Ética y Responsabilidad Social en los Negocios Sección 01/Ética, cultura y sociedad

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar


Características generales de la ética como disciplina del saber.[editar]

La Ética se considera como la ciencia del comportamiento humano. El estudio de la ética se remonta a los orígenes mismos de la filosofía en la Antigua Grecia, y su desarrollo histórico ha sido amplio y variado. Una sentencia ética también es la que denomina las acciones malas y buenas, las permitidas y restringidas en el momento de tomar decisiones en situaciones del día a día. En la actualidad, en muchos países sufren la falta de ética que tiene que soportar de sus gobernadores, que por culpa de estos no se llega a un desarrollo en cuanto a las necesidades básicas insatisfechas por sus ciudadanos. Es importante distinguir entre el comportamiento moral del hombre y la sociedad que es la moral y la reflexión filosófica de este comportamiento, que es la filosofía moral o Ética. Ningún hombre escapa a la moralidad, todos sus actos libres tienen una calificación moral positiva o negativa. Pero además existe un criterio verdaderamente científico capaz de determinar la conducta moral por medios de principios universales y necesarios aplicables a todos los hombres en cualquier época y latitud. De este modo, lo moral deja de ser un tópico o una cuestión de apreciación subjetiva para constituirse en un orden científico que procede por demostraciones rigurosas.

La ética como actitud permanente y como compromiso en definitiva nos mueve a poner en ejercicio nuestra mirada crítica ante aquellos valores en los que lo universal y lo histórico dan sentido a nuestra vida en nuestra interacción con las demás personas, comunidades y culturas de todos los países del y continentes del mundo. La ética está presente desde muy temprana en la vida del ser humano porque este tiene un vínculo muy estrecho en cuanto a la socialización, formando las generalizaciones de los conceptos morales que operan al nivel de la conciencia social y se expresan como conocimientos éticos, que al mismo tiempo existen en forma de hábitos, en cómo nos relacionas con el mundo cada día creando lo moral, en donde la educación influye mucho en estos contenidos éticos en la que terminan adentrándose a la conciencia de todo ser humano. Dichas exigencia también se reflejan en normas y principios por los que se asume que los conocimientos éticos se expresan en distintas formas como: normas, principios y conceptos morales.

Se asumen como elementos de la cultura ética: la motivación moral, la orientación de los valores, la autovaloración, la motivación moral, la conciencia y deber del mecanismo de autocontrol y regulación moral.

La educación es tiene un papel fundamental en el desarrollo del ser humano, en aprender y conocerse a si mismo, sus valores y normas mediante actividades diarias con vista a lograr objetivos bien definidos en torno al desarrollo de la personalidad. Primero se comienza en el hogar, que es el deber de los padres en crear valores y comportamientos éticos a sus hijos para un buen futuro a la sociedad y estas están basada en cuatro valores: aprender a hacer, aprender a conocer, a aprender a vivir juntos como en familia y comunidad y aprender a ser.

En cuanto a la cultura y la sociedad, estas son costumbres o modelos de patrones que la sociedad ha creado para adornar nuestros estilos de vida que varía dependiendo del país o continente. La cultura forma parte de de un tejido social por las distintas sociedades tienen sus propias costumbres, manera de ser, practicas, códigos, rituales, tipos de vestimentas, fiestas y normas de comportamiento son aspectos incluidos.

Relación de la ética con otras ciencias[editar]

Por su carácter normativo y reflexivo, la ética ocupa un lugar especial dentro de las ciencias y es posiblemente la que tiene mas estrecha relación con los otros ámbitos del saber, que en una u otra forma tengan que ver con el actuar del hombre en relación con sus semejantes. La ética valora este actuar e impone normas de conducta en todo campo científico particular. Ética y Religión marchan unidas estrechamente y se puede decir que una ha sido fuente de la otra.

Si como dice Schrecker, "en la experiencia histórica no se ha encontrado nunca una etapa de la civilización en que no hubiera religión ";y por otra parte, como ya se vio, la moral existe también desde los inicios de la convivencia humana, se puede concluir que la valoración de los actos humanos puede darse en ambas dimensiones.

Las ciencias naturales, Química, Física y Biología tienen sus propias leyes inmutables y necesarias, o sea que se cumplen inexoradamente y el científico actúa, consecuentemente, en busca de esos principios verdaderos. Sin embargo, las acciones del científico tanto en la búsqueda de la verdad como en la utilización de los resultados, tienen un contenido de valor, ya que la norma moral es obligatoria en cualquier elección que se haga. El uso bueno o malo del saber científico y de la tecnología que del se deriven, caen dentro de la ética profesional sabido que desde tiempo inmemoriales científicos siguen rígidos códigos de comportamiento moral. Por lo que respecta a las ciencias sociales, la ética tiene relación directa con todas y cada de ellas, en razón de lo que se dijo anteriormente respecto al carácter eminentemente social de la misma. La Ciencia Política se refiere al actuar humano en el gobierno de la sociedad, y todo ser que pertenece a un Estado tiene que ver con ella.

