Quehacer Científico Sección 02 Ago Oct 15/Ciencia y tecnología: su impacto en la sociedad

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

Ciencia y Tecnología: su relación histórica[editar]

Conceptos[editar]

Ciencia 
palabr proveniente del latin scire, "saber". La ciencia es aquella rama del saber que se centra en el estudio de cualquier tipo de fenómeno y en la deducción de los principios que la rigen, según una metodología propia y adaptada a las necesidades del ser humano.
Tecnología 
El término tecnología, proveniente del griego techne, "arte,técnica u oficio" y logía, "estudio". La tecnología se define como el conjunto de medios, técnicas y actividades mediante los que el ser humano persigue la alteración y la manipulación de su entorno.

Siendo ciencia el ‘estudio’ y la tecnología los ‘medios perseguidos para dicho estudio’ se puede decir que son interdependientes.


Relación Histórica[editar]

Tanto la ciencia como la tecnología se remontan a la era prehistórica. Desde la necesidad de alimentarse y calentarse hasta la elaboración de herramientas hechas de piedra y, el descubrimiento y utilización del fuego; desde la necesidad de describir cantidades, magnitudes y formas hasta la creación de los números y el lenguaje; desde la necesidad de sobrevivir hasta la invención de la medicina (como practica de diagnosticar y tratar enfermedades).

Prehistoria[editar]

Edad de piedra, bronce y hierro (2,85 millones a.C.- 100 a.C.) 
Denominada edad de piedra por los hallazgos de utensilios hechos de piedra tallada como lanzas y hachas de mano.
Edad de bronce (3,000 a.C.- 1,000 a.C.) 
En este periodo se destacó el bronce en la confección de armas, joyas, utensilios domésticos, etc.
Edad de hierro (1,000 a.C.- 100 a.C.) 
Las armas y utensilios de bronce son eventualmente sustituidas por mejores hechas de hierro. Se militarizan las armas
Arcos y flechas, agujas, lámparas de aceite, el desarrollo de métodos y técnicas de la agricultura, diques, canales

Edad Antigua[editar]

Cultura Mesopotámica 
La rueda para facilitar la transportación. La invención de la escritura cuneiforme. La creación de formas de medir.
Cultura egipcia 
La construcción de diques en la cuenca del rio Nilo para evitar la inundación de las cosechas, canales para cuando la lluvia era escasa. La invención del papel.
Cultura Griega 
Innovaciones en los campos de la física, navegación marítima, topografía y muchos más. El primer mapa del mundo, poleas, palancas, bombas, ruedas dentadas, reloj de agua, tornillo hidráulico.
El imperio romano 
Baños, acueductos, alcantarillados, molino de agua, la mejora de la catapulta y la jabalina.
El calendario utilizado hoy en día es el gregoriano que proviene del calendario juliano el cual es una reformación del calendario romano.

Edad Media[editar]

La pólvora, armas de fuego como las pistolas, morteros y cañones. Rueda de hilado, brújula, herradura, reloj, la imprenta.

La revolución científico-tecnológica. El nuevo paradigma tecno-económico[editar]

Tecnologías: factores de impacto y cambio. La innovación tecnológica[editar]

La transferencia de tecnología[editar]

“Proceso de transmisión científica, tecnológica, del conocimiento, de los medios y de los derechos de explotación, hacia terceras partes para la fabricación de un producto, el desarrollo de un proceso o la prestación de un servicio, contribuyendo al desarrollo de sus capacidades.”

En este sentido, la transferencia de tecnología es una alternativa para rentabilizar la inversión realizada en la concepción y desarrollo de una invención patentable cuando no se puede, o no compensa económicamente, llevar a cabo con garantías su producción (total o parcial) y posterior distribución comercial, o su implantación en el proceso productivo.

La tecnología apropiada[editar]

La llamada tecnología apropiada es la que se adapta a las circunstancias ambientales, étnicas, socioeconómicas y culturales de los usuarios. Las tecnologías apropiadas son adecuadas a la realidad de los países en vías de desarrollo en tanto requieren de menor inversión de capital y mayor dedicación de mano de obra. No buscan ser de última generación porque apuestan a que nuestra generación no sea la última. Por eso dialogan y trabajan junto con los conocimientos tradicionales, los saberes populares y tienen horizontes de amortización de largo plazo. Por eso problematizan y dialogan con el uso socialmente apropiado de las nuevas tecnologías poniéndolas a prueba en su capacidad de ser adaptables y accesibles para el uso de las mayorías.

Evaluación de la tecnología[editar]

La evaluación de la tecnología es un ejercicio analítico consistente en valorar información, conocimiento y resultados experimentales en función del impacto que tiene sobre la tecnología de la organización, tanto la desarrollada internamente como la que pueda adquirirse externamente.

Cuando estamos hablando de evaluación tecnológica, y si como gestores tecnológicos nos enfrentamos a esta tarea, es importante conocer que tenemos una predisposición natural a evaluar y por lo tanto a incluir nuestras experiencias pero también nuestras emociones en dicho proceso. Las emociones se trasladan y se muestran durante el proceso de evaluación en frases como “yo creo que…” “a mi me parece…” “pienso que…” o incluso en actitudes del tipo defensivas o amenazantes por parte del evaluador tecnológico

Ciencia y tecnología y su impacto en la sociedad[editar]

Los seres humanos nos hemos enfrentado siempre al reto, teórico y práctico a la vez, de aumentar nuestros conocimientos y de transformar la realidad circundante y así hemos ido acumulando saberes sobre el entorno en el que vivimos. Este conjunto de conocimientos que las personas tenemos sobre el mundo, así como la actividad humana destinada a conseguirlos, es lo que denominamos ciencia (deriva del latín "scire" que significa: saber, conocer; su equivalente griego es "sophia", que significa el arte de saber).

