). Los escribas del Antiguo Egipto - Documental [Película]. Obtenido de https://youtu.be/XfCo72BnvLI?list=LLI-o2OhAQfj6MsCayYic4-A
  • DUQUE CARDONA, N. (2014). EL SENTIDO DE LA BIBLIOTECA PÚBLICA. 1 - 19.
  • DUQUE CARDONA, N. (2018). LA DESIGUALDAD, UN SUCESO NO AJENO A LA BIBLIOTECA: FUNCIONES SOCIALES OLVIDADAS. Congreso Internacional Diálogo Intercultural en el Abya Yala, América Latina y el Caribe, Arte, Educación y Acción Comunitaria., (págs. 1 - 29). SANTA MARTA.
  • Escobar, H. (s.f.). Difusión del libro y la lectura. En H. Escobar, Historia de las Bibliotecas (págs. 254 - 431).
  • Guitiérrez Rodríguez, A. (1999). Capitulo 1. Las Ciencias Sociales. En A. Guitiérrez Rodríguez, Ciencias Sociales Una Introduccion a las Disciplinas del Hombre. (pág. 200). México: Edere, S. A. de C. V.
  • Lopera L., H. (s.f.). Los estudios de la Cibercultura.
  • Mendlovic Pasol, B. (mayo - agosto de 2014). ¿Hacia una “nueva época” en los estudios de memoria social? (U. N. México, Ed.) Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, LIX(221), 1 - 19. ISSN:0185-1918
  • Morales López, V. (2008). La bibliotecología y estudios de la información: Análisis historico conceptual. México D.F.: COLEGIO DE MÉXICO, A.C. ISSN:978-968-12-1386-2
  • Mosterín, J. (1993). Filosofía de la cultura. En J. Mosterín, Filosofía de la cultura (págs. 15 - 33). Madrid: Alianza Editorial, S. A. ISSN:84-206-2753-4
  • Percival, B. (Dirección). (2013). La ladrona de libros Pelicula completa [Película]. https://youtu.be/3e458ZmfEZU
  • Quintero Castro, N., Giraldo Lopera, M. L., Bernal Vinasco, I. C., Viana Arango, C., & Taborda Ortiz, J. G. (2 de Jul - Dic de 2009). Identificación de las ciencias de la información documental. Revista Interamericana de Bibliotecología, 32(2), 195 - 229. ISSN:0120-0976
  • raicesdeeuropa (Dirección). (2014). Grandes bibliotecas en la Antigüedad. Nínive y Pérgamo. Eva Tobalina [Película]. https://youtu.be/eVe0LlKUqUk?list=LLI-o2OhAQfj6MsCayYic4-A
  • Rendón Rojas, M. Á. (enero/abril de 2008). Ciencia Biliotecológica y de la información en el contexto de la ciencias sociales y humanas. Epistemología, metodología e interdisciplinariedad. (C. U. UNAM., Ed.) INVESTIGACIÓN BIBLIOTECOLÓGICA, 22(44), 65 - 76.
  • Ricaurte Quijano, P. (julio-diciembre de 2014). Hacia una semiótica de la memoria. (I. T. México, Ed.) En-claves del Pensamiento, VIII(16), 31 - 54. ISSN:1870-879X
  • Ríos Ortega, J. (2014). El concepto de información: dimensiones bibliotecológica, sociológica y cognoscitiva. Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas y de la Información de la UNAM, 28(62), 1 - 13.
  • Sociais, U. -C. (Dirección). (2017). Aula Magna do PPGARQ e PPGB - UNIRIO - 2º Sem. de 2017 [Película]. Obtenido de https://youtu.be/A-bXt_olzbE
  • Wallerstein, I. (1996). ABRIR LAS CIENCIAS SOCIALES. RED ACADÉMICA, 1 - 10.
  • Zeballos, C. (Dirección). (2014). La Biblioteca de Alejandría - con Carl Sagan [Película]. Obtenido de https://youtu.be/zuFQZWNQUXA?list=LLI-o2OhAQfj6MsCayYic4-A