No hay seres apolíticos. Todas las acciones gubernamentales deberán cumplir con los principios morales que se han sustentado y no tendrá por que haber contra posición entre la legislación y la moral. Las éticas también tiene una relación directa con otras ciencias resultantes de otras actividades humanas como la economía y el derecho. La ciencia jurídica existe desde las primeras sociedades ese establece como disciplina teórica y de aplicación práctica con el derecho Romano. Sociología e historia también tienen relación estrecha con la ética. El turismo es un fenómeno social que se manifiesta en conductas individuales y gripales y por tanto se encuentra dentro del campo de estudio de la Sociología, considerada esta bajo la definición de Weber.

Relación ética-moral.[editar]

El objeto de la ética es la moral, esta afirmación permite hacer algunas observaciones sobre las relaciones y diferencias entre ética y moral. Las relaciones que existen entre ellas son obvias: es la relación que guarda una ciencia cualquiera con su objeto de estudio. La ética necesita de la moral para sacar sus conclusiones, para explicarla, para elaborar sus hipótesis y teorías; pero ello no significa que la tarea de la ética consista en inventar o crear la moral. La ética no puede prescindir de la historia de la moral concreta, pero esto no significa que se pueda confundir con ella. La moral y la ética son diferentes, por ejemplo, la biología y los fenómenos vitales que estudia. Unos son objeto de investigación, la biología, es una ciencia cuya tarea es precisamente estudiar aquellos fenómenos. De la misma manera debe entenderse la ética: ésta es una ciencia, mientras que la moral es el objeto de esta ciencia. Esto significa que la moral no es ciencia, pero ello no impide que pueda convertirse en el objeto de una investigación científica. Es muy importante reparar en estas diferencias, ya que a menudo se suele afirmar que la moral es ciencia, o bien, utilizar la palabra “ética” como sinónimo de moral. Así, por ejemplo, la expresión ética profesional es equívoca, porque generalmente se refiere a un código moral que debe observar un profesional, y no a una ciencia como lo es la ética. Entonces, se debe tener presente lo siguiente: ética es la ciencia de la moral, mientras que la moral es el objeto de estudio de la ética.

Definición de moral.[editar]

Se trata de un conjunto de creencias, costumbres, valores y normas de una persona o de un grupo social, que funciona como una guía para obrar. Es decir, la moral orienta acerca de que acciones son correctas (buenas) y cuales son incorrectas (malas). Según otra definición, la moral es la suma total del conocimiento que se adquiere sobre lo más alto y noble, y que una persona respeta en su conducta. Las creencias sobre la moralidad son generalizadas y codificadas en una cierta cultura o en un grupo social determinado, por lo que la moral regula el comportamiento de sus miembros. Por otra parte, la moral suele ser identificada con los principios religiosos y éticos que una comunidad acuerda respetar. Valiéndose de estas definiciones, pueden destacarse los elementos esenciales de la moral. Ésta contiene, ante todo, un conjunto de normas, sin las cuales no es posible concebirla. Estas normas tiene como propósito regular la conducta del hombre en sociedad; además, deben ser realizadas en forma consciente y libre, e interiorizadas por el sujeto, mediante ellas, el individuo pretende llegar a realizar el valor de lo bueno. Así, la moral está vinculada estrechamente con el valor de lo bueno.

Diferencias entre ética y moral.[editar]

La ética influye en las normas de conducta de una sociedad. Por ejemplo, es ético que alguien consuma carne porque a priori no se está incumpliendo ninguna norma social.

Por otro lado, la moral influye en las normas de conducta de una persona. Por ejemplo, para una sociedad puede parecer ético cazar animales, mientras que para unos individuos es inmoral hacerlo ya que esa práctica atenta contra la libertad de los animales.

Mientras que la moral constituye un marco básico de conducta personal, es decir, lo que es correcto o no. La ética supone un conjunto de directrices o leyes que definen las prácticas aceptadas, así como el comportamiento de un grupo de personas o sociedad.

Tanto ética como moral se encargan de nuestras costumbres y formas de actuar en la medida en que pueden considerarse como correctas o incorrectas.

Una de las diferencias principales es que mientras la moral dicta normas y criterios de actuación, la ética trata de fundamentar racionalmente dichas normas. Por ejemplo, sería moral estudiar la ESO, porque es una enseñanza obligatoria, mientras que es ético porque la enseñanza sirve para que el individuo se forme y tenga un futuro provechoso.