Decía Kant que una de las mejores formas de alcanzar la liberación del ser humano es a través del conocimiento, esto se vuelve particularmente cierto en el caso de la ciencia. Pues es la única llave cultural de la que dispone la humanidad para librarse de los grilletes de la superstición.

Los conocimientos científicos y tecnológicos requieren largos plazos para su desarrollo así como también requieren el acceso al conocimiento ya desarrollado que se encuentra cada vez en mayores barreras por los procesos crecientes de privatización y patentamiento. La difusión de tecnologías concebidas para determinados ambientes sociales, culturales y económicos no necesariamente operan en forma similar al trasladarse a otros ambientes ya que los impactos positivos y negativos, son aspectos que debe ser evaluados en cada circunstancia de su aplicación y difusión.

La tecnología se propone mejorar u optimizar nuestro control del mundo real, para que responda de manera rápida y predecible a la voluntad o el capricho de la sociedad, aunque no siempre sea en su beneficio. La tecnología es también la provincia de la industria y de la empresa comercial; para nada sirve si sus productos no responden a las necesidades de los consumidores. Tradicionalmente la tecnología ha progresado por el método empírico del tanteo y ha estado a la vanguardia en muchos campos que posteriormente adquirieron una sólida base científica. Se dice que los efectos la tecnología constituyen un "impacto". La tecnología derrama sobre la sociedad sus efectos ratificadores sobre las practicas sociales de la humanidad, así como sobre las nuevas cualidades del conocimiento humano.

Dimensiones sociales sobre las que impacta la ciencia[editar]

La ciencia impacta de diversas formas como lo son:

  • Economica
  • Politica
  • Comunidad (como lo son es aspectos civiles)
  • Dominios institucionales especializados (salud, educacion, ley, bienestar y sefuridad social)
  • Individuos y poblacion
  • Ciencias y valores

Adecuación de la ciencia y la tecnología a las instituciones y al proceso de formación profesional[editar]

Formación y procesos de innovación, desarrollo y transferencia tecnológica

Las más innovadoras experiencias a nivel regional en materia de formación, conciben a ésta como parte de un conjunto de acciones de transferencia tecnológica, tanto de trabajo como de producción, adaptación e innovación. Esto está marcando un viraje tanto conceptual como metodológico en la acción de instituciones, centros de formación y unidades de educación tecnológica.

En términos conceptuales, estas experiencias se caracterizan por poseer cierto grado de especialización hacia sectores económicos determinados (metalmecánico, celulosa y papel, cuero y calzado, química, construcción, etc.) lo cual les permite, entre otros beneficios, un mayor grado de actualización tecnológica en máquinas, equipos y materiales, pero también en conocimientos y técnicas aplicados a la producción. Dicha actualización, complementada con nuevas estrategias de acercamiento y colaboración con el sector productivo está posibilitando ofrecer una serie de servicios que vienen a complementar la tradicional oferta de formación.

Ya sea como una conceptualización previa a estos cambios, o como resultado práctico de ellos, lo cierto es que se modifica también la noción de cuáles son los sujetos de atención de estas unidades, servicios y centros. Si antes la principal población atendida consistía básicamente en trabajadores individuales, principalmente jóvenes, a los cuales se procuraba transmitir de una forma sistemática un conjunto de conocimientos, habilidades y destrezas vinculadas con una ocupación, hoy día estas nuevas experiencias conciben también a las unidades productivas (empresas de diverso tamaño y características), sus formas de encadenamiento productivo y organizaciones, y los propios sectores económicos, como parte de su público prioritario.

Si bien esta diversificación de los servicios institucionales posee un componente de búsqueda de financiamiento alternativo, se trata en muchos casos de componente aún incipiente. Su mayor potencialidad reside en los procesos de fortalecimiento de la actualización, pertinencia y calidad de la propia formación. La articulación en un ambiente apropiado de formación y educación, trabajo y tecnología, permiten estructurar mecanismos mediante los cuales se adquieran, además de sólidos conocimientos técnicos y tecnológicos, los valores, hábitos y conductas inherentes a las competencias que las actuales circunstancias históricas requieren de los trabajadores, técnicos y profesionales.

La propia tecnología ha superado hoy la dimensión puramente técnica del desarrollo experimental o la investigación de laboratorio; abarca cuestiones de ingeniería de producción, calidad, gerencia, mercadeo, asistencia técnica, compras, ventas, entre otras, que la convierten en un vector fundamental de expresión de la cultura de las sociedades. Podría decirse que el propio proceso tecnológico es, en sí mismo, un ejercicio de aprendizaje que modifica la forma de «ver» el mundo, marcado por teorías, métodos y aplicaciones. También es conocimiento y mantiene, por lo tanto, la constante exigencia del «espíritu de investigación» sobre los hechos que son generados, transmitidos y aplicados. Surge entonces la necesidad de una más estrecha aproximación entre las conquistas del conocimiento científico y técnico y el saber de los «aplicadores» de tecnologías, sean ellos estudiantes, instructores, investigadores o trabajadores, a fin de informarlos sobre su papel en la transformación técnica de la producción y el trabajo.


Enlaces externos[editar]