Ética y Responsabilidad Social en los Negocios/Principios éticos en los negocios

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

Principios éticos en los negocios[editar]

Valores y Principios[editar]

El desafío de la sostenibilidad exige una nueva conciencia por parte de las empresas. Desde hace tiempo, no todo vale para ganar dinero, e incluso hay casos de empresas, que aunque cumplen, rigorosamente, la legislación vigente, se ven castigadas por conductas que algunos consideran pocos solidarias, sean de carácter social o medioambiental.

Esta nueva conciencia, que está aflorando en algunas empresas, otorga a las mismas el calificativo de “socialmente responsables”. La empresa socialmente responsable es aquella que tiene como fin crear y maximizar el valor para sus grupos de interés mediante un comportamiento ético, tratando de generar valor social y medioambiental además del económico.

Las empresas responsables no solo definen su misión, visión y valores en el marco de un plan estratégico, sino que también integran de manera transversal buenas prácticas de RSE y sostenibilidad en su forma de hacer negocio. Para conseguir esto, una organización tiene que ser accountable con sus grupos de interés.

Los términos Accountable y accountability no tienen una traducción exacta al español por lo que con frecuencia se utilizan directamente en inglés. En el contexto de la RSE, estos términos ingleses se pueden traducir como “la rendición de cuentas y la asunción de responsabilidad de las organizaciones por sus actos e impactos” frente a todos sus grupos de interés. Se exige pues, que una empresa responda, no solo a los intereses de sus accionistas, sino a las expectativas de diferentes grupos de interés, incluyendo a los accionistas pero sin exclusividad y con carácter equilibrado. Accountability, la rendición de cuentas, constituye, por lo tanto, la base de la RSE y la sostenibilidad, especialmente de las responsabilidades de una organización derivadas de sus actos con respecto a sus grupos de interés.

AccountAbility, The Institute for Social and Ethical AccountAbility, fundada en 1995, ha desarrollado un serie de normas internacionales, entre las cuales la Norma de Principios de AccountAbility AA1000APS (2008) fija las premisas básicas para que cualquier organización pueda ser accountable con respecto a sus grupos de interés.

Propósito[editar]

El propósito de esta norma es proporcionar a las organizaciones un conjunto de principios reconocidos internacionalmente, para enmarcar y estructurar la forma en la que éstas entienden, gobiernan, administran, implementan, evalúan y comunican su accountability. En este contexto la norma aclara que: “Accountability es el reconocimiento, asunción de responsabilidad y actitud transparente sobre los impactos de las políticas, decisiones, acciones, productos y desempeño asociado a una organización.

Beneficios[editar]

El ambiente formal de la ética en una empresa es importante, no sólo porque motiva a los empleados a comportarse éticamente, sino porque estos pueden apoyarse en una buena política de la compañía cuando desean hacer respetar sus propios valores. Se produce el fenómeno de los "valores compartidos"; las personas desean identificarse con su organización, necesitan confiar y creer en la corporación para la cual trabajan, puesto que contribuyen con su esfuerzo al éxito de ella. Ese vínculo de valores compartidos es fundamental para todo lo demás, se pone énfasis en la empresa como la entidad en la que trabajan, con la que se identifican y que merece la admiración de sus colaboradores, así como de la sociedad.

Lo anterior debe hacer a sus dirigentes particularmente exigentes con la ética de quienes integran los niveles superiores de la empresa, ya que si su comportamiento es dudoso pueden contaminar a las personas que dependen de ellos. Su integridad personal es muy importante. La fortaleza de una empresa es su ética interna, las buenas relaciones de los directivos con sus colaboradores, lo cual requiere una fuerte dosis de respeto mutuo que contribuya a la eficiencia del conjunto.

El otro punto fuerte es la ética social, y particularmente la responsabilidad asumida por la empresa respecto de su entorno, lo que contribuye a su armonía con los valores de la sociedad.

Las empresas que adoptan una cultura de ética en todas sus operaciones y de veracidad y transparencia en su información financiera tienen una ventaja competitiva muy importante: credibilidad y confianza pública, y la fidelidad de todos sus colaboradores.

La operación basada en la ética es el mejor modo de tener una empresa sólida y perdurable; resulta benéfico a la larga e indispensable para construir una institución sana y duradera. En suma, la ética produce beneficios. Esto obliga a las organizaciones a implicar a los grupos de interés para identificar, comprender y responder a los temas y preocupaciones referentes a la sostenibilidad. Asimismo, obliga a informar, explicar y dar respuesta a los grupos de interés acerca de las decisiones, las acciones y el desempeño. Incluye el modo en el que una organización gobierna, formula su estrategia y gestiona su desempeño.”