Para resumir la diferencia entre ética y moral, podemos decir que la ética son determinados tipos de comportamiento, ya sean correctos o incorrectos. Mientras que la moral establece las normas que permiten determinar si el comportamiento ha sido correcto o no.


Relación entre conducta humana y acto moral. Factores que intervienen.[editar]

Conducta o comportamiento humano[editar]

La conducta está relacionada a la modalidad que tiene una persona para comportarse en diversos ámbitos de su vida. Esto quiere decir que el término puede emplearse como sinónimo de comportamiento, ya que se refiere a las acciones que desarrolla un sujeto frente a los estímulos que recibe y a los vínculos que establece con su entorno.

El comportamiento de la persona (así como de otros organismos e incluso mecanismos), cae dentro del rango de lo que es visto como lo común, lo inusual, lo aceptable y por fuera de los límites aceptables. En sociología el comportamiento es considerado como vacío de significado, no dirigido a otro sujeto y por lo tanto una acción esencialmente humana. El comportamiento humano no puede confundirse con el comportamiento social que es una acción más desarrollada y que está dirigido a otro sujeto. La aceptación del comportamiento es relativamente evaluada por la norma social y regulada por diferentes medios de control social.

La conducta quiere decir que nos es preciso conocer los principios que la rigen.

Estos principios son tres: Casualidad, motivación y finalidad.

Casualidad: para este principio, toda conducta es causada, obedece a una causa. Ante una situación dada nos comportamos de una manera y no de otra: según este principio debemos buscar la razón de esta unicidad del comportamiento en hechos precedentes y no en el resultado o realización del mismo.

Motivación: toda conducta está motivada por algo. Perseguimos siempre una finalidad en el comportamiento, y por ella cobra sentido la conducta del hombre y puede ser interpretada.

Acto Moral[editar]

Los actos morales son actos humanos, voluntarios, que podemos elegir realizar o no, y que podemos valorar según las normas y criterios morales que hayamos asumido previamente. Ante la posibilidad de elegir, el primer elemento de estos actos que se nos muestra es la existencia de un motivo para los mismos. El motivo es la causa directa de la realización del acto, la respuesta a la pregunta '¿por qué?'. Además, este tipo de actos tiene un fin, esto es, la representación o anticipación mental del resultado que se pretende alcanzar con la acción. El fin se hallaría respondiendo a la pregunta '¿para qué?' Pero la finalidad que se pretende conseguir con cualquiera de estos actos ha de conseguirse de algún modo. Cuando hablamos de los pasos que hay que seguir necesariamente para completar el acto moral, para conseguir el fin propuesto, estamos hablando de los medios. Estos se hallan respondiendo a la pregunta '¿cómo?' El elemento que completa la estructura de los actos morales es el resultado efectivo de los mismos, sus consecuencias.

Condiciones del acto moral

La libertad. Escoger el acto voluntariamente y por sí mismo

La conciencia. Saber lo que se está haciendo. Los niños, los imbéciles o los locos no tienen calidad moral, porque ellos no saben lo que hacen.

Elementos del acto moral

El sujeto moral[editar]

El sujeto moral es un individuo dotado de conciencia moral. Este sujeto no es un ente abstracto o ideal, sino un ser concreto, ubicado en una determinada circunstancia histórica y social. Es el sujeto real.

Los motivos[editar]

Los motivos o las intenciones son los que nos llevan a actuar o a perseguir un determinado fin. Un mismo acto puede realizarse por diferentes motivos: buenos o malos.

Las teorías motivistas o éticas de los motivos consideran que lo bueno de una acción descansa en los motivos del sujeto. Como representante de esta postura, tenemos a Kant. Según esta teoría, los actos pueden realizarse con buenas intenciones, pero los resultados no son, por diversas circunstancias, buenos o positivos. Estos actos, a pesar de todo, son positivos. En cambio, los actos que son realizados con malas intenciones, y cuyos resultados son exitosos y hasta juzgados como buenos, pero que no surgieron de una intención o motivación positiva, son calificados como malos.

La anticipación del resultado[editar]

La anticipación ideal del resultado que se pretende alcanzar es la conciencia del fin que se persigue. El sujeto moral tiene capacidad para sopesar los alcances, las consecuencias, las secuelas que pueda traer consigo su acto moral y de esa manera prever con anticipación situaciones indeseables que en muchos casos pueden ser graves.

La decisión[editar]

La decisión es la capacidad que tiene el sujeto para actuar por sí mismo, en concordancia con lo que cree que es la mejor elección o alternativa. la decisión debe ser expresión de la propia voluntad y responsabilidad del sujeto, y no de una voluntad ajena.

