Voleibol/Técnica/La recepción

De Wikilibros, la colección de libros de texto de contenido libre.
Saltar a: navegación, buscar

• La recepción ha avanzado en la medida que evoluciona el saque. Siempre debe existir un equilibrio entre la defensa y el saque.

• Es la primera manifestación de la defensa en el juego. Por eso, hay que darle una gran importancia.

• Es la acción técnico-táctica más limitada.

• Su bajo rendimiento en la defensa limita la ofensiva.

• Un alto volumen de repeticiones clarifica los objetivos y desarrolla su aprendizaje.

• Es una técnica que requiere concentración, observación, diferenciación y conocimiento del contrario.

Indicaciones metodológicas La posición depende del tipo de saque que se vaya a recibir. Posición media y posición baja. Constante desequilibrio corporal. Que los talones estén levemente levantados. Observación permanente del balón y ubicación anticipada en dirección de la trayectoria del balón hasta el contacto.

Enseñanza de la recepción :

Recepción con manos bajas frontal Con saque flotante Un pie debe estar levemente adelantado. En zona 5 el pie izquierdo está sutilmente adelantado; en zona 6 están levemente paralelos, y en zona 1 el pie derecho está ligeramente adelantado. Estas posiciones hacen que el envío tenga más precisión a la zona del armador.

Las piernas deben estar semi-flexionadas y los brazos, de igual manera, a la anchura de los pies y con las palmas hacia arriba. Desplazamiento lateral, adelantando el pie izquierdo.

Se debe estar observando el balón desde que es golpeado por el contrario, y ejecutar unos ligeros movimientos en el lugar, para llegar a la posición correcta en el momento de contacto.

Las manos se unen de forma tal, que la parte más plana de la parte media de la zona distal de los brazos sean los que golpeen el balón. El cuerpo debe tener una inclinación hacia adelante. En el momento del contacto, los brazos deben realizar un empuje hacia adelante y hacia arriba donde los hombros siguen este movimiento con una extensión de las piernas.

Después del contacto, el cuerpo se dirige a la dirección del balón y adelante, preparándose para la siguiente acción. Recepción lateral Con saque flotante, un pie debe estar levemente adelantado: en zona 5, el pie derecho esta ligeramente adelantado, y en zona 1 es el pie izquierdo el que debe estar un poco adelantado; estas posiciones hacen que el envío tenga más precisión a la zona del armador.

Las piernas deben de estar semiflexionadas, y los brazos de igual manera, a la anchura de los pies con las palmas hacia arriba.

Se debe estar observando el balón desde que es golpeado por el contrario y ejecutar unos ligeros movimientos en el lugar, para llegar a la posición correcta en el momento de contacto.

Las manos se unen, de forma tal que la parte más plana de la parte media de la zona distal de los brazos, sean los que golpeen el balón. El cuerpo debe tener una inclinación hacia adelante. En el momento del contacto, los brazos deben realizar un empuje lateral hacia arriba, donde los hombros siguen este movimiento con una extensión de las piernas.

Después del contacto, el cuerpo se dirige a la dirección del balón y adelante, preparándose para la siguiente acción.

Recepción con asaltos: En esta recepción el peso corporal se soporta sobre la pierna flexionada, con los hombros perpendiculares, continuando con un desplazamiento rápido o con una caída.

El cuerpo pierde la perpendicularidad de los hombros y gira para que la zona de contacto quede en dirección al armador. El empuje de los brazos va al frente y hacia arriba.

Hay momentos en que la finalización del asalto culmina con una caída, haciendo que la recepción se realice con caídas laterales, utilizando la misma técnica de los brazos para realizar este movimiento. Con saques que golpean en la malla y tienden a ser muy cortos, en ocasiones los receptores deben hacer un deslizamiento hacia adelante para que el balón llegue al levantador.

Recepción con saques de potencia Los pies se ubican paralelamente. Las piernas van flexionadas con las rodillas adelantadas, el tronco inclinado hacia adelante y los brazos semiflexionados, alineados con cada una de las piernas. Debe observarse el balón desde el momento en que el contrario lo golpea.

Las palmas de las manos deben ir mirando hacia al frente. Se utiliza todo el cuerpo en el momento de la recepción. Los brazos deben hacer un movimiento hacia abajo para amortiguar la fuerza del saque que se va a recibir. Las piernas no se extienden; todo el movimiento se debe realizar en posición baja. Para la recepción de este tipo de saques, se puede utilizar la recepción con asaltos y caídas laterales.

Recepción alta Este tipo de recepción se caracteriza por su posición más alta, y el contacto del balón se realiza a través de un voleo.