La norma internacional[editar]

“Norma de Principios de AccountAbility AA1000APS (2008)” establece tres principios:

El Principio Básico de Inclusividad El Principio de Relevancia El Principio de Capacidad de Respuesta El principio básico de Inclusividad es necesario para alcanzar los de Relevancia y Capacidad de Respuesta. La unión de los tres principios respalda el alcance de la accountability.

La Inclusividad es el punto de partida para determinar la relevancia. El proceso de relevancia determina los temas que son más relevantes y significativos para la organización y sus grupos de interés. Por otro lado, la Capacidad de Respuesta se refiere a las decisiones, acciones y desempeño relacionado con aquellos asuntos relevantes.

Las empresas sostenibles ponen en el centro de su negocio la aplicación de buenas prácticas de RSE y Sostenibilidad, integrando éstas en su actividad empresarial.

Código ético o de conducta[editar]

Hay empresas que desarrollan, de forma voluntaria, un código ético o de conducta para manifestar sus valores y dar ejemplo, en la relación con sus grupos de interés. Estos códigos cobran especial relevancia cuando, por ejemplo, una empresa intenta transmitir sus valores a sus proveedores para que ellos también los asuman. No obstante, un código ético o de conducta solo es una carta de intenciones, que de poco servirán, si la empresa no implementa políticas y procedimientos para asegurar su cumplimiento.

El código ético o de conducta de una empresa, es un documento público que recoge los objetivos, los valores y los principios de actuación de una organización respecto a sus grupos de interés, y que presiden la política de la empresa, con el objetivo de:

Expresar explícitamente la cultura de la empresa y la función social que ésta desea cumplir, reflejando la meta que la empresa pretende alcanzar. Establecer un marco de referencia común para todas las partes implicadas en la labor empresarial. Establecer los mecanismos de resolución de conflictos en el seno de la propia empresa. Ser la carta de presentación de la empresa, tanto interna, como externamente, estableciendo un elemento diferenciador con el resto de empresas de la competencia. Crear una marca de garantía en responsabilidad social. La característica más importante del proceso de elaboración de un código ético o de conducta es la implicación de los grupos de interés de la organización de una forma directa. Es aconsejable que la organización a nivel interno elabore una primera propuesta, pero que ésta sea posteriormente analizada y comentada con las personas que forman la organización. Sólo así, el código ético o de conducta conseguirá expresar de un modo lo más realista posible el tipo de relación que se desea mantener con el entorno en el que opera la organización.

Una vez implantado el código, es necesario formalizar mecanismos que permitan a las organizaciones validar hasta qué punto el código se está cumpliendo, y disponer de las vías necesarias para llevar a cabo las acciones que correspondan en caso de incumplimiento. Es habitual disponer de un buzón de correo específico que permita comunicar a cualquier parte interesada, tanto interna como externa, los posibles incumplimientos del código de conducta que se produzcan.

Ley y Reglamento[editar]

A menudo se sostiene que el negocio no está obligado por una ética que no cumplir con la ley. Milton Friedman es el pionero de la vista. Sostuvo que las empresas tienen la obligación de obtener un beneficio en el marco del sistema jurídico, nada más. Friedman hizo explícito que el deber de los líderes de negocios es: "para hacer tanto dinero como sea posible mientras que conforme a las reglas básicas de la sociedad, tanto los consagrados en la ley y los consagrados en costumbres éticas". Ética para Friedman no es más que acatar 'costumbres' y 'leyes'. La reducción de la ética de acatamiento a las leyes y costumbres sin embargo han elaborado serias críticas.

En contra de la lógica de Friedman se observa que los procedimientos legales son tecnocrático, burocrático, rígido y obligatoria cuando actúan como ética es consciente, elección voluntaria más allá de la normatividad. La ley es retroactiva. Crimen precede ley. Ley contra el delito, que se aprueba, el crimen debe haber ocurrido. Las leyes son ciegos a los delitos definidos en el mismo. Además, según la ley, "la conducta no es penal a menos que prohibido por la ley que da aviso previo que tal conducta es criminal. Además, la ley presume que el acusado es inocente hasta que se demuestre lo contrario y que el Estado debe establecer la culpabilidad del acusado más allá de toda duda razonable . Según las leyes liberales seguido en la mayoría de las democracias, hasta que el fiscal del gobierno demuestra la firma culpables con los limitados recursos disponibles para ella, el acusado se considera inocente. Aunque las premisas liberales del derecho es necesario para proteger a los individuos de ser perseguido por el Gobierno, no es un mecanismo suficiente para que las empresas moralmente responsable.