La elección[editar]

La elección es el paso previo a la decisión, ya que implica una elección entre varios fines posibles. Con acto bajo dos aspectos diferentes, dotados de dos valores distintos y tiene que hacer una elección. ¿Cuál es el fin adecuado, la satisfacción de un placer personal o la satisfacción de las necesidades de otro?

El medio[editar]

El acto moral necesita los medios para realizar el fin escogido por el sujeto. Los medios deben ser tan morales como los fines. Sin embargo, no todos los filósofos coinciden en esto: Maquiavelo, por ejemplo, considera que los fines justifican los medios; si el asesinato o la conspiración, piensa, conducen al fortalecimiento del Estado, entonces éstos son buenos por haber demostrado su efectividad.

El resultado[editar]

El acto moral se consuma en el resultado o realización del fin perseguido. Algunas teorías consecuenciales o éticas de los resultados sostienen que la licitud o ilicitud de una acción depende únicamente del resultado o consecuencia que tenga. Dentro de este criterio, por ejemplo, el delincuente es castigado porque el castigo tiene como resultado impedir la realización de otros delitos semejantes.

Las circunstancias[editar]

Las circunstancias son las diversas situaciones que rodean el acto moral. El hecho de llamarse circunstancias no significa que carezcan de importancia para la valoración del acto moral. Una forma de enumerar las circunstancias que enmarcan el acto moral podría ser a través de preguntas como: ¿quién?, ¿dónde?, ¿cuándo?, ¿cómo?, ¿a quién?, ¿con qué medios?, ¿cuán a menudo? No sirven las preguntas ¿qué? o ¿por qué?, ya que estas interrogantes se refieren al acto mismo y su motivo.

Por su relación con la moralidad, el acto humano puede ser:[editar]

Bueno o lícito: si está conforme con la ley moral.

Malo o ilícito: si le es contrario.

Indiferente: cuando ni le es contrario ni conforme.

Interno: el realizado a través de las facultades internas del hombre, entendimiento, memoria e imaginación.

Externo: cuando intervienen también los órganos y sentidos del cuerpo

Querer excluir el Acto Humano o alguno de ellos del orden ético, ha traído como consecuencia, un mundo lleno de violencia, caos, desorden, pobreza, enfermedades, desigualdades, miserias humanas y un sinfín de problemas más

Responsabilidad[editar]

RESPONSABILIDAD CON LOS DEMAS[editar]

Todos existimos dentro de una trama de relaciones y debemos preservar y nutrir las mismas. Debemos tener un cuidado especial con aquellos que estamos relacionados de forma concreta, atendiendo a sus particulares necesidades vistos desde su propia perspectiva personal, respondiendo positivamente a las mismas, sobre todo de quienes son vulnerables y dependen de nuestro cuidado.

En la responsabilidad moral se distingue tres clases:

Responsabilidad consigo mismo: Que exige una conciencia fiel a un triple deber de competencias físicas, intelectuales y sociales. Un ejemplo de su desmedro se da en el caso de profesionales que, por dinero o un mayor status, usan su título profesional para venderse al mejor postor, sin considerar las actividades que apadrinarán, sus fines o su lealtad al trabajo.

Responsabilidad con el prójimo: Se refiere al trato con el prójimo en general: colegas, colaboradores, clientes, vecinos, etc. Deja de lado las responsabilidades consignadas en el Derecho Civil para centrarse en la responsabilidad natural hacia la persona, humana y su dignidad como tal.

Responsabilidad con la sociedad: Es la responsabilidad que tiene cada individuo por el hecho de poseer un título universitario o simplemente por ser parte de una comunidad. De su inteligencia en la opinión y sus energías en la acción depende el bienestar de su entorno.

Determinación de la moralidad[editar]

El principio básico para juzgar la moralidad es el siguiente:

• Para que una acción sea buena, es necesario que lo sean sus tres elementos: objeto bueno, fin bueno y circunstancias buenas.

• Para que el acto sea malo, basta que los sea cualquiera de sus elementos.

• “Bonum ex integra causa, malum ex quocumque defectu” El bien nace de la rectitud total; el mal nace de un solo defecto S. Th., I-II, q. 18, a

La libertad y el deber[editar]

• Una de las notas propias de la persona es la LIBERTAD.

• El poder elegir no se explica sin la inteligencia, ya que actuar libremente implica una deliberación, un cierto juicio, una valoración. Y esto sólo puede hacerlo la inteligencia. Los animales actúan por instinto o por aprendizaje condicionado (sin libertad).

• La libertad humana está limitada por el deber o la exigencia de cumplir los mandamientos de Dios, y también por el deber o exigencia de no quebrantar los derechos del prójimo.

Obligación[editar]

La obligación moral no actúa sobre la libertad como una fuerza coactiva y por tanto predeterminante y mortificadora, sino en la libertad, como sintonización y conformación dinámica con los significados y los finalismos del bien. El deber que exige el bien no es para la libertad una necesidad física de no poder obrar de otro modo (deber-necessitas, massen), sino una obligación moral de no tener que obrar de otro modo (deber-obligatio, sollen). De manera que, dejándose obligar por el bien, la libertad excluye consciente y voluntariamente la posibilidad contraria. La libertad se vincula siempre al bien en presencia de la posibilidad física de optar por el mal.

Conciencia moral[editar]

La conciencia de estas consecuencias es la base del aspecto interno de la moral, en ella está el origen de la valoración de nuestros actos, nuestros hábitos o nuestro modo de vida. Pero la conciencia moral es también conciencia de la libertad, conciencia de que no todas las posibilidades de elección son igualmente valiosas. Por eso es especialmente importante plantearnos qué es y como funciona. La misma palabra que usamos para referirnos a ella ya nos da una pista: estar consciente significa darse cuenta de lo que ocurre alrededor. La conciencia es una forma de conocimiento o de percepción. La conciencia moral es con lo que nos damos cuenta de lo que vale, de lo que merece la pena para la vida, de lo que es bueno -o bien, de lo que no merece la pena, de lo malo, de lo que hay que evitar-.

Hipótesis sobre el funcionamiento de la conciencia moral.[editar]

Al definir la conciencia como un tipo de conocimiento o de percepción estamos reconociendo que es una realidad compleja., la conciencia moral puede actuar de maneras diferentes: podemos sentir que lo que hemos hecho o vamos a hacer está bien o mal, sin saber exactamente por qué; podemos también analizar las consecuencias reales o posibles de nuestra acción y su conveniencia; podemos recurrir a pensar en normas previamente aceptadas para enjuiciar la acción... A lo largo de la historia, distintas corrientes de pensamiento sobre la moral han dado mayor importancia a alguno de estos modos de actuación de la conciencia moral.

El intelectualismo moral, por ejemplo, considera la conciencia moral como el conocimiento de lo que es bueno y lo que es malo.

El emotivismo, por el contrario, es el planteamiento de la conciencia moral como sentimiento.

El intuicionismo tampoco considera que la razón sirva para determinar la maldad o la bondad de las acciones y las cosas: la conciencia moral, según los intuicionistas, percibe directamente lo bueno y lo malo. percibe directamente la bondad o maldad de las cosas y las acciones, sin intervención de los sentidos físicos ni del razonamiento.

Los prescriptivistas, en cambio, consideran que la moral se basa en el carácter prescriptivo (imperativo), asiente o rechaza los mandatos que presentan los juicios morales. La manera de demostrar el asentimiento a lo que dice una norma es cumplirla, la de demostrar el rechazo, no cumplirla.

La conducta obligatoria[editar]

La conducta moral es una conducta obligatoria conforme al deber, es decir, el individuo se haya obligado a comportarse de acuerdo a una regla o norma de acción y a evitar los actos prohibidos por ella. La obligatoriedad moral impone deberes al sujeto. Toda norma establece un deber. El carácter social de la obligación moral, viene dado por las siguientes razones: en primer lugar, existe obligatoriedad moral para un individuo cuando sus decisiones y sus actos afectan a los demás, o a la sociedad entera; en segundo lugar, lo obligatorio de un acto no es algo que el individuo establece, sino que lo encuentra ya establecido, en una sociedad dada u en tercer lugar, las normas morales, no son modificadas por cada individuo, sino que cambian de una sociedad a otra; por tanto el individuo decide y actúa en el marco de una obligatoriedad dada socialmente.

El deber moral[editar]

El deber es la obligación moral que la afecta a cada persona y que se fundamenta en obrar según los principios de la moral, la justicia o su propia conciencia. En ética, el deber es comúnmente asociado con conciencia, razón, rectitud, ley moral y virtud. En el deber se compendian aquellas exigencias de tipo moral que la sociedad va planteando al individuo conforme a su etapa de desarrollo. Quienes fundamentan los deberes en la ley natural suelen dividirlos en deberes negativos o prohibitivos, que impiden las acciones malas y deberes positivos o afirmativos, que mandan la realización del bien. Los deberes negativos de la ley natural se imponen absolutamente en todas las circunstancia; los positivos son susceptibles de apreciaciones interpretativas según su objeto. Las diferentes clases del deber son productos del sistema de las relaciones sociales, por el hecho de entrar en determinadas relaciones, el hombre toma sobre sí obligaciones. En la sociedad dividida en clases antagónicas, el deber se encuentra estrechamente vinculado a los interese de clases; por lo tanto, existirán deberes que defienden los intereses de la clase dominante y deberes que defienden los intereses de la clase explotada. Los dilemas éticos, también conocidos como dilemas morales, han sido un problema para teóricos de la ética desde los tiempos de Platón. Un dilema ético es una situación en donde los preceptos morales o las obligaciones éticas entran en conflicto de forma que cualquier solución posible al dilema es moralmente intolerable. En otras palabras, un dilema ético es cualquier situación en donde los principios morales que te guían no pueden determinar qué curso de acción es el correcto o incorrecto.