Historia[editar]

Negocio normas éticas reflejan las normas de cada período histórico. A medida que pasa el tiempo las normas evolucionan, provocando comportamientos aceptados para convertirse en desagradable. La ética empresarial y el comportamiento resultante evolucionado también. Negocios participó en la esclavitud, el colonialismo y la guerra fría.

El término "ética empresarial" entró en uso común en los Estados Unidos a principios de 1970. A mediados de la década de 1980, al menos 500 cursos de ética en los negocios llegaron a 40.000 estudiantes, con una veintena de libros de texto y por lo menos diez libros de casos a lo largo de el apoyo de las asociaciones profesionales, centros y revistas de la ética empresarial. La Sociedad para la ética empresarial se inició en 1980. Escuelas de negocios europeas adoptaron la ética empresarial a partir de 1987 comienza con la European Business Ethics Network. En 1982 aparecieron los primeros libros de un solo autor en el campo.

Las empresas empezaron a poner de relieve su estatura ética a finales de 1980 y principios de 1990, posiblemente tratando de distanciarse de los escándalos empresariales de la época, como las crisis de ahorro y préstamo. La idea de la ética empresarial llamó la atención de los académicos, los medios de comunicación y empresas por el fin de la Guerra Fría. Sin embargo, la crítica legítima de las prácticas comerciales fue atacado por infringir la "libertad" de los empresarios y los críticos fueron acusados de apoyar a los comunistas. Esta hundido el discurso de la ética en los negocios, tanto en los medios de comunicación y el mundo académico.

10 principios de la ética en los negocios[editar]

1. Construya confianza: El cliente cada vez más demanda confianza en los productos y servicios. Intentar proporcionarla sin tener una cultura de confianza interna en la empresa es claramente una incoherencia que a la larga los clientes perciben.

2. Mantenga sus compromisos: La confianza es como una isla rodeada de acantilados. Mientras estemos encima de la isla, todo va bien. Si nos caemos al faltar a los compromisos, será imposible volver a subir.

3. Dé retorno a su comunidad o entorno: Vivimos en sociedad y como empresa, ésta presta un servicio pero se beneficia de su comunidad o entorno. Devolvamos algo de lo que recibimos de ella. “Es de bien nacidos ser agradecidos”

4. Respeto con las personas: Todo el mundo merece un respeto. No hacerlo se convierte en acoso o abuso. Esto es válido para los empleados, clientes y colaboradores.

5. Respete el medio ambiente y a las generaciones futuras: No es lícito vivir de las generaciones futuras ni destrozar el lugar donde vivimos. No debemos dejar que los que nos siguen paguen nuestras deudas o nuestros excesos. La moderación y la sostenibilidad son éticamente responsables.

6. Rodéese de buenas personas: La excelencia está en ser buenos profesionalmente y éticamente. Los tramposos tienen un recorrido corto. Y además nuestro entorno es contagioso.

7- “Quid pro quo”: Sea recíproco en los favores o trabajos que reciba. No se aproveche, colabore.

8. Veracidad: La veracidad en rentable desde el punto de vista económico. Todo el mundo prefiere hacer negocios con alguien que dice la verdad.

9. Profesionalidad: Es la ética con nosotros mismos. Capacidad de trabajo, disciplina, formación continua, perseverancia e interés.

10. Transmisión: Transmita los valores de ética en su entorno. Es una tarea de todos.

Los principios de la ética empresarial nacen y se fundamentan en la ética general, y, por desarrollarse en empresas occidentales, surgen a partir de los siguientes principios reguladores:

La ética/moral social: viene marcada por el entorno social donde realice sus actividades. Influyen factores como: la religión, la estructura familiar, la cultura, la educación etc.

Conciencia moral: los principios morales de todo ser humano: el bien y el mal, el sentido de la justicia.

Leyes del Estado: reglamentos impuestos por un gobierno y basados en la moral de la nación.

Así, los códigos de conducta de las empresas occidentales están basados en los principios fundamentales de Justicia, Verdad, Respeto, Tolerancia, Libertad, Responsabilidad, Honestidad, Bien Social, Seguridad, y Legalidad.

En una organización en la que la ética empresarial tenga cabida, estos principios deben ser asimilados y practicados por todos los grupos de interés de la empresa.

Referencias[editar]

http://www.eoi.es/

http://javierortego.com/

http://campodocs.com/

http://www.cnnexpansion.com/