La axiologia y la teoria de los valores.[editar]

Es el campo de la filosofía que estudia la naturaleza de los mismos. Los valores se entienden como entidades que existen en diferentes campos de las relaciones humanas. Se expresan en forma de juicios de valor. Se trata de enunciados que expresan actitudes (no hechos) de una persona ante otras u otras cosas, e incluso ante alguna situación.

La axiología es una de las dos principales fundamentaciones de la ética junto con la deontología, (deontología términointroducido por bentham deontology or the science of morality en 1834) hace referencia a la rama de la ética cuyo objeto de estudio son los fundamentos del deber y las normas morales. Se refiere a un conjunto ordenado de deberes y obligaciones morales que tienen los profesionales de una determinada materia. La deontología es conocida también bajo el nombre de "teoría del deber" y junto con la axiología es una de las dos ramas principales de la ética normativa.el estudio griego culmina con el desarrollo de un sistema de valores. Los valores pueden ser objetivos o subjetivos. Ejemplos de valores objetivos incluyen el bien, la verdad o la belleza, siendo finalidades ellos mismos. Se consideran valores subjetivos, en cambio, cuando estos representan un medio para llegar a un fin (en la mayoría de los casos caracterizados por un deseo personal). Además, los valores pueden ser fijos (permanentes) o dinámicos (cambiantes).

Los valores también pueden diferenciarse a base de su grado de importancia y pueden ser conceptualizados en términos de una jerarquía, en cuyo caso algunos poseerán una posición más alta que otros. El problema fundamental que se desarrolla desde los orígenes mismos de la axiología, hacia fines del siglo XIX, es el de la objetividad o subjetividad de la totalidad de los valores. max scheler se ubicará en la primera de las dos posiciones. El subjetivismo se opondrá, desde el principio, a este enfoque. Entenderá a la antigua manera de protágoras que lo estrictamente humano es la medida de todas las cosas, de lo que vale y de lo que no vale, y de la misma escala de valores, sin sustento en la realidad exterior.

Clasificación y escala de los valores.[editar]

Clasificación de los valores[editar]

Obviamente, al haber tantas definiciones de lo que es un valor, esto lleva implícito una escala o caracterización de los valores, de las que hay igualmente una gama bien amplia en la biografía especializada. En esto juega un papel importante el hecho de que los valores siempre están establecidos de acuerdo con una jerarquía, por lo que unos se consideran superiores a otros, según el punto de vista de cada autor. Se han hecho diferentes clasificaciones de los valores, sin embargo la mayoría de éstas incluye la categoría de valores éticos y valores morales. Algunas clasificaciones son:

Valores morales: El valor moral te lleva a construirte como hombre, a hacerte más humano, pero eso solo podrá lograrse si decides alcanzar dichos valores mediante el esfuerzo y siendo perseverante. Algunos valores morales son la justicia, la libertad, la honestidad.

Los valores éticos: son medios adecuados para conseguir nuestras finalidad.

Los valores infrahumanos: Son aquellos que sí perfeccionan al hombre, pero en aspectos más inferiores que comparte con otros seres como los animales, por ejemplo. el placer, la fuerza, la agilidad, la salud.

Los valores humanos inframorales: Son aquellos valores que son exclusivos del hombre, y entre ellos están los valores económicos, la riqueza, el éxito, la inteligencia, el conocimiento, el arte y el buen gusto. De manera social: la prosperidad, el prestigio, la autoridad, etc.

Valores Instrumentales: Son comportamientos mediante los cuales conseguimos los fines deseados.

Valores Terminales: Son metas que al individuo le gustaría conseguir a lo largo de su vida.

Escala de valores.[editar]

Cada persona tiene una escala de valores concreta y determinada, es decir, unos filtros a partir de los que interpreta la realidad desde la perspectiva de la moral. Los valores sirven para diferenciar entre el bien y el mal, es decir, son normas que nos ayudan a diferenciar aquello que es correcto de aquello que no lo es. En tanto, una escala de valores será aquella nómina o lista de cosas, cuestiones morales que son importantes para cada persona en particular. Así como cada individuo es singular, único y no se parece en nada a otro individuo, cada uno tendrá una particular y singular escala de valores, o sea, puede ser que muchas se parezcan o coincidan con las que sostienen otros individuos, sin embargo, esta escala de valores es personal y propia de cada uno. Cada cual le imprimirá a la suya su experiencia de vida, su aprendizaje en la vida, entre otras cuestiones, que por supuesto tenderán a condicionarla y a darle esa particularidad que hablábamos.

Por las convenciones morales que existen en cada sociedad y que por tanto calificarán determinadas situaciones, conductas y acciones como buenas o malas, aceptables e inaceptables, es que en algunos aspectos coinciden las escalas de valores de unos y otros, pero en las cuestiones más de fondo prevalecerá la individualidad. La carencia de esta escala, de alguna manera, dejará al hombre muy vulnerable y solo en el mundo y a merced de las voluntades de otros que pueden no tener las mejores intenciones. Por el contrario, quien sí cuenta con una escala de valores, por ejemplo, su escala presenta el siguiente orden: amor, paz, respeto, tolerancia, unidad, solidaridad, seguramente, se tratará de un individuo que promoverá siempre acciones que tengan como objetivo el bienestar propio y el de quienes lo rodean, e irá en detrimento de aquello o aquellos que propongan absolutamente lo opuesto como ser el odio, la falta de respeto, el egoísmo, la desigualdad y la mentira.

Las escalas de valores son utilizadas por los psicólogos, politólogos, economistas y otras personas interesadas en la definición de los valores y de la determinación de lo que la gente valora así como la evaluación de la función última o la finalidad de los valores.

El dilema etico: Naturaleza, caracteristicas y metodologia.[editar]

Un dilema ético es una narración breve, a modo de historia, en la que se plantea una situación posible en el ámbito de la realidad pero conflictiva a nivel moral, y se solicita de los oyentes o bien una solución razonada del conflicto, o un análisis de la solución elegida por el sujeto protagonista de la historia. Por regla general la situación se presenta como una elección disyuntiva: el sujeto protagonista se encuentra ante una situación decisiva ante la cual sólo existen dos, y nada más que dos, opciones (A) ó (B), siendo ambas soluciones igualmente factibles y defendibles. El individuo se encuentra, pues, ante una verdadera e inevitable situación conflictiva, en la cual se pueden presentar muchos cuestionamientos antes de una elección.

Los dilemas pueden ser hipotéticos, cuando se plantean problemas abstractos, generales, que a veces son de difícil ubicación en la realidad, pero quienes los analizan reconocen que son siempre posibles de presentarse en determinadas ocasiones de la vida real. Se suelen obtener de la literatura, de los medios de comunicación o de la propia imaginación de quien los elabora. Las situaciones y los personajes generalmente están alejados del mundo real de los sujetos a los que se les proponen, pero o bien se parecen en algo a otras situaciones vividas o conocidas por el sujeto, o bien algún miembro de su entorno social o familiar es susceptible de verse reflejado en la narración. Este tipo de dilemas presentan menos interés para el estudiante al faltarles la riqueza y la variedad de la propia experiencia, pero pueden favorecer el razonamiento como habilidad discursiva.

Los dilemas pueden ser reales, cuando plantean situaciones conflictivas tomadas de la vida diaria. Se basan en hechos reales, cercanos en el tiempo o en el espacio a los sujetos y suelen extraerse de los distintos medios de comunicación, de situaciones o sucesos históricos, de situaciones o vivencias personales, etc. Este tipo de dilemas son más motivadores y facilitan la implicación de los sujetos participantes que, de una u otra manera, ven reflejadas en ellos situaciones más o menos cercanas.

Formas de plantear un dilema[editar]

El clima de la clase es muy importante para realizar dilema. Se debe propiciar la tolerancia y sinceridad entre los participantes, escuchando y respetando las diferentes intervenciones. El papel del profesor en los posibles comentarios que aporte debe ser muy importante dado que no se intenta juzgar a nadie. La colocación de los asientos, la oportunidad de verse las caras, el guardar un turno de palabras y la comunicación sincera y fluida favorecerá la creación de un buen clima en el aula.

Presentación del dilema. Se debe presentar de forma clara, sencilla en su redacción y que se aprecien con facilidad los valores enfrentados. No es conveniente poner más de dos conflictos.

Reflexión individual. Cada participante dará por escrito su parecer sobre el dilema planteado, de esa manera clarificará sus propias opiniones y también será consciente de sus propios valores. También puede realizarse en forma oral cuando la situación lo amerite.

Discusión del dilema. Cuando cada participante ha optado por una solución es conveniente realizar una puesta en común entre todos los grupos, aunque se puede ofrecer diferentes posibilidades según el tamaño del grupo. Según la contestación dada y las razones que aluden para ello, podemos ver en qué nivel moral y estadio de desarrollo se encuentra.

Conclusión. Es muy conveniente llegar a una conclusiones en el debate bien personal o bien por grupos o a nivel del grupo-clase, que no dé la sensación de haber perdido el tiempo. Que reflexionen en la situación del debate en las posibles conclusiones y en definitiva en la importancia del diálogo y en la empatia que se haya podido crear en el alumnado.

Metodologia[editar]

Para trabajar los dilemas éticos es imprescindible tener un concepto global sobre el tema seleccionado y apoyarse en lecturas complementarias, que conlleven a tener claro cuáles son los valores que se van abordar; con ello se busca que el estudiante tenga criterios para entender el contexto dentro del cual se desarrolla la actividad.

Es importante aclarar que la duración de esta actividad dependerá de la relevancia del dilema y del grupo con el cual se va a implementar, así como del grado escolar.

Se deberá acercar a los estudiantes al tema en cuestión y organizar los equipos para su posterior discusión y socialización. Los cuestionamientos planteados y los que puedan surgir de la discusión deben ser tratados en la socialización.

El docente debe enfrentar, con sabiduría y creatividad, situaciones practicas imprevisibles que exigen a menudo resoluciones inmediatas para las que no sirven reglas técnicas ni recetas de la cultura escolar, ya que vincula lo emocional con la indagación teórica. Su finalidad no es la transmisión de una serie de contenidos teóricos organizados y estructurados académicamente. El objetivo pretendido es proporcionar al individuo un marco de reflexión entre iguales, a partir del cual desarrolle destrezas comunicativas, de perspectiva crítica, valorativas y enfocadas a fortalecer la autonomía moral, de tal forma que le faciliten la interacción social y le permitan afrontar de forma adecuada los diferentes problemas con que se va a encontrar en el ámbito social en el que su vida se desarrolle.

Referencias[editar]

Clasificadores de valores. Recuperado de: http://www.pensamientos.com.mx/clasificacion_de_los_valores.htm

Clasificación de los valores. Recuperado de: http://www.waece.org/encicloped/resultado2.php?id=80020

Capítulo 1: Ética. Características generales. Recuperado de: http://www.mailxmail.com/curso-etica-codigo-moral-campo-social/etica-caracteristicas-generales

Diferencias entre ética y moral. Recuperado de http://educacion.uncomo.com/articulo/cual-es-la-diferencia-entre-etica-y-moral-21656.html

Definición de ética. Recuperado de: http://definicion.de/etica/

Definición de cultura. Recuperado de: http://definicion.de/cultura/

Cultura. Recuperado de: http://www.ecured.cu/index.php/Cultura

Corrupción: La importancia de construir una cultura Ética. Recuperado de: http://www.unodc.org/lpo-brazil/es/imprensa/artigos/2010/09-10-la-importancia-de-construir-una-cultura-etica.html

Ética religión y cultura. Recuperado de: https://sites.google.com/site/eticacivica4oeso/unidad-didactica-3-etica-religion-y-cultura

Definición de Axiología. Recuperado de: http://etica2.bligoo.com.co/etica-axiologica#.VZ58QvlViko

Definición de escala de valores. Recuperado de http://definicion.mx/escala-de-valores/

Definición de moral. Recuperado de http://definicion.de/moral/

Definición escala de valor. Recuperado de http://conceptodefinicion.de/escala-de-valor/

Escala de valor. Recuperado de http://www.definicionabc.com/social/escala-de-valores.php

Relaciones y diferencias entre ética y moral. Recuperado de http://www.academia.edu/7777663/RELACIONES_Y_DIFERENCIAS_ENTRE_%C3%89TICA_Y_MORAL

Eunice Araujo Guirado; (29 de junio de 2012), LA IMPORTANCIA DE LA ÉTICA EN LA SOCIEDAD, Plantilla Watermark http://accionciudadanatec.blogspot.com/2012/06/la-importancia-de-la-etica-en-la.html

Rafael Santacruz; (30 de Julio de 2014 ), SOCIEDAD, http://www.monografias.com/trabajos35/sociedad/sociedad.shtml ECURED http://www.ecured.cu/index.php/Cultura

1. Cuche, 1999: 10 2. Jesús Mosterín (1993), capítulo 5, y Jesús Mosterín (2009), capítulo 9. 3. Thompson, 2002: 186

Jorge Umberto, (08 de noviembre de 2011), ETICA, CULTURA, INDIVIDUO Y SOCIEDAD, SlideShare, http://es.slideshare.net/chapa007_14/etica-y-cultura

Dilemas eticos. Recuperado de http://www.ceibal.edu.uy/contenidos/areas_conocimiento/cs_sociales/090228dilemaseticos/qu_son_los_dilemas_ticos.html